jueves, 23 de octubre de 2014

CINCO "NUEVAS BANDAS" QUE ME HAN SORPRENDIDO PARA BIEN


... aunque, matizo, más que nuevas (de ahí las comillas) es que he tomado consciencia de todas y cada una de ellas durante el transcurrir de este 2014 todavía en curso. Por ello que, seguramente, el término "recientes" fuera más correcto que "nuevas", está claro, sí. Y, ojo, no es que disfrute precisamente del andar por ahí  recomendando/destacando "nuevos valores". Me pasa (al igual que con el mundillo del cine) que soy muy egoista en esto y no comparto la celeridad que rige siempre la actualidad. Por ello prefiero siempre seguir aprendiendo, sumergido en "lo antiguo" (sea en películas del año la maricastaña o, por ejemplo, en el acid-folk 60's, si por ahí me da y para entendernos rápido), que otorgar tiempos a "la rabiosa actualidad" por muy recomendada (bien o mal) venga. Dicho ello queda ahora solo explicarles que, realmente, este quinteto de grupos se las han apañado, de alguna manera, para hacerse hueco entre mi dieta de audiciones habitual... lo que, dada mi natural condición huraña para nuevas aventuras musicales, debiera tenerse en cuenta, o no. Si alguna llegará a cotas más altas o no pasarán jamás de su status actual es algo que implicaría un viaje a la Grecia Antigua en pos del conocido oráculo pero, sea como fuere, sus discos editados en la presente temporada me han agradado (en distinto nivel, ok, pero todos ellos) y, a buen seguro, rondarán (sino todos, la mayoría) en mi recuento de fin de año.



5. NOTHING - "Guilty of everything". Todo un reto querer sonar -descaradamente- a My Bloody Valentine sin serlo (tantos y tantos se han estrellado... y así seguirá pasando me temo). En efecto, el estreno de estos tipos juega con la nube eléctrica sónica de Shields y la etéreas voces de turno a juego... Lo segundo me la trae lironda pero, por el tirón que siempre me dio lo primero, como estreno (me) han cubierto expediente con solvencia.


4. OUGHT - "More Than Any Other Day". Primer larga duración de estos muchachos canadienses influenciados por el post-punk 80's y el lo-fi del primer lustro noventero con esporádicos matices noisy de la sónica familia neoyorquina. Se elige, para el videomontaje guzzero de fin de entrada, "Habit" por sus aromas a las finas "cabezas parlantes" (debilidad guzzera desde el año anacardo, está claro).


3. BLANK REALM - "Grassed Inn". Llegados aquí toca confesar la enorme distancia que en verdad otorgo al trío del podio en relación al otro par... El otro par me "mola", estos que siguen... ojo al dato, que decía aquel. Cuarta referencia de estudio de los aussies Blank Realm, para el caso. Un caramelo que junta a Dream Syndicate con Feelies o los mismos Violent Femmes y tan anchos que se quedan... Algún pasajero flirteo cansino, que no emponzoña (no pasa de lo anecdótico) pero ahí está, con los chimes de estudio en dos temas le impiden liarse a guantás por el oro pero, joder que momentos tiene esto por ahí en medio... Nada, nada, que les pongo esta "Falling down the stairs" a ver si pican...


2. THE PROPER ORNAMENTS - "Wooden Head". Estreno de largo para estos imberbes londinenses con los que aparcamos las guitarras más reverberantes en pos de una melodía más cálida. Mucha british-invasion sixtie y mucha visita a la surfera West Coast de la misma época... Para mi el gran activo, si no se estropean, es que han ido claramente al árbol sin entretenerse demasiado en el super. Lo que siempre es de agradecer. Bonita colección de melodías para el menos ruidoso de los discos del lote... y me apunto el nombre de los tipos, está claro.


1. BEARHUG - "So gone". Los campeones contra las manchas y contra todos aquí, sí. Aussies tenían que ser también. Tremendo uso de los instrumentos lo de esta gente en el que es su segundo álbum. De nuevo cierto tufillo shoegazer (que a mi plimes) pero ahí donde otros languidecen ni que sea un algo (por abuso de voces eclesiásticas o efectismos varios) estos persisten tan ricamente. Mucha electricidad, contenida o/y desbocada, no exenta de melodía para el elepé del listado que con más seguridad asomará por el top-5 en el botín guzzero de fin de añada (que son los que más se adaptan a mis debilidades acostumbradas, tampoco tiene más misterio). No les perderé de vista, no.


miércoles, 22 de octubre de 2014

EL BOSQUE (2004)

INTRO. A veces es bueno, purga el alma que se dice y comenta, dar a conocer algo que abiertamente te contradice (deja retratado, con las posaderas al aire, etc.). Tampoco me preocupa en exceso, quede claro. A pesar de mi rumbosa lozanía, muy cercana a las cuatro décadas de vida sin haber llegado aún,  ya me vengo dando cuenta de un buen tiempo acá que más allá de géneros, subgéneros, prejuicios y verbenas mil, la inercia natural del admirador/fan de según que medios artísticos/creativos (siempre y cuando medie honestidad,  empezando por uno mismo)  es crearse su propia e intransferible bitácora personal... Nunca presupongo gustos ajenos y, sinceramente, no me merece la más mínima consideración la opinión/parecer de alguien que cometa dicha fechoría para con mi persona. Para el caso que hoy nos ocupa: Shyamalan. Cuantas veces le he ninguneado, relativizado y hasta masacrado... La lectura "en contra" estrella por mis partes suele ser que no es que me parezca mal cineasta en realidad... Es que lo suyo, para mí (recuerdo siempre), no es cine. Son largos y sobreproducidos capítulos (y no de los mejores) de la Twilight Zone o Historias Imprevistas, puestos de largo para el cine de manera algo forzada y muy -MUY- artificiosa, sin más... Esos "finales impacto" de brocha bien gorda (oh, está muerto / oh, el malo era este / oh, llevan un cucurucho de papel de albal en la almendra/ oh, está todo tan oscuro y llueve tanto que ya no sé si la joven sigue en el agua o dónde coño para, etc.), el ritmo cansino que a algunos parecerá "de autor" y para mí no resulta sino la única manera posible de alargar un entramado que, está cristalino, no da más de si y sin excusa plausible que cuele, rematando por una dirección de actores cuyo aire trágico por montera, según como (y porque yo soy así de cabrito, miren), me tomo más a risa que otra cosa (¿por qué todos están tan jodidamente preocupados siempre en los films de Shyamalan?, no se da cuenta que en las secuencias que no procede el tema es hilarante a más no poder... en fin, él es el artista, sí). Sin embargo, caray: me gusta y mucho esta "The Village" (de hecho, cuando me rebozo en mi hijoputez de raciocinios varios suelo decirme que "no puede ser suya", de la misma forma que me niego a que el viejo querido Allen haya tenido nada que ver con la "Vicky..." de los huevos). Pero no, negando último paréntesis, es lo que hay y a cada uno lo suyo. Para más inri, me temo que este film concreto no es de los que suele gustar más a sus fieles (o al público en general -menos de un 6 mismamente y por ejemplo, observo le endilgan en Filmaffinity cuando voy en busca de la sinopsis-). Bueno, recordemos lo de la hijoputez de raciocinios, es ello también una chispa de esperanza, sí...


"SINOPSIS PRESTADA". Los vecinos de una pequeña población rural de Pennsylvania viven atemorizados por culpa de unos extraños seres que habitan en los bosques circundantes. Saben perfectamente que para salvarse deben cumplir escrupulosamente ciertas reglas: evitar que vean el color rojo porque los atrae, mantenerse alejados del bosque, donde esperan agazapados la llegada de alguien, y obedecer la campana de alerta, que indica que se acercan a la aldea

A FAVOR. No les engañaré. Aquí tenemos más de esa preocupación extrema general en todos los roles que, aunque mejor disimulada que en otras ocasiones por el fantástico y coral elenco (Hurt, Weaver, Glesson, Brody, Phoenix, etc...), ahí queda. Tampoco da esta atemorizada aldea una sensación de cuasi endogámica enclaustración del calibre de Dogville, Perros de Paja o Conspiración de Silencio, está claro... Pero, al tanto, si se consigue enfocar el asunto como un simple y llano cuento, sin más, la cosa cambia... y sobretodo funciona. Uno se sumerge fácilmente en la historia merced a esa intriga tan dirigida y que tan de la manita te lleva: no salir hacia el bosque, las señales de la puerta, la campanita, evitar según que colores, entre otras y sin olvidar, claro, el peligro siempre presente de las peligrosas y furibundas "bestias" amenazadoras... Pero, atención, justo en ese momento en que uno ya se espera el rollo macabeo, la "baratura", al ir encarando la resolución (preparemos el "oh" de turno, sí) por parte del realizador, se obra el milagro... Se consigue que todo lo descrito pase a importarte un pimiento, literalmente, al ofrecer un carrusel de planos y secuencias tanto de paisaje como de la joven protagonista (esta Bryce Dallas Howard de acuosa mirada que borda del todo su trabajo -a lo mejor ocurre igual en "La joven del agua" que también protagoniza pero está tan oscuro que a saber-)  bosque atraviesa en una suerte de inesperada "Caperucita Amarilla", que ubico, directamente, como lo mejor que ha hecho (y hará jamás casi con toda probabilidad -que lo pensé en voz alta, sorry-) este cineasta. Me gusta ese vuelco de trama, esa inesperada y libre huida en vez de recurrir al truco ramplón, al consabido y chusco  "impacto",  que pretende pasar por artero y que como tal valga y cuele. Es ello, además, lo que revaloriza todo lo que precede. Se relativiza el momento de resolución de misterio (de hecho no me acuerdo de cuando se da -ni me importa, insisto, y ahí para mi el gran triunfo aunque pueda parece extraño-) que se ve venir perfectamente por otro lado, y pareciera que el director intuyó que al cambiar a "modo drama" con esa travesía bosquímana que, obvio, sin ser "Dersu Uzala" o "Stalker" (tampoco se "flipe" nadie, vaya), el tema se multiplicaba lo indecible. Gran trabajo, al menos para mi, que por una vez (exclusivo ello en Shyamalan en base a gustos propios) fluye desde lo ofertado tanto visual como argumentalmente, sin los acostumbrados tirones ni trucos de "mercachifle blockbustero". 

EN CONTRA. Que la mala recepción, generalizando (no soy especial, me consta, que aunque repudiada en muchos lugares no falta quien gusta de este film), parece desinfló a este cineasta que después volvió con perlas como esa bosta intragable de las plantas o la del niño de los rayos... Aunque insisto, todo ello es explicado por alguien que no simpatiza precisamente con las forma habituales de este señor... téngase muy en cuenta. Ya puestos: la del niño que ve muertos es un film que verás solo dos veces -máximo-  en la vida y para mi un gran film, si realmente es grande, no tiene ese tipo de limitaciones; la de los cómics parte de una premisa que me parece absolutamente lamentable; y la de los marcianos... hombre, si te la tomas a cachondeo, puede valer... Que en caso contrario es ridícula a todos los niveles, está claro. He dicho (y ya me pueden fustigar si se estima necesario). 


CONCLUSIÓN. El único film de Shyamalan que es plato de mi gusto y una propuesta que sorprende, haciendo recuento al concluir, por una personalidad y empaque tan definidos como chocantes al provenir de alguien que, amén de aquí, ha tirado de estereotipos (personajes más muermos y/o arquetípicos no los podía construir, no, el tío) y fórmula (puro trabajo de cadena en línea -hay, por ejemplo, escenas de "Señales" que por cadencia y tono podías meter en "El protegido", o viceversa, y ni se nota que se lo digo yo de no ser por el cambio de intérprete/s-) por sistema. Una suerte extraña y bienvenida este film que, para terminar con la elegancia habitual, podría ser perfectamente una especie de "múerete de envidia Burton post-Ed Wood de los cojones"... de merecerme algún tipo de consideración, más allá de dos o tres referencias (y que tampoco es que me pierdan, ojo), el Burton "post-Ed Wood", claro. Pero bueno... ya le tocará otro día pillar a este, ya.

GUZZTÓMETRO: 8/10

viernes, 17 de octubre de 2014

1002 DISCOS QUE DEBERÍAS ESCUCHAR ANTES DE QUE GUZZ TE MATE (116-120)

Siempre lo digo pero es que es verdad... Este blog tiene más secciones (abiertas/aparcadas/semiolvidadas u olvidadas del todo -a priori-) que Galerias Preciados y aunque, que qué más quisiera uno, dispusiera de todo el tiempo en exclusiva para él, no es que meramente fuera a ir de culo para tenerlo al día, es que iba a pasar las de Caín y Prometeo juntas... Y cuesta arriba y con las ruedas pinchadas, además!. Hoy sigo con el interminable periplo de "Los 1002 discos..." y, ante todo, me disculpo porque parece ser que el servidor del lugar de donde me suelo "cocinar" los pupurrís no anda fino y, por ello, he tenido que tirar de cutranga a costa del Tutubo... Eso sí, la selección tiene lo suyo. Mi predilecto de Waits -junto a "Closing time"- (y no me pude estar de poner el final del fantástico film "Smoke" -creo que es la tercera vez que lo pongo en la historia del espacio-), lo mismo pero con los Beach Boys (que los enlaces responden a reseñas ya existentes del menda en el Exile, aclaro), un par de delicatessens insaltables -a cualquier nivel- del segundo lustro ochentero como son el tercer Chameleons y la cojonuda estrella marina aussie de la Church (y que por cierto, con esto y el de Waits no me extiendo porque la intención es hacerlo en una entrada como procede), rematando con la setentera y cuarta (de cuatro) masterpiece del maestro Newman que de hecho recuperaba desde el comanditero espacio ya mentado hace nada y menos.... ¿1002?. Estamos ahí en un pispás, ja !


116.  "GOOD OLD BOYS" / Randy Newman (1974)
117. "STARFISH" / The Church (1988)
118. "SURF'S UP" / The Beach Boys (1971)
119. "STRANGE TIMES" / The Chameleons (1986)
120. "FRANKS WILD YEARS" / Tom Waits (1987)


... Y LISTENEAD ESTO (Buena Trey !)

Esto parece más algo del FB (como en verdad ha sido hace pocas horas) que una entrada digna de espacio al uso pero, caray, estoy muy engachado con esta song... Una de las canciones y discos que mejor me apuntan en el recuento de fin de año a día presente. Bravo, Anastasio !. Una estación polar después me has vuelto a emocionar de verdad... y por el espíritu de Jerry Garcia: Jam bands never dies !!

jueves, 16 de octubre de 2014

CICLO Mr. ALLEN: 19. "ALICE" (1990)

INTRO. Realmente, "el tío lo tiene muy bien montado"... Sabe perfectamente, a día presente y vislumbrando ya su octava década de vida en un futuro no muy lejano, que por mucho que alcance la decena de films abiertamente infumables (cuestión que se acumula ominosamente en su irregular último tercio de carrera) dejará como legado un grueso amplio de films que oscilan del mero "está bien" a la pura y dura "masterpiece" (con toda la gradación intermedia de notables a elegir). Para el caso esta "Alice" de hoy... que pertenece, claramente, a ese referido "está bien" (sin más y súmenle la condescendiente onomatopeya+coma del "psché," delante si gustan). Y antes de seguir, al tanto, recordamos que "estar bien" es justo lo contrario de "estar mal" (perogrullada total, sin duda, pero en este mundo virtual en que -generalizando un mucho, pero nos entendemos- todo lo referido que baje de lo "imprescindible" parece transmutarse por gratuita causa-efecto en "nadería", creo debe matizarse ello). ¿Su principal problema?... Está claro, viene precedida y también será sucedida por un ramillete de varios films que le hacen la ralla en medio sin empezar a sudar un algo siquiera... pero avancemos, sí.


"SINOPSIS PRESTADA". Casada con un marido rico que la minusvalora, Alice lleva una vida vacía y cómoda que transcurre entre boutiques exclusivas, masajistas y cotilleos de peluquería. Le gustaría dedicarse a escribir y conocer mejor a un hombre con el que ha coincidido en la guardería de sus hijos, pero su educación conservadora se lo impide. Un brujo de Chinatown le facilitará el camino con una serie de hierbas mágicas de sorprendentes efectos.

A FAVOR. "Alice" és, amén de otra de las conocidas comedias del autor, de esos films que hace virtud de su ligereza. Así, lo que para unos será "plano" o hasta excesivamente inocuo (y en pleno derecho), para otros será un agradecer el tono directo y su agilidad narrativa sin mayores ínfulas a caber (ídem de lo anterior). Y es que, y precisamente por el género, ahí reside su mayor activo... Creo poder afirmar que es en este film donde encontramos por vez primera, omitiendo su obra pre-Annie Hall (obvio), ese punto de narrativa visual esquizoide que brillará en todo su esplendor con el "misterioso asesinato"... Me explico: en este punto Allen ya había definido muchos o casi todos sus tics más ubicables ("Hanna", "delitos" y demás ya tenían, por ejemplo, esas baterías de planos medios -y primeros- circulares de interior)  pero siempre por lo tocante a estética, a la forma si se prefiere y ceñido a escenas concretas... Con "Alice" lo implementa también, no del todo pero sí en muchos pasajes, en lo argumental... Ruego se repare que aquí tenemos cambios secuenciales que más que enganches son puros tajos de tomahawk con el cristalino objetivo de agilizar. Y por ahí se salva el cocido, por lo menos en parte. También ayuda el plantel de secundarios de relumbrón, por supuesto (mención especial para un notable Joe Mantegna), arropando a su por entonces todavía querida Farrow que si no sale en todos los planos del film poco le falta... Ahora iremos con eso, pero primero es de justicia recordar las escenas cómicas (mayormente con el curandero oriental y lo que desde ahí deriva) a aplaudir que si bien no son legión, haberlas haylas y, finalmente, el cachondo nuevo ataque a las clases pudientes de la city con todas sus tontunas llevadas al extremo, y alcanzando la clara y jocosa parodia, que no podía faltar.

EN CONTRA. Está claro. El reverso negativo de lo que comentábamos a principios del anterior párrafo sobre su "ligereza": su innegable candidez general, que cambia contenido en favor de una -supuesta- mayor "frescura". El concepto "obra menor del autor" oscila con (demasiada) fácil evidencia y evidente facilidad sobre esta pobre "Alice"... Además que uno puede acabar empachado de una Farrow que lo hace francamente bien y se hecha el film a la chepa con solvencia (innegable) pero que, en ningún caso, es la Keaton, la Davis (aquí también presente) y aun mucho menos la siempre soberbia Wiest... Por poner otras "actrices allenescas" de las que ojalá hubiera tirado más el realizador en aquellos años... De esas o de otras, porque (y esto no es culpa de la ex de Sinatra) abusar tanto de un tipo de papel concreto (aún con todas las aristas del mundo que se quieran argüir) con la misma actriz... lo de "esto ya lo he visto otras varias veces", vaya.


CONCLUSIÓN. Bien porque es perfecta para sesión de cine intersemanal en pareja cuando los críos ya están en cama (por ejemplo y porque no dura mucho y, además, porque si uno se queda dormido pues... of course, "Manhattan" o "Recuerdos" no és). Mal porque es un claro levantar el pie del acelerador... Y no seré tan cabrón de compararla con un transatlántico del Cine como la inmediatamente anterior "Delitos y faltas" pero, de verdad se lo digo, tanto "Días de Radio" como "Otra mujer" (con todo lo diferente que proponen, además) habitan tan (pero TAN) por encima de "Alice" que la cosa duele... Y por supuesto que hay que extrapolar y valorarse de forma individual (y todo lo que se quiera) pero... Dejémoslo en que funcionar funciona, pero tampoco se le pida más que no lo encontraremos.


GUZZTÓMETRO: 6'5/10