domingo, 29 de junio de 2008

LA STRADA (1954)

Federico Fellini es considerado por vox populi uno de los mejores directores de la historia del cine. Y se este de acuerdo o no la cosa tiene gran, gran, mérito viniendo de un cineasta tan abiertamente poco amable con sus personajes e historias. Un autor en definitiva con una visión realmente personal, oscura y tremendista del género humano que de forma comúnmente errónea se ubica en el neorrealismo (contribuyó como guionista, eso sí, pero no como director) al que llegara un lustro tarde (cuando el invento daba ya los últimos coletazos.) De forma mayoritaria, además, Fellini ha conseguido colarse en la memoria colectiva como el director italiano más universal y reseñable por crítica y público (se reseña e insiste en que lo suyo "productos comerciales al uso" no serían precisamente), viniendo de un país que amamantó a gente como Visconti, Rosselini o De Sica...
La historia de "La Strada" es bastante conocida: un artista itinerante (Anthony Quinn) que tiene montado un número recurrente como hombre forzudo, recorre el país con un carricoche (francamente chungo) para ganarse el pan. Al morir su ayudanta, Zampano (que así se hace llamar y se conoce al tipo), va en busca de la hermana de sus finada partenaire para que le cubra, las veces, las funciones que la difunta Rosa ya no puede ejercer. Así, Gelsomina (interpretada por Giuletta Massina, musa del director durante no pocos años), es "vendida" a Zampano por diez mil liras (de las de la postguerra) y se ve echada a la carretera de manera bastante traumática por el bien del resto de su abultada y pobre familia ("una boca menos que alimentar")
Durante la primera mitad del film vemos como Zampano trata como una mierda a la muy simple (de hecho al principio, hasta que no te acostumbras, parece que le falten tres veranos...todo un ardid de Federico, que apreciaremos más tarde, para remarcar mejor las evoluciones del personaje) Gelsomina a fin de instruirla en sus nuevos deberes...y algunas cosillas más. Más tarde entra en escena Matto (Richard Basehart), funambulista exageradamente excéntrico que parece tener una extraña y vieja historia de odio con Zampano (al que provoca constatemente), cuya detonación intuimos pero no llegamos a descubrir. De la mano de este tercer (en discordia) personaje se nos lleva de la mano hasta y durante (tanto por influencia en Gelsomina como por la mera presencia) la segunda mitad del film. Los celos, las broncas, las inquietudes de Gelsomina ansiosa por "crecer" contra el asno proceder de su pendenciero y borrachuzo compañero de penurias, un fatal accidente y uno de los finales más desgarradoramente tristes que cualquiera vaya a ver jamás, configuran el haber de dicha segunda mitad.
Me he esforzado por no entrar en detalles pero el final que se le reserva a Zampano debe destacarse. Fellini le niega la épica mediante un posible final que se apunta pero que no se cumple ya que al autor le parece poco castigo para tan violento (que tampoco abiertamente malo) personaje, y sigue rodando para dejarle...Bueno, basta para decir que si alguien busca un sonado giro romántico (otra cosa que se intuye sin cumplirse) se va a llevar un chasco.
Antes de que el mundo anglosajón. como hace siempre, se inventara la etiqueta de turno (road movie), Fellini entre otros lograron facturar films inolvidables de claro espiritú peregrino (esto, por ejemplo, parece más "El lazarillo de Tormes" que "Easy Rider" para entendernos). Aunque, francamente, cuesta encontrar unos tan desoladoramente bonito como este.
Si eres (que no es mi caso) de los/las que buscan algo absolutamente hiriente y triste cuando tienes un día o una temporada de bajón y no has visto nunca "La Strada" de Fellini, te acaba de tocar la lotería...Por otro lado, se puede ver sencillamente como lo que és: una obra de calidad superior firmada por uno de los grandes, en el punto algido de su primera fase creativa como director (de las tres que configuran su filmografía).
Para acabar, a modo curiosidad, aquellos Allenistas de pro como el menda estaremos siempre agradecidos al enjuto gafotas neoyorquino por el sentido y nada disimulado homenaje hacia el film aquí referido con el que termina su fenomenal "Stardus memories".
A FAVOR: es una fotografía en movimiento interpretada tan magistralmente desde detrás y por delante de la cámara que a veces da miedo; la inolvidable música del genial Nino Rota; que el director sea (una vez más) un autor con todas las de la ley y se respete a sí mismo y a su obra -sea por entrega o narcicismo, que a efectos prácticos que más da- por encima de todo (así por extensión respeta también el intelecto del espectador sin poner azúcar cuando no hay necesidad de ello).
EN CONTRA: que se quede sin los dos dígitos en el Guzztometro por el desfase cronológico al que a día de hoy se ve expuesta la primera mitad de la película. Es decir lo que sucede en nudo y desenlace resulta eterno y universal pero la introducción se debe demasiado a su pesimista época de concepción, por la parte que toca al lugar donde se sitúa...depende de lo laxo que quiera ser uno con el contexto histórico de la obra supongo. Aclarar, eso sí, que entiendo perfectamente que el negarle la excelencia a este gran (y por momentos monumental) film podría ser visto como un atentado en toda regla.
GUZZTOMETRO: 9/10

sábado, 28 de junio de 2008

ROUNDERS (1998)

Existe gente bastante enferma con el tema de las comparaciones en lo que a gustos se refiere. Sin duda me incluyo cuando al hablar de cine o música se trata. Hablando de lo primero, una de las cosas que más me agradan es ver que actor o actriz se come a quién, interpretativamente hablando, en esta u aquella peli. Ejemplo: ví "Heat" únicamente para ver el cara a cara entre DeNiro y Pacino, la peli me la sudaba sobremanera (y por cierto que los dos son grandes de narices, qué duda cabe, pero...collons Bobby que tute te cayó...) Dicha, y algo maníaca, manera de procesar me ha salvado en no pocas ocasiones de más de un título insuficiente en otros frentes.
Dicho esto, vamos con "Rounders". El correcto (y a veces notable) John Dahl debe odiar de verdad al insufrible Damon. O eso me parece a mí, y por supuesto bien que hace (creo que tras algunos añitos que llevo ya de aficionado a esto del cine estamos, sin duda, ante unos de los supuestos actores más chungos de la historia...hasta el mediocre de Ben Affleck, con su registro y medio, parece un actor profesional a su lado).
El argumento no merece apenas sinópsis de lo estereotipado que és. Drama callejero con apuestas, deudas y, sobretodo, poker (el motor del film) de por medio . Aquí lo realmente importante es la infinita colección de collejas que le cae al mongoloide Damon al verse rodeado de actores y actorazos de verdad (hasta Gretchen Mol cuyo papel parece aquí concebido como el de "novia maceta" sin más trascendencia parece la jodida Bette Davis en "La loba"). Ya de entrada lo pone cara a cara con el maestro del tema que és John Malkovich (tome nota Sr. Lewis de como excederse sin perderse...actuando, controlando cada gesto, palabra o expresión en cada condenado segundo, por subida de tono que sea la escena). A partir de aquí, ya con "Matdeimond" con su credibilidad a la altura del betún, las ostias van que vuelan hasta el final. Después de Malkovich llega Turturro, quien con las manos en los bolsillos y esforzándose para encontrar el más mínimo rastro de feedback en el cubito hielo que tiene delante, parece chotearse del rubito modelo de calzoncillos. El que más se ensaña por eso és Edward Norton. El mejor actor de su generación posiblemente, que le roba toda la atención sin empezar a sudar. También es el que tiene más metraje para "regalarse" debe admitirse pero, igualmente, parece que Edward pretenda vengarse del director de casting por no darle el papel protagonista que, sin duda, daría otra dimensión completamente distinta a este film de mediana calidad. Uno de los momentos más insultantes es el encuentro con la muy atractiva (e igual de buena) actriz holandesa Famke Janssen...¿Pero quién cojones en su sano juicio se traga qué esta pedazo de mujer pueda tener el más irrisorio interés en tamaño subnormal?. Irritante. Además que parece su madre (y no por mayor sino porque el amigo M parece tener quince años, que esa es otra...si es que no acabaría nunca de meterme con él...), y casi parece una escena que haga apología de la pederastía. Se reserva el bueno de Dahl también un encuentro con nada menos que el veterano y siempre bienvenido Martin Landau. Qué cabrón el director éste, la diferencia entre uno y otro es la misma que la que hay, por ejemplo, entre "Con la muerte en los talones" y "El insufrible Vil Janting"(truñazo de aquí te espero que ya tendrá lo suyo acá ya...), por poner una peli donde aparezcan uno y otro.
No contento con todo, y me freno para no dar vueltas todo el rato sobre lo mismo, aparece al final un último encuentro con John Malkovich donde éste ejecuta una de las mejores interpretaciones, a nivel secuencia, que he visto de entre las de la última década. Memorable de por si y aunque en verdad no recomiende la peli de forma expresa merece verse solo por esos pocos minutos de performance de Malkovich (no hay premios en el mundo...). Eso sumado a la cara hierática (no porqué quiera es que no le queda otra) de Damon es un momento de gozo y disfrute personal a poco que uno comparta mínimamente la pseudoafición descrita en el primer párrafo. Lo mejor y lo peor, a la vez, que la interpretación masculina del cine norteamericano (de cualquier índole o procedencia) ha dado en los diez últimos años encerrado en una habitación durante diez minutos: impagable.
A FAVOR: todos los actores menos el protagonista destacando, una vez más, a John Malkovich (incluso más memorable que mi querido Turturro aquí, pero bueno, siempre me quedará la excusa de que los papeles son muy distintos y en cualquier caso son dos de mis intérpretes favoritos).
EN CONTRA: un argumento con algunas escenas más que aceptables (repasar parte de la filmografía de Dahl para ver que cuanto menos el tipo tiene oficio) pero con un global lleno de tópicos, y más bien planito por momentos, que no aprovecha como debiera un casting de altísimos vuelos en todas las partes implicadas... menos la que sigue, perse.
MUY EN CONTRA: Matt Damon (dígase con tono como del Cotolengo si es posible...), obviamente.
GUZZTOMETRO: 6/10

miércoles, 25 de junio de 2008

ARIZONA BABY (1987)

La película que puso a los Coen (tras la muy apreciable y negrísima ópera prima que és "Sangre Fácil") definitivamente en el mapa... Cierto es que los cinco films posteriores (que se trataron en blogs anteriores y, por supuesto, tarde o temprano aparecerán en este...o esa es la intención) son los que convierten a los hermanitos en mis autores favoritos solo superados por el maestro Billy, pero "Raising Arizona" es la primera (por un problema lógico de presupuesto en la anterior se intuye sin poder concretar demasiado) en la que aparecen los rasgos distintivos de este par de dos: lo vertiginoso del pulso narrativo, el imposible uso que dan del objetivo (pasando del videoclip al documental en un parpadeo), la marcada tendencia a lo absurdo en los diálogos, y por supuesto, y modestamente (y si a alguien le parece una fantasmada que se compre un petazetas y se suba a la terraza a pasar el rato), algunos de los mejores encuadres que se pueden ver en el cine de las tres últimas décadas.

La historia es harto conocida: un delincuente común, y muy cutre (Cage), se acaba casando con una agente de la ley (Hunter) por aquello del roce... Pasado un tiempo llegan a ese punto en que el siguiente paso lógico (o eso piensan ellos) es tener descendencia. Sin embargo por problemas de fecundación les resulta imposible, y tampoco pueden adoptar dado el largo historial delictivo de la mitad de la pareja...La "solución" que se les ocurre es raptar a uno de los quintillizos Arizona (hijo del magnate local Nathan Arizona), detonando así (tras la larga intro) los acontecimientos que conforman el resto del film: la búsqueda del millonario a fin de recuperar al bebé, los conflictos de intereses al acoger en la casa-caravana a un par de delincuentes (primer encuentro Goodman-Coen) fugados del penal, la persecución de un cazarecompensas cuanto menos pintoresco...

Nicholas Cage está francamente bien (parece mentira que el Cage de ésta, "Hechizo de luna" o "Corazón salvaje", entre alguna otra, sea el mismo de los truñazos que vendrán después) en su papel del chorizo de tres al cuarto H.I.McDunnough. Holly Hunter íncluso le supera como la cambiante esposa y madre por vocación (esto ya sería más normal teniendo en cuenta las facultades de tan tremebunda actriz). El par de reclusos fugados, Goodman y Forsythe, dinamizan el apartado cómico lo indecible con sus excesivas maneras y, el resto de secundarios, con el pomposo y fantasmon Nathan Arizona al frente, ponen el broche definitivo a esta comedia de casi obligada visita.

Puestos a buscar algo malo, decir que aquí los Coen estaban acabando de afinar su particular estilo esquizoide a la hora de marcar el tempo del film y hay, muy contados, momentos en que la cosa se aletarga un poco (tarde o temprano tenían que frenar los puñeteros, claro). Pero da igual. Lo frenético de esa narración deja momentos para la historia e iguala así el computo general final en todos los frentes. Como curiosidad, una de ellas, decir que la escena del secuestro del quintillizo, con su imposible juego de cámaras, es motivo de estudio en muchas universidades y escuelas de cine de arreu del mon (no es de extraña tampoco).

Los hermanitos, cabe reincidir, superarían lo aquí ofrecido en los años siguientes pero, visto lo visto (siendo ello motivo de orgullo para sus muchos fans) también debe admitirse que, prácticamente, solo lo harían ellos mismos...

A FAVOR: el ritmo, el uso de la cámara, los actores secundarios, Cage y Hunter, lo medido del metraje, y alguna que otra escena concreta que ya ha quedado grabada en la retina colectiva (de las tantas que vendrán con estos dos impagables cineastas).

EN CONTRA: esos muy breves momentos de bajon anteriormente mencionados, y (que "lo importante es ser sincero"), el tratarse de una historia pequeña y algo "pillada" que no deja de serlo (ni lo uno ni lo otro) por mucho que todo sea ex profeso y se consiga sobradamente el final global deseado.

GUZZTOMETRO: 7/10

sábado, 21 de junio de 2008

BASKET MUSIC (1979)

Que es como se llamó en este país al menos "The fish that saved Pittsburgh", despropósito de aquí te espero en formato comedia a mayor gloria del grandioso jugador de baloncesto Julius "Dr. J" Erving. Ex-jugador de Nets y Sixers y considerado (con permiso de los anteriores Robertson, Chamberlain y alguno más) el primer jugador "total" de la historia de ese deporte (se adelantó en el tiempo a Magic, Bird o Jordan, para entendernos).
Es una peli que ví en bastantes ocasiones durante los ochenta (culpen al Video Club Horta que no renovaba las pelis con, digamos, alta frecuencia por aquellos días) coincidiendo, además, con mi flirteo pre-adolescente con el mundo del basket (una pena no ser más alto y más bueno, de lo contrario hubiera triunfado). De hecho la ví demasiadas veces. Recuperándola años después (principios de los 90's), me pareció una patochada del copón (pasa tantas veces con algunas pelis que mitificamos de pequeños...)
Sinopsis: Los Pithons de Pittsburgh son el peor equipo de la NBA. Los jugadores piensan que la razón es que Moses Guthrie (Dr.J) monopoliza el juego. Cuando el citado se queda solo en el equipo el utillero del equipo decide consultar con una astrologa (?!). Se decide entonces hacer unas pruebas abiertas y seleccionar sólo a los jugadores nacidos bajo el mismo signo zodiacal de Guthrie, Piscis. Jugando juntos son la reoca, claro. Cuando comienzan a ganar el propietario decide renombrar el equipo a los "Piscis de Pittsburgh"... Tócate los...
Bueno, en resumen, la (presunta) gracia estaba en la extraña mezcolanza de jugadores que se crea (creo recordar que había un indio, un sacerdote, un egipcio, etc...), entre los que por cierto se encuentra algún que otro Globbertrotter, así como algún profesional de la época (tanto en el mismo equipo como en los rivales -aparece Jabbar como ejemplo más famoso-). Todo ello servido con el formato de comedia alocada que empezaba a regir en aquellos tiempos por yanquilandia.
No es lo peor del mundo quiero aclarar pero, no en vano, hable de "despropósito" antes. Algo injusto pudiera pensar alguien siendo el tipo de film que és. No me arrepiento. Odio las pelis de submarinos, las de animales (excepto cosas muy puntuales, tipo "El Oso"), el 95% de las protagonizadas por niños y...las de deportes por supuesto, sean en clave de humor (chungo invariablemente en este subgénero) o no.
A FAVOR: el tema nostálgico y lo chorras del argumento que és, para que engañarme, lo que casi le da el inmerecido aprobaillo pelao; algunas jugadas que, ciertamente y como no, son la pera limonera (auténtico -posible- gancho del asunto).
EN CONTRA: estaba desfasada en el 89 la puñetera...; El Dr.J (y algunos más, la mayoría de hecho) son/fueron tan buenos deportistas como petardos como supuestos actores; que el argumento general me hace gracia por mi debilidad por lo absurdo pero los diálogos son, casi en su totalidad, de juzgado de guardia; que, debo insistir, a pesar de haberla disfrutado de niño la realidad del tiempo ha golpeado salvajemente al film convirtiéndolo en un mero elemento para que los críos pre-teenagers de la familía dejen de dar pol saco en comidas y encuentros familiares varios...De hecho, ahora que lo pienso retrospectivamente en primera persona...Cagontó !, ni de la familía se puede fiar uno !
GUZZTOMETRO: 4/10

viernes, 20 de junio de 2008

ILLUMINATA (1999)

Buscemi y Turturro, Turturro y Buscemi. Vaya par de cracks. Dos de mis actores preferidos, ya en general (pasando olímpicamente de épocas y gaitas), y de los pocos -en activo o no- que son capaces de arrastrarme a ver un film por su mera presencia (y no solo por ser los actores fetiche de quien son)
Muy de vez en cuando, para quitarse el gusanillo, les da por ponerse tras la cámara a fin de dar salida a proyectos propios con los que saciar sus inquietudes. Hoy le toca turno a Jesús Quint...John Turturro, sorry.
"Illuminata" es la segunda película dirigida (y protagonizada para la ocasión) por el elemento en cuestión. Comedia coral (quizá demasiado) ambientada en el mundillo del teatro en una N.Y. de principios del siglo pasado. Peli por cierto que coincidió en carteleras con la cacareada "Shakespeare in love" (de similar sino idéntica temática) a la que le pega varias patadas, que duda cabe.
A grandes rasgos el argumento sería: Tuccio es un joven escritor teatral cuya ilusión es estrenar su nueva obra. A partir de aquí todo son complicaciones atacando desde todos los frentes (los propietarios del teatro, los actores, las pajas mentales del protagonista, un crítico gafapastas de la época bastante cabrón...) con marcada tendencia cómica, cuando no esperpéntica, e inesperados giros dramáticos que ponen de manifiesto los celos y bajezas varias del submundillo que se vive entre bambalinas.
Puestos en materia lo primero es admitir que la cosa le quedo bastante apañaica al neoyorquino. Y no era fácil. Su anterior film ("Mac" de unos años antes) era una pequeña obra que giraba en torno al mundo de la construcción, en sus bajos estratos, y del drama familíar. Aquí se podría debatir sobre esas pelis "pequeñas" (o "indies", o como coño las quieras llamar) que encandilan a unos y defraudan o dejan impasibles a otros. ¿Por qué una patochada como "Juno" o la "...Sunshine" son la octava maravilla durante dos semanas, y films superiores como este o "Everything's iluminated", viniendo más para acá, caen tan rápido en el olvido? Cosa de promotores y mamonadas varias, suposo. Bueno ya se tratará el tema que me desvio. En cualquier caso, Turturro ganaría la Palma de Cannes al mejor director novel por "Mac", a pesar (o precisamente por) de su "pequeñez", lo que crearía una expectativa un tanto desmedida para con su segundo film...
Mala cosa. John es básicamente un actor (un actorazo de hecho). Y "Illuminata", en su condición de film coral, se resiente de su timidez (¿e intrusismo?) tras la cámara. Todo el resto está bien. La ambientación y los apartados técnicos son más que correctos y el casting directamente quita el hipo (mención especial para un Christopher Walken con permiso para excederse, en el papel del crítico antes apuntado, que se merienda la peli de un zarpazo), pero, ay, el pulso narrativo está completamente esquizofrénico y alterna muy certeros momentos con cierta "calma chicha" que aletarga el film durante algunos pasajes. Además, para que negarlo, le da demasiada cancha al personaje de su señora esposa, Katherine Borowitz, que lo hace muy bien (que nadie piense nada raro, es una actriz de verdad contrastada...no es un caso Sofia en "El Padrino III") pero que rompe la pretendida cadencia, conjunta por igual, de todos los personajes...Se le va la mano a John con el tema y da demasiados minutos a ese personaje...Y que conste que no es que el personaje éste se cargue la peli, eso sería exagerar y algo injusto, pero es el ejemplo o el detonador más subrayable de esa "rotura de ritmo". Quizás junto al apenas esbozado rol de Rufus Sewell, claramente desaprovechado (el rol y el actor) aquí.
Quedémonos pues con lo demás: con Walken, Sarandon, Gazzara, las performances de un aquí comedido (para lo que nos tiene acostumbrados) Leo Basi (!?), y todo el, insisto, apartado técnico que está francamente bien. Un film mimado a grandes rasgos...pero con el afecto a sus partes un tanto desproporcionado.
A FAVOR: lo dicho, casting, producción y el cariño con el que está realizada la peli, obviando algunos momentos francamente divertidos.
EN CONTRA: que no llegue a lo recomendable ex profeso (cuando podría ser un film excelente), por lo síncopado del trato hacia el argumento al que me he referido varias veces; que quizá yo esperaba algo más de una bestia escénica de este calibre y soy demasiado exigente con él, olvidando por el camino que dirigir e interpretar son cosas muy distintas (contrarias, de hecho, en algunas ocasiones)
GUZZTOMETRO: 6/10

SENDEROS DE GLORIA (1957)



La lista de clásicos del grandioso Kubrick no es precisamente corta. Eso no se le escapa ni a los fans de Charles Bronson. Bien, en cualquier caso y de tener que quedarme yo con una, y facilitar así que el Maestro entre por la puerta grande al blog como sin duda merece, sería "Paths of glory" (en dura pugna con el Dr.Strangelove, que me he estado torturando durante horas con el tema y que nadie piense que me ha sido fácil).

Sería en los sesenta cuando Stanley se forjaría definitivamente su leyenda y se acabaría convirtiendo en un top-5 inamovible en cualquier lista de los mejores directores de esa o cualquier otra época que se precie. Sin embargo sus cincuenta tampoco deben desmerecerse (no creo que nadie se atreva a hacerlo jamás, cabe decir).

Si el drama bélico, tristemente ninguneado, "Fear and desire" (1953) introducía ya elementos del buen hacer tras la cámara del genial fotógrafo metido a director de cine, con la muy negra "Killer's Kiss"(1955) aumentó y mejoró su particular discurso visual. Con todo, obligaron al tipo a hacer la inolvidable "The Killing"(1956) para que todo el mundillo se bajara los pantalones a la voz de "ya". Y es que, sin duda, "Atraco perfecto" es uno de los títulos de cabecera más incuestionables que uno se pueda topar...pero eso ya lo veremos otro día. La cuestión es que con veintinueve añitos el tipo era ya poco menos que Dios para muchos. Y entre esos muchos, algunos que tenían un monton de pasta. Como Kirk Douglas (al que le ata una de las simbiosis más dañinas y fructíferas, a la vez, jamás vistas en este arte), jefazo -y creo recordar que propietario-de la productora Bryna.

De dicha asociación saldría el título de esta entrada. Drama bélico (nuevamente) ambientado en la Primera Guerra Mundial (bando francés), en la que un militar del alto mando, un tal Boulard, da ordenes para conquistar una posición de campo alemana, misión prácticamente imposible, y encarga esta tarea a un ambicioso general que busca medrar en la escala de mandos como sea. Éste, a su vez, ordena al coronel Dax (Douglas) que efectue y dirija el ataque. Tras fracasar, obviamente, el asunto, el "alto" mando militar amargado y cabreado por el tute recibido opta por castigar ("para dar ejemplo") a tres soldados arbitrariamente que, por consejo de guerra, acabarán siendo "ajusticiados" por el viejo y noble arte militar del fusilamiento.

Sin entrar en detalles decir que el film es crudo de narices (no por la violencia explícita, sino por el trato con el que se aborda el tema), sin edulcorantes que valgan. Kirk Douglas (con un ojo ya en "Spartacus") resulta memorable como el noble Coronel Dax, hastiado y asqueado porqué si con las injustas e incomprensibles maquinaciones de sus superiores y del tramposo funcionamento que ellos dan de todo el entramado militar. El general Boulard interpetrado por Adolphe Menjou tampoco tiene desperdicio, y todo el resto, con los tres mártires a la cabeza, no hacen sino echar más leña al fuego.

A partir de aquí leerás todas las maravillas del mundo sobre los magistrales travellings de las trincheras, o la inolvidable secuencia final con la niña cantando...Todo cierto, por supuesto. Pero, en cierta medida, me parece un error poner momentos (o elementos) a destacar en una película que es una auténtica maravilla de principio a fin. La segunda "obra maestra" incuestionable del grandioso (e iracundo y bastante borde por cierto) Stanley Kubrick que, en definitiva, sigue siendo mi film bélico favorito de todos los tiempos, más de medio siglo después de su estreno...casi nada.

A FAVOR: cualquiera de los componentes que conforman un film...elijan uds. mismos.

EN CONTRA: que, con contadísimas excepciones, ponga en evidencia a todo el género con una obra de relojería que apenas llega a los noventa minutos de metraje en los que ni falta ni sobra nada.

GUZZTOMETRO: 11/10

lunes, 16 de junio de 2008

PERSÉPOLIS (2007)

La tremebunda pieza de animación que sacudió inesperadamente el festival de Cannes del año pasado. Básicamente por una muy minimalista y pulcra apariencia en b/n (con ocasionales y fugaces pasajes a color a modo marcador de capítulos) que aquí SI se viene presentando y tratando como/de un cómic en movimiento.
El viaje de la niña iraní Marji desde la tierna infancia hasta la fuga definitiva del nido materno es sin duda una abertura de ventanas necesaria en los tiempos que corren. Y no solo del cine de animación estoy hablando, ya que la agilidad narrativa es más que acertada y, lo más importante, no se deja que la estética, por peculiar que sea, aparque a un lado la historia que se quiere contar (apúntense esto último malvados detractores burtonianos pues esa es mi virtud favorita del despeinado cineasta yanqui), lo que, visto lo visto, es algo francamente jodido de conseguir.
El argumento rastrea y plasma en movimiento las imágenes de los cuatro comic-books que le preceden: la historia arranca en 1979 cuando Marjane Satrapi tiene unos nueve o diez años y se da un cambio social y político (suerte de pasaje mafaldista en clave iraní) que pone fin a más de cincuenta años de férula del sha de Persia en Irán, dejando paso a la creación de una república islámica. Marji, que ha tenido la suerte (o así se quiere dar a entender) de ser criada como occidental por una, inconformista con el entorno, familia acomodada va creciendo (a la par que la peli) entre viajes introductorios a la historia más (y no tan más) reciente de Irán y la cruda realidad en un lugar donde "abrirse al mundo" es anatema. Mención especial para el personaje de la abuela y del trato que dan a todo el tema bélico acontecido en los años previos al tiempo que refiere esta parte del film. Bueno, para acelerar, la niña crece se va a Viena y París a pasar sus años de estudios secundarios, parcialmente en un internado con unas "hermanas" de lo más puta, donde entra en contacto con el capitalismo primero y con la insalvable pseudobohemia garrula estudiantil merced a los coleguis gafapastiles chupiguays de turno...Al final, tras el desprecio a su procedencia a fin de aparentar lo que no és, el desengaño amoroso de turno y un breve período de vida de homeless (de lo mejor de la peli esto último) la muchacha vuelve a su tierra para enfrentarse al yugo que asola ahora el país: el régimen integrista (de pañuelo en la cabeza y tira pa'lante). Tras algún que otro encontronazo con este "nuevo mundo", que en nada se asemeja a la tierra prometida que se apunta al principio de la historia, acaba emigrando de nuevo a occidente. Y fin...o casi.
Casi, porque de hecho aún no he comentado que se trata de una historia, y obra, autobiográfica al 100%. Es la propia Marjane Satrapi (Rasht, Irán, 1969) quien firma y dibuja el cómic (2000-2003, publicado en castellano y català en nuestras tierras por la colección Nómada de Norma Ed.). De forma que todo está narrado, dibujado o filmado (esto último con la ayuda del cineasta Vincent Paronnaud) en primera persona con total fidelidad...quizá aquí de hecho reside la solidez del resultado final, por lo menos por lo que toca al film.
A modo curiosidad volvemos al Festival de Cannes 2007 ya que tras su mentado estreno las autoridades iraníes no perdieron ocasión de comunicar su repulsa al asunto...Cuidadín Marji...
A FAVOR: el disfrutar de un film de animación adulto sin viajar a imaginarios mundos inventados que, sin ser perfecto (de hecho no han faltado voces críticas ante lo para algunos "simplista" del dibujo de Marjene), si logra picarte durante todo su metraje; la valentía de todos los implicados en el film y, faltaría más, de la propia Satrapi...especialmente por los tiempos que corren.
EN CONTRA: que alguien se pueda hacer la lectura de que la historia de esta "niña de papá" (en la medida que permiten tiempo y lugar) en clave intencionadamente dramática, sea una boutade en comparación a lo vivido por otros infantes (en el mencionado tiempo y lugar del último paréntesis)...Mala cosa con la que estoy en desacuerdo, especialmente ya que es una historia autobiográfica y la artista puede hacer lo que le salga con ella de los estrógenos, por lo que la amargada lectura de "pooobre niña rica" no encaja ni con calzador. Aquí se muestra lo vivido por alguién (alegórico o no) contextualizado donde toca (se recrea, no se inventa...que si se hiciese según como, aún se entendería dicha indignación, como las que te puedes encontrar por los puestus). En resumen, que no se sermonea gratuitamente; la única cosa que no me ha acabado de hacer realmente (dejando de lado alguna que otra parida que uno no puede evitar ser algo tiquismiquis), y a título personal, es el momento teenage-gafapastil de mitad de film pero no problemo, dura poco.
GUZZTOMETRO: 8/10

TESTIGO DE CARGO (1957)

Y al fin Guzzest se viste de largo para su primera "masterpiece" (hasta me he lavado las bambas verdes y me he recortado la barba). Por supuesto un film de Wilder como no podía ser de otra forma siendo el menda el maestro pergeñador de este antro. Con una Marlene Dietrich que se sale en cada fotograma en el que interviene, un Tyrone Power bordando un personaje igual de engañoso que el de la anterior, con Elsa Lanchester desbordando carisma (que no en vano es "The bride of Frankenstein", donde pasea por cierto uno de los mejores peinados jamás vistos) y una considerable retahíla de artistas secundarios que sirven con gran funcionalidad para los espacios que los anteriores dejan en medio...Qué más...Ah, bueno, que Charles Laughton (sin bromas con el sobrepeso de por medio) se los come a todos sin apenas abrir la boca en una de mis interpretaciones preferidas de las que hasta hoy he visto en esto del cine. Sublime lo del tipo este, como siempre claro, pero es que además este film, "Witness for the Prosecution", es tan descaradamente enorme que se mire por donde se mire solo encuentras loas y términos lisonjeros por doquier.

Puede que a algún cultureta de pose le tire para atrás que esté todo sacado de una obra de teatro de la Sra. Christie. Peor para él, aunque "la dama del misterio" terminaba una novela cada tres días (cierto), tiene algunas historias que son realmente de armas tomar y al que la terminología de "obra clásica" no parece calzarle demasiado grande.

Billy Wilder además muestra su buen hacer (no en vano insisto por enésima vez que, si bien hablar de "el mejor director de cine de la historia" con absoluta justícia es materia imposible, para mí este tipo es sin duda el primero de la utópica lista), poniéndose como siempre al servicio de la historia, del argumento, en esta redonda trama de culpables reales y/o relativos a base de juicio y tentetieso, para mayor gloria de sus impagables y (perfectamente) desarrollados personajes con, por supuesto, los insospechados giros de rigor que el género demanda..."El film es la estrella por encima de todo". Y con dicho mantra tampoco le ha ido, le fue vaya, mal del todo. Por cierto que en esto, como de costumbre, también el guión (adaptado en esta ocasión) corre de su cuenta, al fifty-fifty, eso si, con el habitual por entonces Harry Kurnitz.

Ya está. No pienso decir más, ni tan solo el argumento por si alguien no la recuerda bien o (horreur!) no la ha visto todavía el/la pringado/da. Así pues:

A FAVOR: todo.

EN CONTRA: ¿?







GUZZTOMETRO: 11/10

domingo, 15 de junio de 2008

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS (1989)

Andaba buscando un film al que otorgarle un 4 sobre 10 a fin de desmostrar la diferencia entre eso y una aprobaillo pelao en base al Guzztometro (tm). Tenía que ser una peli pomposa en un sentido u otro. De esas que por presupuesto, fama, o bencición de parte de la crítica (supuestamente) especializada, el ataque que pensaba infringir fuera visto como "blasfemia" (o similar) por algún visitante ocasional que todavía no me conozca... Con dicho aprobaillo vengo a significar que siempre te puedes agarrar a algo (por chorras, freakie, u ocasional que resulte dentro de la medianía del contexto general)antes de tildar al elemento en cuestión de "puta basura", con sus múltiples variantes. Con el 4 (como el que ando buscando) no. Ni eso.
Así que corto y perezoso pense finalmente en el popular film del título, del muy irregular Peter Weir como ejemplo perfecto al que recurrir...y fracasé. Tras ir desbrozando de mi memoria pasajes de la mandanga esta llegué a la conclusión de que un 4 le queda gigante a, este, uno de los films más odiados sin remisión por mi bucólica y mansa persona...(en principio).
Y es que en un alarde de crítica técnica este bodriaco me parece ñoño, cursi, edulcorado, nauseabundo y repelente como pocas cosas...Un membrillo podrido de dos horas de ingestión y varias vidas de purgación.
De verdad que cedería un sueldo si rodasen el final de nuevo y con el "oh capitán, mi capitán" saliese de repente Chuck Norris de detrás de una cortina e hiciese explotar el aula con una granada, cargándose así a todo cristo...Ahora que lo recuerdo me vuelve la nausea...argh !
Robin Williams ciertamente llegaría íncuso a nuevas cotas de odio en largometrajes posteriores (lo de la Doubtfire es de ejecución directa !) pero aquí empezaba a fraguarse definitivamente su abyecta leyenda. Lo del Hawke (tanto el rol del personaje como la interpretación) es para patearle donde más duele varias semanas. En cuanto al papel de Robert Sean Leonard (el hoy carismático y bienvenido colega del Dr.House) cabe admitir que solo tiene un único pego... y es que tarda demasiado en suicidarse (en el minuto 2 de peli ya hubiera estado bien...) Y también sale Lara Flynn Boyle dispuesta, por enésima vez, a demostrar lo chunga que es como presunta actriz. Del resto de actorzuelos solo me quedo con Josh Charles (básicamente porque el tipo me cae bien aunque aquí, por momentos, de casi tanto asco como el resto), y punto pelota.
El argumento (según Guzz): un atajo de adolescentes hijos de la gran puta a cual más pijo y sus vivencias en un colegio-internado (en la gran y repulsiva tradición anglosajona) cambian de la noche al día al conocer a un profesor, histriónico hasta la enfermedad, que les "ilumina" a su particular manera sobre la belleza de la palabra escrita (que ya os digo que de sugerente solo tiene el concepto)...Entonces, cual borregos desorejaos, un grupúsculo de estudiantes se dedican a ofrecer una versión púber de "Mujercitas" (que de hecho, en cualquiera de sus versiones, parece "La Matanza de Texas" al lado de esto)ante la sufrida mirada del espectador que se acaba preguntando como se puede estar propugnando el maldito "carpe diem" todo el maldito rato y, a la vez, que se pretenda emocionar con la nada disimulada historia de un gurú de tres al cuarto y sus mononeuronales adeptos adolescentes.
A FAVOR: el estrambótico romance del personaje de Josh Charles (especialmente en la secuencia de la fiesta); que acusen al "profe" de pederasta al final (aunque no de manera abierta que, por si faltaba algo, esta peli es más pulcra, blanca y falta de intención que un anuncio de compresas)...más que nada para que se joda.
EN CONTRA: no acabaría nunca...Solo dar a conocer mi nueva teoría de que Williams es a la comedia de joligú lo que Millan a la española... ¿le hace gracia a alguién además de a si mismo?
GUZZTOMETRO: 2/10
Pd: pido disculpas por el tono pueril general de esta entrada, pero no puedo resistir la bilis al pensar en Nowanda, el panocha y la cara de majadero degollado de todos los estudiantes "rebeldes" en definitiva (y la de autocomplacencia de la del Robin, ya ni pa qué)...Ya lo de los sermones, para acabar, se los pueden zumbar por donde el sol no brilla en oblicuo...
PdII: es un 2 porque es un film simple y ABORRECIBLE que te cagas. No "llega" al 1 como el de hace unos días ("Los hombre detras del sol") que era, por encima de todo, un film básicamente ASQUEROSO...El reto está en el 0, aunando perfectamente sendos y mayúsculos conceptos por igual (y si es posible algún exabrupto más)...¿Se conseguirá?

viernes, 13 de junio de 2008

CARA DE ANGEL (1952)

Esto de poner puntuaciones es una putada. Cuando se vea un poco más abajo que puntuo este film con la misma nota que el nuevo Indy o el Superman 3, más de uno va a flipar. Pero ay, insisto que esa puntuación (7) es la más jodida de todas. Son buenas, o muy buenas, pelis en su mayoría (siempre se colará alguna fricada), que bien por el camino de lo interesante o lo entretenido (la diferencia es importante y no se debe ignorar), a mi me han gustado. Sin embargo, mmm, algo me retiene llegado el momento de recomendarlas a ciegas. Siempre existe algún motivo, claro, a la hora de levantar (o no) el símbolo infinito y convertir algo en recomendable acá en este blog, sin reserva que valga...A continuación los motivos que hacen que este "Angel Face" no lo haya logrado.
Todo a priori hace pensar en una "masterpiece" de las de tomo y lomo. Preminger, Mitchum, Simmons, el género (a priori), la época, y docenas de cosas más sin olvidarnos de la fotografía para los amantes del b/n.
¿Dónde chirría la cosa pues? Bueno, es fácil de explicar: el maldito guión, con un sobresobado argumento al que el maestro austríaco no disimula a la hora de imprimirle un ritmo mecánico y monocorde. Vamos que mucha pasión no le puso no (después veras que le ponen un 27 sobre 10 en algunas revistas o libros de cine pero a mí es la impresión que me queda). No problem por la parte que toca al maestro, aunque ya tenía caviar en su currículo antes de esta ("Laura", 1944) y le quedaba poco para convertirse en celebridad mediática ("El hombre del brazo de oro" 1955), siete años más tarde Otto logra inmortalizar su nombre atándolo, por siempre jamás, a una de las cumbres de la historia del cine en "Anatomía de un asesinato" (1959). Con todo este film, insisto, le quedo plano y algo cansino en algunas partes. Mala cosa en un metraje de 87 minutos. Otras cosas que se echan en falta es la ausencia de "juegos de cámara" (Carol Reed, por ejemplo, da toda una exhibición con "The third man", tres años antes), en favor de un festival de planos medios que a la larga pueden llegar a ser monótonos. El papel de Jean Simmons (la auténtica prota del fim) hace aguas también en algunos pasajes y da la impresión de no estar perfectamente cuajado sobre el papel antes de encender motores. Pasa de femme fatal (nada que ver con la inalcanzable Barbara de "Perdición") a chalada arrepentida sin remisión, en medio guiño de tiempo. Y Mitchum...Bueno tras una niñez y adolescencia viviendo en una casa donde la aparición de la jeta de este tipo (los otros son Lancaster y Mastroiani) en la tele hacía pararse el mundo (tampoco me quejo claro...gracias mami), tengo una relación de empatía desmedida con Robert. Vamos, que me cae de puta madre. Y, sin embargo, en "Angel Face" su papel de comparsa y co-protagonista superduro le juega en contra, convirtiéndolo en un tópico con patas (a pesar de su inimitable personalidad y carisma).
Todo, aclaro, puestos a buscarle "peros" y obviando, es de cajón, que virtudes también las tiene. Y no son pocas, faltaría plus. Pero he prefirido centrarme en lo que no me ha acabado de convencer, ya que precisamente por los nombrados "implicados" la calidad se le presupone, y reafirma en gran parte del film, sin margen para el error.
Sirva además todo esto de ejemplo para aquellos que asignen cosas como: blanco y negro, maestro de la dirección, cine de tal o cual década o la aparición de este u el otro gigante de la interpretación, etc... de manera insondable, el término "obra maestra". Este film tiene todo eso y para mí al menos, aún habiéndome gustado hablando a grosso modo, le falta la magia, cohesión de virtudes y el "saber envejecer", que otras obras de esa época y género (tanto en su vertiente "negra" como en la de drama) sí poseen.
A FAVOR: los momentos de "cine negro" en estado puro de la primera mitad; la carismática presencia de Robert Mitchum; Herbert Marshall y Barbara O'Neil (sobretodo esta última) como los padres de la mimada Diane; algún que otro diálogo a lo Bogart-Bacall de esos que tanto me gustan.
EN CONTRA: el ritmo síncopado de un guión que hace largo, por momentos, un film de corto metraje; los sin sentidos del papel de Jean Simmons (si era un loca desde el principio no la presenten como una "mujer fatal", ya que no hay tiempo creíble para devolucionar al personaje, con o sin efecto detonante); que a mí me resulte una peli básicamente buena pero no pueda dejar de pensar en "obra menor" para con todos los nombres con ella relacionada (a pesar de la opinión crítica generalizada).
GUZZTOMETRO: 7/10

miércoles, 11 de junio de 2008

SUPERMAN III (1983)

Hay que ver lo bien que me lo paso con el blog este. Soy como un crío con babuchas nuevas. Y lo que se aprende al buscar información adicional para documentar mejor la cosas...Toda la vida pensando que Richard Lester era inglés (el director de los Beatles por si a alguno/a se le ha olvidado) y resulta que es de la misma Pennsylvania. Qué cosas.
Al ver el poster más de uno habrá torcido el gesto. Mmmm, bien hecho, visto lo visto. Tras ver la mayoría de engendros que Hollywood viene pergeñando a costa del impagable legado, para algunos como el menda sin ir más lejos, de la Marvel Comics (hijos de puta todos !, del primero al último de los implicados, que el Sr. Lee y cía. bien que han puesto el culo al oler los billetes, aún a costa de prostituir a sus insignes hijos creativos...), muchas ganas de ver (o leer) sobre pelis basadas en cómics de superhéroes no debería haber, no. Y de secuelas menos, perse. Tremendo y merecido revés el recibido por la Marvel, por otro lado, al comprobar que las mejores pelis de superhéroes con calzones jamás filmadas pertenecen al eterno rival (DC Comics): el primer Superman (el de Donner de 1978), y obviamente, los dos primeros Batman, los de Burton, claro.
Sin embargo aquí no he venido a hablar de mi libro. He venido a hablar de "Superman III" dirigida por el gran y mentado Lester en 1983. Como disfruto al leer en todos los blogs freakies post-teenagers (ya saben los/las insufribles listillos esos -que son minoría gracias a diox- de entre 18 y 25 aprox., que han oído tocar campanas pero no saben donde) las pestes que echan sobre este film.
Lester no se encontró cómodo con la segunda parte que le encargaron. Lógico, todo lo más goloso de la épica y mitología del personaje resta por siempre jamás en el primer Superman de Donner. Así que al intentar hacer una peli de acción con marcada inercia continuista el tipo se encontró fuera de lugar. ¿Qué hacer? Llevarlo a lo conocido. Al terreno en que ese cineasta es, no sé si "uno de los...", pero si francamente grande: la comedia. Superman III guste o no, es la única comedia de superhéroes llevada a la gran pantalla con acierto, o con toda la intención al menos. Si entendemos por comedia algo con lo que te ríes, no algo de lo que te descojonas por la mala calidad que ofrece(aquí volveríamos con las versiones de la Marvel, que la verdad que es que hay alguna que...)
Claro que Vaughn no es Hackman, pero el tipo borda su papel de malo amargado sobreactuado...También sale Margot Kidder, por supuesto, la única y auténtica Louis Lane. Tenemos que aguantar la presencia de la hija del gran Peter O'Toole (la mamá de Clarke en la chorraserie "Smaltville") como la novieta recuperada del insti para la ocasión (y con niño a cuestas para mayor fastidio), pero bueno, tampoco es nada a tener en cuenta, sirve para dar pie a las gracias del insustituible e inolvidable Christopher Reeve. El resto de espacio es para el también tristemente finado Richard Pryor. De hecho, se puede afirmar que si te cae bien el tipo este te lo vas a pasar como un enano. Si no, bueno, mejor no te acerques a esto...Es lo que tienen los humoristas metidos a actores de comedia. Tragas o no, así de simple. A mí, particularmente, este tipo me supone una de mis debilidades ochenteras. De modo que ya estoy posicionado ("¿Creías que yo también estaba borracho, eh? Jo, jo, jo"...Enorme !)
Habrá a quién le parezca uan mierda. Y sus motivos tan o más validos que los míos tendrá para que ello sea así. Pero a mí el certero tonecillo desmitificador que Lester imprime al asunto me parece de lo más disfrutable. Muy entretenida la encuentro...Solo un hacha como el director de "El Golfus de Roma" (la buena, la de Mostel, Crawford y cía., con los numeritos de Sondheim) podía mofarse del mismísimo "hombre de acero".
A FAVOR: los actores, que asumen todos el rol de comedia e incorporan un sutil airecillo de choteo a sus interpretaciones; la valentía de Richard Lester al jugar con un presupuesto de varios milloncejos ofreciendo, a su vez, su visión particular del asunto y saliendo airoso del evento; Richar Pryor y su performance particular.
EN CONTRA: que alguien busque "algo más" de una peli que se titula "Superman III"; que se entienda como una peli de acción continuista con la saga, no como la comedia que és; que a los fans del personaje del cómic les pareza insultante y no aprecien su virtud de ser diferente y absolutamente desdramatizadora (como en todas estas cosas...si se quiere épica se va a tener que pasar hojas mamoncetes...)
GUZZTOMETRO: 5/10

EL ESTRANGULADOR DE BOSTON (1968)

Dirigida por Richard Fleischer (si, si, el de "The Vikings", nada menos). Una de las pelis más atrevidas jamás filmadas, desde cierto punto de vista al menos, si la situamos en el contexto de su creación. Además crea escuela, el particular montaje en que se presenta ha sido imitado hasta la saciedad (desde valores emergentes a tener en cuenta, como el notable pero irregular Alexander Payne, pasando por valores bastante fiables como De Palma, hasta ídolos de barro como Tarantino).

La peli trata sobre las andanzas de Albert DeSalvo, el auténtico "estrangulador de Boston" (quien por cierto escapó de la clínica donde estaba ingresado cuando se estrenó el film...o eso parece que con estos yanquis, con tal de fer bullir l'olla, nunca se sabe...). Interpretado por un inmenso Tony Curtis, en mi papel favorito de toda su carrera (que no es poco), y con un Henry Fonda (tremendo como prácticamente siempre) como el pasma que va a la caza del hombre. Adusta y sobria, sin aspavientos ni mamarrachadas gratuitas porqué si. La peli no escatima tensión ni autenticidad a la hora de abordar la crudeza (que es lo que asusta de verdad, lo que impacta) que no la violencia (los artificios, lo banal, lo que utilizan los narradores menores para tapar lagunas de talento para disimular...¿oido cocina Quentin?), en los crimenes del "perla" de DeSalvo. Además Fleischer se permite una licencia más allá del mero argumento lineal y nos formula, a su manera, una de las eternas cuestiones: ¿és el Mal una enfermedad, como algunos supuestos eruditos afirman, o es algo pérfido a lo que combatir a ultranza? Bueno, aquí el cabrito de Tony parece pasárselo bien cuando no ejerce de criminal, íncluso parece un tipo la mar de majo, el vecino ideal de cualquiera en definitiva.

Sin embargo, por si algo será especialmente recordado este film, será por el antes mencionado montaje. "Partición de cámara" es como se conoce habitualmente el invento. Hoy la cosa ya se ha visto (esporádicamente nunca de forma tan meticulosa como en "El Estrangulador...") en diversas ocasiones, pero de verdad que en el film de Fleischer sigue chocando (y es del 68 !, gran, gran trabajo), y esas viñetas en movimiento que crean una secuencia perfecta, como si de un comic animado se tratara, fueron y son canela en rama.

Las comparaciones con la, íncluso superior, "Anatomía de un Asesinato" de Preminger (un puto 10 como 10 soles de pelicularro), tampoco resultan tan exageradas ni alarmantes, lo que por si solo ya debería animar al más escéptico.

A FAVOR: los actores todos y en especial un Curtis como jamás se ha visto, el argumento -trascendiendo más allá del mero "basado en..."-, el tener uno de los montajes más atrevidos e innovadores jamás llevado a cabo (más en un producto que indie tampoco sería) -obra del tal Marion Rothman bajo la batuta del propio Fleischer-, y cualquiera (en definitiva) de sus abultadas bondades fílmicas que se me pueda estar ahora pasando por alto.

EN CONTRA: que se te pueda haber escapado...

GUZZTOMETRO: 9/10

martes, 10 de junio de 2008

LOS HOMBRES DETRAS DEL SOL (1988)


La verdad que con tot plegat me estaba quedando esto un tanto freak en parte, y lo que es peor, "convencional" (argh) en otra. Además, con la sensación de que con las otras pelis aparecidas hasta el momento (las otras dos vaya), se viene puntuando por encima de lo que debiera...(puede que en efecto un "bien a secas" para Indy hubiera sido más ajustado y, sin duda, "Hellraiser" es un pecado de juventud jamás superado con el que me cuesta ser objetivo...no me retracto en cualquier caso, qué narices !) Así, ya iría siendo hora de tirar de videoteca y poner algo grande sin debate a caber (el clasicazo del copón de turno, para entendernos). Con todo, he preferido emular a uno de mis ídolos musicales (el gran Freddie, y no el Krueger precisamente) y al igual que aquél tras ser acusado de excesivo en su método y discurso, lejos de echarse atrás multiplicó sus excesos y completó con sus compinches su obra maestra en formato elepé (de marxista título) por todos conocidos (el grande, el magistral, el blanco...que nadie se equivoque) Es decir, cogió todo lo que, presuntamente, molestaba a sus detractores y les dijo: "Os jodéis, más de lo mismo pero a la enésima potencia". Así que, lejos de poner una peli recomendable, disfrutable, reivindicable o meramente aconsejable, algo en definitiva con lo que ir empezando a poner galones al blog, destacaré aquí y ahora una auténtica puta mierda de film...(si es que como tal se puede considerar)
No sé si el peor que he visto (mi currículo de cutrangas sufridas tiene muchos fiambres en el armario, no lo negaré), pero si, sin duda, el más asqueroso y repugnante. ¿Gore?. Je, eso es para nenazas...Al lado de esto la también execrable "Holocausto caníbal" es como siete temporadas de Banner y Flappi vistas de una tacada.
Argumento (directamente robado de las webs):"Durante la segunda guerra mundial, los japoneses ocuparon durante diez años el noroeste de China, allí establecieron un campo de concentración japonés donde numerosos prisioneros chinos fueron brutalmente asesinados durante el proceso de creación de diferentes formas de ataques bactereológicos. Los hombres que trabajaron en ese proyecto fueron bautizados con el nombre de "Cuerpo bactereológico 731" quienes investigaron en el campo de guerra química y bactereológica con el fin de lograr nuevas armas para el frente. Esta película es la historia de todas esas muertes y torturas en nombre de la ciencia."
También se puede resumir así: qué puto ajcooo!
Una hora larga de torturas orientales, a cuál más escabrosa, que un tal Tun Fei Mou tuvo a mal estrenar a finales de los 80. Yo la ví a mediados de la siguiente década y JAMÁS perdonaré a la persona que me la dejó. No, no pienso recrear algunas de las putadas que aparecen (alguna todavía no la he superado y se me ha quedado en el melón como las gemelas de "The Shining", pero suscitando naúseas en vez de acojone), más sabiendo, indagando el tema, que algunas de dichas torturas aquí recreadas son fatalmente fidedignas con lo acontecido.
No, repito No, la veáis nunca. Evitadla. Su único punto a favor lo pongo a continuación y lo aumento en la postdata (robando de otro blog que, como ya sabéis, yo lo que se dice escrúpulos no tengo demasiados no...)
A FAVOR*: da a conocer un hecho históricamente ignoto en los occidentes, en general o no en la medida que debiera, y del que, de no ser por el engendro éste, algunos jamás hubieramos adquirido conocimiento. Yo seguro, al menos. El enésimo ejemplo de la barbarie de (una pequeña, quiero pensar) parte de la especie, cuya realidad tristemente...
EN CONTRA: todo lo demás. Insisto por tercera vez: No la veáis en la vida !!!
GUZZTOMETRO: 1*/10
pd: "Unidad 731"

HELLRAISER (1987)



Siempre existirá la figura de "el tercero en discordia", extrapolable a cualquier actividad cultural o cuanto menos creativa, al menos mientras exista ese fistro de entidad llamada "crítica" ("¿Platón?, ¿Socrates?...el más mejor fue Aristoteles, que no tenéis ni papa!"; "Ni bitels, ni estons, ni leches...como los Who nadie, mastuerzos!") Bien, con Clive Barker pasaría, años ha, lo mismo, al menos para algunos, en demérito de Craven o Carpenter..."Mamarrachadas", diría yo al respective por cierto. Ni tuvo la visión comercial del primero (hasta el tataranieto del tataranieto va a comer caliente gracias a Freddy) ni, por supuesto, el talento del segundo, cuyos picos de calidad (hablando de cine de terror) no los alcanza ni la madre que lo parió.
Aclarado esto, comentar que, en efecto, el señor Barker tiene un merecido nombre a tener en cuenta dentro del género fantástico avezado al terror. Tampoco creo que sea el Neil Gaiman del "cine de miedo", como he visto escrito en algún sitio, pero sin duda su obsesión por fundir mundos paralelos en clave macabra es un trabajo a reconocer. "Razas de noche" es un sano entretenimiento freaky y la saga de Candyman...bueno, no mata pero las hay mucho peores con mayor aceptación entre crítica y pogo.
Con todo, al tipo se le apareció vete a saber qué con "Hellraiser". Film de terror, abiertamente "fantástico", que perdura como una de las vigas maestras, en su posición de pieza de culto, dentro de ese mundillo tan competitivo y, en honor a la justícia, tan complicado de satisfacer.
No soy fan total del artista, eso ya ha quedado claro, pero si de este film. Sin duda. Los efectos digamos "luminosos" han envejecido como el culo pero el resto es infinito: la crudeza de un argumento que recrea -por enésima vez pero con gran acierto- la manida leyenda de Goethe, la presencia de los Cenobitas de los huevos, el saber hacer una peli violenta (cuando no tortuosa) sin cortarse un pelo al hacer apología de la misma y que además logre intrigarnos y picarnos lo indecible ("ay dios que asco da", dígase sin poder dejar de mirar la pantalla)... Y lo que más me cuesta entender es que a pesar de no ser nada nuevo (si, por ejemplos rápidos, se domina a Giger en lo visual y has visto "El Ansia" de Tony Scott -y puedes recordar un algo su argumento-,  ya lo tienes) sí que logra aunar como nada toda una serie de "submitología" de lo oscuro a base de un incontestable buen hacer a la hora de agitar la coctelera.
El argumento/sinopsis es más que conocido: un cacho cabrón que engaña a su hermano con su mujer entra, gracias a una extraña cajita, en un mundo paralelo donde es torturado por extraños seres (los cenobitas, con Pinhead al frente), logrando escapar, de alguna manera del infernal lugar, durante el transcurso de sus desdichas. Ya en el mundo real, reaparece despellejado y hecho un auténtico asco... Para recuperar su antigua forma necesita sangre y utiliza a su amante-cuñada para que le traiga primos a casa a fin de regenerarse y tal... Al final la cajita de marras cae en manos de la socorrida sobrinita adolescente de turno que, tras descubrir el pastel y entender que uno de los asesinados es su pobre señor papá, se venga del malvado tras contactar ella misma con los ya mencionados cenobitas. El final, cual rosario de la aurora, es un pérfido "espectáculo de lus y de color" del que tampoco cabe dar más detalles, máxime por si algún insensato todavía no la ha visto nunca todavía.
Cabe reconocer, para terminar, que aunque la ví por primera vez al poco empezar la adolescencia, (en esa fase que a muchos nos dio de ver cine de terror a lo loco, sin reparar mucho en la calidad de los tronchos, en su mayoría, que habitaban las estanterías de los videoclubs locales de barrio durante en aquellos tiempos), este es uno de esos contadísimos casos de film de horror ochentero que no me ha desmontado el mito al verla un muy buen tiempo más tarde...Tampoco tiremos la casa por la ventana (de acuerdo) pero creo que vale la pena recuperarla de vez en cuando.

A FAVOR: la historia, la ambientación, los cenobitas (claro) y el ser tan diferente a la mayoría de films del género incorporando, paradójicamente, tantos tópicos del mismo.

EN CONTRA: lo dicho, los efectos de luz (rayos, magias, conjuros y chispas varias que pegan un tufo a fosforito de videoclip cutre-ochentero que te tiran y no poco de culo)

GUZZTOMETRO: 7/10