miércoles, 25 de junio de 2008

ARIZONA BABY (1987)

La película que puso a los Coen (tras la muy apreciable y negrísima ópera prima que és "Sangre Fácil") definitivamente en el mapa... Cierto es que los cinco films posteriores (que se trataron en blogs anteriores y, por supuesto, tarde o temprano aparecerán en este...o esa es la intención) son los que convierten a los hermanitos en mis autores favoritos solo superados por el maestro Billy, pero "Raising Arizona" es la primera (por un problema lógico de presupuesto en la anterior se intuye sin poder concretar demasiado) en la que aparecen los rasgos distintivos de este par de dos: lo vertiginoso del pulso narrativo, el imposible uso que dan del objetivo (pasando del videoclip al documental en un parpadeo), la marcada tendencia a lo absurdo en los diálogos, y por supuesto, y modestamente (y si a alguien le parece una fantasmada que se compre un petazetas y se suba a la terraza a pasar el rato), algunos de los mejores encuadres que se pueden ver en el cine de las tres últimas décadas.

La historia es harto conocida: un delincuente común, y muy cutre (Cage), se acaba casando con una agente de la ley (Hunter) por aquello del roce... Pasado un tiempo llegan a ese punto en que el siguiente paso lógico (o eso piensan ellos) es tener descendencia. Sin embargo por problemas de fecundación les resulta imposible, y tampoco pueden adoptar dado el largo historial delictivo de la mitad de la pareja...La "solución" que se les ocurre es raptar a uno de los quintillizos Arizona (hijo del magnate local Nathan Arizona), detonando así (tras la larga intro) los acontecimientos que conforman el resto del film: la búsqueda del millonario a fin de recuperar al bebé, los conflictos de intereses al acoger en la casa-caravana a un par de delincuentes (primer encuentro Goodman-Coen) fugados del penal, la persecución de un cazarecompensas cuanto menos pintoresco...

Nicholas Cage está francamente bien (parece mentira que el Cage de ésta, "Hechizo de luna" o "Corazón salvaje", entre alguna otra, sea el mismo de los truñazos que vendrán después) en su papel del chorizo de tres al cuarto H.I.McDunnough. Holly Hunter íncluso le supera como la cambiante esposa y madre por vocación (esto ya sería más normal teniendo en cuenta las facultades de tan tremebunda actriz). El par de reclusos fugados, Goodman y Forsythe, dinamizan el apartado cómico lo indecible con sus excesivas maneras y, el resto de secundarios, con el pomposo y fantasmon Nathan Arizona al frente, ponen el broche definitivo a esta comedia de casi obligada visita.

Puestos a buscar algo malo, decir que aquí los Coen estaban acabando de afinar su particular estilo esquizoide a la hora de marcar el tempo del film y hay, muy contados, momentos en que la cosa se aletarga un poco (tarde o temprano tenían que frenar los puñeteros, claro). Pero da igual. Lo frenético de esa narración deja momentos para la historia e iguala así el computo general final en todos los frentes. Como curiosidad, una de ellas, decir que la escena del secuestro del quintillizo, con su imposible juego de cámaras, es motivo de estudio en muchas universidades y escuelas de cine de arreu del mon (no es de extraña tampoco).

Los hermanitos, cabe reincidir, superarían lo aquí ofrecido en los años siguientes pero, visto lo visto (siendo ello motivo de orgullo para sus muchos fans) también debe admitirse que, prácticamente, solo lo harían ellos mismos...

A FAVOR: el ritmo, el uso de la cámara, los actores secundarios, Cage y Hunter, lo medido del metraje, y alguna que otra escena concreta que ya ha quedado grabada en la retina colectiva (de las tantas que vendrán con estos dos impagables cineastas).

EN CONTRA: esos muy breves momentos de bajon anteriormente mencionados, y (que "lo importante es ser sincero"), el tratarse de una historia pequeña y algo "pillada" que no deja de serlo (ni lo uno ni lo otro) por mucho que todo sea ex profeso y se consiga sobradamente el final global deseado.

GUZZTOMETRO: 8/10

1 comentario:

  1. Gran, gran película. Siempre que la veo me resulta igual de divertida y gratificante, una peli a modo de prozac que nunca falla. Por otro lado, el disco recomendado del mes, es un discazo, pop británico eterno, y el libro... acábalo ya y déjamelo, carapochas!

    ResponderEliminar