miércoles, 11 de junio de 2008

EL ESTRANGULADOR DE BOSTON (1968)

Dirigida por Richard Fleischer (si, si, el de "The Vikings", nada menos). Una de las pelis más atrevidas jamás filmadas, desde cierto punto de vista al menos, si la situamos en el contexto de su creación. Además crea escuela, el particular montaje en que se presenta ha sido imitado hasta la saciedad (desde valores emergentes a tener en cuenta, como el notable pero irregular Alexander Payne, pasando por valores bastante fiables como De Palma, hasta ídolos de barro como Tarantino).

La peli trata sobre las andanzas de Albert DeSalvo, el auténtico "estrangulador de Boston" (quien por cierto escapó de la clínica donde estaba ingresado cuando se estrenó el film...o eso parece que con estos yanquis, con tal de fer bullir l'olla, nunca se sabe...). Interpretado por un inmenso Tony Curtis, en mi papel favorito de toda su carrera (que no es poco), y con un Henry Fonda (tremendo como prácticamente siempre) como el pasma que va a la caza del hombre. Adusta y sobria, sin aspavientos ni mamarrachadas gratuitas porqué si. La peli no escatima tensión ni autenticidad a la hora de abordar la crudeza (que es lo que asusta de verdad, lo que impacta) que no la violencia (los artificios, lo banal, lo que utilizan los narradores menores para tapar lagunas de talento para disimular...¿oido cocina Quentin?), en los crimenes del "perla" de DeSalvo. Además Fleischer se permite una licencia más allá del mero argumento lineal y nos formula, a su manera, una de las eternas cuestiones: ¿és el Mal una enfermedad, como algunos supuestos eruditos afirman, o es algo pérfido a lo que combatir a ultranza? Bueno, aquí el cabrito de Tony parece pasárselo bien cuando no ejerce de criminal, íncluso parece un tipo la mar de majo, el vecino ideal de cualquiera en definitiva.

Sin embargo, por si algo será especialmente recordado este film, será por el antes mencionado montaje. "Partición de cámara" es como se conoce habitualmente el invento. Hoy la cosa ya se ha visto (esporádicamente nunca de forma tan meticulosa como en "El Estrangulador...") en diversas ocasiones, pero de verdad que en el film de Fleischer sigue chocando (y es del 68 !, gran, gran trabajo), y esas viñetas en movimiento que crean una secuencia perfecta, como si de un comic animado se tratara, fueron y son canela en rama.

Las comparaciones con la, íncluso superior, "Anatomía de un Asesinato" de Preminger (un puto 10 como 10 soles de pelicularro), tampoco resultan tan exageradas ni alarmantes, lo que por si solo ya debería animar al más escéptico.

A FAVOR: los actores todos y en especial un Curtis como jamás se ha visto, el argumento -trascendiendo más allá del mero "basado en..."-, el tener uno de los montajes más atrevidos e innovadores jamás llevado a cabo (más en un producto que indie tampoco sería) -obra del tal Marion Rothman bajo la batuta del propio Fleischer-, y cualquiera (en definitiva) de sus abultadas bondades fílmicas que se me pueda estar ahora pasando por alto.

EN CONTRA: que se te pueda haber escapado...

GUZZTOMETRO: 9/10

2 comentarios:

  1. creo haberla visto pero no la recuerdo bien, debe ser que mi neurona no anda fina...a la burrica!

    ResponderEliminar
  2. Como dices, la peli es magnífica, pero en especial ese final tan impresionante y tan alejado de la retórica del cine de intriga.

    Un abrazo, Guzz.

    ResponderEliminar