lunes, 16 de junio de 2008

PERSÉPOLIS (2007)

La tremebunda pieza de animación que sacudió inesperadamente el festival de Cannes del año pasado. Básicamente por una muy minimalista y pulcra apariencia en b/n (con ocasionales y fugaces pasajes a color a modo marcador de capítulos) que aquí SI se viene presentando y tratando como/de un cómic en movimiento.
El viaje de la niña iraní Marji desde la tierna infancia hasta la fuga definitiva del nido materno es sin duda una abertura de ventanas necesaria en los tiempos que corren. Y no solo del cine de animación estoy hablando, ya que la agilidad narrativa es más que acertada y, lo más importante, no se deja que la estética, por peculiar que sea, aparque a un lado la historia que se quiere contar (apúntense esto último malvados detractores burtonianos pues esa es mi virtud favorita del despeinado cineasta yanqui), lo que, visto lo visto, es algo francamente jodido de conseguir.
El argumento rastrea y plasma en movimiento las imágenes de los cuatro comic-books que le preceden: la historia arranca en 1979 cuando Marjane Satrapi tiene unos nueve o diez años y se da un cambio social y político (suerte de pasaje mafaldista en clave iraní) que pone fin a más de cincuenta años de férula del sha de Persia en Irán, dejando paso a la creación de una república islámica. Marji, que ha tenido la suerte (o así se quiere dar a entender) de ser criada como occidental por una, inconformista con el entorno, familia acomodada va creciendo (a la par que la peli) entre viajes introductorios a la historia más (y no tan más) reciente de Irán y la cruda realidad en un lugar donde "abrirse al mundo" es anatema. Mención especial para el personaje de la abuela y del trato que dan a todo el tema bélico acontecido en los años previos al tiempo que refiere esta parte del film. Bueno, para acelerar, la niña crece se va a Viena y París a pasar sus años de estudios secundarios, parcialmente en un internado con unas "hermanas" de lo más puta, donde entra en contacto con el capitalismo primero y con la insalvable pseudobohemia garrula estudiantil merced a los coleguis gafapastiles chupiguays de turno...Al final, tras el desprecio a su procedencia a fin de aparentar lo que no és, el desengaño amoroso de turno y un breve período de vida de homeless (de lo mejor de la peli esto último) la muchacha vuelve a su tierra para enfrentarse al yugo que asola ahora el país: el régimen integrista (de pañuelo en la cabeza y tira pa'lante). Tras algún que otro encontronazo con este "nuevo mundo", que en nada se asemeja a la tierra prometida que se apunta al principio de la historia, acaba emigrando de nuevo a occidente. Y fin...o casi.
Casi, porque de hecho aún no he comentado que se trata de una historia, y obra, autobiográfica al 100%. Es la propia Marjane Satrapi (Rasht, Irán, 1969) quien firma y dibuja el cómic (2000-2003, publicado en castellano y català en nuestras tierras por la colección Nómada de Norma Ed.). De forma que todo está narrado, dibujado o filmado (esto último con la ayuda del cineasta Vincent Paronnaud) en primera persona con total fidelidad...quizá aquí de hecho reside la solidez del resultado final, por lo menos por lo que toca al film.
A modo curiosidad volvemos al Festival de Cannes 2007 ya que tras su mentado estreno las autoridades iraníes no perdieron ocasión de comunicar su repulsa al asunto...Cuidadín Marji...
A FAVOR: el disfrutar de un film de animación adulto sin viajar a imaginarios mundos inventados que, sin ser perfecto (de hecho no han faltado voces críticas ante lo para algunos "simplista" del dibujo de Marjene), si logra picarte durante todo su metraje; la valentía de todos los implicados en el film y, faltaría más, de la propia Satrapi...especialmente por los tiempos que corren.
EN CONTRA: que alguien se pueda hacer la lectura de que la historia de esta "niña de papá" (en la medida que permiten tiempo y lugar) en clave intencionadamente dramática, sea una boutade en comparación a lo vivido por otros infantes (en el mencionado tiempo y lugar del último paréntesis)...Mala cosa con la que estoy en desacuerdo, especialmente ya que es una historia autobiográfica y la artista puede hacer lo que le salga con ella de los estrógenos, por lo que la amargada lectura de "pooobre niña rica" no encaja ni con calzador. Aquí se muestra lo vivido por alguién (alegórico o no) contextualizado donde toca (se recrea, no se inventa...que si se hiciese según como, aún se entendería dicha indignación, como las que te puedes encontrar por los puestus). En resumen, que no se sermonea gratuitamente; la única cosa que no me ha acabado de hacer realmente (dejando de lado alguna que otra parida que uno no puede evitar ser algo tiquismiquis), y a título personal, es el momento teenage-gafapastil de mitad de film pero no problemo, dura poco.
GUZZTOMETRO: 8/10

3 comentarios:

  1. Pues yo tengo muchas ganas de ver esta peli, déjamela.... AH! el despeinado Burton últimamente priotiza la estética a la historia y ésta se resiente en exceso.... por eso le critico.... se ha creído el persoaje que él se creó, una pena...

    ResponderEliminar
  2. Pues no esto de acuerdo con lo del Burton, pero tampoco soy fan hasta el extremo de defenderlo a ultranza ni de empezar un sanguinario debate...Dejémoslo en que es bastante particular (aún siendo comercial hasta la médula) por lo que se entiende y respeta que guste o no al libre albedrío. Particularmente solo dejo de perdonarle un par o tres de pelis, pero creo que, intentando ser objetivo, sus sonados aciertos le exoneran ya de todo mal...por el momento.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar