lunes, 16 de junio de 2008

TESTIGO DE CARGO (1957)

Y al fin Guzzest se viste de largo para su primera "masterpiece" (hasta me he lavado las bambas verdes y me he recortado la barba). Por supuesto un film de Wilder como no podía ser de otra forma siendo el menda el maestro pergeñador de este antro. Con una Marlene Dietrich que se sale en cada fotograma en el que interviene, un Tyrone Power bordando un personaje igual de engañoso que el de la anterior, con Elsa Lanchester desbordando carisma (que no en vano es "The bride of Frankenstein", donde pasea por cierto uno de los mejores peinados jamás vistos) y una considerable retahíla de artistas secundarios que sirven con gran funcionalidad para los espacios que los anteriores dejan en medio...Qué más...Ah, bueno, que Charles Laughton (sin bromas con el sobrepeso de por medio) se los come a todos sin apenas abrir la boca en una de mis interpretaciones preferidas de las que hasta hoy he visto en esto del cine. Sublime lo del tipo este, como siempre claro, pero es que además este film, "Witness for the Prosecution", es tan descaradamente enorme que se mire por donde se mire solo encuentras loas y términos lisonjeros por doquier.

Puede que a algún cultureta de pose le tire para atrás que esté todo sacado de una obra de teatro de la Sra. Christie. Peor para él, aunque "la dama del misterio" terminaba una novela cada tres días (cierto), tiene algunas historias que son realmente de armas tomar y al que la terminología de "obra clásica" no parece calzarle demasiado grande.

Billy Wilder además muestra su buen hacer (no en vano insisto por enésima vez que, si bien hablar de "el mejor director de cine de la historia" con absoluta justícia es materia imposible, para mí este tipo es sin duda el primero de la utópica lista), poniéndose como siempre al servicio de la historia, del argumento, en esta redonda trama de culpables reales y/o relativos a base de juicio y tentetieso, para mayor gloria de sus impagables y (perfectamente) desarrollados personajes con, por supuesto, los insospechados giros de rigor que el género demanda..."El film es la estrella por encima de todo". Y con dicho mantra tampoco le ha ido, le fue vaya, mal del todo. Por cierto que en esto, como de costumbre, también el guión (adaptado en esta ocasión) corre de su cuenta, al fifty-fifty, eso si, con el habitual por entonces Harry Kurnitz.

Ya está. No pienso decir más, ni tan solo el argumento por si alguien no la recuerda bien o (horreur!) no la ha visto todavía el/la pringado/da. Así pues:

A FAVOR: todo.

EN CONTRA: ¿?







GUZZTOMETRO: 11/10

3 comentarios:

  1. Imprescindible película según todo cinéfilo que se precie, yo no la he visto, algún día tendré que hacerlo... así que no soy cinéfilo, eso se lo dejo a Guzzest, a mi solo me gusta llevar la contraria, así que... esta peli es una mierda

    ResponderEliminar
  2. Maldito blasfemo cagamandurrias !
    Además no me llames "cinéfilo" (que implica cierto elemento gafapastil y me da rabia), que a mí no se me insulta así como así. No en mi blog en cualquier caso...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar