miércoles, 23 de julio de 2008

BLUE IN THE FACE (1995)

Curiosa y muy loable iniciativa el film éste. Mientras andaban liados con la muy recomendable "Smoke", Paul Auster y Wayne Wang descubrieron el valor nada agazapado y evidente que tenía el rol de Harvey Keitel en dicho film, sobresaliendo notablemente del resto de papeles (excelentes todos) que habían creado. Y es que el Auggie de "Smoke" rezuma carisma por todos los costados.
De esta manera el par de hachas (para lo ocasión eso si...que el Auster es un excepcional novelista -o a mí me lo parece- pero se pilló los dedos cosa mala con su siguiente film, el primero ya en solitario, "Lulu in the bridge", y Wang bueno...la verdad es que me parece un cutre de cal deu a tenor de su filmografía posterior a estos films -indagaré en lo anterior, que tiene mejor pinta y ya si eso lo comentamos-), desarrollaron un proyecto sobre el ínclito estanquero de aquella determinada y concreta esquina de Brooklyn.
Pero no sería ese el único argumento del film. Mezclados con los momentos convencionales del asunto (donde hay cameos a troche moche, de la Sorvino hasta el J.Fox pasando por la mismísima Madonna), en los que se nos muestra el día a día de Auggie y los parroquianos del local donde trabaja, aparecen -a modo falso documental- conversaciones sobre el tabaco, y la interacción con el barrio donde transcurre la historia de los implicados, del propio personaje de Keitel con nada menos que Jim Jarmusch, o también vemos asomar la jeta a un Lou Reed haciendo lo propio, como si de una entrevista ficticia se tratase, tras el mostrador explicándonos lo suyo. No es que sea la repanocha en cuanto a trascendencia lo uno o lo otro pero mola ver a tan ilustres y admirables artistas poner su granillo de nicotina al tema.
Sin embargo, volvamos a empezar, la estrella es Auggie. y todo está dirigido y/o centrado en él. De esta forma, cosa de Auster cabe suponer, se crea para la ocasión un pequeño esbozo de historia en la que se nos explica que el propietario del establecimiento ha recibido una jugosa oferta por el mismo y que está a punto de cerrar la venta...Al final nuestro estanquero favorito consigue convencer al tipo con la ayuda, involuntaria e indirecta, de la esposa de aquel interpretada por la fogosa y bastante expeditiva Roseanne (Dot, en el film). El resto todo son gags. Buenos, muy buenos, divertidos o muy divertidos, que tratan con éxito de mostrar lo cotidiano de la vida en esa parte y momento del mundo.
Especialmente recomendable si la podéis ver tras "Smoke" (que es superior y particularmente me merece un puntico más) para rebajar su tensión dramático-literaria tan bien resuelta y zambulliros de lleno en algo más ligero, pero también memorable, con uno de los personajes cinematográficos con mayor carisma de los 90, bordado con bisturí por un actor de los que ya casi no quedan.
A FAVOR: todo el proyecto en si es digno de aplauso, pero se debe destacar, obvio, a ese Harvey Keitel que lleva todo el peso del film como quien se rasca los cojines...Chapeau.
EN CONTRA: está encarada como un proyecto menor bajo el ala del film nodriza que es/fue "Smoke". De esta forma supongo que aquellos que no estén sobreaviso y busquen una intensidad dramática en los personajes de ésta que sea comparable a la de la otra (teniendo en cuenta quien firma el 50% de la autoría de la peli) se pueden llevar un chasco...Pero eso es un suponer, claro, y si entendemos todos que son dos cosas tan parecidas de aspecto como distintas de fondo, solo nos quedará ya disfrutar como un/a berraco/a.
GUZZTOMETRO: 8/10

1 comentario:

  1. A mi smoke me parece sublime, y está no la recuerdo con exactitud para dar una opinión. Espero que al igual que hiciste con Smoke, este film llegue a mis manos. y creo, que siguiendo por el camino azul vas por buen camino, espero impaciente la siguiente crítica... qué nervios!

    ResponderEliminar