miércoles, 9 de julio de 2008

DETECTIVE PRIVADO (1978)

"The big sleep" en el original y, en efecto, otra versión de la novela del coloso de la novela negra Raymond Chandler. Nada que ver con la de Hawks, con Humphrey y Bacall, del 46. Aquella es mejor en todos los sentidos excepto en lo del argumento, claro (donde tres guionistas, entre ellos el mismísimo William Faulkner, se pasaban por el forro la novela para dar más cancha a los personajes en demérito de la historia...por lo visto se puede hacer un blog entero únicamente con lo sucedido durante el rodaje de ese film por la parte que al guión toca, en el más puro estilo "Casablanca") Esta versión del 78 es más fiel a la novela aunque cambiando, eso sí, las nueces de California por las majestuosas mansiones británicas.
La motivación para hablar de este film es algo intrincada. Tras el varapalo que le metí al tal Michael Winner en la, ahora, penúltima entrada, me puse a buscar algo con lo que honrar al tipo (más que nada porque, insisto, alguien que ha currado con tal crisol de actorazos, algo realmente bueno tiene que tener...) Rebuscando pues en su filmografía me encuentro con el citado "The big sleep" (coño !, debe ser un remake), entro en la ficha: Mitchum, Stewart, Collins, Reed...Pero hombre, si esto es "Detective privado" ! Peli que ya me conozco yo bastante, via Vhs, de hace la tira. Más que nada (íncluso por encima de mi querencia por la otra versión) por ser un fan del gran Chandler en general, y de Phillip Marlowe en particular.
Tras caer en la cuenta pues...Joder, no entiendo nada! Con tal elenco y la cosa no cuaja casi en ningún momento como sin duda podría...No se a qué viene (a que vino, vamos) tanto margen de error de la industria para con el tal Winner. Vale que a Mitchum se le ha pasado el arroz (mantiene la percha si, pero la cara tiene más arrugas que un concierto de los Stones en Benidorn), que el papel de Stewart, aunque determinante en la trama, tampoco es algo a destacar especialmente más allá de lo figurativo, que las actrices que encarnan a las dos hermanas Sarah Miles y Candy Clark hagan un alegato a favor de la sobreactuación desmedida en casi cada plano (la primera no para de sacar la lengua -sabe dios porqué- y la segunda más que yonqui parece una psicópata salida de madre), que Reed, Richard Boone (secundario habitual en sobreproducciones de los 50's) Edward Fox (el de la versión buena de "The day of the Jackal"), y alguno más, estén claramente desaprovechados,o por supuesto, que la Collins confirme aquí su nivel interpretativo de "Dinastía" y poca cosa más... Con todo la suma de las partes, entre los actores, que antipatías a parte es de cajón admitir que aquí el más tonto te hace un triple pentium con folra i manilles (dejando de lado a la Collins, que no estorba pero es el papel más chorras de todos), y lo sólido del argumento (suerte de novela negra sin el menor atisbo de goteras), hacen francamente duro el que la cosa no brille de distinta manera...El tipo, el tal Winner, va a su puta bola: ahora pongo una voz en off con los pensamientos del protagonista, ahora me olvido de ello, ahora lo recupero al cabo de una hora de peli... Sirva eso como ejemplo, pero también el hecho de que no es de recibo el ritmo cansino (no esperó ver correr, o dando volteretas a lo Bruce Lee, a Mitchum estando tan viejuno...pero pon algún diálogo más coño, que no creo que vaya a subir el pan), la falta de interés en la dirección de actores en general (a veces parece que vayan con el piloto automático, sin implicarse demasiado con la historia ni su personaje), el filmar exteriores como si esto fuera la comunión de su sobrina Manoli ("yo si eso dejo aquí el objetivo y me voy a por una caña..."), o el poco cariño puesto en parte de los diálogos escogidos en los que se tira de cliché y tentetieso -sin pensar ni tener en cuenta en absoluto el desfase cronológico: imágenes de los 70, diálogos de los 40- (de hecho en la versión de Hawks parecen mil veces más modernos e intencionados, a pesar de las tres décadas de diferencia).
Con todo, gracias a la magia de Chandler el asunto logra llegar al "Psché, esta bien" sin más, ya que el argumento, insisto, y especialmente si te va el género de novela negra es para enmarcar.
A FAVOR: el argumento y la aparición de los citados actores secundarios (a sumar Harry Andrews -el hombre que nació para ser mayordomo en las películas-, y el tremebundo Colin Blakely -el inolvidable Watson de la incursión de Wilder en el personaje de Sherlock- que logran dar algo de profundidad a la cosa.
EN CONTRA: el director, sobretodo en lo que a dirección actoral toca, que hasta logra quitarle carisma a Mitchum y desaprovechar a todo un Stewart, por caducos que esten y resulten aquí...Capítulo aparte para las dos hermanitas, la sobrevalorada para mí Sarah Miles (cuya presunta femme fatale, muy poco creíble, casi acaba con la vida de la Bacall en un ataque de descojone tras ver esto), y la pirada interpretación de la televisiva Candy Clark que no hay por donde pillarla.
GUZZTOMETRO: 6/10
ANECDOTARIO: como no he puesto la sinopsis ni nada, recordaré -a modo compensación- una de las frases míticas de mi muy admirado Mitchum, quién como es bien sabido se choteó toda la vida del trabajo de actor...A la pregunta de un fan/periodista, impresionado por la ominosa presencia e intensidad de las interpretaciones del actor, consistente en: "¿Qué técnicas de interpretación ha estudiado o utiliza para desarrollar su arte?", Robert tras una larga pausa contestó: "Mmm, básicamente son dos: a pie y a caballo"...Si es que no ha habido ninguno más chulo coñe...

2 comentarios:

  1. Pues si esto lo hace para compensar a Michael Winner por la anterior entrada que dirás de él cuando quieras joderle... yo ya he visto la peli, y a parte del duro mas duro, la peli, podemos decir que es una basura, así es, puro container.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, sin pasarse que tampoco es tan horrible...

    ResponderEliminar