martes, 15 de julio de 2008

LEGEND (1985)

La carrera de Ridley Scott se divide de manera evidente en dos facciones. Hastal el 91 con "Thelma & Louise" y a posteriori, que es...otro rollo. No le negaré yo sus momentos (puntuales y contados, eso si) de buen tino a "Gladiator" o "American gangster" pero lo cierto es que ya nada es lo mismo, y Ridley pasó de convertirse en referencia a generador de blockbusters sobreproducidos (cosas como "Black hawk down" y/o "1492" son como bastante imperdonables) o auténticos truñazos, ya sin maquillaje a valer ( e igualmente sobreproducidos, por supuesto, como "La teniente O'Neil", "Hannibal", o "El reino de los cielos").
Vamos con el Ridley de la primera etapa pues. El que interesa.
Sin tener nada especialmente malo "La sombra del testigo" (87), con el patillero Berenger en danza, fue sin duda un paso atrás (dado que tampoco tenía nada especialmente bueno), el primero -al menos de forma clara- en su carrera. Don Ridley, erre que erre, quería tener su thriller de nueva hornada susceptible de ser reseñado, y lo medio logró de rasquis (sin piruetas, con corrección y poco más) en "Black rain" (89) . Por suerte, con la anteriormente citada peli con la Sarandon y la Davis el tipo se desquitaría ofreciendo algo digno de lo que de él (antaño) se esperaba.
Antes de todo eso, en los últimos setenta y primeros ochenta, Ridley parecía que iba a ser poco menos que el dios del cine: "The duellists" (ninguneada pelicularra sobre la descomunal novela corta de Conrad) y la dupla definitiva de la ciencia ficción "Alien"/"Blade runner" (sendos dieces del coponazo bendito), dan fe de ello.
En medio de todo eso nos encontramos con este "Legend". Cuento fantasioso en la línea de "Cristal oscuro", "La historia interminable" o "Willow" que, debido a pertenecer a un género tan poco prolífico -por desgracia-, ha quedado como referencia ochentera insaltable. Pero ay, al igual que pasa con la recreación en imágenes de la obra de Ende (a la que, seamos justos, este "Legend" pega varias docenas de patadas), el tiempo la pone en su sitio y hoy la cosa nos queda como otro vehículo de disfrute a nivel nostálgico, y casi en exclusiva, para los que estamos implicados generacionalmente.
Argumento: el Señor del Mal quiere desolar el mundo de los vivos privándolo de la luz. Para ello se quiere cargar a unos unicornios a fin de extinguir su especie lo que por lo visto, y aquí hay que hacer un esfuerzo por entrar en el juego, crea una clara causa-efecto. La manera requerida a fin de atraerlos y darles caza pasa por una trampa. En este caso la "inocencia", y la encarnación de dicha "inocencia"... que no es la panadera del barrio, sino la princesa Lily, perteneciente al mundo de los mortales y que tiene al alcance a los animalicos de marras merced a un bosquímano algo capullo llamado Jack con el que flirtea a troche moche... A partir de ahí los trasgos subalternos del Sr. del Mal hacen lo suyo, raptando a la repelente princesa por el camino, y generando la búsqueda por parte del tal Jack, un par de gnomos francamente gilipollas y un niño duende (el mejor personaje sin careta del film) con la intención de salvar al mundo amenazado por la oscuridad eterna (y a la "inocencia" de rebote).
Sin duda lo peor del film es el guión por lo tocante a la "parte hablada". La historia, como cuento de fantasía que és, no está mal y las imágenes del mundo de fábula recreado para la ocasión aguanta sorprendentemente bien el paso del tiempo, así como la caracterización de personajes que también está lograda. Pero los diálogos...o están mal doblados/traducidos o los guionistas estuvieron pensando en un film de cine mudo hasta diez segundos antes de empezar a rodar (la debería ver en VO para dilucidar la duda en cualquier caso). A la Princesa Lily, interpretada por la olvidada y ochentera Mia Sara, le tiene inefablemente manía, sino odio, cualquier hijo/a temeroso/a de dios/a solo verla (ya cuando empieza a cantar, hay que echar -directamente- mano a cubo y mocho para fregar los esputos de bilis que te crea la tía...) El futuro cienciólogo Cruise es carne de colleja con su empanadísimo personaje...De hecho uno y otro son el paradigma de lo baboso y sobreedulcorado...así como cualquier personaje del film, dentro de la facción de los "buenos" (exceptuando al duende anteriormente citado). Los trasgos mongoloides al servicio del malvado (hay uno que habla en verso, el cabecilla de hecho, y que nos hace apretar los puños y mirar de reojo el mando del dvd en más de una ocasión) también son de juzgado de guardia.
En lo bueno, por supuesto, tenemos al Señor del Mal con el impagable Tim Curry (el de "Rocky Horror Picture Show" para que decir más) bajo capas y capas de maquillaje. Suerte de demonio con grandes e interminables cornas que es, sin duda, una de los personajes más carismáticos e inolvidables dentro de este fantasioso subgénero del cine de aventuras. A sumar lo ya mencionado de las caracterizaciones (que no por repelentes los personajes dejan de estar bien resueltos estéticamente) y decorados. Y otros momentos que te sorprenden por lo violento e impactante de su presencia, como los celadores (cuya primera puesta en escena nos remite prácticamente a Leatherface pero sin serrucho de por medio) o la acojonante bruja del lago que parece secuestrada de Posesión Infernal. Esos dos últimos detalles de hecho plasman lo ambivalente de esta peli: asquerosamente dulce por un lado -sobretodo en la primera mitad del film-(hasta hay un fuego fatuo que se transforma en hada a lo Campanilla y que al hacerse grande crea pompas de jabón alrededor...cágate lorito) y tremendamente oscura por otro...Si metes en la coctelcao a la mencionada "Evil dead", "Mary Poppins" y "Cristal oscuro" te sale este "Legend" vamos...
Para terminar, es de recibo admitirle a Scott dos grandes aciertos en forma de secuencia como la búsqueda-homenaje sumergida del anillo en el lago (¿a qué nos recuerda esto, mi tesoro?) o la reversión del mito del pecado original cuando el demonio tienta, con bienes materiales, a la joven princesita de los huevos haciendo trontollar su (presupuesta) pureza...
A FAVOR: caracterización de personajes (los malos mayormente -quitando a los chorras, demasiado infantiles y evitables trasgos- que son la ostia), decorados y un argumento que calza la mar de bien con sendas virtudes.
EN CONTRA: los "buenos" del film que son directamente odiosos casi en su totalidad, sobretodo por las soplapolleces que les hacen decir...y, en definitiva, toda la parte infantiloide de la peli que parece no entender, en no pocos momentos, que ser niño no implica ser tonto del culo (cosas del pasado supongo...hoy día con la play, los Gb y todas las cosicas que conlleva la high technology, tal cosa es impensable.............) No creo que merezca llegar al notable, finalmente, porque su dirección, tras ver el film, parece no haberse atrevido a tomar partido entre las gominolas y el orujo, quedando el todo final como una extraña compota, 50% insufrible/50% memorable, de complicada ingestión...¿Por qué no un 5 entonces, si tan exacta es la división de pros y contras? Pues por el Señor del Mal, por supuesto.
GUZZTOMETRO: 6/10

1 comentario:

  1. creo que la tengo por casa en un dvdese de nikochana, volveré a verla, pero en evrsión original, no soporto las voces dobladas y menos en los ochenta!, no me acuerdo muy bien pero de pequeño me gustó bastante....

    ResponderEliminar