sábado, 5 de julio de 2008

MISTERIOSO ASESINATO EN MANHATTAN (1993)

La pregunta se presenta sola: ¿por qué cojones todo el mundo se atreve hoy en día a meterse con Woody? Criticar a maestros como Fellini, Bergman o Scorsese, por ejemplo, es motivo de criminalización inmediata. Sin embargo, la cantidad de films susceptibles de ser obras maestras , o que lo son más allá de toda duda, de cada uno de esos tres colosales cineastas no alcanzan en número (me atrevo a afirmarlo sin rubor alguno) a las conseguidas por Allen, midiendo objetivamente y por el mismo rasero, en una carrera que abarca hasta el momento más de cuatro décadas en las que cabe, ciertamente, de todo.
Soy muy fan de Woody Allen como sabe todo el que me conoce pero creo que no le falta objetividad, insisto, al planteamiento del párrafo anterior.
Su problema, pienso yo, es la cercanía, la humildad y sencillez de su cine que de manera absolutamente gratuita es a veces ninguneada, confundiendo además según que gentes, esnobismo por parodia y/o autoparodia (qué es lo que a otros nos hace tan entrañable al feote y verborreico individuo). Qúe fácil es olvidar aquello, comúnmente y para algunos, de que lo más sencillo es con frecuencia lo mas difícil. Creo que un tipo que viene facturando un film al año desde hace cuarenta y que, si exceptuamos "Celebrity" y "Todo lo demás" - e incluso eso, siempre en mi muy humilde opinión-, en casi ningún caso podemos hablar abiertamente de "truñaco", y que por el camino ha dejado huella "pa los restos" en no menos de una decena de veces ya lo ha dicho todo. En cualquier caso da miedo pensar en lo que diran los eruditos cinéfilos de aquí a medio siglo de la obra de este sin par director, escritor y actor de cine, en contraste con las culebras con las que hoy te puede regalar el enteraillo de turno.
Ahora la coña es meterse con su peli barcelonesa (de muy ridículo título) por estrenar, con enjundia y sin misericordia (qué mas da haberla visto o no, por supuesto), olvidando en el proceso que estamos ante el autor de "Annie Hall", "Manhattan", "Recuerdos", "Delitos y faltas", "Hannah y sus hermanas", "Dias de radio", "Otra mujer", "El dormilón", "La última noche de Boris Gruschenko", "Interiores", "Balas sobre Broadway", "Sombras y niebla" y tantas otras, como por ejemplo (claro ejemplo) este "Manhattan murder mistery", que muchos nos sabemos de memoria y tenemos, o eso me gusta pensar, en un merecido pedestal. Ni que sea por ser la comedia más lograda de todo un decenio (solo superada por el Lebowski de los Coen, para mí, autores que adoro pero que también rallan pot debajo del ominoso global de la obra del enjuto neoyorquino de marras).
El argumento, los gags y chistes nos los sabemos casi todos supongo. Lo obsesivo y casi claustrofóbico, a veces, de la narración visual del film ya es parte de la historia (cámara al hombro, a veces con hipo parece, y "pa'lante") . Con todo, este film con su pocker de ases interpretativo (elige el que quieras que no fallarás) y un argumento dinámico como pocas veces encontrarás en el opus del gafotas este, convierten el evento en algo especial..."Queremos -no se cuantos- dólares en billetes pequeños y sin marcar...o grandes y marcados si prefiere esa modalidad"...Para qué decir más.
Sé que apenas he hablado de la peli en si. Pero es a propósito. He elegido uno de sus films de la tercera época más manidos y socorridos (e infalibles) para reivindicar (como si le hiciera maldita la falta) a un genio del cine que quizá, y más que quizá, se trata demasiado a la ligera desde hace unos años. Aunque "Desmontando a Harry", "Match Point", "Scoop" o "El sueño de Cassandra" (entre otras, aún sin ser ninguna "Manhattan" obviamente -con la posible excepción de la primera que creo que no esta valorada como debiera-) sean cada una de ellas de lo más destacado de su año, por mucho que pueda joder a algunos.
Aunque como actores de comedia prefiera a Groucho, Cleese o Sellers, y como director de comedia a Wilder, no seré yo quien los ponga demasiado por encima de Allen...por eso, anteriormente mencionado, de que el tiempo pasa y cuando de aquí X décadas la obra del semita más famoso de N.Y. le convierta, imposible errar creo yo, en uno de los diez directores más importantes de la historia del cine, sin duda a caber, muchos en el asilo van a enrojecer de vergüenza por las gilipolleces que han dicho, al no darse cuenta de que un film mediano de este tipo se caga, casi siempre, en el 99% de lo ofrecido cada año de la puta vida...y qué nos dure.
Para que decir más sobre el film de la entrada, repito y acabo, una comedia de situación aposentada sobre una variopinta tormenta dialéctica (desde lo más ingenioso hasta lo más chorra encontramos aquí) servido todo ello a trescientos por hora, sin tregua ni cuartel.
A FAVOR: actores, argumento y diálogos, música y dirección.
EN CONTRA: que la antipatía al Allen cómico, o al Allen famosete, que algunos profesan, les impida ver y saborear una comedia tan redonda como solo el que la firma (y muy, muy pocos más) han podido efectuar tras casi un siglo de séptimo arte, sin perder además un ápice de humildad y austera autenticidad en el trayecto.
GUZZTOMETRO: 9/10
Pd: No intenten farolear a un farolero...

5 comentarios:

  1. Muy buena peli, para que negarlo, pero el gafitas tiene mejores, mucho mejores, y aunque ésta es muy divertida, Mr. Allen aún tiene muchísimo mas divertidias. En cualquier caso, gran film. Por otra parte, creo que todo el mundo es criticable, y Woody en los noventa ha hecho peliculas muy por debajo de su nivel, y auqneu su nivel sea execesivamente alto hay que decirlo, seguramente comparado con otros cineastas de los noventa seguía siendo un genio, pero al compararlo con su obra, sus años noventa saben a poco.

    ResponderEliminar
  2. Todo el mundo es criticable, faltaría más (hasta la mismísima Grace Kelly), pero un cosa es criticar y otra muy distinta es echar mierda, desprestigiar porqué si o ningunear con desmedida impunidad...Esto va particularmente por según que gentes que firman en revistas de cine, supuestamente serias (que ya aclaro que menos la que pongo en el lateral del blog para mí no se salva ni una), de este país.

    ResponderEliminar
  3. En cuanto a lo de comparar lo actual con lo pasado...El problema, dejando de lado el par que no me gustan, es que a Woody lo hemos tenido aquí y ahora. ¿Comparamos el Hitch de los 50's con el de los 70's? ¿O el Edwards de los 60's con el de los 80's?... Y con todo "Frenesí" o "S.O.B", son pelis que no están nada, nada mal...El problemas del 80% del Allen post "Balas sobre Broadway" es básicamente el tiempo...el poco tiempo que hace de ello en concreto. ¿Qué ya no hace nueves y dieces como churros? Pos vale, pero un siete u ocho de Woody (y alguna que otra que merece mayor consideración, pienso yo, de esta reciente etapa...al tiempo y al loro), hoy en día, es algo a tener muy en cuenta in my opinion.

    ResponderEliminar
  4. no estoy de acuerdo contigo, puede que a ti te parezcan obras maestras pero Granujas a medio pelo, La maldición del escorpión de jade y Un final made in Hollywood son muy flojas, pero muy muy flojas, les falta chispa, luego tenemos Todos dicen i love you, Celebrity, Todo lo demás y Melinda Melinda que son una putísima mierda. A mi me gusta Allen pero no lo tengo santificado, sus mejores años ya han pasado y miedo me da Vicky Cristina Barcelona, espero de verdad equivocarme.

    ResponderEliminar
  5. Si, seguramente "Melinda Melinda" está al borde del abim-mo, la tercera peli de Allen que menos me gusta...La tercera de 40...Quizá con otro casting (que asco da el rizos ese)
    Por ceñirme a las que has puesto, por otro lado: "Granujas..." tiene su coña aún sin ser un gran film (gran personaje el de la cuñada, y cuando Woody y sus compinches se dedican al hedonismo siendo ya millonarios la cosa tiene también su miga: -"¿Qué tienes".-"Pareja de doses"-."Mierda !, creí que ibas de farol !"); el "...Jade" me parece una película más mejor cuya única pega es la insufribla actriz co-protagonista, el resto (con los momentos de hipnosis por montera) está todo muy bien (esa Theron desnuda diciendo "Voy a ponerme algo más cómodo" y el gafotas pensando en voz alta: "¿Qué se va a poner?...¿loción de afeitar?"); finalmente "Hollywood ending", para mí la mejor de las tres que has puesto és, además de la consabida comedia, una crítica del director al fast-food del cine actual en el lugar que se menciona en el título desde varios frentes("No puedo dirigir la película, ¿estás loco?, estoy ciego !"...-"Pero, ¿tú has visto las películas que hacen ahora?")...Además en VO gana mucho que lo sepas.

    ResponderEliminar