jueves, 3 de julio de 2008

SOLTEROS (1992)

Como no dejo de sentirme culpable por haberle puesto un punto de más a "Rounders" (por el único motivo de mi maquiavelismo mental de turno), a modo penitencia voy ahora a desmitificar un film de esos que me marcó el final de la adolescencia y cuyo interés, francamente, ha quedado indebatiblemente diluido, cosa mala, por el paso de los años: "Singles" de Cameron Crowe. "La peli del grunge", para más señas.
No sé si vale la pena entrar en detalles con un argumento que se podría resumir tranquilamente en apenas dos líneas (las vivencias amorosas y desamorosas de unos jovenes que buscan la emancipación, cada uno a su manera, en la ciudad de la lluvia en plena efervescencia del "seattle sound")... Aunque quizá, bien mirado, son los detalles esporádicos los que a día de hoy salvarían al film del cate (en el Guzztometro, al menos)
Ni que decir tiene que el tal Crowe, que al principio prometía, se ha acabado convirtiendo en una locomotora inagotable de dirigir truños ("Almost famous", "Vanilla Sky", "Jerry -enseñame la pasta- Maguire"...) Los papeles de Campbell Scott (el hoy casi desaparecido sobrino del mismísimo "Patton") y de Kyra "Closer" Sedwick (señora Bacon...o Panceta que es lo mismo) no están del todo mal. En su momento me hicieron gracia. Ahora visto en perspectiva se da cuenta uno de que, quitados los cuatro gags cómicos, la parte dramática es una colección de tópicos de manual. Bastante justita su historia como para ser el hilo conductor protagonista que pretende. Lo de la sobrinácea Bridget es bastante peor. Suerte de Ally McBeal en versión camarera post-adolescente cuya actitud nos acerca peligrosamente a la de los cabestros protas de Melrose Pl. y similares. El resto de colegas tampoco tienen mayor importancia, algun gag suelto y punto... con una excepción, el papel interpretado por Matt Dillon como frontman de una bastante chunga formación de rock local. Merece punto y a parte a fin de contextualizar la cosa (ni que sea porque es lo que más me agrada a mí del film).
Durante los 80 algunas bandas de rock yanqui regurgitaron el punk rock más histórico (de los Stooges, Dolls y Mc5 hasta los Ramones y la camada británica) y lo mezclaron con diversas visiones del rock clásico (según el artistazo de cabecera del pollo en cuestión). Así Replacements, Black Flag, Hüsker Dü o Big Black (y alguno más), pusieron la alfombra para que Sonic Youth (estos van a caballo entre sendas etapas), Pixies, Dinosaur Jr, etc... se hicieran un nombre al otro lado del charco. Como suele pasar la chispa se encuentra en canciones determinadas. Así mientras "Teen age riot" retrotraía a la Velvet a veinte años después a guitarrazo limpio, y "Debaser" aceleraba el discurso de la new wave a doscientos por hora o "Freak scene" demostraba que el registro de Neil y cia. podía propulsarse hasta el infinito en su vertiente indie, aparecía otro "himno" todavía más caústico si cabe (aunque de inferior nivel, es evidente y para qué negarlo): "Touch me, i'm sick" de unos tal Mudhoney, cerrando así -con su asesino riff recalcitrante- el poker de ases de rock "alternativos" de finales de los 80, cuando dicho concepto tenía aún algún sentido. Después ya vendrían los Nirvana, Pearl Jam y demás pero, el eje del mal está aquí.
Tras el rollaco volvamos con Matt Dillon y "Singles". Dillon es aquí el alter ego de Mark Arm (vocalista de esos tal Mudhoney-formación todavía en activo y en bastante buena forma por cierto-), y lider de unos tal Citizen Dick ("ciudadano polla", en efecto...) cuyo principal hit "Touch me, i'm dick" (...), no ofrece dudas con el paralelismo apuntado. Otras cosas, como la actitud mesiánica o la tontería congénita que lleva encima el personaje/cantante se van desarrollando durante el rodaje de la peli ofreciendo en clave cómica los mejores pasajes de la misma.
Otra cosa a apuntar en el haber son la aparición de según que abanderados del "seattle sound" y algún guiño al "make it yourself" que dicho estilo propugnaba (entre otras cosas como: la vida es una mierda, todo el mundo miente, vamos a suicidarnos al monte...y otras alegrías varias). A colación de esto último, destaca la escena donde una de los miembros del grupo de colegas se va a un editor visual para que le haga un video a fin de ponerlo en un programa de contactos (incipiente historia en aquellos días) a fin de conseguir novio (el citado editor es nada menos que Tim Burton y en la escena, para más inri, suenan los Pixies de fondo...mu bien mu bien)
En cuanto a lo de los "abanderados"mencionados...bien, por ejemplo está el hecho de que los otros tres miembros de Citizen Dick son Eddie Vedder, Jeff Ament y Stone Gossard (vocalista, bajista y guitarra de Pearl Jam). Las actuaciones en directo de Soundgarden (Cornell aparece también más adelante haciendo un cameo) y Alice in chains, es toda una declaración de intenciones (el contexto por encima de la historia de los personajes). Hay otras cosicas claro. Muchas de ellas se incluyen en la recomendable banda sonora que incluye, por ejemplo, canciones de los majestuosos y cruelmente ignorados Screaming Trees, de los por entonces ignotos Smashing Pumpkins o de, como no, Mother Love Bone banda madre de la que saldrían la Mermelada Púrpura y el Jardín Sonoro, en definitiva (más alguna que otra acertada visita que lamentablemente no aparece en el álbum oficial, como el "She sells sanctuary" de The Cult).
A destacar, finalmente, las canciones de Paul "Replacement" Westerberg que de hecho firma la bso, y el "May this be love"de Hendrix...o es que alguien creía que en una peli sobre Seattle y música rock no iba aparecer Jimi !
A FAVOR: la banda sonora y el papel de Matt Dillon.
EN CONTRA: el resto de papeles que resultan algo insulsos y el que haya tenido que hablar de rock en "un blog de sine" ya que la peli por si misma, si quitamos el tema musical con todos sus derivados, tampoco vendría a ser la panacea...Resumiendo, es lo malo de hacer algo creativo que se debe al 100% a un lugar y a un momento: o te queda de cojones o se queda anclado ahí precisamente, en ese lugar y ese momento, como es el caso.
GUZZTOMETRO: 5/10

4 comentarios:

  1. Pastelosa, pastelosa, a parte de Dillon uno de los mejores actores de su generación la peli es un osbrenao pastel, música incluída... yo creo que un 4/10 era lo justo, o un 3.5, no mas. Para disfrutar de verdad de Dillon ver Drugstore cowboy esa peli si que me marcó no esta moñada...

    ResponderEliminar
  2. Pues EN SU MOMENTO no estuvo mal, aunque hoy sea una peli de siesta. No le pongo un cate, cruel Nicochan, porque solo lo hago con aquellos films en los que realmente no haya nada a donde agarrarse...Aquí el papel de Dillon, como ya hemos dicho, y gran parte del contenido musical que tu detestas por preferir las moñadas british de poco después... por el tema generacional supongo, que no en vano soy -muy poquito pero algo más- viejuno, y el ir con gente de 16 o de 14 se nota mucho a esas edades. Por cierto que antes de empezar a sacar a Dylan, los Stones, a su madre en patinete y a todos los que nos gustan a ambos y que son buenos de verdad, finiquitemos el tema quedándote tú con el "wonderwall" y yo con el "Jeremy"...jovencito :-)

    ResponderEliminar
  3. wonderwall??? yo??? no, amigo, te equivocas, yo soy mas de "Richard the third" de supergrass, y de "Parklife" de Blur, los Oasis a mi me la repanplinfan... no me insultes Guzz, es como si to te digo que tú te quedas con el "all i want" de offspring. Y punto.

    ResponderEliminar
  4. Ostia Offesprin, queajco, aquí te has pasado...

    ResponderEliminar