viernes, 26 de septiembre de 2008

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA (1987)


Producción francesa con veterano escritor y director italiano al frente (Francesco Rosi) y sobre la ultrapopular obra de García Márquez.
No es este un blog con ínfulas literarias (pobre indigno de mí) y si además señalo que lo del realismo mágico en concreto me la trae bastante lironda (acabe "100 años..." más por cabezón que otra cosa...me cago en Macondo y todos sus transeuntes si se prefiere) ya la he acabado de liar a ojos de talibanes y puristas de tan noble y antiguo arte. Creo que siempre he leído en mayor o menor cuantía de obras (sin entrar a valorar la cualidad de las mismas) con cierta regularidad. En los mejores tiempos, aquellos en los que trasteaba con cuatro o cinco libracos al unísono, cayó en mi poder buena parte de la obra del famoso Nobel colombiano. Como aunque mis conocimientos de cine o música son modestos (que no lo son tanto pero me hago el humilde que siempre queda bien...), los de literatura son ya de un "a granel" que quita el hipo, no me avergüenza decir que Márquez en lo que a su obra se refiere no es mucho de mi interés. A lo del "RM" cabe sumar sus escritos de carácter periodístico que tampoco me hacen mucho no...Sin embargo, esta "Crónica de una muerte anunciada" es una de mis novelas favoritas de siempre, mira tú. Obviamente nos podemos creer que es un hecho real (su autor así lo asegura, ubicándolo en algun momento de su infancia), pero tampoco eso sería definitorio o definitivo. La historia tiene una fuerza tan brutal que te mantiene en tensión a poco que uno entienda el significado de las palabras. Va la conocida sinopsis encontrada "de por la ré" que lo mismo sirve para la peli que para la célebre novela:
"En un pequeño pueblo, Santiago Nassar ha sido acuchillado durante la mañana. Los hermanos Vicario habían declarado abiertamente que lo matarían en venganza por haber deshonrado a su hermana menor. Todos los habitantes sabían de sus intenciones, pero nadie advirtió a la víctima".
Esa es, repito, la sinopsis. La que a grosso modo encontramos al buscar así al tun-tun en cualquier página al uso...No parece gran cosa por si misma pero los matices, algunos detalles puntuales (y vitales) que ahí no se reflejan y, SOBRETODO, el excepcionalmente brillante uso del tiempo en el que se transcurre la acción de la historia (en gran medida lo que hace levantar la liebre del escepticismo en su pretendida autenticidad), convierten el guiso en algo memorable.
Toda la trama arranca cuando Angela Vicario (Ornella Muti) pasa la noche de bodas tras la alegre boda en casa de Bayardo San Román (un desconocidísimo entonces Rupert Everett). Existe la tradición en ese pueblo de tender orgullosamente la sábana nupcial a fin de mostrar "la mancha", eso viene a ser la confirmación de la unión. Sin embargo, ay, la tal Angela no es virgen y es "devuelta" a sus progenitores para vergüenza de la pobre familia de la novia. Esta insiste a su hija y la aprehende (que bonita palabra que quería poner y no sabía como) para que delate a su amante. Angela en un ataque de agobio facilita el nombre Santiago Nasar (Anthony Delon, que no es tan guapo como su padre pero ya da el tipo), el hijo del cacique mandamás del pueblo, en la seguridad de que sus hermanos, un par de matones de cuidao -amigos del "condenado" para más inri-, no tendrán narices de ir a por él...pero se equivoca, claro. El resto de la historia es la interacción de los hermanos Vicario y del citado Nassar con el resto del pueblo. Aquí el lector (mucho más que el visualizador, al referirnos al film, obviamente) vive un suspense en crescendo continuo que acaba de la única forma que podía acabar, a menos que uno se ponga a ver o leer la cosa sin haber leído el título antes...
No he entrado al trapo a hablar de lo que me parece la peli en si. Baste decir que las interpretaciones sin ser la repanocha tampoco chirrían y que la ambientación es de un austero que tira para atrás (como debe ser en este caso). Puede parecer pobre como explicación pero no importa, aquí lo que cuenta es la historia, cierta o no, y punto pelota.
A FAVOR: lo bien sintetizado de lo más significante que la novela ofrece sin querer meter añadidos ni conservantes a lo que no lo necesita.
EN CONTRA: los mil y un detalles que convierten a la novela en "diferente" son irreproducibles en pantalla. Es un buen y bien templado retrato de la historia si, pero quien quiera vivir realmente la inolvidable agonía del pobre Santiago Nasar va a tener que pasarse por la librería.
GUZZTOMETRO: 7/10

5 comentarios:

  1. El film no me desgradó aunque claro el librillo esta mas que bien. Por cierto Mr. Guzzest deje de poner películas de esta índole y comente de una vez Zohan que sé de buena tinta que le encantó.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, ¿"librillo"?(este no se ha leido la novela y dudo que haya visto el film, ya lo van conociendo supongo)...qué barbaridad. ¿Qué te pasa pequeñin, te han escondido la plastelina en el recreo de tú blog infantil?

    ResponderEliminar
  3. pues calro que he visto la peli, y claro que he leído el libro, librillo es porque no es que sea muy extenso no por su calidad.... sí, vuelvo a dcir que lo he leído, últimamente no leo casi nada, pero tuve una época en la que tenía pelo y leía.

    ResponderEliminar
  4. guzzeando en bar abierto26 de septiembre de 2008, 19:14

    Pues nada, ya que lo aclaras te creo sin reservas...excepto por lo de que tenías pelo que no se lo traga ni diox.

    ResponderEliminar