viernes, 21 de noviembre de 2008

CALÍGULA (1977)

"Producida por la revista para adultos "Penthouse", un drama de muy alto contenido erótico que narra el ascenso y caída del emperador romano Calígula. Sus crueles métodos para ascender al trono y su afición por todo tipo de orgías, humillaciones y demás vejaciones centran una polémica película con conocidos -y reputados- actores entre su reparto".

El especialista en dramas eróticos Tinto Brass és básicamente un cutre de cuidado aunque gracias a este muy regulero film gozara de cierta popularidad. El concurso de actores como Malcom McDowell, Hellen Mirren y Peter O'Toole le ayudó lo suyo desde luego, y el hecho de que por mucho que se hable en términos de "muy alto contenido erótico" estemos en verdad ante el que puede pasar por el film con sexo explícito más caro de la historia le remata la faena.
Ante todo cabe aclarar que es mala, muy mala la peli esta. Ni sus renombrados actores secundarios, ni la cuidada producción, ni siquiera el tremendo solo que se pega un McDowell poniendo toda la carne en el asador en el enésimo intento fútil para hacer olvidar al Alex de "La naranja mecánica" es suficiente compensación.
Un bastante impresentable festival de dos horas y media de pajas, mutilaciones, orgías, torturas y chaladuras varias que parecen haber sido echadas de un avión a toda prisa para caer, sin orden ni concierto, en tamaña berenjena...La cosa está clara: como Calígula estaba como una puta cabra reaccionaría siempre como una puta cabra. "Genial", pensarían director y guionistas, el asunto de la incoherencia argumental queda solucionado...Pues no, miren ustedes. Esto no es ni porno, ni gore, ni (por supuesto) tiene el más mínimo peso substancial como recreación histórica del mito a tratar. Es un chicha ni limoná continuo, y a medio camino de cualquier cosa, que parece no tener fín.
Puede que algún teenager pajillero al uso se sienta retribuido con la ensalada de felaciones (hetero y homosexuales), cabezas y pollas cortadas a tajos, o esta u aquella escena especialmente macabra y gratuita (lo del "torneo" de la máquina cortadora con hélices y la gente enterrada hasta el cuello sin poder moverse es como para ingresar a todos los implicados con el proyecto en el psiquiátrico y tirar la llave al río), pero al final, a menos que uno tenga el mismo proceso cabal del protagonista, el sentido común acaba llamando a la puerta y no queda sino enviar esta brutal, e interminable, majadería al fondo del olvido.
A FAVOR: la profesionalidad de los actores, sobretodo McDowell que hasta parece disfrutar como un berraco en medio de tanto desbarajuste y algún que otro cartón-piedra como decorado para los amantes del peplum clásico así como alguna que otra coreografía tórrida para los fans de Pasolini (entre los que no me cuento por cierto).
EN CONTRA: todo lo demás...haciendo especial hincapié en lo larga que és la muy cabrona.
GUZZTOMETRO: 2/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada