jueves, 18 de diciembre de 2008

GOLFUS DE ROMA (1966)

SINOPSIS: Cuando un astuto esclavo, mentiroso, perezoso, ocurrente y tramposo descubre que el hijo de su amo está enamorado de la vecina, una cortesana virgen, se compromete a ayudarla conquistarla a cambio de su libertad. Pero por el camino el romance se ve obstaculizado por asombrosas sorpresas, ingeniosos disfraces y una alocada carrera de cuádrigas.

Ya de entrada aclarar que estamos ante un serio acreedor a ser el film que más veces he visto en la vida (es mi peli recurrente cuando estoy algo depre). Reproducida sobre el exitoso musical de Sondheim (que esto de los musicales no me entusiasma, cierto, pero hasta los mandriles saben del tipo este). Dirigida por el especialista en comédias Richard Lester ("el director de los Beatles", para ubicarlo rápido, quienes por cierto editarían ese año -1966- un tal "Revolver"...), irregular pero cachondo cineasta yanqui que hizo carrera a partes iguales a ambos lados del charco. Es además la última peli de renombre del inolvidable "carapalo", Keaton, que fallecería en febrero de ese mismo año, pocos días después de acabar el rodaje, y que realiza aquí una breve pero vital intervención. Ya puestos decir también que fue rodada en España y que se trata de una producción angloamericana. También que le valió el Oscar a Ken Thorne por su adaptación musical del teatrero original (que a su vez se inspiro en la obras de comedia clásicas del dramaturgo Plauto)...Todo eso y algunas historias más con las que nos podríamos estar un rato.
El histrionismo desmedido de los actorazos y el impagable cartón-piedra ya deja claro a las primeras de cambio que hay un propósito global de no cargarse la obra teatral (de la que hay choporrocientas versiones) sino, todo lo contrario, de trabajar y ceñirse en todo lo posible a la misma. Los neoyorquinos Gilford y Silvers, y los británicos Crawford y Hordem (por no hablar del tremebundo concurso del australiano Leon Greene) envuelven a la perfección, y a su excesiva manera, el solo de hora y media de un desmadrado Zero Mostel, inmortalizado aquí para no pocas gentes.
También la aparición de Patricia Jessel como la iracunda esposa de Senex (Hordem) o la anteriormente mencionada de Buster Keaton valen su peso en oro en este insaltable vodevil.
En el debe queda el obvio desfase anacrónico al que se pueda ver expuesta a día de hoy, sin embargo, como acérrimo (fanático, sería quizá más adecuado) del film uno no puede dejar de contar sus ingentes bondades.
Todas y cada una de las formas de la Comédia representadas más tarde o pronto en el celuloide quedan aquí plasmadas: gags dialécticos, caídas a mansalva, absurdos que no vienen al caso...
sin olvidarnos de las canciones, coregrafiadas aquí para ridiculizar o dar (todavía) más manga ancha a los personajes. No hay ningún divismo, TODO queda orientado y dirigido a la bis cómica.
Puede que a alguien le pueda dejar algo frío en principio, por lo del anacronismo citado, pero me parece que, en la mayoría de los casos, se le pasará pronto dado el ritmo más que acelerado del asunto -retomando de nuevo la deuda y fidelidad para con el original-, en el que nunca deja de pasar algo (los gags y sketches varios se sobreponen unos a otros sin pausa ni cuartel).
Las secuencias favoritas varian según el espectador, pero todas ellas van subiendo la intensidad del argumento para acabar desembocando en la memorable e inevitable carrera de cuádrigas final, al más puro estilo de las comédias de esa época (mayormente del maestro Edwards, quien prácticamente definió esa manera de hacer cine generando en el proceso un estilo mil veces copiado y poquísimas veces equiparable, entonces, antes y después)
Finalmente sumar a todo ello que es, para mí, la mejor película basada en la antigua Roma...Ni Crowe, ni Heston, ni Mature, o la madre de todos ellos en patinete puede superar a Pseudolus cantándole al travestido Hysterium aquello de: "You're lovely, absolutly lovely..."
A FAVOR: las canciones (con sus coreografías y patéticas -ex profeso- representaciones), los actores (a cual más feo y viejuno -excepto casi todas las cortesanas por supuesto-), el respeto por la obra teatral desde la dirección y producción (sacrificando sin problemas y con acierto muchas de las posibilidades que el medio facilitaba) y el sin fin de gags y secuencias incontables que dan la falsa sensación de que tamaño monumento al esperpento y el enredo dura unos veinte minutos...
EN CONTRA: que si la hubiera dirigido Wilder (dios) o Edwards (el discípulo más aventajado), se estaría hablando de un "clásico" con todas las de la ley; que el término "musical" eche a alguien para atrás de una comédia de facto se mire desde el angulo que se mire; que no dure dos o tres horas más...y el tema "anacrónico" que pueda no coincidir con los jovenzuelos más borreguiles de la capitalista sociedad moderna, con tanto ipod, playstations y mil y un juguetitos giliflaútiles que tienen a su disposición (no sea que cojan un libro, escuchen algún disco de hace más de tres meses o vean alguna peli en la que no salga Keanu Reeves volando con gafas de sol o el Damon haciendo de espia)
GUZZTOMETRO: 9/10 (que sería quizá un 8, siendo estricto, pero me da igual, no deja de ser recomendable y le tengo mucho cariño a este film)
PD: lo de ponerle "Golfus de Roma" de título en vez de respetar el original -y más concreto- "A funny thing happened on the way to the forum", es la enésima "licencia" gratuita de las luminarias de turno locales, pero mira, por esta vez no queda mal del todo...

2 comentarios:

  1. Something familiar,
    Something peculiar,
    Something for everyone:
    A comedy tonight!

    Something appealing,
    Something appalling,
    Something for everyone:
    A comedy tonight!

    ResponderEliminar
  2. ................... No royal curse, no Trojan horse, And a happy ending, of course! Goodness and badness, Panic is madness-- This time it all turns out all right! Tragedy tomorrow,COMEDY TONIGHT!

    ResponderEliminar