martes, 2 de diciembre de 2008

QUEMAR DESPUÉS DE LEER (2008)

SINOPSIS: Ozzie Cox (John Malkovich) es un agente de la CIA que está escribiendo sus memorias, con toda su experiencia en la Agencia, en un CD. El problema surge cuando su mujer (Tilda Swinton) le roba el CD, que llega a parar a unos empleados de un gimnasio (Brad Pitt y Frances McDormand), no muy listos, que intentan chantajear a Cox. A raiz de esto, la CIA intenta seguir la pista del entuerto que se está desarrollando, y que se complica cuando uno de los empleados del gimnasio (Pitt) se encuentra con el amante (George Clooney) de la mujer de Cox.

A pesar de que ayer Mr.Allen celebrara su septuagésimotercero cumpleaños y ser (era) mi intención, a priori, homenajearlo en este espacio dedicándole una reseña sobre su último film, el hecho de haber dejado de ver el mismo al cuarto de hora (y me temo que me quedo corto), hace que me guarde en la recámara al bueno de Woody para algo (poco) más adelante mentando cualquiera de sus numerosas virguerías pretéritas (maxime ahora que ponerlo a parir está tan de mode). De cualquier modo la violencia escrita que se viene vomitando sobre el famoso gafotas neoyorquino me parece desmedida (e ignorante) como poco.
Así pues, tras el innecesario primer párrafo introductorio y tras descartar al enjuto sionista, se trataba la cosa de encontrar algo reciente (y bueno en mayor o menor grado) a lo que hincarle el diente...Vamos con el último Coen pues, tras darle el repaso que merece. Y puntualizo esto último pues, es bien sabido para aquellos que me conocen un poco, que si bien soy un acérrimo defensor de Woody Allen como uno de los más grandes de la historia lo de los Coen es para mí algo cercano al puro fanatismo...Diez peliculazos como mínimo recomendables y dos truñazos inmensos...sea como fuere es como para poner cachondo a todo amigo de la estadística que se precie.
La decimotercera peli de los Coen desequilibra mi balanza personal entre lo muy recomendable ("Blood simple", "Rising Arizona", "O brother !", "The man who wasn't there" y "No country for old men") y lo directamente susceptible (que para mí no lo és) de masterpiece ("Miller's crossing", "Barton Fink", "The Husdsucker proxy", "Fargo" y "Big Lebowski"). Y lo desequilibra perteneciendo al primer grupo. ¿Decepcionante?, vuelvan a leer los títulos por favor...
"Burn after reading" es una delicia delirante sobre lo absurdo de la sociedad yanqui moderna llevado a las penúltimas consecuencias (ya que aquella gente, por imposible que parezca a veces, siempre cumple el mantra de "la realidad supera..."). No es nuevo (no vendrían siendo los Coen los cineastas favoritos de la facción más abiertamente republicana del negocio), pero siempre es bienvenido. ¿No es "Big Lebowski"?. Nos ha jodido, tampoco es el "El precio del poder" o "Con faldas y a lo loco", puestos a decir obviedades.
En este caso la crítica social refiere sobre el resto que les queda tras la división de la (des)información de medios, entre la paranoia desmedida, y con la (inabastecible) incultura general del ciudadano medio (y no tan medio) del país, como cociente estrella. Tremendo.
Se me hace cansino hablar de actores (todos magníficos) ante un film de los Coen, pero es lo que toca. Claro que como fan acérrimo (para qué disimular ya)prefiero a la santa trilogía Turturro-Buscemi-Goodman, pero la McDormand y el Clooney (que tienen los papeles con mayor metraje) llevan un rol ya esperpéntico de por si a nuevas cotas de patetismo cada uno a su manera. El irascible John Malkovich y el payaso Brad Pitt gozan también de su momento de gloria con sus caricaturas. Peor suerte corre Tilda Swinton que estando bien en sus apariciones (transmite la repelente gelidez que se le pide y ya de por si transmite) no creo, honestamente, que merezca aparecer en grande en el poster más que J.K.Simmons como el, absolutamente flipado por los acontecimientos, pez gordo de la CIA o Richard Jenkins como el incondicional enamorado, con poco disimulo, de la McDormand...Con todo, la manera de "tratar" pacientes de aquella ahí queda.
El resto es arte y buen hacer de los hermanitos que, a pesar de dar manga ancha a los actores en la parte artística, saben nutrir la cosa como no hacian desde "El hombre que nunca estuvo allí" de lindeces cinematográficas...
No falta la inefable banda sonora del Sr.Burwell, por supuesto, que siempre es un añadido. Pero el (insalvable, que no en vano es algo así como su sello personal ) ritmo en crecida continua, la muy mesurada puesta en escena y la visión burlesca de sus personajes, es/son inefablemente propios de este par de impagables cincuentones.
Esto merece ampliarse (aunque solo sea porque me da la gana y tal). Dejemos de lado lo del ritmo que es dar vueltas sobre un concepto del que ya se ha hablado antes por mucho que sea insaltable para entender a este par. La puesta en escena es tan brutalmente efectiva como los personajes en si. Los impersonales e inacabables pasillos blancos de la CIA, lo deliberadamente standarizado del gimnasio (que no en vano es una franquicia) donde se aprovecha para lanzar un par de chascarrillos a los fans de las mancuernas, las casas de tres pisos del "espía" Malkovich o el "agente" Clooney (por no hablar del yate), en contraste con el pisito de tres al cuarto de la Sra. Coen para marcar bien la distancia de clases, los techos enormes de la embajada rusa a fin de hacer todavía más pequeños a los personajes y más grande su ridículo en una de las secuencias más tremebundas (por lo que implica si se analiza la situación) del film, etc...
Haciendo paréntesis también cabría hablar del abuso ex profeso de primeros planos para ver las impagables caras de panolis de George, Brad y Frances, la mala ostia exagerada de John, la tirantez de la Swinton o la incredibilidad de Simmons.
Pero claro, todo eso no es nada comparado con la presentación de lo personajes: un operario de la CIA especializado en encriptados y demás mandangas borracho y completamente demente, un agente del Tesoro que va con pistola solo para vanagloriarse de que "en veinte años nunca he tenido que utilizarla", una monitora de gimnasio ya madura obsesionada con cuatro operaciones de estética por las que es capaz de vender su país entero si hace falta y otro monitor ya cuarentón que se niega asumirlo con ese ipod que lleva a cuestas en todo momento (bailecillos incluidos, claro) y que bebe refrescos en enormes vasos de papel como si de un adolescente atolondrado se tratase (que así es como se comporta por otro lado) con ese aire mongoloide rubricado por el espantoso tupé que le calzan...Una oda a lo Patético que merece la mayúscula como pocas cosas en este caso.
En resumen lo mejor de los Coen desde la anterior (e infravalorada) peli con Thorton al frente, aún por encima de la también reciente (y notable -en el peor de los casos- pese a quien pese) "No es país para viejos". No es de carcajadas pero te tiene hora y media pegado al asiento y sin desviar la atención gracias a su intransferible y cachonda manera de desenvoluparse.
A FAVOR: una nueva constatación de que una (supuesta) "obra menor" de Joel & Ethan Coen es muy posiblemente la mejor película que se puede ver hoy en día de entre las facturadas recientemente; que tras ver el film y opinar gratuitamente "hombre está bastante bien pero no es de sus mejores..." (o similares) uno empieza a hacer recuento de escenas y... mucho cuidado con esta "BAR"; que los tipos ya están limando en post-producción lo que será su nueva peli en 2009 ("A serious man"), tienen otra en pre-producción que todavía no se sabe si entrará también para el año que viene o quedará para principios del siguiente ("Hail Caesar") y lidian a su vez con otros dos (o tres) proyectos ya bastante atados...
EN CONTRA: que no se entienda que no todas las pelis de estos tipos tienen que ser "obras maestras" aún a pesar de estar (para muchos no solo para el menda) a años luz de cualquier otro cineasta ciñéndonos a lo facturado en las dos últimas décadas y pico. Esta, al igual que "Rising Arizona" o "O brother" por ejemplo y por poner otras comedias, oscila entre el notable alto y el excelente bajo lo que pasa es que con tanto retrato de los absurdo y lo patético que se marcan los hermanitos a veces cuesta apreciarlas en su justa medida hasta que no ha pasado un tiempo prudencial en el que (curioso) salen siempre victoriosas de cualquier comparación con sus compañeras de promoción. ¿Los dos truños antes referidos? Bueno, si le podemos perdonar "Topaz" a Hitchcock, "Skidoo" a Premminger, "David y Goliath" a Welles o íncluso "The spirit of St. Louis" al mismísimo Wilder (y que conste que no son las únicas ñapas de tan renombrados maestros), bien podemos contar hasta veinte antes de cargarnos a los Coen por "The Ladykillers" o a Allen por el presunto boniato de reciente estreno. Refresco pues, y finalmente, el concepto que dejaba intuir al principio... "perspectiva" por favor damas y caballeros, que lograr según que cosas (y ya no digo en repetidas ocasiones como lo han logrado, en mayor o menor número, todos los ocupantes de este párrafo) es la reostia de difícil.
GUZZTOMETRO: 8/10

3 comentarios:

  1. A mi me parece que es un peliculón que además ganará solera con los años. Divertidísima Genial. Estupenda de cabo a rabo.

    ResponderEliminar
  2. A mi els germans aquests ja em comencen a cansar una mica, però com que aquesta última no la he vista tampoc puc jutjar. Per cert, com és que havies desactivat els missatges?

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo al 100% con el nicho y en cuanto a Flush....ho de sempre: "A mi els germans aquests ja em comencen a cansar una mica..." La mania de valorar un ente creador por encima de una obra concreta me parece un error (o millor dit, jo penso diferent amic Flush), y lo extrapolo a la música, la literatura o a la manera de devorar ganchitos.
    Pd: el motiu real de la desactivació de missatges es que fins fa menys d'una semana no tenía l' ordinador i no em podía defensar d'atacs i critiques diverses o, bàsicament, dir la meva...anta la imposibilidad de feedback: "sarrujasu" !

    ResponderEliminar