viernes, 24 de octubre de 2008

LOS 400 GOLPES (1959)

Sinopsis robada: "Antoine Doinel es un adolescente parisino no especialmente querido por su familia. Su madre, que lo tuvo de soltera, quiso abortar, aunque la abuela lo impidió, y fue reconocido por el que ahora es su padre. La falta de atención de su familia hacen de Doinel un alumno díscolo en el colegio, pero sus travesuras y la mala suerte que tiene al descubrir a su madre con un amante hacen que se vaya viendo encaminado hacia el delito. En el momento en el que lo comete, su propia madre hace lo posible por deshacerse del muchacho, que acabará internado en un centro para menores delincuentes, del que un día se escapa para poder ver el mar".

No me voy a dedicar a vender motos. No pretendo hacer creer a nadie que domino (como merece) la obra del cineasta francés François Truffaut ("La noche americana", "Besos robados", "El último metro" y poco más) o todo el tema de la nouvelle vague. Me da lo mismo. "Los 400 golpes" sería una maravilla, se mire por donde se mire, aunque la hubiera dirigido un geranio.
Pasando de puntillas por el tema anecdotario (por ejemplo el que Antoine no es sino un alter ego del propio director o que, ya puestos, el título se refiere a una expresión francesa cuya traducción podría ser "hacer las mil y una" -en clara alusión a las correrias de su protagonista-), la pelí, en contra de lo que alguno pueda pensar (si ha cometido la desfachatez de no verla aún), es amena de narices. Íncluso con toda su carga dramática a cuestas.
Aquellos que tengan el mundillo del cine como un hobby recurrente, que no se limiten a ver los estrenos de temporada en "la golfa" o "el día del espectador", encontrarán ecos de esto en films posteriores del nivelazo de "La naranja mecánica" o "Rebeldes".
Historias todas ellas de marcada tendencia dickensiana donde se refleja la soledad y abandono de la juventud cuando la suerte o las circunstancias de cada individuo no coinciden con sus inquietudes y/o necesidades. Sea de forma deliberada o no.
En el caso del protagonista de este film estamos en el primer caso. Elige ser niño y gamberro (que no delincuente, de ahí la "injusticia" que nos causa simpatía y complicidad) en un tiempo y lugar erróneos. Sin embargo, al contrario que ocurre con buena parte del neorrealismo, la historia no se regodea en el drama. Avanza sobre las andaduras de su prota sin prestar tanta atención al contexto y se situa como peli de cabecera para aquellos lectores sibaritas de la novela del pasado siglo que tienen "El guardián entre el centeno" (Sallinger, 1951) en el pedestal que, para mí como para tantos otros, merece. Y no cito esa obra en balde, los paralelismos que se pueden hacer resultan algo obvios.
Es muy difícil no compadecerse de este Tom Sawyer afrancesado que, a pesar del apoyo recibido por sus padres (que lejos del pasotismo de los homónimos del film de Kubrick anteriormente citado, otorgan una educación correcta y afín a los tiempos que corren), siente la necesidad de dejar aflorar sus instintos más rebeldes. En parte esto lo provoca el propio cineasta (por aquello del alter ego anteriormente citado), haciendo que el joven protagonista tenga como mayores intereses la literatura y la necesidad imperante de ver el mar (alguien con dichas inquietudes a cuestas no puede ser realmente malo).
Es una peli triste en definitiva, no hay porqué negarlo, pero es magnética como pocas cosas. Puede que a alguien le resulte fría, que en principio no hay nada malo en ello, siempre me ha gustado la gente con criterio propio que puede argumentar que algo que es una obra maestra por vox populi en base a sus gustos no tiene "para tanto". Sin embargo aquí no podría estar más en desacuerdo. Esa es la gracia de este film. Su afamado director no juzga a nadie, de ahí esa puesta en escena tan deliberadamente austera, y al mismo tiempo nos ofrece una película humana y cercana como pocas.
A FAVOR: no se qué cojones decir. El término "obra maestra", referido al arte, se inventó para cosas de esta índole, o eso pienso yo.
EN CONTRA: que el hecho de ser "una peli de obligado visionado" le haga creer a alguien que sea un producto snob, realzado por la crítica, en base a unos tecnicismos o características concretas (no olvidemos que estamos ante el film referencial de todo un género), que a la hora de la verdad se debe a su tiempo y circunstancias...Falso, es una película que se debe ver y tener presente hace medio siglo, hoy, mañana y/o en cualquier momento de la vida.
GUZZTOMETRO: 10/10

lunes, 20 de octubre de 2008

WALL-E (2008)

"Después de que la Tierra ha sido devastada por la contaminación ambiental, los humanos deciden abandonarla y dejar funcionando a robots WALL·E (Waste Allocation Load Lifter Earth-Class) para que la limpien. Cientos de años después, sólo queda funcionando un WALL·E que ha desarrollado una personalidad propia y que junto a una cucaracha, continúa limpiando el planeta. Pero todo cambia con la llegada del robot explorador EVE, diseñado para buscar la existencia de plantas y confirmar la posibilidad de subsistencia en la Tierra".

Y hasta ahí la sinopsis.
No sería uno el principal fan de la Pixar de marras. "Toy story" con su secuela, "Monters inc.", "Bichos" y "Cars" -que la soporte menos de media hora-, son productos que básicamente me la traen muy floja. Sin embargo con "Los increíbles", "Buscando a Nemo" y, especialmente, "Ratatouille" los tipos lograron entretenerme -a ratos, eso si-, para que negarlo. Hay en esas tres pelis más de lo mismo en los aspectos que me desagradan ya de base "made in Pixar": discursito en pro de los socorridos "principios básicos elementales" (lo que puede estar muy bien a nivel pedagógico pero que en los tiempos que corren me parece más casposo que necesario), humor "enrollado chupiguay" a lo club megatrix y la frialdad que supura, en un alto porcentaje del total ofrecido, desde este tipo de animación (al menos para mí). Pero, por otro lado, son films que cumplen con su lúdico propósito (aún patinando en lo de siempre, aunque sea en menor medida) dando más espacio a la trama, o yendo más a saco si se prefiere. Además las ambientaciones están más curradas y aunque los que preferimos el dibujo clásico a los megabytes nos escueza un poco es de recibo señalarlo.
Centrándome ya en "Wall-E" lo primero que me llama la atención es que, aparentemente, han roto parte del molde más conservador ciñéndose más a lo que es la historia en si (aparentemente, pues el discurso subyacente -en este caso ecológico- y "aleccionador" acaba cayendo). El "dibujo" por su parte es tan gélido como de costumbre, lo que logra -de nuevo- hacer destacar las cucamonas de su protagonista (a fin de hacerlo entrañable y edulcorado hasta el empache). Para terminar con el hat-trick de "peros" inherente a los productos de Pixar por la parte que me toca -los huevos, básicamente-, y su trato aquí recibido, cabe decir que (por fin) se han olvidado del anteriormente citado y abyecto "efecto megatrix". Apenas aparece aquí ese humor tan complaciente y superenrollado (digno de la mismísima Leticia Sabater) que tanta nausea nos produce a algunos.
Seguramente la parte más controvertida (con la que sencillamente "tragas o no") la tenemos en gran parte de la primera mitad del film. Esa en la que el robotillo está solo con una cucaracha realizando su trabajo de compactación de residuos mientras recuerda escenas del humano pasado del planeta (con lo que ya tenemos a un Wall-E humanizado y buscando hacer chispa en la fibra sensible desde las primeras de cambio), así como la intrusión de Eve (que después estará fracamente bien pero al principio es víctima-comparsa del azucareo que se lleva el protagonista). No me parece mal en principio todo ese rato de metraje pero, innegablemente, se podría haber despejado antes el asunto.
La peli arranca finalmente tras la captura de Eve, con el "rescate" de Wall-E, los humanos cebados -tras años y años de no utilizar las piernas y moviéndose merced a unos divanes eléctricos- a bordo de la nave espacial y la interacción con otros robots (evidente guiño a "2001", y algunas otras mandangas sci-fi, el momento en que el robot se revela contra el capitán). Al final la nave, condenada a vagar por el espacio hasta que la Tierra sea nuevamente habitable, regresa al planeta azul -gracias a Wall-E y Eve, por supuesto- en un happy end marca de la casa ...lo que por si mismo no es nada malo -"Con la muerte en los talones", por ejemplo, también lo tiene-, pero ¿hace falta tanto reboce del almíbar? Quiero decir que al final de "El retorno del Rey"uno puede entender lo explayado del final pues acabas de ver la finalización de una historia épica como ninguna, pero acá tras hora y media de "Iffa" y "Güoli", como casi único diálogo existente, a mi en concreto no me hacía ninguna falta un final tan megasuperbonito y largo (que tampoco es tan largo, cierto, pero se lo hace, además, a la historia le falta punch para merecerlo, creo yo). En definitiva, se pone al nivel de "increíbles" y "ratatuis", ni más ni menos. Otro debate es si este tipo de hacer "dibujos animados" merece tanta consideración...
A FAVOR: las animaciones de los robots y el intento (conseguido en buena medida) de la Pixar de ofrecer un producto más abierto a "Todos los públicos", en esta ocasión de verdad (los más pequeños van a flipar con los colores y los roboticos, y los mayores podemos entretenernos con una historia mejor estructurada -como pasaba con la rata chief- de lo habitual en Pixar, sin embargo, los niños de más de siete años y hasta los diecitantos se van a aburrir con esto... lo que tampoco está tan mal: ya tienen a Vin Diesel y el Gta, no todo tiene que ser para ellos... ). Se han arriesgado un poco más de lo habitual y, sin ser la octava maravilla del mundo como puedas leer según donde, han ofrecido algo tangiblemente distinto que logra hacernos pasar el rato sin hacernos esperar la aparición del Petri o los Lunis en cualquier momento.
EN CONTRA: La frialdad ya mil veces mencionada del tipo de animación... y que es algo babosa, no se puede negar. Lo síncopado de las (largas) secuencias no lo considero un error pues forma parte de esa estructura y ese riesgo que antes comentaba...queda al gusto del consumidor como siempre, pero por lo menos no es la producción plana y convencional de turno, a pesar de su indiscutible condición de blockbuster. Está hecha para entretener y lo logra, lo que no está nada mal, aunque eso si (que quede claro): en eso se queda, que no os vendan motos.
GUZZTOMETRO: 6/10 (le había puesto un 7, pero tras volverla a ver creo que un 6 le va más que de sobras...como a cualquier cosa "made in Pixar", para mí en cualquier caso)

jueves, 2 de octubre de 2008

ENREDOS DE FAMILIA (2004)

"Comedia negra que narra la historia de tres generaciones de una misma familia que se reúnen en el funeral del patriarca, desvelando una letanía de secretos familiares y relaciones encubiertas"...
Tendría que haber sospechado algo. Estás comedietas a lo "reencuentro tras muchos años" suelen heder lo suyo...Con todo, aquí "se han pasao". Hacía mucho tiempo que no acababa de ver un film y pensaba para mí: "vaya puta mierda acabo de ver", sin reserva alguna. Además convencido.
La culpa es solo mía por supuesto. Sin embargo, aunque no sirva como excusa, cabe decir que pertenezco a ese ingente número de personas que cuando empiezan a ver una peli tienen que acabarla por huevos (excepto en aquellos contados casos en los que directamente te va la vida en ello). Me lo tomo como una penitencia justa y necesaria: "tú has elegido verla nadie te ha obligado, ahora te jodes y la acabas". Además, de manera más enfermiza, está el morbillo ese de pensar internamente: "joder qué horror...¿a donde serán capaces de llegar...?".
En culaquier caso "Eulogy" es una auténtica basura. Primer largo del tal Michael Clancy quien, visto lo visto, podría haber seguido en el anonimato perfectamente sin mayores problemas (además, para mayor agravio, es el escritor del engendro). Coge a un montón de actores secundarios más o menos dignos, la parejita post-teenager de rebajas de turno y una ex-famosa a la que trata de reivindicar (a lo Tarantino con Travolta), la Winger para la ocasión, y hala... a pegar gags (que pretenden pasar por cómicos pero no hacen puta gracia, por supuesto) a cuál más lamentable. Lo cierto es que sin ser nada del otro jueves duele ver a secundarios bastante loables en otros lugares como Azzaria, la veterana mamá de Carrie (Piper Laurie), o la atractiva Famke Janssen en tal tremendo montón de estupideces.
Salen además unos niños gemelos que crean un odio absolutamente visceral (vaya par de hijos de puta, ahora que los recuerdo).
En resumen y terminando...me da igual que quede más corto de lo acostumbrado, no pienso escribir una línea de más sobre esta exaltación de lo regulero se mire por donde mire.
A FAVOR: la Sra. Travolta (Kelly Preston) sigue estando bastante buena...y el estallido de la barca funeraria, debo admitirlo.
EN CONTRA: el argumento, las interpretaciones, los diálogos, los productores que pusieron pasta para tamaña majadería...es una fiesta de la podredumbre, no acabaría en un buen rato...
GUZZTOMETRO: 2/10

LA LEYENDA DEL INDOMABLE (1967)

Lo que ha costado decidirse a uno a la hora de destacar una peli del recientemente finado Sr. Newman. Cinco décadas de carrera, casi nada, en las que ha dejado huella al menos una vez sea como prota o secundario (íncluso en los "dosmiles"lo ha conseguido el tipo con esa maravilla a reivindicar que és "Camino a la Perdición" del 2002 dirigida por Mendes y que, incomprensiblemente, ha quedado ya ninguneada con apenas un lustro de vida).
Es difícil que, teniendo en cuenta lo reciente de su defunción, la cosa no tome cierto aire de panegírico. Más cuando mi intención es meterme con todos esos críticos descerebrados que no le han perdonado jamás el la desfachatez de ser un serio acreedor al inexistente premio al "actor más guapo de la historia" (que en efecto puede que lo haya sido el cabrito). Mala cosa. Cada vez que escucho en una misma frase, a la hora de citar actores yanquis célebres, el nombre de Newman precediendo al del (inexpresivo hasta el desespero) Redford y (el directamente hierático cara de palo) McQueen (entre otros todavía más prescindibles si cabe), me da un picor malsano que me dura varios minutos. Tampoco se ha ayudado el propio Paul con frases del tipo: "admito que hasta los cuarenta no tenía ni puta idea de actuar" (debe ser algún tipo de sindrome de Estocolmo para con la puta crítica, teniendo en cuenta algunas virgueríass que el tipo llego a protagonizar antes de dicha edad).
En la peli aquí destacada ("Cool Hand Luke" en el original) contaba cuarenta y dos primaveras, en cualquier caso, y encaraba ya el final de la primera de las dos décadas de su maximo esplendor...al menos en teoría, ya que para varias generaciones su mejor peli es "La gata sobre el tejado de zinc" (Richard Brooks, 1958), y tampoco conviene olvidar, por ejemplo, esa tremebunda y ochentera "Veredicto Final" (Sidney Lumet, 1982). Y es que Paul Newman, amén de lo de guapo, merece pasar a la historia como uno de los mejores actores del medio. No tuvo la elegancia de Olivier, el carisma de Laughton, la presencia de Mitchum o la variedad de Lancaster, no se puede negar, pero en simpatía y pillería no le pilla ni cristo (el Curtis más inspirado y socarrón, quizás).
"La Leyenda del Indomable" nos cuenta la historia de Luke Jackson condenado a un par de años de trena tras cometer el "imperdonable delito" de cargarse unos parquímetros tras una cogorza de aquí te espero. El resto de la peli es su convivencia con el resto de reos del lugar, mezclado con algún que otro intento de fuga y una serie de insurrecciones para con el personal del centro (que haran ganarle el respeto de sus compañeros).
Siempre se recuerda además la oscarizada interpretación del muy rudo George Kennedy (el jefe de Leslie Nielsen en la conocida chorrosaga...y es que aunque el tipo está increible en esta peli no todo el mundo envejece con la misma dignidad, queda claro...), destacando especialmente por encima de todo el crisol de secundarios del film.
La peli además incluye canciones que a la postre serían eternizadas por la Creedence, interpretadas por el actorazo Harry Dean Staton.
Sin embargo, no cabe engañarse, aquí lo que tenemos es un solo de Newman elevado al cubo. Quizá el papel que le inmortaliza de manera definitiva (mucho más que la regulera "El color del dinero" que le significó el Oscar de los huevos, enésima muestra de lo engañoso y pastelero de la jodida estatuilla ya que ese film no entra en el "best of" de Paul ni con calzador -cosa que si pasa con su inborrable primera parte-). Mucho más allá de la escenita de los huevos (en la que come huevos, se entiende), este film así como la interpretación de Newman crea escuela y patrón para toda una larga serie de dramas carcelarios que llega hasta nuestros días, aunque (fracamente) sin llegar a acercarse de manera peligrosa. No sé si es el mejor papel de Paul Newman o su mejor peli (a mi me gusta mucho pero prefiero "Harper, investigador privado", "El golpe"-en la que además disfruto horrores viendo como se come vivo al otro-, o la citada "Veredicto final"), pero por lo que parece fue el que le dió, al fin, el justo reconocimiento como artista que su guapura le había negado en mayor o menor grado hasta entonces.
A FAVOR: Paul Newman en un papel memorable que desborda carisma, el resto de actores y un argumento fiel a una historia que no se (auto)encierra en un género determinado (eso ya lo inventarán más tarde) en contra de lo que pueda parecer a priori.
EN CONTRA: por decir algo (puede que blasfémico), se nota que Stuart Rosenberg fue mayormente un hombre de Tv (de aquella época se debe aclarar), así que la trama es deliberadamente un "causa-reacción" (o "gamberrada/castigo" si se prefiere) perpetuo que, puntualmente, puede resultar algo plano o carente de fondo. Pero insisto "por decir algo", ya que si entendemos que todo el argumento gira en torno a la historia de su protagonista, no hay chirriar que valga y podemos disfrutar del peliculón de marras que tenemos delante.
GUZZTOMETRO: 9/10