jueves, 27 de noviembre de 2008

CHICOS DE LA CALLE (1990)

Continuación de "Rejas de cristal" (Mery per sempre), donde se narran los hechos y el futuro que afrontan los chicos de Palermo cuando salen del reformatorio.
"Rejas de cristal" (1989) es un film bastante reivindicable en ciertos aspectos pero que el tiempo, y lo manido de su historia (drama de jovenzuelos gamberros en correccional que -como no- se ven impélidos a hacer el mal sencilla y únicamente por las circunstancias y el contexto que les ha tocado vivir), le hace cojear por su intachable y honesta (pero evidente) falta de ambición. Buena película, si, pero que se debe demasiado a su subgénero sobre una historia que, quien más quien menos, ya cree haber visto en un u otro lugar.
Por aquellas cosas de la vida, sin embargo, tuve yo la suerte de ver primero la segunda parte del díptico gamberro/callejero de Marco Risi. Y digo suerte porque, amén de ser -para mí al menos- muy superior a la primera, logra dignificar a la susodicha en su papel de prefacio o prólogo y hacerla bastante más apreciable a la postre.
El discreto director de la más que discreta "La última noche" (famosa por el integral de la Belluci y poco más) y cosas como la biografía de "el barrilete cósmico", se sacó de la manga este brillante drama callejero que emana pobreza y miserabilidad por los poros sin desmarcarse en ningún momento de la historia de ese conflictivo grupo de jóvenes de Palermo con sus propias penas (sintetizadas, con no poco acierto, sea a nivel global o/y personal de cada individuo) a cuestas.
De nuevo estamos ante un film con jóvenes gamberros con firme tendencia al delito, con sus dosis de violencia las veces, cuyo mayor crimen es, por otro lado, el haber crecido en un barrio equivocado de una ciudad equivocada en el peor de los tiempos posibles. Sin embargo, esto no es ningún "Rebeldes" a la italiana. No se limita a eso. Hay más acercamiento a los porqués de cada tipo lo que nos permite conocerles mejor (aún sin haber visto la otra película) y hace especialmente entrañables los pequeños logros que puedan ir logrando.
Supongo que a los amantes del cine italiano clásico más abierto a esa épica de lo cotidiano desde los bajos estratos sociales esta obra tampoco le va a cambiar la vida, pero no debe dejar de reconocerse el mérito del buen hacer coral (sobretodo en la parte artística) conseguido al fin y durante prácticamente todo su metraje.
Momentos como el baño en pelotas en agua helada a fin de ganar una absurda apuesta o la larga persecución policial en la que se ven involucrados dos de los chavales (con su memorable y chocante finalización) no deberían caer en el olvido.
Es un film básicamente triste, es innegable, pero también heroico a su manera ya que por mucho que sean "de la calle", los protagonistas no dejan de ser ante todo adolescentes con las obsesiones universales propias a todo individuo, de más o menos la edad de los personajes, que se precie en cualquier rincón del planeta. Puede resultar algo depresiva o cruda en lo sintético que quiere (y logra) reflejar, más si no sabe uno lo que va a ver, pero ciertamente vale la pena.
A FAVOR: el logro por parte del director y co-guionista al ofrecer una obra coral que no renquea, presentando además unas callejeras ambientaciones con entidad propia. Lo bien que están todos los, por lo menos aquí, desconocidos actores.
EN CONTRA: que no se vea más allá de gamberradas adolescentes , prostitutas, travelos y podedumbre a mansalva en un film mimado a conciencia en su realización que aprovecha, de paso, para echar un tartazo de realidad en los morros de las clases pudientes y/o mandatarias de el país de la bota en particular y, por extensión, del capitalizado mundo occidental en general.
GUZZTOMETRO: 8/10

viernes, 21 de noviembre de 2008

CALÍGULA (1977)

"Producida por la revista para adultos "Penthouse", un drama de muy alto contenido erótico que narra el ascenso y caída del emperador romano Calígula. Sus crueles métodos para ascender al trono y su afición por todo tipo de orgías, humillaciones y demás vejaciones centran una polémica película con conocidos -y reputados- actores entre su reparto".

El especialista en dramas eróticos Tinto Brass és básicamente un cutre de cuidado aunque gracias a este muy regulero film gozara de cierta popularidad. El concurso de actores como Malcom McDowell, Hellen Mirren y Peter O'Toole le ayudó lo suyo desde luego, y el hecho de que por mucho que se hable en términos de "muy alto contenido erótico" estemos en verdad ante el que puede pasar por el film con sexo explícito más caro de la historia le remata la faena.
Ante todo cabe aclarar que es mala, muy mala la peli esta. Ni sus renombrados actores secundarios, ni la cuidada producción, ni siquiera el tremendo solo que se pega un McDowell poniendo toda la carne en el asador en el enésimo intento fútil para hacer olvidar al Alex de "La naranja mecánica" es suficiente compensación.
Un bastante impresentable festival de dos horas y media de pajas, mutilaciones, orgías, torturas y chaladuras varias que parecen haber sido echadas de un avión a toda prisa para caer, sin orden ni concierto, en tamaña berenjena...La cosa está clara: como Calígula estaba como una puta cabra reaccionaría siempre como una puta cabra. "Genial", pensarían director y guionistas, el asunto de la incoherencia argumental queda solucionado...Pues no, miren ustedes. Esto no es ni porno, ni gore, ni (por supuesto) tiene el más mínimo peso substancial como recreación histórica del mito a tratar. Es un chicha ni limoná continuo, y a medio camino de cualquier cosa, que parece no tener fín.
Puede que algún teenager pajillero al uso se sienta retribuido con la ensalada de felaciones (hetero y homosexuales), cabezas y pollas cortadas a tajos, o esta u aquella escena especialmente macabra y gratuita (lo del "torneo" de la máquina cortadora con hélices y la gente enterrada hasta el cuello sin poder moverse es como para ingresar a todos los implicados con el proyecto en el psiquiátrico y tirar la llave al río), pero al final, a menos que uno tenga el mismo proceso cabal del protagonista, el sentido común acaba llamando a la puerta y no queda sino enviar esta brutal, e interminable, majadería al fondo del olvido.
A FAVOR: la profesionalidad de los actores, sobretodo McDowell que hasta parece disfrutar como un berraco en medio de tanto desbarajuste y algún que otro cartón-piedra como decorado para los amantes del peplum clásico así como alguna que otra coreografía tórrida para los fans de Pasolini (entre los que no me cuento por cierto).
EN CONTRA: todo lo demás...haciendo especial hincapié en lo larga que és la muy cabrona.
GUZZTOMETRO: 2/10

EL IMPERIO DEL SOL (1987)

SINOPSIS: James Graham es un niño británico de clase alta cuya vida privilegiada toca a su fin con la llegada del ejército japonés a Shanghai, en diciembre de 1941. Separado de sus padres, es confinado en el campo de concentración de Soo Chow, cerca de un aeropuerto militar chino. En medio de la tristeza y desnutrición que reina en el lugar, Jim aprenderá a madurar hasta ver la vida de una forma completamente diferente.

Admito que es muy agradecido el "tomar prestadas" las sinopsis de allende la red. Y en este tercio destaco sobretodo a los del Filmaffinity, chusquero pero funcional lugar para lo que és el caso. En lo que la cagan frecuentemente los susodichos, poniéndonos ya en harina con la peli de hoy, es en las puntuaciones...Más de un siete le ponen a este dramón insufrible de dos horas y pico, que parecen catorce, a mayor gloria del Tio Gilito de joligú.
No soy ningún acérrimo de Spielberg, tiene su media docena de reseñas destacables y punto. Pero en el guiso aparecen un par de cosillas que merecen cierto interés y respeto a priori: el gran Malkovich en uno de sus primeros papeles destacables y la banda sonora del gran Williams (muleta frecuente del semita de oro en materia sónica)...aún a pesar de la cancioneta insufrible que le hacen cantar al por entonces muy imberbe actor galés Christian Bale. Quien por cierto, ya por entonces, demostraba unas dotes interpretativas a tener en cuenta...le toca el rol de un repelente e insufrible niño rico que debe suscitar manía y rabia y, desde luego, dan ganas de acercársele con un cojín en medio de la siesta... En definitiva, Malkovich es un monstruo inimitable, Bale a día de hoy me parece uno de los actores más interesantes de su generación y para Williams directamente se acaban los piropos. Con todo, vaya mierdón el film éste...
Todo lo peor del cine de Spielberg campa a sus anchas aquí. El innecesario despliegue de medios, la búsqueda de la lágrima fácil (y ventajista), los planos exteriores abiertos que parecen querer englobar un continente a cada fotograma (Spielberg: "El rey del póster"), y por supuesto la presencia de niño como rol principal en la (muy simple) trama...Y es que al igual que ocurre con "Amistad" o "El color púrpura"(por no hablar de la barrabasada que le hizo al maestro Kubrick con todo el culebrón de "A.I", donde, en efecto, logra presentar a un crío que todavía da más asco que el de la peli ésta), Stevie se olvida de crear un argumento basado en el desarrollo e historia de sus personajes y se limita a pegar secuencias en base a lo que quiere indicar (repelencia-miedo-pena-autosuperación-happy end...y "pa la casa"), siempre llevándote de la mano, siempre con la opulencia desmedida y/o espectáculo por montera...siempre la misma mierda donde poco menos te trata como al enésimo tarugo zampapalomitas a hipnotizar. Y es que, muy a su pesar y por mucho que lo admire, Stevie no se acerca a un mal pedo de Kubrick (al que señala como autor referencial), aquél hacía sus films, tenía un discurso y método propios más allá de lo genial que (evidente) pueda resultar...a Spielberg solo le interesan los culos en las butacas. Así de clarinete.
Lo sé, me consta que no he puesto nada casi sobre el drama de Jim y la madre que lo parió. ¿Para qué? Esta todo en la sinopsis, y la cosa es tan plana que no caben más lecturas. Puede que este tipo hiciera "Tiburón", "El diablo sobre ruedas", los Indianas (excepto la última para mí, que esa es otra que...) y "La lista de Schindler" (y esta última de rondón que tampoco hay para tanto, bien pensado). Puede que "Atrápame si puedes"e íncluso "La terminal", merezcan salvarse de la quema (siendo generoso, obvio). Da igual, este tipo es una máquina de generar ingresos más que un cineasta a destacar. Mucha gente, por supuesto, seguirá adorando y tildando de "maestro" a un director de cine que no merece entrar ni de coña en un hipotético top-50 de los mejores directores de la Historia del Cine pero a muchos hace ya la tira que el barbas éste no nos la mete doblada...
A FAVOR: el carismático (hasta donde la cosa lo permite) papel de Malkovich y que Bale, milagrosamente, haya salido (bastante) indemne del indecente recuerdo que este carísimo buñuelo suscita.
EN CONTRA: lo escrito antes. Es el libro de estilo perfecto para definir lo más irritante del cine de Spielberg...de verdad que no falta ni uno de los tics más onerosos que tanto le gusta exhibir al archimillonario y sobrevalorado individuo. Bueno, eso y que no pueda ponerle menos puntuación de la que le pongo a continuación porque, es de cajón, la producción en su parte técnica a pesar de ser irritantemente standard, y sin riesgos que valgan, si está facturada con una corrección ultracalculada sin mácula a caber. La personalidad de Spielberg en lo argumentativo es frecuentemente molesta (sobretodo cuando se enfrenta a este tipo de films) pero es que en lo técnico és, directamente, inexistente. Es el reverso positivo de la impersonalidad, supongo.
GUZZTOMETRO: 4/10

jueves, 13 de noviembre de 2008

EL EFECTO MARIPOSA (2004)

SINOPSIS: Evan Treborn, un joven que se está esforzando por superar unos dolorosos recuerdos de su infancia, descubre una técnica que le permite viajar atrás en el tiempo y ocupar su cuerpo de niño para poder cambiar el curso de su dolorosa historia. Sin embargo también descubre que cualquier mínimo cambio en el pasado altera enormemente su futuro.

Los creadores de la mongoloide serie televisiva "Kyle XY" y el cutre del Kutcher (mejor no poner un listado de las porquerías en que el Sr.Moore ha participado aún a pesar de su relativamente corta carrera) juntando fuerzas para ofrecer al espectador un drama fantástico aposentado sobre el más que manido tema de los viajes temporales...En efecto, la cosa crea escepticismo en el mejor de los casos. Y con todo, misterios de la vida esta, el producto resultante no está nada mal. Es este un film de esos que no alimentan pero si logran engañar, al menos un rato, al hambre.
De acuerdo que es cine ultracomercial, que está todo diseñado a mayor gloria de su protagonista (que está francamente bien en contra de lo que se pueda sospechar), y que la presunta originalidad de su argumento tampoco es tal ni de lejos. No obstante el ágil ritmo impuesto por los giros de dicho argumento acaban socabando el escepticismo anteriormente mencionado (talibanismos proelististas e irredentos aparte, claro).
Por las partes que me tocan lo que más agrada del film son aquellos momentos en que el drama (que es de lo que se trata en definitiva) se centra en la impotencia de su protagonista, al verse éste superado por lo que se va sucediendo (aquí los críticos que tragaron citarán la "soledad kafkiana" y su puta madre y los que no tragaron hablarán sobre el enésimo intento fallido de llevar a los matices del drama a un actorzuelo de tres al cuarto que solo sirve para estúpidas sitcoms de veinte minutos). Obviamente la acaban cagando en la última cuarta o quinta parte del film, según las cuentas de cada uno, cuando el Kutcher, cual Legion de los X Men o el Hiro de la serie "Heroes" -que es definitivamente un bluff de tres pares-, acaba trasteando con el tiempo casi a su antojo. Ese paso, dígamos poco sutil, de la tragedia a la ciencia ficción (o de víctima a mutante con superpoderes, si se prefiere y centrándonos en el prota)es el que convierte un film hasta entonces notable en el socorrido e inferior "tá bien" de turno.
Curiosamente, integrando otras cosicas del film, las partes filmadas con los niños actores son uno de los principales activos del total. Dicho esto para los que, normalmente, detestamos los films con niños interpretando papeles de trascendencia para la trama (para cada "Goonies" o "Camino a la perdición", por no hablar de "La noche del cazador" -subiendo el listón a lo más alto posible-, tenemos choporrocientas mamoteces a lo "Solo en casa" y "Hook"). Además hay momentos de cierta crudeza, como aquellos que tienen presente al desgradable rol de Eric Stolz, o el desgarrado episodio carcelario.
La igualmente televisiva Amy Smart supera el asunto con nota y sin problemas a pesar de lo macetero que pueda resultar su papel en apariencia. La palma, sin embargo, se la llevan el inquietante y malévolo -por las circunstancias como se deduce al final- de, el nuevamente televisivo, Elden Henson como el hermano chalado con impulsos violentos de la chica del folletín y, por supuesto, por encima de todos el gran Ethan Suplee (el mismísimo hermano de Earl, ahí es nada) como el gótico y bastante irascible compañero de habitación universitario de Evan.
Podría haber sido más en definitiva, para qué negarlo, pero repitiendo las cartas de presentación que el film presentaba a priori (principio de párrafo tras la sinopsis) ya es suficiente para sorprender para bien. Aunque no sea por su argumento como pretende sino por ese camino inverso poco agradecido de: "me esperaba una auténtica mierda y mira...", que tanto duele admitir a parte del sector crítico, dicho sea de paso.
A FAVOR: los momentos de descontrol temporal de su prota que logran inmiscuirnos en la historia y compadecernos de un pobre Kutcher que repito (porque es de recibo hacerlo) está francamente bien. Lo bien resuelto que se presenta el argumento, midiéndolo a un ritmo adecuado y espaciando los momentos de tipo fantástico, sin caer en el videoclip desenfrenado ni en la fácil y ventajista búsqueda de la lágrima teenager al verlas pasar canutas al joven y guapo protagonista. La participación del resto de actores, generalizando, no merecen que tiremos petardos quizá pero si están a la altura y algunos íncluso logran alcanzar entidad propia a pesar del poco espacio que les deja la "estrella" en la historia.
EN CONTRA: lo dicho, el momento en que el prota deja de verse superado por los acontecimientos para empezar a controlarlos... no es suficiente para echar mierda al vino quizá, y de hecho es casi terminado el film cabe admitir, pero le quita todo el romanticismo e ingenio al asunto de una colleja burrera. Además está esa sensación final de que el tema (más que concurrido en la sci-fi y los cómics) de los viajes temporales, llevados a la vida cotidiana de un individuo anónimo, todavía no se ha explotado como podría en el celuloide...No lo consigue, o no del todo al menos, ésta y aún mucho menos la cacareada y para mí bastante regulera "Memento". Todo llegará.
GUZZTOMETRO: 6/10

sábado, 1 de noviembre de 2008

INTERVIEW (2007)

SINOPSIS: "Basado en el film de mismo título del malogrado director holandés Theo Van Gogh. Pierre Peders (Steve Buscemi), un reportero de guerra con reputación internacional pero ahora en horas bajas, se ha endurecido viendo los mayores horrores inimaginables cometidos por los hombres. Un día su editor le fuerza a entrevistar a Katya (Sienna Miller), la estrella americana de telenovelas más famosa del mundo. Ofendido, humillado, rebajado, Pierre se pone en contacto con Katya para realizar el trabajo, convencido de que será una entrevista absurda sin más importancia, pero se confunde del todo, ya que su encuentro con la mujer le deparará más de una sorpresa... Pierre descbure que bajo el glamour, capricho y lujo del que ella se rodea, hay una mujer inteligente, afilada de ingenio, y al igual que él, con cientos de cicatrices y recovecos. Entre ambos comienzan a hilar una relación llena de trampas, afiladas críticas, tensión sexual y lúcidas reflexiones sobre todo y sobre todos... ".

No solo de ser uno de los actores fetiche de los Coen o de DiCillio vive el gran Buscemi. Es corriente verle aparecer en films indies de diversa suerte e índole, algunos íncluso dirigidos por él mismo (lo mismo que el otro...el Turturro, vamos). Y aunque el drama carcelario "Animal factory" (con un gran Dafoe) o la tragicomedia "Trees lounge" de principios de los noventa ya son bastante de mi agrado, aclaro ya de entrada que es este el film que más me ha gustado y convencido de los que ha dirigido hasta el momento. Una grata sorpresa de esas que no esperas y con la que no cuentas a priori.
Creo que la sinopsis ya deja bastante claro por donde van los tiros. Es un film pequeño, parece un ensayo de autor de hecho: dos actores, apenas dos localizaciones (interiores por supuesto), y menos de hora y media de peli. Por en medio un diálogo constante con sendas interpretaciones del santo copón bendito (cuidado con la Miller esta que, amén de estar francamente buena, demuestra que es una actriz con un futuro más que brillante si no pierde el norte...que se preparen las Portmans, Knightleys y Danes de este mundo , a las que se pasa por la piedra en todos los aspectos imaginables sin apenas esforzarse) y "sanseacabó".
Buscemi se mueve como pez en el agua en este tipo de movidas y aquí además, llevando él el timón -cabe insistir-, es todavía más evidente. Así la naturalidad que logra es la bandera y santo y seña de su film. Partiendo del arquetipo, de lo estereotipado que son sendos roles protagonistas (basta repasar nuevamente la sinopsis), el tipo va desgajando una serie de sensaciones y cambios de simpatías/antipatías durante parte del metraje, para y por la parte que toca al espectador. Al final por supuesto ni una es tan pija, vacua o tonta, ni el otro es tan rudo, estricto o serio como parece. Todo son perspectivas y estados de ánimo, en definitiva. Aunque eso sí, el puñetero se sirve de una situación lúdica de "tu me das esto y yo te doy lo otro" como motor para la historia, y/o de efecto detonador para lograr captar nuestra atención...Es de esas pelis que para cuando te estás preguntando si te ha gustado realmente o solo ha sido una fugaz buena impresión, ya tienes los títulos de crédito finales en los morros y te parece improbable que lleves más de hora y cuarto mirándola. Un buen pequeño trabajo en definitiva, con un feeling muy conseguido entre sus dos únicos actores de relevancia (el resto son figurantes en el mejor de los casos), y unas interpretaciones medidas con escuadra y cartabón.
A FAVOR: interpretaciones, diálogos y la sobriedad que rige todo el asunto...Íncluso se logra algún momento de magia (que nos puede llegar a tocar la fibra, o los huevos según se mire), que no por pasajero y breve debe dejar de apreciarse.
EN CONTRA: para dar espectáculo lo diré con un chorraejemplo de lo más prosaico: al que le guste el entrecot de buey a la pimienta en su punto y no soporte las putas burguers esto le va a saber a poco; por contra al que solo le vaya el fast-food al uso y que le de igual lo que coma con tal de no desmayarse esto le va a parecer un coñazo sin duda a valer...Y es que, por otro lado, tampoco se trata de vender humo: esto es una burguer...indie, de autor y lo que se quiera pero burguer en definitiva. Eso sí, es una burguer cojonuda, nada de madonals ni burrikins, una burguer de asador argentino cocinada a fuego lento con todo lo bueno que queráis imaginar y que dicho plato pueda llevar.
GUZZTOMETRO: 7/10