viernes, 27 de febrero de 2009

WHAT JUST HAPPENED (2008)

SINOPSIS: Basada en las memorias del productor Art Linson -guionista del filme-. De Niro interpreta a un productor de Hollywood que intenta mantener su dignidad profesional envuelto en la maquinaria de los grandes estudios.

Grata e inesperada sorpresa este el último film de Barry Levinson (áún por estrenar in Spain hasta donde se). Y mira que el tipo no sería precisamente un modelo de regularidad (repasar filmografía para temblar cosa mala). Claro ejemplo de cineasta que partió con la pana años a con su primer film (la generacional y muy recomendable "Dinner" de 1982) , y entró en la ruleta de la fortuna hollywoodiense haciéndose cargo de un considerable número de populares e infectos truño-proyectos (es el director de "Toys", "Esfera" o "Acoso" entre otras ...casi ná), colándose por el camino pelis más bien reguleras pero que por cosas de los yanquis y su autobombo gozaron de fama considerable ("Good morning Vietnam", "Rain man" o "Sleepers") y si, también algunas cosicas, sin alcanzar nunca el nivel de su ópera prima, de interés ("Avalon"con un colosal Armin Mueller-Stahll, o la para mí bastante menospreciada sin merecerlo "La cortina de humo", como claros ejemplos). Con DeNiro pasa algo similar en el tema descrédito a día de hoy. Lo ha sido todo, cierto, y su importancia por mucha mierda en la que se haya dedicado a aparecer en los últimos lustros, no debiera mancillarse así como así (cuando parecía que todo el futuro del cine pasaba por Redford, Betty o Nicholson aparecieron un camada de actores que dificilmente se repetirá, al menos en tal número y en aquellas tierras: Pacino, De Niro, Walken, Keitel, Hoffman, etc...) . Además la última peli que le ví, junto a mi adorado Pacino para más rabia, frustración e incredulidad, rozaba lo insultante...Bueno, pues mira, para que te fies de los prejuicios (mira que me la he pillado veces en este sentido y no aprendo, no).
La cuestión, por otro lado, es que casi siempre me han atrapado en mayor o menor grado esas pelis de cine desde dentro del cine, con todos sus entresijos y mandangas a granel. Y con ese pensamiento en clave positiva me dispuse a ver el film (que le voy a hacer si yo nací en el Mediterráneo...).
El hace pocos días oscarizado Sean Penn y Willis, que aparecen haciendo de si mismos, se suman a la fiesta en justa y medida dosis (sobretodo el segundo -a pesar de no llegar a la suela del otro como actor si generalizamos, ni que decir tiene-) . Sin embargo el que se llevaría el gato al agua a nivel secundario es, acaso alguien lo dudaría, Turturro como el representante de actores (Willis, entre ellos) crujido de los nervios...solo superado levemente (y aunque joda admitirlo por mi admiración hacia el neoyorquino) por la fenomenal performance del canadiense todoterreno Michael Wincott como el visceral, y todavía más neurótico, conato de auteur que se resiste a que los gerifaltes de joligú le jodan su peli (grandioso su breve parlamento en la presentación de la peli en Cannes). El resto de secundarios de más renombre son gente como Robin Wright, Stanley Tucci o Catherine Keener. Valores seguros todos ellos que arropan con su tino habitual a un Bobby que es el amo absoluto del cotarro.
Además el ritmo de la peli, pausado pero sin pararse nunca y con sus acelerones de comedia negra perfectamente medidos, así como la elección de decorados y lugares urbanitas varios, entusiasmará a los fans del Altman de "The player" o "Short cuts" (si entienden que no van a ver ninguna de esas dos pelis, se sobreentiende, e íncluso aunque muy puntualmente se acerque al nivelaco sugerido -lo que es todo un piropo para el film de Levinson, dicho sea de paso-).
Buen film en definitiva. Sobrio, adusto y sin cucamonas que valgan. No lo recomiendo ex profeso ya que, a pesar de estar basado en la vida del tal y propio Art Linson -encargado a su vez del guión como ya habéis leído en la sinopsis-, da un pelín de cancha de más (solo un pelín, pero para mí la da) a la ajetreada vida personal del protagonista. Lo que ayuda a generar la sensación de estrés que pretende (más si sumamos esos momentos de cámara brusca -cambiando de primer plano a medio y viceversa, a saco- que ya conocemos de por ejemplo los dos films citados en el párrafo anterior)...eso o sencillamente que a mí, como apuntaba antes, me interesa más todo el otro aspecto del proyecto, el que engloba la parte profesional (y sobretodo pseudoprofesional) del sujeto y su relación con el resto de pajarracos del medio que se le van cruzando.
A FAVOR: todos los actores -encabezado por un buen DeNiro que ya iba olvidando uno lo que era verlo en una peli como dios manda- están muy bien (con ese casting cualquiera, podría añadir alguien y no sin razón) y la peli más allá de las chaladuras de los ya destacados Turturro y Wincott (y las airadas y excesivas apariciones de Willis, ¿por qué no?) no tiene ningún momento a destacar especialmente. Y ese posiblemente sea su principal activo (amén de, como siempre, la muy correcta dirección del que la firma en la parte técnica -que con un montón de truños a sus espaldas o no eso no se lo quita nadie-), es en definitiva tremendamente regular en su desarrollo sin llegar a caer jamás en la monotonía...aunque por otro lado, ese final paralelo entre el film ya rodado, que ocupa buena parte de la peli en si y que Ben se ve obligado a defender -o mutilar, según se tercie- a capa y espada, y la cruda realidad del plano final, con su cruel significado a cuestas, bien vale por si mismo, al menos para mí, la visualización del artefacto.
EN CONTRA: lo dicho...más trifulca negociadora entre bambalinas (por decirlo de algún modo) y menos vida personal del prota. Pero insisto también: cuestión de gustos, ya que no es que sobre nada en verdad...solo es un tema de preferencias en la repartición de espacio.
GUZZTOMETRO: 7/10

3 comentarios:

  1. La veremos, por supuesto. Pero no sé donde anda tu criterio Guzz. Si esto es un 7 y Slumdog Millionaire también, entonces con este film me lo pasaré bien, ya veremos.

    ResponderEliminar
  2. Has de tener en cuenta los gustos de cada uno...este tipo de cine me interesa a mí mucho más que cualquier cosa que pueda hacer Boyle (por lo menos hasta ahora) lo que no significa necesariamente que sea mejor, peor o igual...Es lo de siempre de las puntuaciones, que son relativas, vaya...Siguiendo con el ejemplo reciente de "Gosford Park" y el "El pianista" -2 de las poquísimas pelis de 10 insaltables de la década- decir que por temática y contexto preferiría a priori la de Altman pero que, en la puta vida, la pondría por delante de las peripecias de Brody, que a priori tocaban un tema que me motivaba bastante menos...

    ResponderEliminar
  3. Ves, al final estamos de acuerdo, El pianista y Gosford Park son de lo mejorcito de los últimos años... si es que.... todos los caminos conducen a Roma.

    ResponderEliminar