viernes, 6 de marzo de 2009

EL HALCÓN MALTÉS (1941)

SINOPSIS: En 1593, los Caballeros de la Orden de Malta decidieron obsequiar al Emperador Carlos V con la estatuilla de un halcón, realizada en oro macizo con incrustaciones de piedras preciosas, en agradecimiento a ciertas prerrogativas concedidas por el monarca. Sin embargo, esta maravillosa joya no llegó nunca a manos de Carlos V, ya que la galera en la que era trasportada fue asaltada por unos piratas. Cuatrocientos años después, el detective privado Sam Spade y su socio, Archer, aceptan el encargo de una muchacha que quiere averiguar dónde se encuentra su hermana, que ha desaparecido junto a Floyd Thursby, un hombre sin escrúpulos.

Aunque siempre me gusta vanagloriarme con paridas del tipo de que si esto es un "blog de opinión subjetiva y de autor al alimón", por lo que "me da igual si la gente pone comentarios o no porque es un hobby más", y que además "es un rollo temático donde namás que el cine debe tener cabida", y tantas giliflauteces varias propias del nene...lo cierto es que se agradecen los regulares comentarios del vecino-marciano Nicho (ver "bloj del vecino" en el lateral para visitantes ocasionales). Me consta que hay más gente que lee el tugurio (tampoco hablaríamos en centenas, no hay que fliparse tanto, no) éste pero, por lo que sea, el mentado tiparraco es casi el único que escribe con asiduidad. Lo que pasa es que bastantes veces escribe con ademán "choteístico" (e íncluso, de vez en cuando "insultístico"). Así el otro día al ponerme un comentario "amable" (ver comentarios de la penúltima entrada -"Young Frankenstein"-), me quede bastante extrañado, circunspecto y garratibat...Tras recuperarme del shock traumático ante la falta de costumbre he decidido honrar al ínclito comentando una de sus, me consta, películas predilectas de siempre: "The Maltese Falcon". Un film que, en verdad, no está mal del todo...
Cuando a principios de los 40 finales de los 30 el, ya bastante poderoso, cineasta William Wyler (director al que injustamente se recuerda como "el director de Ben-Hur" como si de un Cecil B.de Mille -lo que hoy sería Espilbér- al uso se tratase, teniendo el hombre referencias del calibre de "La loba", "Los mejores años de nuestra vida" o "Brigada 21", entre un mayor y respetable número) se hizo con el proyecto de llevar a la pantalla una novela del eminente escritor de novela negra Dashiell Hammet (el novelista más universalmente reconocido de dicho género junto a -el para mí todavía algo superior- Raymond Chandler) se encontró con que el primero de los problemas iba a ser el tener tiempo suficiente para guionizarla a fin de cumplir los plazos previstos...Además en ese momento estaba dirigiendo un film (y no es difícil imaginar echando un repaso a su filmografía, mayormente en aquellos años, que la agenda del tipo no tendría muchos espacios en blanco). La solución se la dió uno de los actores con los que estaba trabajando en dicho film, quien le explicó que su hijo (cuya pericia Wyler ya conocía pues formaba parte del staff de guionistas de su "Jezabel" del 38 -con una descomunal Bette Davis, por cierto-) podía hacerse cargo del mencionado guión en ese momento...El nombre de dicho actor era Walter, el del hijo John...Por una cuestión u otra el gerifalte hollywoodiense se acabó convenciendo ...o no, y precisamente por eso, y tras echarle un vistazo al trabajo realizado sobre el papel, fue ese "hijo-guionista" el que acabaría dirigiendo el film, que además iba suponer su ópera prima tras la cámara. Ya he mencionado el nombre de padre e hijo pero no el apellido: Huston (ahí es nada).
La filmografía de John Huston es el sueño húmedo de cualquier biógrafo. Hay de todo y para todos los gustos: "star-movies" de estudio revienta-taquillas, filmes de aventuras clásicas (memorables y esquivables), drama, noir, biopic, alguna comedia, alguna que otra superproducción, alguna obra de esas llamadas "de culto", si, íncluso alguna -contadísima- auténtica puta mierda sin excusa a caber (mención a parte para "La noche de la iguana", posiblemente el rodaje más accidentado de la historia de joligú -cuando no estaba borracho el actor principal era la actriz y, casi siempre, el director...-), etc...Y, faltaría más, dentro de todo ese entramado, y larguísimo, opus del tipo aparecen cual setas silvestres un apreciable número de "masterpieces". Aunque hay algo que ni el más cabrón de sus detractores le podrá quitar jamás: ¿alguien puede decirme algún director yanqui -dejando a Welles tranquilico- cuya primera película sea algo del calibre de "El halcón maltés"? Cierto és que aquí en Europa las óperas primas de Rossellini o Truffaut son piedras de toque, respectivamente, de toda una corriente artística...Pero si hacemos la otra lectura vemos la incontestable grandeza de la pieza de Huston: "Ciudadano Kane" es el "antes y después" más significativo en la historia del cine americano; "Roma: ciudad abierta" es, junto alguna otra, la peli que define los parámetros del neorrealismo; y lo mismo para "Los 400 golpes" y la nouvelle vague...ahora bien, ¿son esos tres filmes -elitismos de lado- muy superiores en cuanto a calidad y trascendencia a "El halcón maltés"?...(el film que más y mejor define el "cine negro" de la historia, que nadie lo dude). Para mí al menos no. Puede que no sea objetivo, pues me encanta dicho género pero...¿quién coño no ha visto este film en más de una ocasión? Y también me pregunto: si Huston puede devolver la mirada a tamaños titanes sin pestañear -tanto desde este chorraejercicio de "mejores óperas primas", como si hacemos recuento global de títulos a reverenciar-, ¿por qué la crítica tardó tanto en reconocerle la nomenclatura de "maestro" que debió atesorar desde el primer minuto del estreno de esta película?...Los tentáculos del gafapasteo son y han sido tan intrincados y obtusos, frecuentemente...
Puede que mi (queridísimo) Holmes sea el personaje, de ficción o no, más llevado a la pantalla en la historia (es una pregunta del Trivial, que como fuente es una mierda pero bueno, ahí queda), pero el Detective con mayúscula del cine es Humphrey Bogart (y fijarse que no digo ni Spade, ni Marlowe, sino Bogart) , no hay discusión. La gabardina, el cigarro, el sombrero, la pistola, los tics...Un tipo más bien tosco, tirando a feote, que siempre estaba rodeado de femmes fatales de esas y que hasta en la situación más puta sacaba el sarcasmo más inesperado...Por supuesto se creo el estigma con Boogie y le costó lo suyo tener las oportunidades de demostrar el actorazo que era, además de estrella, pues a los estudios les costaba dejar que escapara de ese exitoso rol (es lo que tiene haber protagonizado este film y al año siguiente "Casablanca" con un look y un tipo de carácter similar).
Vamos con la dirección. Impecable y opresivo blanco y negro más "denso" y "espeso" que los artículos de este blog (si tal cosa es posible). Con una casi total ausencia de luz natural y un carrusel de decorados interiores que van de la mayor opulencia a lo más austero a fin de "retratar" al propietario u ocupante de los mismos. Se nota que Huston fue monaguillo (guión)antes que fraile (dirección) y su respeto por la novela negra es para quitarse el sombrero (y la gabardina) por lo magistralmente que aprovecha el recurso estrella de dicho género literario: la descripción. El uso de la música de Adolph Deutsch que hace el director también es de manual, apareciendo y desapareciendo en momentos muy puntuales y significativos. Es decir, un elemento descriptivo más a integrar. El lenguaje cinematográfico de cámara -por si mismo- utilizado por Huston no es nuevo, cierto, ya que el llamado noir hace algunos años que viene llamando a la puerta (de hecho su nacimiento se dió una década antes como hemos visto en la entrada anterior del blog...pero todavía no existía de facto quieran o no los historiadores y mitómanos varios) para definirse como tal, solo le faltaba un empujón. Lo que sucede es que ESTE es el susodicho "empujón". Y si que alcanza el mentado "lenguaje cinematográfico" único (inherente a todos los grandes maestros), en el momento de comprender que el gran secreto de Huston esta en el ritmo argumental. Un ritmo donde todos los factores, como hemos visto, componen a su vez un todo global. Quizá solo un guionista de gran calibre era capaz de dar dicho salto y hacer desembocar todos los elementos fílmicos en base a uno solo... No hay "solos de guitarra"-pa entendernos- interpretativos, ni pasajes musicales memorables, no hay ningún momento épico argumentativo a destacar (que el público deba esperar en revisualizaciones del film)...Es el todo que decía antes. Presentación, nudo y desenlace se entremezclan sin subidas ni bajadas que valgan. Esta peli se dispara como un cohete ya de inicio y no aterriza hasta los títulos de crédito finales con el célebre pajarraco aúrico de fondo. Se entiende que es el film que define el género ya que éste nace a su vez del género literario, y en verdad, no existe mejor novela negra llevada al cine que esta.
Del grandioso Bogart -"asuspiesestoeranhombresynolasnenazasdehoy"- no creo que se pueda decir más (el más chulo -que no duro- de la historia). Mary Astor es la (notable) femme fatale al uso del film que no se cree ni ella misma cuando habla de las trolas que mete, Gladys George es la poco convincentemente (no por la actuación sino por el pendonismo del personaje) compungida viuda del socio muerto y, entre algunos secundarios más, nos quitamos (especialmente) las veces que haga falta y lo que haga falta, por los siempre magistrales Peter Lorre (Joel Cairo) y Sydney Greenstreet (Mr.Gutman -menos coñas...-).
Se puede entrar en un apasionante debate sobre si estamos ante el mejor film noir/negro de la historia o no. Lo que está claro es que estamos ante el título referencial (si, insisto por enésima vez porque no sería moco de pavo el datito...). Clasicazo insaltable del santo copón bendito sin más que añadir.
A FAVOR: como viene siendo habitual al enfrentarme a "bichos" de esta índole no creo que sea justo destacar nada por encima de lo demás...Pero es que, para mis inri y como señalaba antes, en este caso es absolutamente imposible ... (más allá de la admiración particular de cada uno por Humphrey, para los fans del mismo entre los que me cuento, se entiende).
EN CONTRA: no sé...quizás Boogie podría fumarse un cigarro más entre la escena diecisiete y la dieciocho...
GUZZTOMETRO: 10/10

4 comentarios:

  1. OOHH, OHHH!!!!!!. Una de mis diez películas favoritas de todos los tiempos. Amén!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, no había un poster mejor??? es que llevabas dos espectaculares....

    ResponderEliminar
  3. It's true. Me ha fastidiado no encontrar ningún poster más chulo del film...Hay solo uno, versión alemana(http://www.movieposterdb.com/posters/08_09/1941/33870/l_33870_0b8c9c65.jpg), que esta bastante mejor estéticamente, pero entre el pajarraco, el idioma y el año que era no me ha dado la gana de poner...Achtung y al loro, qué no estamos tan mal !

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar