martes, 17 de marzo de 2009

LA JUNGLA DE ASFALTO (1950)

SINOPSIS: La planificación meticulosa de un atraco a un joyería, por parte de una banda de delincuentes, le sirve a Huston para ofrecer un poderoso relato lleno de intensidad, amén de un realista e insuperable estudio de personajes y sus motivaciones. Sin lugar a dudas, una de los mejores películas del cine negro de todos los tiempos, con el gran Hayden y una seductora y sexy Marilyn Monroe.

A Orson Welles le preguntaron si "Atraco perfecto" del 56 no era en cierta medida un plagio de "La jungla de asfalto". El director de "Ciudadano Kane" respondió que: "sí, pero que "The killing" era mejor. El problema de la imitación me deja indiferente, sobre todo si el imitador logra superar al modelo. Para mí, Kubrick es mejor director que Huston". Paraula de Orson, amén...Bastante cabrón y menospreciante por otro lado y por la parte que le toca. Aunque al final, claro, la historia le haya dado la razón, ni que decir tiene ya que a pesar de que Huston pueda y deba aparecer entre los veinte (o treinta si se le tiene algo de manía, o según pareceres qué carajo -nunca más atras, eso si-) mejores directores de cine habidos hasta hoy, lo de Kubrick es de top-5 (o top-10, lo mismo de antes...jamás menos) directamente, por mucho que fastidie a algunos críticos e historiadores varios...si, por encima íncluso del propio Welles en mi modestísima y sandunguera opinión.
Sea como fuere estamos a finales de los 40. En el 48 y con "El tesoro de Sierra Madre", se daría un caso único en la historia de los Oscars de las narices: por primera vez (y en una misma peli), padre (Walter Huston, como actor de reparto) e hijo (John, guión y dirección), lograrían la estatuilla...Lo que obviamente, además de confianza, otorgó cierto "poder" al célebre cineasta y amigo del bebercio. Y el "poder" en "joligú", lo es todo (como decía DeNiro en la recientemente aparecida en el blog "What just happened": "si no lo tienes lo quieres y si lo tienes temes perderlo"). En cualquier caso, un John Huston envalentonado firmara su primera peli con productora independiente (de la que era socio) en el 49: "We were strangers"...que se comó los mocos (no puedo decir más pues no la he visto, pero tras documentarse uno un poquillo se ve que no la aplaudieron mucho, no -y a ningún nivel-) . Así en el 50 llega la semilla de la discordia definitiva en la filmografía de Huston en lo que a crítica supone: "The asphalt jungle". Cúspide definitiva del cine negro para algunos, ladrillo (que genera maliciosos juegos de palabras con el título) de aquí te espero para otros. Antes de entrar de lleno con la peli, ya digo que lo afirmado antes por Welles no podría ser más cierto...pero la influencia de esta peli sobre la última, y más sonada, virguería de Kubrick antes de convertirse en la superestrella en la dirección que fue (gracias a su "querido" Sr.Douglas y su productora), es harto obvio. Como también lo és, que estamos con "The killing" ante la mejor película sobre un "atraco organizado" que se haya filmado jamás...no es solo que el film de Huston salga escaldado en la comparativa pues, es que en mayor o menor grado lo salen todas las demás. Cabe exonerar a Welles en su sentenciador dogmatismo pues aunque ahora pueda hacerse una lectura de ese tipo, dicho pedazo de cineasta no podía saber que, tras más de medio siglo después, esa afirmación sería extrapolable a cualquier otro film de ese subgénero.

Empecemos, ya tratando el film, con el elenco actoral pues, en mi opinión, es lo más despejable del film. No se malinterprete. La llorona Jean Hagen y el adustísimo Sterling Hayden (si, el de "The Killing" también -ya veo que es como bastante imposible hablar de este film sin que aparezca la sombra de la otra-) está rígido como una tabla por momentos, pero funcional y adecuado porqué si a lo que es la trama. Mejor están Sam Jaffe como el médico alemán, o sobrtodo, Louis Calhern como el abogado de fama digamos "dudosa", que completan el trio de delincuentes que planea atracar la joyería. Por lo demás mencionar, que no me lo dejo no, que el film es recordado por muchos por ser el primero en el que aparece la mismísima Marilyn Monroe (lo que no es del todo cierto, ya había tenido una brevísima aparición en un western -bastante infumable por lo visto- de una par de años antes). Insisto en lo "aparece", el papel se limita al de ser la fulana del mentado abogado y su concurso (amén de breve de cojones) tampoco sería la panacea en "la historia de la interpretación" precisamente...Pero en definitiva el casting no es el presunto problema...tampoco el guión (que funciona sin problemas y resulta especialmente sugerente para amantes de los filmes de atracos en particular y del cine negro en general). Así que mientras algunos/muchos no se ponen de acuerdo sobre si el discursito final del poli, asumiendo su papel en la sociedad, es forzado y enfermizamente moralista (cosa mala para ellos, apareciendo en un film que -en su momento- presumió precisamente de "no hacer concesiones moralistas"), o bien, uno de los puntos álgidos y de inflexión total en la historia del género, solo queda tratar el tema que divide en dos al mundo entero de todos los eruditos, críticos, documentalistas, historiadores, aficionados (y tantos otros) a colación de este film: la fotografía.
Tirando de leit motiv a lo anuncio de chicles, esta es la peli que ponen en nueve de cada diez academias de cinematografía cuando se trata de explicar a los alumnos lo que és "la profundidad de campo" (al otro que falta le pondrán la primera peli de Welles que, sin desmerecer, sea posiblemente más adecuado -por ser el primer film que incidió realmente de forma puntillista en el tema más que nada-). El famoso "problema" viene por lo estático de la imagen. A Huston le importaba por encima de todo "profundidad de campo", para lograr así una fotografía más nítida
que la cristaleria de la Presley. Lo malo repito, lo estático del resultado final. No hay travellings y los actores apenas se mueven (de hecho se puede leer en muchos sitios que "en la mayoría de planos los actores están sentados !"), y esa inexistencia de movimiento de cámara es lo que se suele imputar al renombrado director cuando se pretende atacar a "La jungla de asfalto", ya que no responde a un momento puntual ni a dos, es toda una constante durante todo el metraje del tema, lo que de manera inevitable acaba salpicando a todo el ritmo argumental. En el otro lado del cuadrilatero tenemos a sus defensores, faltaría más, que no ven sino genialidad en esa manera de proceder (todo "un antes y un después" en la manera de hacer cine para ellos). Es decir, se considera que Huston pasa por encima de interpretaciones y de casi todas las otras cosas (como la música, prácticamente inexistente en esta película) para ceñirse a la fotografía y argumentar la obra más en base a ella que al propio guión...y sus aduladores lo consideran como algo más que brillante, ni que mentarlo...
En resumen, la peli es recomendable por ser un claro exponente de su género (uno de los que más, aunque haya a quien le joda), con una historia perfectamente cerrada, una recreación de decorados intachable y una constucción de personajes de manual. Ahora bien, realmente la asfixiante manera de trabajar la peli tras la cámara de Huston hace que a veces si "salpique a todo el ritmo argumental". Recomendable insisto. Ni la bazofia hinchada que unos apuntan, ni el séptimo cielo que otros pregonan. No se yo si nos debemos referir a "The asphalt jungle" como la obra de culto definitiva de Huston como hay quien sugiere, o a un clásico más a adorar/ningunear según gustos pero, y para terminar, hay que volver a Welles ya que por mucho que guste de forma especial algún aspecto concreto o la totalidad del film, al final esto no es "The killing"...ni "The maltese falcon", por cierto, maestro.
A FAVOR: los personajes, el guión, la rudeza visual sin concesiones.
EN CONTRA: las comparaciones gratuitas, cierta arritmia narrativa, la rudeza visual sin concesiones.
GUZZTOMETRO: 8/10
Pd. Documentando el tema me he encontrado con una que no esta mal: puede que en efecto la secuencia del robo resulte algo confusa -especialmente si no se entiende que para Huston ese momento es lo de menos en el entramado argumental- pero para generar tensión en personajes (y espectadores) se hace que suene una bocina de alarma...en el edificio de en frente !. Como todo alrededor de este film...chapuza de tres pares para unos, genialidad que ríete tú de los McGuffins de Hitch para otros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada