jueves, 16 de julio de 2009

CONTROL (2007)

SINOPSIS: Película sobre el final de Ian Curtis, el enigmático cantante líder de la banda Joy Division, icono del post-punk inglés. Un recorrido por los últimos años de Curtis hasta llegar a su trágico suicidio en 1980; el conflicto entre el gran amor que siente por su esposa y una apasionada relación con su amante, sus ataques de epilepsia que cada vez le dejan más deteriorado, su increíble talento y sus arrolladoras actuaciones en directo.



Lo malo de ver un biopic sobre un artista del interés de uno es que, por lo general, la cosa nunca tira para donde ese uno quisiera. Me enfrenté al primer largometraje del director Anton Corbijn esperando ver candela en lo que fueron los Joy Division (banda apreciada por el que suscribe a pesar de su exigua y, por qué no, algo sobrevalorada carrera que, por otro lado, ha influenciado a dios y la madre) y me encuentro con esto...justo lo que pone en la sinopsis ni más ni menos: la vida de Ian Curis.
Sin duda el film será oro en plata para los fanáticos más acérrimos y completistas de la conocida formación (que son docenas de miles por especiales que estos se sientan, por cierto), pero por lo general el tema se limita a ver en imágenes lo ya conocido (y recocido) del personaje en biografías y docus existentes: la epilepsia, su carácter huraño y hermético, su condición de bígamo, lo gilipollas que eran el resto de la formación (que para mí es lo mejor porque los New Order nacidos de las cenizas de los Division es de las bandas que más detesto) y algun que otro episodio más, ya conocido insisto, para acabar desenbocando en el trágico suicidio de Curtis.
Muy correcta interpretación del protagonista (Sam Riley) más allá del notable parecido mediante una muy conseguida y sencilla caracterización, solo eclipsado por una Samantha Morton de la que me descubro como fan desde su muda interpretación en "Acordes y desacuerdos". El resto de roles secundarios cumplen sin problemas (pero sin "destacaciones" que valgan, eso si). Los otros rasgos más notorios del film son una impecable fotografía en b/n y un ritmo algo depresivo y lento, de manera ex profesa, con la clara intención de acompañar de la mano a la banda sonora del film con conocidas canciones de la formación (que a mí al menos siempre me han parecido un grupo que, en el muy peor de los casos, merece al menos tenerse en consideración pero que, obvio, la alegría de la huerta tampoco fueron musicalmente hablando). Quizá esto último sea la mejor ancla de la peli en sus momentos de mayor agobio. Cuando empieza a rallar un poco tanta desgracia acaecida sobre el propio Ian, o mediante él (que un angelito tampoco fue), aparece algún pasaje de "Unknow pleasures" o "Closer" al rescate. Eso está bien.
El único y mayor pero que se me ocurre, ya para terminar porque tampoco se puede decir mucho más del film (que ese es quizá su único y mayor problema, las limitaciones que parece haberse autoimpuesto el autor para dejar claro que es una peli que va -casi- exclusivamente sobre el personaje/persona), es el no haber exprimido más al Curtis músico de rock (el resto del grupo es poco más que atrezzo y, nuevamente, en este producto queda palpable y creible -y quien no se lo crea que escuche a los creadores del detestable "Technique" y que compare-) que supo filtrar las enseñanzas de Bowie y Reed hacia algo totalmente oscuro y completamente nuevo dentro del rock de lo que se han alimentado en mayor o menor grado gente de gran renombre (desde los Echo & The Bunnymen hasta Sonic Youth, pasando por los Smiths o los mismísimos The Cure entre tantísimos otros).
A FAVOR: la peli, repito, es ni más ni menos lo que reza la sinopsis y si eso atrae no decepcionará para nada. Lo apuntado de la (lógicamente destacable) banda sonora y que es una de esas raras ocasiones donde un ritmo deliberadamente lento tiene su porqué y, curioso, hasta parece lo más adecuado. Cabe añadir también que si uno lo ve con ademán "documentalístico"también le puede colar sin problemas, a no ser que tenga una afección crónica al mundo del drama, la depresión y sus circunstancias varias.
EN CONTRA: quien quiera conocer a Curtis y le de pereza leer aquí tiene su ocasión soñada...a los que quieran conocer la magia de Joy Division (creadores de "Warsaw", "Digital", "She's lost control" o la inolvidable "Love will tear us apart") no les quedará otra que zambullirse en "Unknow Pleasures", "Closer" o sobretodo, para mí al menos, el acertadísimo recopilatorio de singles "Substance" que sigue siendo, para mí de nuevo, la referencia definitiva de la formación.
GUZZTOMETRO: 6/10

3 comentarios:

  1. A mi la peli no me desagradó, el problema que tiene es que esta basada en el libro "Touching from the distance" escrito por su mujer, que no me gustó nada: me pareció victimista y autocompasivo. La película esta muy bien hecha y el guion creo que mejora un poco lo que era difícil de mejorar (por malo).

    Ya sabía de antemano lo que iba a ver y me temía lo peor, pero me sorprendio para bien.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, felicidades por el nuevo blog. Muy chulo.

    Yo dentro de poco vuelvo a la carga.

    ResponderEliminar
  3. Eso explica el casi beatificable rol de la Morton...ara ja quadra tot.

    ResponderEliminar