viernes, 31 de julio de 2009

LA HUELLA (1972)

SINOPSIS: Andrew Wyke (Laurence Olivier) es considerado uno de los mas notables escritores de novelas de intriga. Wyke, además, es un fanático jugador que ha convertido su gran mansión en una galería llena de múltiples juegos. Una tarde, Wyke invita a Milo Tindle (Michael Caine), un ex peluquero y actual propietario de una cadena de salones de belleza, a tomar unas copas en su casa. Ambos hablan de sus cosas, y Wike le propone un plan a Tindle en el que ambos saldrán beneficiados...

Otra de "10"...estamos que lo tiramos en Guzzest (corre nena, que me las quitan de las manos !). Poca coña con el señor Joseph L. Mankiewicz . Una carrera de cuatro décadas en los que tocó distintos tipos de registro con un índice de aciertos claramente a destacar. No solo es el director de la multioscarizada y sublime -si si, hace muchos años aunque os parezca mentira podían coincidir sendos conceptos con cierta regularidad- "Eva al desnudo" (que para quien sea fan de estas cosas supuso el galardón para el cineasta) con una Davis y una Baxter que más que rallar en la perfección se le descojonan en la cara, o del "Julio César" para Brando o "Cleopatra" para la dupla Taylor/Burton (rodaje complicado ande los halla por lo visto..."hic") . Es también el director de "Ellos y ellas" (de nuevo con Brando, Simmons y un Sinatra en mi papel favorito de los que le he visto al famoso cantante metido a actor), film muy de mi agrado y eso que al menda los musicales...De hecho, de las pelis que le he visto (que no son pocas) el único "clásico" que me defraudó sobremanera es "La condesa descalza" que me pareció un soberano coñazo de aquí te espero por mucho Bogart y mucha Gardner que haya. Da igual, en cualquier caso tiene en su haber dos pequeñas/grandes joyas que recomiendo humilde pero encarecidamente a todo bicho viviente: "Operación Cicerón" con un taimado y cabroncete Mason que se sale en plena IIª G.M. y, sobretodo (miradla por los clavos del que te dije), la descomunal "Odio entre hermanos" que es una de las piezas maestras del cine negro (noir, para los más cools) jamás habidas y la razón definitiva por la que al hablar de Edward G. Robinson muchos se santiguan antes. Sus dos últimas pelis son la cachonda "El día de los tramposos" (con Douglas y Fonda padres y ya comentada en este blog con anterioridad) y la (refinitiva de su insigne carrera) del título del post: "La huella".
El último film, si, y el único no yanqui al tratarse de una producción británica. Es cierto que por lo que se deduce del carácter inglés (mayormente al ver como se autorretratan siempre) no debió ser fácil convencerlos del todo...Director americano, adaptación de una obra de Broadway, solo dos personajes con montañas de diálogo incesante, una única localización de mansión y tentetieso, más de dos horas de metraje...Pero bueno, eso es entrar en el terreno de las suposiciones (cierto cierto) y supongo que el director de "Eva al desnudo" podía tener, hace ahora trenta y siete añazos y aunque estuviera algo viejuno, caché para hacer una peli con dinero inglés, húngaro o andorrano si se terciaba. Además los actores propuestos eran Laurence Olivier y Michael Caine que, en verdad, malos del todo no serían...Michael Caine ya era considerado entonces el mejor "actor joven" con holgura del reino y Olivier ya escuchaba en vida eso de "el mejor intérprete masculino de la historia del cine"...que hombre, eso quizá sea pontificar demasiado, supongo que por eso hacemos "listitas" los aficionados amateurs...yo por ejemplo no lo tendría claro para elegir a mi favorito en esas lindes aunque, eso si, a Sir Laurence no le hacen falta ni 10, del Top-5 no me lo sacan ni con agua hirviendo...peazo monstruo.
Y eso es la peli ni más ni menos: una obra teatral de intriga, con giros, regiros y contragiros argumentales, con solo dos personajes en una mansión inglesa de las gordas y unas interpretaciones masculinas como dudo se puedan volver a ver por lo menos en cine (en el tema del teatro no me meto que si de cine, por mucho que me guste, solo puedo vacilar hasta cierto punto de teatro es que ya no tengo ni puta idea)...Así de clarete esto último. Ya he mencionado otras veces lo satisfactorias que me resultan esas pelis que se basan de manera casi exclusiva en el trabajo actoral (si son sin "baile de escenarios/decorados" mejor aún para mí -a lo "12 angry men" para entendernos, o "Glengarry Glen Ross" si se prefiere un ejemplo más reciente-), supongo que por eso me gusta tanto Wilder (de hecho las magistrales "El crepúsculo de los dioses" o "Días sin huella" tienen lo suyo de lo apuntado en el paréntesis precedente) o Allen cuando anda(ba) inspirado. Bien pues si tratamos a ese tipo de pelis estamos ante la acreedora más seria a ser lo más grande jamás parido por nadie en cine...Me consta que lo suyo es hacer una gran peli donde todos los ingredientes habituales sean de primera pero puestos a sacrificar algo, para mí, lo último siempre es el tema interpretaciones (aunque se entiende que eso va a gustos y hay quien prefiere deleitarse en aspectos más técnicos).
Y es que no se puede decir más. Mankiewicz nos dejó a modo de canto del cisne esta maravilla en la que se limitó a poner la cámara enfocada y dar un texto a dos monstruos en su oficio para que disfrutarán como berracos y disfrutar él... y todo el mundo de paso, y por los tiempos de los tiempos además porque para más inri esto no envejecerá nunca. Imprescindible sin más y por cojones.
A FAVOR: los tres nombres propios que se destacan en el póster.
EN CONTRA: que (aunque no tengo claro que eso sea algo "en contra") me falten arrestos para ver el remake bastante reciente que se pergeñó (no quiero que me baje el concepto que tengo del señor Caine -aunque tras verlo aparecer en un trailer de "Miss agente especial" y otras lindeces por el estilo uno tiene que hacer un trabajo de contricción del tipo: "vestidaparamatarvestidaparamatarvestidaparamatar..."- y además, lo mismo -salvando muchísimo las distancias- para Jude Law que me parece que cada vez lo hace mejor, justo al contrario que McGregor por ejemplo que cada vez me parece más malo...). Decidido, yo eso no lo veo si no me va la vida en ello.
GUZZTOMETRO: 10/10

2 comentarios:

  1. Peliculón! culón...culón,...culoooo, oooon, nnnngggg.... Y mierdón los del Law. A ese tipo habría que cortarle el escroto y obligarle a comerse sus propios huevos masticándolos previamente. Viva Michael Caine!!! (el Olivier estaba por encima del bien y del mal)

    ResponderEliminar