lunes, 12 de octubre de 2009

LA CORTINA DE HUMO (1997)

SINOPSIS: Tras ser pillado in fraganti en una situación escandalosa días antes de su reelección, el presidente de los Estados Unidos cree llegado el momento de crear una guerra que distraiga a la prensa de su affair. Uno de sus consejeros contacta con un productor de Hollywood para inventar una guerra en Albania que el presidente pueda terminar heroicamente delante de todas las televisiones.
Ya escribí hace bastante tiempo al tratar la interesente, y bastante reciente, "What Just Happened?" que su director Barry Levinson era, sin duda, un sicario de Hollywood de los de toda la vida (esos cineastas que no tienen inconveniente en trabajar en la peor de las astracanadas a mayor gloria de la estrellita de turno -repasar filmografía del tipo para mayor contraste-).Reincidiendo en eso, que es lo que más y mejor sintetiza al individuo, también cabe persistir en que, con todo, también tiene alguna que otra referencia que si bien no cambiará la vida de nadie si merece al menos el epíteto de "resultona"... Y ésta "Wag the dog" es uno de esos casos, quizá no el mejor, pero unos de ellos al fin.
Como ocurre con la anterior peli mencionada, Levinson parece ponerse las zapatillas del Altman de "The player" o "Short cuts" pero, por supuesto, aunque el cocido al final no le queda mal, no llega a esos niveles ni de coña. Es lo malo del ser el "sicario" que antes mencionaba... el tipo puede ser un profesional del copón y todo lo que se quiera pero, por su propia condición (rendida a concesiones mil a mayor gloria de la pasta contante y sonante), su cine carece de personalidad propia (a veces, cuando está inspirado, recuerda un poco a Altman, y otras por ejemplo a Scorsese, pero nunca recuerda a nada que le identifique a él mismo ni en el más megalómano de sus sueños).
Aquí tiene una historia cínica y fullera -para bien- porqué si y, aunque nos encontramos pasajes y sobretodo diálogos (gentileza del omnipresente Sr. Mamet en su guión sobre novela ajena) a tener en cuenta, parece que la cosa le estalla un poco en los morros. Buena historia, buen guión, reparto de campanotas y el presupuesto que le salga de los huevos... ¿quizá demasiado para el meramente correcto y funcional Barry?. Y es una pena en cierta medida porque la sátira política a gran escala no es un tema que nos encontremos frecuentemente en el medio (quizá el "teléfono colorao" del que te dije dejo el pabellón inalcanzable para ningún otro cineasta si se piensa un poco en ello).
Claro que esperar de Levinson que se parezca a Kubrick es la reostia de injusto y ventajista (poor Barry). Pero tampoco procede al 100% el que se limite la historia a un mano a mano entre los dos pesos pesados de la función (un estupendo y sobrio DeNiro y un acelerado y estereotipado Hoffman -que mal no lo hace pero no le saca las tablas al otro, sea culpa suya o de la dirección actoral-) y a un baile de actores famosetes como secundarios, e íncluso cameos de otras gentes de la farándula haciendo "himselfs" de esos.
El film funciona pues, a nivel general, cuando refleja las martingalas de política sumergida ya que abre una puerta a la comedia que es bien recibida (lo mejor de la peli para mí) y de ahí se extraen los mentados diálogos que cimentan lo mejor del conjunto (la manera como se construye la guerra ficticia es descacharrante).
Sin embargo, no acaba de triunfar del todo... Demasiada información en demasiado poco tiempo (hora y media pelada de metraje) le acaba dando un aire de desbarajuste que le resta puntos... De acuerdo que al tratar el tema de la manipulación de medios (y más si atendemos al título traducido) está bien que se construya esa bruma de desinformación y procedimientos nada preclaros o concretos pero, aunque estaría bien que la narración de la historia se pretendiera equiparar a lo aparecido en pantalla, no es el caso. Si se pretendía que lo que vemos debe ser tan caótico como lo que se significa no queda lo bastante caótico para hablar de una gran obra, y si se quería presentar un total compacto, perfectamente cuadrado a todos los niveles, y que tradujera sin fisuras lo tramposo de la historia, tampoco queda lo bastante hilvanado... Así pues, la palabra clave es "sátira" y a ello se agarra la cosa, en la percepción final, para resultar interesante. Pero, insisto, es una entretenida manera de pasar la tarde que te deja la sensación agridulce de que podría haber sido una peli para después de la cena a fin de rematar el día con un poco de cine de alto octanaje.
No me la cargo no, sigo pensando que tiene más chicha que limoná, pero no me queda claro si es por su condición de producto correcto dentro de un ámbito de difícil encuentro o por su mera calidad intrínseca (que es lo mismo que escribir "misma" pero con el doble de sílabas).
A FAVOR: buena historia no exenta de mala leche que sorprende, en cierta medida, ya que el temita de entrada puede provocar cierta pereza. De lo mejor que le he visto al DeNiro "post-Casino" y un resto del reparto correcto a todos los niveles a los que un cojonudo Woody Harrelson se carga de medio zarpazo en su aportación (como es su costumbre en un tipo al que ya hace tiempo que veo como el único substituto posible del Walken más desatado).
EN CONTRA: se pasa un buen rato en lineas generales pero te da la sensación de que el bicho se está hora y media para encontrarse y, aunque a veces parece estar a punto, no lo acaba de lograr del todo. Quizá si la hubiera dirigido el propio Mamet...
GUZZTÓMETRO: 6/10

1 comentario: