sábado, 28 de noviembre de 2009

2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO

SINOPSIS: La historia de la humanidad, en diversos estadios del pasado y del futuro, es narrada en la película de ciencia-ficción de culto por excelencia de la historia del cine. Hace millones de años, en los albores del nacimiento del homo sapiens, unos simios descubren un monolito que les lleva a un estadio de inteligencia superior. Otro monolito vuelve a aparecer, millones de años después, enterrado en una luna, lo que provoca el interés de los científicos humanos. Por último, HAL 9000, una máquina de inteligencia artificial, es la encargada de todos los sistemas de una nave espacial tripulada durante una misión de la NASA.

Siempre será “2001” una de las manzanas de la discordia más gordas, paridas o por parir, dentro del mundillo este en el que se basa el blog. Y lo és, básicamente, porque ahí donde otras “grandes maestras indebatibles” logran volcar en su favor la relación fama/consenso de manera altamente mayoritaria, la odisea “kubrickiana” hace aflorar dudas, amores, desamores, odios y hasta fervores religiosos... Es decir, pese a quien pese, ni es el truño infumable que pregonan algunos ni merece constar, ni de guasa, a niveles de “casablancas” y “padrinos” (por mentar dos ejemplos claros) como asegurarían otros. Intentaré ir rápido porque ya se la concoce hasta el Tato y es un dar vueltas sobre lo mismo continuo...
Ante todo se debe señalar (como si alguien lo dudara) que “2001” es un antes y un después realmente sonado (y con muy pocos parangones) a la hora de hacer cine. Técnicamente es un prodigio visual incontestable, amén de uno de los proyectos más personales jamás llevados a cabo por un director de más o menos renombre. Contiene, además (y siguiendo con lo bueno para empezar a echar vinagre cuanto antes), tres momentos inolvidables que nadie en su sano juicio (aún entre los más contrarios al film) acostumbra a ningunear: el simiesco corto inicial, el breve pero majestuoso vals de las naves y el intenso (y notoriamente frío) diálogo con Hal... ¿A partir de ahí?. Pedante, opulenta y (francamente) aburrida. Y lo és, por encima de todo, porque Kubrick quiso dejar claro desde el segundo 1 de metraje que la estrella, el genio, artista y ente creador absoluto era él mismamente... Así, insisto (porque debe hacerse), nos encontramos ante un prodigio técnico tan brutal en su factura visual y sónica como vacío en la parte actoral y tremendamente gratuito (por lo discutible de los síncopes by the face que le endilga el autor) en su linea argumental. Lo peor, por otro lado (y para pillar a la bestia por todos los lados), a partir del film desde fuera de él es, sin duda, su corrosiva militancia pro-elitista del tipo: “si no te gusta o te parece aburrida es que eres un gañán que, además, no la ha entendido”... Aaaah, qué fácil es atacar la voluble autoestima del ser humano... Porque funciona el truco (y funcionará siempre para no pocas gentes -no hay más que escuchar a Bjork o ver una peli del Jodorowski, entre 2001 millones de ejemplos a elegir-), claro, hay incontables cineadictos que hablarán siempre maravillas de “2001 de Stanley Kubrick” por esa mera argumentación de mercadillo barato. Bueno, es lo más sencillo, tampoco habito nada en contra de ellos (y que diox les bendiga si procede). Lo que me escama es la falta de arrestos que se deriva de ese proceder... Porque aclaremos: el argumento es tan sencillo y obvio que tira de culo !. El resto es altivez y grandilocuencia, o la opulencia antes referida, pura y dura y por bandera. Un “hacerlo grande ante todo” que, recurrentemente, convierte al renombrado film más en un producto para “Imax” o en un festival de diapositivas para una convención de fans de Asimov que en un largometraje de facto. Para recrear el encuentro de la humanidad con Dios, Kubrick se regala casi dos horas y media de practicar el pecado de Onán a gran escala con todos los medios habidos y por haber a su disposición. Y es más y mejor mirado, no es un enfrentarse a los “grandes estudios” de manera ex profesa, es un aprovecharse de ellos con -eso si- plausible jeta (para lo primero ya está “Sunset blvd.” del que te dije, que eso si es echarle huevos de verdad... y sin pijeríos ni “ataques de autor” que valgan). Lo de Kubrick, en cuanto actitud, hace gracia pero tampoco es el acto de heroicidad definitivo en contra de las “majors” que algunos pretenden... y, lo más peor de todo, abrió las puertas al cine-espectáculo (en cuanto a la manera de presentar imágenes) del que los Spielbergs y Lucas de los cojones tan buena cuenta darán en años venideros...
En resumen, los tres momentos referidos y destacados hay que verlos porque no es que sean grandes es que se pasan de enormes... pero, tras la trilogía a aplaudir, ya está. El resto lo dejo para aquellos que buscan morirse de un ataque de superintensidad chupiguay y que, a la par, son capaces de sacrificar conceptos tales como interpretación o argumento en la cuneta en favor de otras jerigonzas... lástima que, de verdad, aquí uno no pueda. Para mí, y perdonando algún pecado de juventud, estaríamos ante el peor film de ese grandioso e irrepetible maestro del cine que fue Stanley Kubrick con holgura, de no existir aquél engendro del "aysguaychut" con el que tan tristemente se despidió.
A FAVOR: fotografía y música.
EN CONTRA: (volvamos a ello...) el desprecio por la vertiente interpretativa y argumental (que no tiene tanto que ver con que un ritmo sea lento o rápido en un film como con lo bien medido que éste resulte en el cómputo global sea cual sea el camino elegido)... y la espesor, claro (la última secuencia del film, por ejemplo -que también habrían varios-, es una de las cosas más gratuitamente alargadas en toda la historia del medio).
GUZZTÓMETRO: 6/10

6 comentarios:

  1. 6/10????? Mmmmmmmmm.... No tienes ni puta idea. Obra maestra!

    ResponderEliminar
  2. Y luego me llaman espeso a mí... me cago en el mono, el feto, el monolito, el Hal y el Zaratustra ese ! (e insisto que nadie me oira nunca decir que la peli me parece "mala", es solo que -por enésima vez- me parece el paradigma de lo sobrevalorado en esto del sine... curiosa por lo meritorio en varios aspectos pero sin más aunque la hubiera dirigido San Claquetas). Y a todo esto: ¿Si yo soy espeso tú eres el Pajares?

    ResponderEliminar
  3. Hola chato, quieres verme el monolito??? por cierto, me tienes muy abandonaoooo, pero muxo. Será por mis fantáticas zapatillas?? o es por esto de ganarle al madriles que te da subidón, te creces y ya no quieres hablar con los pobrecitos pericos, si es que nos tendrían que santificarnos... equipo contra el que jugamos, equipo que resucitamos... Amén.

    ResponderEliminar
  4. Si eres tú que desde que te has casado te has venido a menos "ahora tengo reunión de vecinos... ahora tengo gripe... ahora tengo bailes de salón... ahora voy a que me cambien la sonda... ahora me pica un huevo... ahora el otro..."... Si ya es verdad ya : "Home casat, home esgarrat". Fíjate en mi: soltero pero hecho un portento de salud !

    ResponderEliminar