jueves, 19 de noviembre de 2009

ABOUT... STANLEY KUBRICK

Diez años después del estreno de su última referencia, y justo antes de abordar en el blog los dos films que marcan el antes y el después más sonado de su obra, recuerdo (en la manera más sintética de la que he sido capaz) la archiconocida filmografía del gran Stanley Kubrick. Antes de empezar a leer los títulos, y aunque sea un tópico de la ostia -cierto-, cabe decir que en toda la obra del cineasta se nota de manera indeleble su pasión por la fotografía (que es ahí donde empezó, quieras que no) y el muy personal y descarnado uso que de ella hizo. De esta forma puntualizo que en las breves descripciones que siguen de sus films he obviado todo el tema visual donde, por supuesto y más allá de gustos, disgustos y preferencias u opiniones varias, el aclamado director (uno de los más grandes, de hecho y sin duda) siempre se mostró intratable... o hasta casi el final.
1) “Fear and desire” (1953): el, por momentos, interesante -y antibélico- estreno del que el cineasta siempre renegó (mejor en la propuesta inicial que en su desarrollo, si, pero tampoco es como para tenerle tanta manía a la pobre, más si se atiende a que está facturada con cuatro duros: 6/10)
2) “El beso del asesino” (1955): cine negro correcto y poco más venido a ídem por ser de quien es... (decepcionante en lineas generales aunque con buen final, eso si, irritantemente tópica: 5/10)
3) “Atraco perfecto” (1956): la primera “obra maestra” intachable del tipo con un espectacular Sterling Hayden (y, ahora si, Cine Negro en mayúsculas, de lo mejor en la historia del género de verdad de la más buena: 10/10)
4) “Senderos de gloria” (1957)*: aún hoy mi favorita de entre todas las películas bélicas habidas y por haber (imprescindible de cabo a rabo, se congenie o no con el tipo de film: 10/10)
5) “Espartaco” (1960): la primera superproducción -aunque le cayera de rebote- con el mejor casting masculino que se haya podido ver jamás en esto del cine (grandilocuente y exageradamente alegórica por momentos -se nota que papá Douglas pagaba la cuenta- pero con momentos incontestables a mansalva... ah, y de nuevo la mejor -para mí- en su género: 9/10)
6) “Lolita” (1962)**: inolvidable drama con uno de los retratos de autodegradación -impresionante Mason- más crudos que nadie se pueda meter entre pecho y espalda (la película más humana y patética a la par del maestro: 10/10)
7) “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú” (1964): la sátira en contra de la Guerra más devastadora y descacharrante con la Bomba de por medio (la única comedia en el opus del sujeto que, entre otras cosas, convirtió a Dr.Strangelove/Sellers en uno de los grandes íconos del medio: 10/10)
8) “2001: Una odisea del espacio” (1968): el acto de onanismo absoluto más caro de la historia del cine que, si bien resulta interesante por momentos y deja alguna que otra perla “pa los restos”, no acaba de cubrir -siendo mínimamente honesto- los opíparos gastos (el “Kane” de la Sci-Fi no le aguanta el pulso ni de coña a dicha comparación y, por mucha pseudomística argumentativa que se le quiera meter al asunto, es y será por siempre “el film sobrevalorado” por antonomasia: 6/10)
9) “La naranja mecánica” (1971): el alegato más violento jamás filmado en pos de una utópica sociedad antiviolenta (posiblemente, y a pesar de todo lo que se pueda escuchar o leer al respective, el “al revés te lo cuento para que me entiendas” más brutal del cine: 10/10)
10) “Barry Lyndon” (1975): ... o salvando los despojos “bonaparteros” a la luz de mil candelas (por segunda vez Kubrick se refugia de manera casi íntegra en su incontestable técnica y plasmación visual para tratar de redondear algo que, inevitablemente y a la postre, carece de un argumento lo bastante sólido como para recomendarse a ciegas, aún sin negarle su calidad: 7/10)
11) “El resplandor” (1980): una de las pelis de terror más reverenciadas e imitadas que sigue sin perder mecha tras treinta años de su estreno -y a pesar de ser la única incursión “kubrickera” en el género- (por mucha inquina que se le tenga al fantasmón de King -como, obvio, es mi caso- o al tremendo histrión de Nicholson, negarle la grandeza a la lectura fílmica de la novela es perder el tiempo de manera absurda: 10/10)
12) “La chaqueta metálica” (1987): junto a la recurrente reseña de Coppola el mejor film bélico en color jamás parido... y en dos actos completamente distintos para la ocasión (la última gran obra de Kubrick es la que, para mí, completa su top-5 particular siendo la única en color de tan renombrado ranking: 10/10)
13) “Eyes wide shut” (1999): un Kubrick ya vejete -y en las últimas, de hecho- se refugia en la opulencia y el despelote para ofrecer un bodrio infumable a mayor gloria del entonces matrimonio dorado de “joligú” (hay quien la adora y también quien la odia a muerte, sea como fuere de haberla dirigido el Tato no la hubiera visto ni él -algún gran angular con tropecientos figurantes enmascarados bajo techo de catedral o el momento cómico-oriental no pesan lo bastante como para compensar el estropicio general resultante-: 4/10)

*: http://ultraguzz.blogspot.com/2008/06/senderos-de-gloria-1957.html
**: http://ultraguzz.blogspot.com/2009/08/lolita-1962.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada