viernes, 28 de agosto de 2009

PONYO EN EL ACANTILADO (2008)

SINOPSIS: La historia se centra en Sasuke, un muchacho de 5 años, y su relación con una princesa pez que ansía convertirse en un ser humano.

O "Ponyo" Vs. "Up", que se podría llamar esto también....

Claro paso atrás de Miyazaki. No sé si ponerle un 10 sobre 10 o un 9 en el Guzztómetro(tm)... nunca menos eso si. Lo cierto es que ya hace días que quiero colgar el post de la última maravilla de Hayao Miyazaki (el mejor cineasta de animación del séptimo arte en su historia, para mí y con una diferencia que supera, triplica y eleva al infinito a cualquier comparación que se le quiera someter). Me entraron muchas ganas especialmente tras ver el último producto de entretenimiento "Up" (sano a rasgos generales pero tambien artificial y blandengue hasta gritar basta como siempre) de la fábrica Pixar. La puntilla la ha puesto, no podía ser de otro modo, el amigo Nikochan desde su blog, colmando el vaso con lo de: "A mi archienemigo Guzzest le digo que Miyazaki es un genio pero que su “Ponyo” no tiene nada que hacer al lado de las películas de Pixar y mira que la hijaputa me gustó, bueno, tal vez Cars fue un fiasco pero obviando ésta, las demás se la comen viva"... Claro, la ha acabado de ver (en rigurosas 3D por supuesto) y le ha encantado que está en su derecho (copiar link de los comentarios en el post de la susodicha peli en este blog para leer sus primeras impresiones). Será interesante retomar el debate de aquí un año o antes, pero esa es otra. A mí la afirmación del "archienemigo" me parece tan respetable como cualquiera, ahora bien... duele en el alma. Para mí para entendernos sería como poner, a modo ejemplo: "Blade Runner" me encantó pero no tiene nada que rascar ante "Los Piratas del Caribe" (y eso por poner un megaproducto de joligú insustancial de cojones pero que por lo menos me entretuvo, a un nivel parecido que "Up" -que visto lo visto es lo más que se puede esperar de aquellas tierras, me refiero a "joligú" y al entretenimiento... otrora "la meca del cine", hoy y desde hace algunas décadas "la meca del negocio del cine" pero eso también es otro tema-). Y que no se ofenda nadie porque considero que me quedo corto en la comparativa.
Para mi el cine de Pixar es tan rapidamente disfrutable como olvidable a la postre. Aunque eso si, no hay peli en la que no tenga un momento en la que piense: "estos putos yanquis me están tomando por un auténtico gilipollas zampapalomitas". El cine de Pixar es impresionante de aspecto, si... y vacio, y hueco, y gélido, y deshumanizado, y falto de alma (de auténtico sentimiento) en el fondo. Miyazaki te relata siempre una historia, que es a su vez una fábula y un viaje sin parangón, amén de un despliegue de fantasía e imaginación inencontrable en otro lugar. El cine de Pixar es precocinado. Artificioso. Te lleva de la manita para que no te desvies del camino marcándote cada paso del camino: ahora toca llorar (lloremos), ahora toca reír (riamos), ahora toca acción ("oooooh!")... Es como lo del asno y la zanahoria. En mi opinión. Si se quiere una comparación más directa y sin ningún tipo de lugar a dudas: la diferencia entre Miyazaki y Pixar o entre "Ponyo" y "Up" es la misma que hay entre el folleteo propiamente dicho y la masturbación. Las dos cosas pueden resultar placenteras a su manera namás faltaría, ahora bien, a un nivel muuuuuy distinto, qué duda cabe.
Para empezar a escribir de la "Ponyo" ésta podría poner todo el dosel de referencias a tener en cuenta del gran Hayao... y podría estarme hasta mañana pasado. Resulta que esta peli la venden como "una vuelta a sus orígenes", una "reconciliación con el público infantil", como "una versión libre de la sirenita"... Qué pobre todo. Decir que esto es "como la sirenita", es como decir que "Scarface" es "una lectura libre de El patito feo"... Como siempre los más pequeños tienen todo el derecho a flipar y a pasárselo bien con tanto colorido (y con la cercanía y personalidad que produce y proyectará siempre un dibujo a lápiz -ni que sea parcialmente- por encima del dibujo computerizado... es lo que tiene la artesanía y tal). Pero como siempre con Miyazaki "los más pequeños" se enterarán de la misa la mitad (bueno de hecho, "con esta se enterarán de la mitad" o al menos algo más que de costumbre... o por lo menos hasta bien entrado el film). Aquí no hay perro lazarillo que te guíe. Que cada uno extraiga lo que quiera (tanto a nivel de sentimientos como de empatía con los personajes). Los cambios de las situaciones más ordinarias a lo más absolutamente descantillado que te quieras imaginar son una de las señas de identidad del maestro. Una constante a la que ya no, es bastante fácil el atreverse a decirlo, renunciará jamás. Y luego claro, al finalizar, se agradece sobremanera la naturalidad de los personajes ante dichas situaciones (no son solo dibujos animados, son completamente humanos ! -aunque estén en el más extraño de los contextos-). Y aquí, una vez más, estamos ante una historia/leyenda que no va dirigido a nadie en concreto pero a todo el mundo en particular. No sé a estas alturas si cantarle el "oooonly youuuu" a Hayao y acabar a la brava pero bueno, seguiremos...
El cine de Miyazaki es tan brutal que te acaba los adjetivos. ¿Y las músicas? (mecagonla mar... nunca mejor dicho en este caso). Ya no es solo que a su lado los productos mainstream animados (como los de Pixar) te parezcan una soberana estupidez a todos los niveles es que es directamente la diferencia entre "vacío producto de entretenimiento" y "cine de animación" en todo lo que de si puede dar el término (o ha dado hasta ahora, en cualquier caso). Volvamos con "Up" para ilustrar mejor el ejemplo... Cuando tras el primer cuarto de hora, lo único francamente bonito de "Up", muere la mujer con la que el prota ha compartido su vida la garganta se te hace un nudo sin remisión pero... es algo, insisto, que después entiendes como precocinado -ya os daréis cuenta tarde o temprano- ("vamos a darles de entrada mucha mucha pena para que el prota te de mucha mucha pena y se nos haga entrañable cuanto antes"). Y de paso te dejan claro lo de la obsesión del vejete con la casa (que al final sacrificará porque solo es una cosa y no tiene vida..."¿entendieron la lecsión niños?" -"siiiiiií"...anda y que les den... a mí me pareció precioso ese rato y también me dejo "flojo", pero no por la pena -que a estos cabrones ya me los conozco- sino por lo hermoso que se desprende de ello). He puesto esa, no por putear a nadie sino porque al tenerla reciente aún me acuerdo de bastante (con el resto de las de Pixar ya no, la verdad, alguna gracieta a lo sumo). En comparación, al final (y es importante eso "al final") de "Ponyo" cuando parece que ésta se va a quedar convertida en pez para siempre no es que te de pena, no... es que te arranca el alma de un zarpazo la muy puta. Los personajes están supeditados por completo a una historia, atados a una aventura vivida en tiempo presente... no te caen bien o mal porque así lo busque nadie de manera intencionada, lo hacen por sus reacciones ante las distintas cosas que se van presentando. Miyazaki sabe que el principal protagonista es siempre la fábula, en que si la historia es realmente buena -por intrincada que a veces resulte- lo demás cae por su propio peso (maxime por ese arte que dios le ha dado al cabroncete).

Hay tantas secuencias memorables en "Ponyo en el acantilado" como quieras: el diálogo por luces del barco con la casa, la persecución en coche con la madre de Sasuke hecha una Fitipaldi, el recuento de "el brujo malo" dirigiendo el fondo del mar como si de una orquesta se tratase, el paseo en barca con todo inundado (hay un momento al entrar en el umbral del bosque que se congela el tiempo), la aparición de la madre "bruja buena", cuando "el brujo malo" se aparece ante la casa de Sasuke y este se va en coche con su madre (parece "El cabo del Terror/Miedo"), las andanzas de las abuelitas ... y tantas otras cosas que de hecho, prácticamente, acabarías citando el film entero. Qué adorables son Sasuke y la propia Ponyo (si los comparamos con el estereotipado hasta la médula y tópico tontainas del Russell de "up" ya ni te cuento -y no tengo nada en contra del niñito scout solo que... es la misma puta mandanga de personaje de siempre en este tipo de gaitas!-), siendo niños de verdad. En fin, no hay nada que hacer, el cine de Hayao Miyazaki es precioso, fantástico, único, delirante, fantasioso, humano, inabarcable... invencible a la postre. ¿Un "9" dije...? Pido perdón, debió ser uno de los numerosos momentos de estulticia semanal por lo de mi tontería congénita y esas cosas... Gracias señor Miyazaki por tener los cojones de hacer lo que haces en un mundillo rendido al fast-food vanal y no ver al espectador como un culo más a pegar en una butaca durante 90' sino como a alguien con raciocinio que no se limita a tragar, sin hacer ni hacerse preguntas, todo lo que previamente le cocinan y mastican.
A FAVOR: no por ser su "peli más accesible", que lo és, estamos ante algo ordinario... Fantasía pura convertida en dibujos animados, la enésima virguería de parte de un señor que más que ser "el Kurosawa" del cine de animación es "el Kurosawa, el Wilder, el Lang, el Fellini, el Truffaut, el Hitchcock, el Kubrick y la madre que los parió a todos juntos" del cine de animación. Ay, Hayao el día que nos faltes... cuando haya auténtica perspectiva de lo hecho por este hombre creo que no habrá ningún galardón, estatua o trofeo que le haga realmente justícia.
EN CONTRA: quizá se eche en falta algún viaje tripero de más en comparación con otras reseñas del genio pero, qué narices, lo enorme del todo final te acaba derrotando. Como siempre.
GUZZTÓMETRO: 10/10

miércoles, 26 de agosto de 2009

AQUÍ LLEGA CONDEMOR, EL PECADOR DE LA PRADERA (1996)

SINOPSIS: Narra las aventuras de un aristócrata francés, el “Condemor”, y Lucas, su fiel criado mexicano que, perdidos en el desierto del lejano Oeste, buscan la forma de volver al París de los franceses. A raíz de una involuntaria demostración de valor, “Condemor" es nombrado sheriff -muy en contra de su voluntad- y obligado a perseguir al “Tuerto” y a resolver la incógnita del paradero del padre del Chico y también la localización del legendario El Dorado, la fabulosa mina de oro. La historia se complica cuando el amor platónico de Condemor, la “Bella Jolly”, cantante del Saloon, también es raptada por el malvado...

Para esto no hay excusa que valga. No en vano es el segundo “0/10” en el Guzztómetro de la historia. El presunto flim ya juega la baza de lo cutre abiertamente, pero no hay nada que hacer. Aquí no se puede hablar de “camp”, ni "kitsch”, ni gaitas... esto es una auténtica puta mierda en toda la extensión del término. De la siguiente, del “Brácula” (Condemor 2) solo ví en un programa de gags de tele lo de cuando salen el Chiquito y el Arrocet bamboleándose haciendo el payaso encima de una tarima (que pretendía pasar por barco) para imitar así los vaivenes propiciados por el mar ( no comment). Para esta no tengo excusa... vista de videoclub hace más de una década (alquilada un verano en el apartamento en el que estaba con los coleguis para ver a posteriori de madrugada y con toda la caraja), con toda la intención. ¿Qué se puede decir?. Ojalá tuviera el sentido del humor de alguna gente que aparece en el filmaffinity tildándola con toda la mala leche (para reirse de los gafapastas por lo general... aunque algún friqui hay también por ahí cohabitando que por querer serlo tanto se ha pasado de vueltas y ha perdido conciencia de realidad...) de “obra maestra”. Pero no hay racionalización, ni excusa, posible (ni lo de “hombre, ya sabías lo que ibas a ver” -que es lo que se acostumbra a decir hoy de una peli de, por ejemplo, superhéroes, que inefablemente será una mierda de aquí te espero, cuando alguien la critica- es una compensación en lo más mínimo). De acuerdo que con la fumada y la castaña (y de madrugada) nos reimos en su momento pero, seamos sinceros... no precisamente con ella. El momento en que ponen una manada de búfalos (o bisontes o lo que coño fuera) al trote con imágenes cogidas directamente de un documental de National Geographic intercalada con los dos fistros subidos encima de un búfalo de cartón y como al trote da más miedo que todas las lecturas de Corman sobre Poe juntas...terrorífico porqué si. En definitiva como esto si que definitivamente no es cine sin debate a caber (hablando claro, solo se puede ver realmente borracho, en comándita, y con claras ganas de reirte DE ella), y para amenizar el texto ante la imposibilidad de poder comentar nada que sea ni de rasquis un elemento de cine propiamente dicho, pongo los distintos estados de ánimo que la puñetera puede suscitar a sus víctimas a modo aviso para navegantes:
Lo primero es que si notas impulsos de querer verla, así en frío y sin coacciones que pongan tu vida en peligro, tienes que asimilar cuanto antes que necesitas algún tipo de ayuda profesional ( “TIENES QUE TENER MAS CUIDADO QUE EL CAPITÁN GARFIO EN UN PICOR DE HUEVOS”). Claro que igual lo tuyo se debe a algún tipo de investigación científica del tipo: “¿cuál es la peor peli de la historia?”, dirigido a algún tipo de publicación fanzinosa de lo más bizarra (en ese caso: “TIENES MÁS PUNTERÍA QUE EL QUE TIRA A LOS DONUTS, NO PUEDO, NO PUEDORL”). Tras ver el asunto, eso si, ya solo te (me) quedará la certeza, por mucho que (me) te engañes a tí mismo, de que no podrás ser tomado en serio realmente cuando hables de cine por mucho que te esfuerces en ver hasta la última reseña del autor más elitista y admitido por la crítica consensuada del mundo (no cuela si se es honesto...”QUE TIENES MAS MORRO QUE UN PINTOR DE ARTE ABSTRACTO”) . De verdad que insisto que no hay excusa. Da igual que estes pringado del ocio más absoluto (“QUE TRABAJAS MENOSS QUE EL ÁNGEL DE LA GUARDA DE LOS KENNEDYRRRLLL !!! “) o que hayas conseguido por algún medio secreto la inmortalidad y tengas tiempo para todas la cosas de la vida (“QUE TIENES MÁS VIDAAAAR QUE LOS CABALLEROS DEL ZODIACOR !!!”). Da igual que tengas un sobrino de esos coñazo que piense que cada cosa que va descubriendo debe ser vista por tí si o si (“QUE ERES MÁS PESADO QUE EL CUÑADO DEL ROCKY”) o que hagas amistad por circunstancias de esas imprevistas con el supercampeón de friquis del continente (“QUÉ ERES MÁS RARO QUE UN DOCUMENTAL EN VERSO”) que habitas y éste te la recomiende. De verdad que da igual. También si sufres algún tipo de desfiguración terrible e inoperable (“QUE ERES TAN FEO QUE CUANDO NACISTE TU PADRE BUSCO LA CÁMARA OCULTARRR !”) o que te estés deshidratando en pleno verano por el calor y el único sitio con aire acondicionado del lugar por el que caminas sea un cine donde, horreur, algún pirado haya decidido reponerla (“QUE ESTO ESTÁ MÁS FRESQUITO QUE EL FRIGORÍFICO DE NANUC EL ESQUIMALRR”). En serio, ni que te la regale el del top-manta (“¡QUÉ GASTAS MENOS QUE UN JAPONÉS EN BOINAS, ¡¡¡TACAÑORJALLLL!!!” ). Tu tiempo, el invertido en visualizar tamaño engrudo parido en las mismísimas calderas de Belcebú, solo tendrá un fin posible (“ESTÁ MAS DESPERDICIADO QUE MARLON BRANDON VESTIDO DE DON PINPÓN”). Y después claro, no pidas explicaciones (te remitiran al maestro armero) por que tu estado de ánimo solo puede ser uno (“QUE ESTÁS MÁS ENFADADO QUE EL CASERO DEL FUGITIVO. COBARDE!”).
En síntesis. Dos cosicas. Si la ves sin que nadie te obligue y en pleno dominio de tus aptitudes físico-mentales, repito, tienes problemas serios si no la quitas antes del minuto tres (“ QUE TIENES MÁS POBLEMAS QUE EDUARDO MANOSTIJERAL MONTANDO UN BELÉN “) y, desde luego, por una mera cuestión de credibilidad, si se tiene el poco seso de admitirlo en público (...), despídete de trabajar profesionalmente de crítico de cine en la puta vida (“QUE TIENES MENOS FUTURO QUE TORREBRUNO BUSCANDO PELEA EN CHINATOWN”).
A FAVOR: al menos es mejor que el otro “0” del Guzztómetro, hasta ahora, en la historia del blog (“La amenaza fantasma”).
EN CONTRA: ¿de verdad hace falta?
GUZZTÓMETRO: 0/10
Pd: para que luego me critiquen diciendo que no comento cine español... (es coña me apresuro a decir).

martes, 25 de agosto de 2009

DRÁCULA DE BRAM STOKER (1992)

SINOPSIS: Jonathan Harker es un joven abogado que viaja a un castillo perdido en el este de Europa, siendo allí capturado por el conde Drácula, que viajará hasta Londres inspirado por una fotografía de la prometida de Harker, Mina. Ya en Inglaterra, el conde iniciará su intento de conquista y reinado de seducción y terror, absorbiendo la vida de la mejor amiga de Mina, Lucy.

Antes de nada agradecerle a Coppola este film en un sentido muy concreto. Gracias a la coletilla "de Bram Stoker" la obra literaria original de éste inundó las librerias de copias y ediciones mil a elegir. Gracias a ello, contando aquí el niño unos dieciséis años entonces, me animé a hacerme con una. Tremenda experiencia y una de las mejores lecturas que pueda recordar.
El mito de Drácula, el Conde, Vlad el empalador o como quiera llamarse ya se había llevado al cine en unas choporrocientasmil trescientas veces (y eso solo ciñéndonos en el Conde de marras, pasando de las de vampiros -en general- que casi se han convertido en un subgénero de facto dentro del fantástico). Las más recordadas: la impresionante (y expresionista) "Nosferatu" de Murnau de los años 20 (cuidadín con el remake setentero de Herzog o la relativamente reciente parábola "La sombra del vampiro", con inmensos Malkovich y Dafoe recreando el mítico rodaje como el propio Murnau y el Conde respectivamente) y, por supuesto, el "Drácula" original de Browning de principios de los 30 con Bela Lugosi al frente. Obviando, es de cajón, el recomendar todo lo aparecido hasta ahora vamos con la lectura que hiciera Coppola del mito hace algo menos de dos décadas.
Empiezo con lo malo para dejar al final buen sabor de boca... La enseñanza principal de este recomendable film es que hacer algo sensible de figurar como "obra maestra" en los hojales de la historia es algo chungo y complicado de cojones. Este film tiene cosas buenas, o magistrales de hecho a punta pala, pero tiene algo malo...muy malo: un casting regulero y desafortunado de narices. Si si, el británico Gary Oldman (del que soy fan) hace el papel de su carrera y esta de once pero, ay, solo Richard E. Grant como el Dr. Seward y Tom Waits convenientemente caracterizado (tampoco mucho, argüirá algún cabrito) le dan la réplica. El resto es de rebajas del todo a 1 euro. A Reeves el asunto le queda no grande, gigante (pero mira que es inexpresivo el tio). Los papeles de Elwes o Bill Campbell los podría haber resuelto un maniquí con igual acierto y pulsión dramática. Sirvió de trampolín para la Frost y la Bellucci por sus roles secundarios pero...¿aportan algo?. El tiempo las ha puesto en su sitio en cualquier caso: la primera tras esto vive de ser la Sra. Law y poco más y la segunda fue, es y será una maceta solo válida para cosas muy concretas (siempre las mismas). A la Ryder le pasa igual que al Keanu pero al tener más papel lo suyo todavía se nota más (lo qué habría logrado la Watson con ese rol...por el amor de Diox !). Pero nada comparable a lo de Hopkins con su Van Helsing sobrevitaminado, que llega aquí con la vitola de supercrack tras el asunto corderil y, merced a una sobreactuación repulsiva, casi logra cargarse el invento desde el primer segundo en que aparece. No creo que señalar al director de los padrinos como un mal director de actores sea algo recomendable pero, aunque se note que en este film se recogió más en aspectos técnicos y de producción (dejando a los actores un poco más a su bola de lo que debiere -que al menos lo bueno es que así quedan todos retratados...el que vale vale y el que no pues no-), debió definitivamente atar más en corto a Sir Anthony porque, de verdad, menuda mierda de interpretación...Cuando se junta con Keanu la cosa ya tira de culo por lo irrisorio del contraste: uno tan acelerado que parece haberse metido todos los tripis y toda la cafeína del planeta y el otro que tiene en el pestañear su mejor y más logrado ardid interpretativo.
Pero bueno, al final Oldman y -en menor medida- Grant son los que llevan la voz cantante y están de campanillas. Hay buenas actuaciones a pesar de todo.
¿Lo bueno?. Todo lo demás. Es la versión de la novela más fidedigna que existe, o que yo haya visto al menos (mérito del guión adaptado firmado por James V. Hart). La caracterización de personajes, en el aspecto físico, es intachable. La música es sencillamente espectacular (y no me refiero a la cancioneta de la Lennox que es absolutamente prescindible sino a la banda sonora que acompaña durante el metraje). La variedad de decorados, sirviendo como ejemplo la impagable recreación gótica de la Londres victoriana o el obligado pasaje del castillo del Conde en los Cárpatos -tanto dentro como fuera del mismo-, es como para morirse del gusto. Luego además está el uso de cámara del Sr.Coppola que se nota que está decididamente encima del tema para la ocasión (el baile de colores, planos y enganches -el de la pluma de pavo real con el sol es objeto de estudio en las academias sin ir más lejos- es un no parar...también debe darse lo suyo al director de fotografía supongo -Michael Ballhaus, alemán afincado desde hace años en yanquilandia y que es otro sicario más de los estudios como atestiguan las mierdazas en que se ha visto involucrado como descubro al investigar un poco...eso si, el tipo ha trabajado en alguna reseña de las buenas de Scorsese...por ahí lo salvamos-). Se nota en definitiva el control de Coppola, casi enfermizo, sobre el aspecto y textura que pretendía presentar porque el envoltorio de esto es descomunal. Ya desde los créditos iniciales.
A FAVOR: un Oldman de altos vuelos (insisto en destacar a Grant y Waits igualmente, más que nada por ser los únicos que parecen pillar también el rollo del asunto) y un ejemplo perfecto de como tratar cualquier aspecto técnico de un film contando con un gran presupuesto... parece que ya no se hagan cosas así y apenas han pasado cuatro días (no es lo "grande" son los "detalles" y desgraciadamente eso, que Coppola ya aprendió tan bien con los Corleone en su momento, no es lo que se estila hoy precisamente, y desde hace ya bastante tiempo).
EN CONTRA: el resto del casting le quita un punto y Hopkins, por si solo, otro. Contra la canción de la Lennox no tengo nada realmente "en contra" pero como no tengo ningún apartado que sea algo así como "gratuito" y, desde luego, "a favor" tampoco estoy lo tengo que encasquetar aquí.
GUZZTÓMETRO: 8/10
(Pd. Otra de las cosas que más me gustan, por lo revelador, en este film es que se puede ejemplificar como en ninguna otra parte que la "sobreactuación" a la que se suele referir la gente de modo inefablemente peyorativo puede ser a veces un recurso interpretativo a sumar y no a restar... En este film hay dos sobreactuaciones expresas sea cosa del actor o del director -la de Oldman y la del Hopkins- una es canela en rama y la otra una bofetada al espectador).

UP (2009)

SINOPSIS: "Up" cuenta la historia de un vendedor de globos de 78 años, Carl Fredricksen, quien finamente consigue llevar a cabo el sueño de su vida al enganchar miles de globos a su casa y salir volando rumbo a América del Sur. Pero descubre demasiado tarde que la mayor de sus pesadillas se ha embarcado también en el viaje: un explorador de la jungla llamado Russell, que tiene 8 años y un optimismo a prueba de bombas.

Como ponía el otro día en el post de "Vals con Bashir" he tenido la suerte de ver tres muy buenos films de animación (debemos sumar, a la cinta israelí, la "Ponyo" del maestro y esa "Coraline" que no tiene desperdicio que valga) en muy corto espacio de tiempo. Además tres pelis, por suerte, muy distintas entre si y que cumplían todas las expectativas (y más) se tenga la edad que se tenga. Faltaba la gran duda (salvo sorpresas) del cine de animación más reciente: "Up" el último Pixar, que debía dilucidar de una vez si las mejoras argumentales (gancho para el público adulto) apuntadas -pero no rematadas del todo- en "Ratatouille" y, especialmente, en "Wall-E" iban a cristalizar como uno esperaba. Creando así, al fin y ya que nos ponemos, una película (que no espectáculo) de Pixar que huyera del cine infantil más tópico de una vez por todas (siempre he pensado que con la pastuncia que maneja esta gente -fijarse que omito ex profeso el concurso de la Disney porque su figuración es definitivamente un caso de "caridad cristiana" a modo "gracias por los servicios prestados durante todos estos años"-, deberían hacer dos superestrenos anuales: uno avezado al público infantil y el otro no o no del todo, o no para los más pequeños en cualquier caso...un "Toy Story" y algo en la linea de la mentada "Coraline", para entendernos).
Pues bien, en respuesta a lo sugerido en la parte final del párrafo anterior mi lectura es que al título le falta una letra, la "s" en concreto...Por supuesto que no es mala y por supuesto que pasas un buen rato (por lo general) pero cine, lo que se dice cine... solo los primeros (y descomunales) minutos del film donde, hasta yo que tengo la sensibilidad de un mandril borracho en una caja sin agujeros cuando empiezo a ver este tipo de cosas, lo pase mal para no vertir alguna lagrimilla... Precioso inicio. Claro que, eso es un cuarto de hora a lo sumo. Entonces se acaba el cine y empieza el show (ya veo a los de McDonalds frotándose las manos por las ventas de "japimils" con los muñequitos...de verdad que ya desde casa se ven las chirivitas que les deben hacer los ojos, estos si llorarán si...pero de alegría los hijoputas, y como estos tantos otros en la misma linea). Es empezar a volar la casa, a ir para "up" y empieza el despliegue de medios, los topicazos del quince (los chistes con el horondo niño Russell, el simpatiquísimo perro hablador Dug, el ave del paraíso Kevin -que en verdad es hembra y, claro y por ejemplo, Russell ya tiene el chiste: "¿Kevin es una chica?"...jajaja mil risas en la platea...-, el presuntamente malhumorado prota del abuelete que es todo corazón cuando al principio era un viejo cascarrabias y el malo malísimo que era un héroe para miles en su infancia y que al final -"¿quién lo hubiera dicho?"- es peor que la tiña.......... pongan los puntos suspensivos que quieran que yo ya me he cansado).
Divertida, insisto por lo general, lo és, o a mí me lo pareció, pero tan divertida como puede serlo un capítulo de, por decir algo, los Simpsons menos memorables (pero también satisfactorios -ya sabéis esos pocos capítulos en que Homer no es el prota absoluto...a Futurama no llega en cualquier caso-).
De otras cosicas, como lo de hacerla en versión "super que te mueres" pagando un par de euros más, lo que realmente pienso me lo callo (pero es malo...mucho, que quede claro, y con tanto croma y tanta polla ya se adivina que salpicará en breve al cine, mejor dicho a los largometrajes/espectáculo actuales de grandioso presupuesto, no animado). También insisto en que ahora, mirando foros, parece que la tendencia de moda es decir que, a grandes rasgos: "a los que no les guste esta película es porque son incapaces de admitirlo en público por puro esnobismo o cosas peores". Falso !. "Blancanieves", "El libro de la selva" o "Pinocho" me parecen tan infantiles como obras maestras del cine -aún a pesar de tanta puta canción-...no por viejas, no porque quede bien...sencillamente porque las historias son mejores e infinitamente mucho más hilvanadas a pesar de su aparente austeridad (es lo que tienen, o no tienen, los de Pixar muy a su pesar, y el de su legión de incondicionales...por píxels y dinero, con su consiguiente pompa tanto a la hora de elaborar/teclear el film como de promocionarlo que puedan meter, al fin, sus guionistas no son los Grimm, Kipling o Collodi).
En resumen pasada la presentación, sucesión de gags con dispar fortuna, final y par de secuencias de vértigo (que huelen a chip quemado -al menos ahí son honestos-).
Para terminar es de cajón que si a "Wall-E", definitivamente lo mejor de la marca hasta la fecha para mí, le puse en principio un 7 sobre 10 en el Guzztometro (tm) que acabe bajando a 6 porque, al poco de verla (antes de una semana posiblemente) caí en la cuenta y certeza de que no creo que me apetezca nunca el volverla a ver (y para mí no hay mejor termómetro que ese), a esta que ya de entrada me parece bastante inferior, el 6 de "psché...está bien" le va algo demasiado grande (la ví ayer y hoy ya digo que no repito). Dejo claro que mala no me parece como entretenimiento/espectáculo... ahora, de "gran cine", "imprescindible" o "cine de calidad de nuestro tiempo" que son algunos de los epítetos que he leído "a colación de"...los cojones del obispo sras. y sres. ! Producto en mayúsculas, dirigido exclusivamente al público infantil (con cuatro guiños contados al público adulto a fin de que esboce una sonrisa y que no se acabe durmiendo) que huele a palomitas, cola extra-grande y tarde de agosto en familia en la sala 14 del multisalas más cercano.
A FAVOR: el bestial y precioso inicio... Que ningún rol cae mal en absoluto (les falta "algo" a algunos -sobretodo al malo- pero lograr eso ya es bastante). Bueno también esta el hecho (cambiando mucho el tercio) de que estaría bien, a modo curiosidad, si como afirman muchos fans los personajes de Carl y Muntz están basados directamente en Spencer Tracy y Kirk Douglas respectivamente...Al menos en el primer caso, tanto el aspecto como la manera de comportarse, resultan bastante sugerentes en ese sentido.
EN CONTRA: definitivamente no puedo dar mi brazo a torcer en lo de no considerar esto como "cine" y si como "espectáculo" (o por lo menos en que debe quedar claro que, en cualquier caso, es primero lo segundo que lo primero) tras haber visto hace poco "Coraline"... Pedirle a Pixar que haga algo en la linea de Miyazaki es esperar en vano pero lo conseguido por la niña de la peli con botones en los ojos es muy revelador -como en su día lo fueron los titellas de "Pesadilla..." o "James y el melocotón gigante"- (y un soplo de esperanza y frescura en el cine de animación...frescura de la que "Up", en mi humilde opinión, carece ya que yo al menos no se la recomiendo expresamente a nadie mayor de diez años).
GUZZTOMETRO: 5/10

domingo, 16 de agosto de 2009

VALS CON BASHIR (2008)

SINOPSIS: Documental animado sobre la matanza de refugiados palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982. Una noche, en un bar, un viejo amigo cuenta al director Ari que tiene una pesadilla recurrente en la que le persiguen 26 perros. Cada noche, el mismo número de animales. Los dos hombres llegan a la conclusión de que tiene que ver con una misión que realizaron para el ejército israelí durante la primera guerra con el Líbano a principios de los años ochenta. Ari se sorprende ante el hecho de que no recuerde nada de ese periodo de su vida. Intrigado, decide ver y hablar con viejos amigos y antiguos compañeros dispersados por el mundo entero. Necesita saber la verdad acerca de ese periodo y de sí mismo. Ari escarba cada vez más y sus recuerdos empiezan a reaparecer mediante imágenes surrealistas...

Por premios y nominaciones que le hayan dado se han quedado cortos...Brutal, fantástico film, de animación o no, el parido por el cineasta israelí Ari Folman sobre sus propios recuerdos personales de la guerra (y matanzas)de Líbano de los primeros ochenta.
El cine de animación es siempre peliagudo de valorar en su justa medida. Por lo general se encabe sin miramientos en el apartado "cine de entretenimiento" y punto pelota. Eso, o se tiende a hacer lecturas (erróneamente) simplistas como la mía: las clásicas de Disney cuando eres crío, las explosiones y batallitas del manga, los píxels de Pixar y, por último lo único que vale realmente la pena, lo que quiera que haga el gran maestro Miyazaki al que se debe dar de comer a parte y con cubertería de platino (y cuya obra fílmica admiro hasta la enfermedad). Terrible fallo. Quizá ahora con "Up" (que todo apunta que será el salto de calidad definitivo de Pixar -ya sugerido pero no acabado de rematar del todo en "Wall-E", por la vertiente sobreazucarada-) el cine de animación se vuelva a poner de moda. No tengo nada en contra (las pelis de Pixar son bonitas aunque lo suyo es, de momento y para mí, puro "veo-me divierto-olvido"). Sin embargo hay (desgraciadamente pocas) pelis de animación, avezadas a todo tipo de público, que merecen para mí un mayor alto rango de consideración. Obviando al gran Hayao, he visto en poco margen de tiempo "Persépolis" (que es algo "pija", e íncluso "chupiguay" por momentos, pero que supone una visualización casi obligada por su determinación a la hora de presentar la animación como un vehículo expresivo que va mucho más allá de "ponerle una peli al nene para que se quede hipnotizado delante de la tele y no joda", amén de presentar un dibujo mucho menos complaciente y mucho más vital para el que la mira de lo que se está generalmente acostumbrado/a) y la "Coraline" (que me grabó el Nikochan y que es puro deleite de imaginación a lo "Mago de Oz" y que , esta si y no hay muchas, logra lo que vende Pixar y para mí no ha logrado de momento -todavía no he visto "Up"- meter delante de la pantalla a todo bicho viviente tenga la edad que tenga...es bonita sin ser babosa y ocurrente sin "ir de guays"). Luego (siguiendo dando bandazos entre reseñas más o menos recientes), esta esa "Ponyo" de Miyazaki que vendían como una vuelta a los "matices infantiles" del cineasta y, sea verdad o no, no es sino la enésima obra maestra del genio nipón.

Bien, dejando a ese último al margen, "Vals con Bashir" pasa por encima de todo como un huracán, de cara al público adulto (no la pongáis si tenéis críos en casa porque la tendréis que quitar en los mismos, y acojonantes, títulos de crédito de inicio con la jauría canina al trote).
El tipo de dibujo es, como sabrá cualquiera que haya visto alguna imagen o trailer, cómic en movimineto puro. El argumento (la guerra del Líbano y las secuelas psicológicas de la mantanza de Sabra y Chatila -tras el asesinato de Bashir-) es poco inclinado al concepto de "cine familiar" (sobretodo por lo explícito del contenido). La música esta compuesta y seleccionada con un acierto a prueba de bombas (sin chistes a caber). Todo son aciertos en la película...y ese final con imágenes reales (madre mía !)... Es un film que, desde luego, consigue que todo aquel que alguna vez se sienta desdichado, con el futuro incierto o simplemente jodido/a de ánimo debe ver (y si se encuentra feliz de la vida también, por lo bueno que és el cabrito). No se trata de perseguir lo de "joder que suerte hemos tenido de pertenecer al lugar y tiempo que nos ha tocado", ni de criticar al protagonista ("si tan chungo te ha dejado no haber puesto tu granito..."). No hay moralinas, ni críticas, ni se suaviza o recrudece lo acontecido...es lo que hay, lo que hubo mejor dicho. Aquí el Sr. Folman ni trata de exonerarse de nada ni trata de enseñarnos nada de la vida. Y lo tremendo de la síntesis, que esa es otra (menos de hora y media pero parecen diez minutos).
En resumen para no perderme más en lisonjas de a duro la docena, la película de animación que más me ha gustado sin ser de Miyazaki, por lo menos desde que tengo derecho a voto. Visionado obligado.
A FAVOR: como esta presentada (sin artificios que valgan y con toda su crudeza a cuestas) en todos los aspectos.
EN CONTRA: de verdad que no se me ocurre nada para no otorgarle la máxima puntuación...La respuesta a la cuestión: "cita un título de cine de animación adulto", es "Vals con Bashir", pero lo mejor es que (insisto) sea animado o no es un film de putísima madre.
GUZZTOMETRO: 10/10

(Pd. por cierto que no acabo de ver claro lo que reza la sinopsis del Filmaffinity -que es de donde cojo el 90% de las sinopsis para ganar tiempo- con lo de "documental animado". Está contada de manera retrospectiva -o en clave de flashbacks, que diría alguno- y si que se sirve de manera esporádica de la narrativa documental, por lo obviamente autobiográfico de muchos pasajes, pero esta película no es, definitivamente, un "Documental" propiamente dicho para nada.)

miércoles, 5 de agosto de 2009

LA GUERRA DE LOS ROSE (1989)

SINOPSIS: La desintegración de un matrimonio perfecto, tan modélico que resultan insultantes sus vidas cómodas y vacías, se produce cuando la esposa perfecta, la ama de casa, madre de dos hijos, con una eficaz y oronda sirvienta alemana que completa el cuadro familiar, desea algo más: recobrar su propia identidad.

DeVito es de esas personas que tiene el don de caer bien a (casi -que esto depende de cada uno-) todo quisqui. Da igual lo que haga (la simpatía que proyecta hace que se le perdonen numerosos pecados -que los tiene y sonados- que a otros les supondría una repulsa infinita hasta el fin de los días). Convertido en estrella desde su rol secundario en el "cuco" siempre ha hecho un poco lo que le ha dado la real gana...dentro de la comedia. Así el Danny DeVito realizador empezó con la muy aceptable "Tira a mamá del tren" (conocida parábola ochentera del clásico de Hitchcock que ni -el para mí bastante insufrible- Billy Cristal llegó a estropear). Después ofreció la del post de hoy (para el menda -y la mayoría se presume-lo mejor que jamás ha firmado como director de largo). Este film le dió fuerzas y confianza para empezar a tomarse su carrera de director realmente en serio y, de esta forma, tres años más tarde firmó "Hoffa" con su colega Nicholson al frente y con guión del mismísimo David Mamet (en especial estado de gracia en aquellos tiempos), un biopic sobre un famoso líder sindical con contactos mafiosos que desapareció en misteriosas circunstancias en la USA de JFK...Le pegaron la ostia padre. Y la verdad es que es bastante injusto, sin ser un film especialmente memorable de malo no tenía nada (y la realización es tan brillante como lo permite el tipo de producción). En definitiva, a parir de ahí Danny plega velas se dedicará en el futuro a la comedia a todos los niveles, de forma casi exclusiva, con mayor o menor acierto tanto en cine como en tv, tanto como actor como director, ofreciendo al público y productores lo que se espera de él y punto, a fin de seguir ganándose un pastizal (más que merecido...DeVito es un actorazo obligado a llevar una encorsetadísima carrera, muy por debajo de su potencial, condicionada por su físico -cosa de los prejuicios y estándares físicos sociales...un asco-).
La conocida cinta del título es como dije el segundo round para el DeVito director, que eligió para la ocasión una novela del escritor Warren Adler del que no me preguntéis nada (guionizada por un tal Michael Lesson -guionista mayormente televisivo como descubro al documentar la cosa-). El resto de datos son bien conocidos: comedia negra como la tiña y Michael Douglas y la Turner como protas absolutos del evento. El primero (eternamente ninguneado por defecto -no es su padre de acuerdo pero por mucha mierda que haya protagonizado -que no es poca- creo que no se le valora como debiera) hace mi papel favorito de los que le he visto y la segunda reafirma una vez más que es una de las mejores actrices de la década a la que pertenece este film (no tuvo continuidad pero eso no se lo quita nadie). El resto del reparto es poco más que atrezzo con las únicas posibles excepciones del propio DeVito como abogado de la pareja, y de la actriz alemana Marianne Sägebrecht como la "oronda sirvienta alemana" que se menciona en la sinopsis. Ambos muy correctos y funcionales que hacen las veces de espectadores de excepción en las andanzas de estos Rose.
Las escenas a recordar no son pocas ya que los subidones cómicos que atesora son grandes de por si. El puñetazo, los ataques a las mascotas, la meada en la olla, la división de zonas de la casa... y unas cuantas más hasta llegar al desgarrador momento final cuando caen de la lámpara y con el último suspiro de vida él le da la mano a pesar de todo y ella como último acto antes de espichar definitivamente se la retira. Grandioso plano donde los halla.
Muy buen film en definitiva y, sobretodo, meritorio porqué si al pertenecer a un subgénero tan complicado y difícil de vender al gran público (por lo arbitrario y parcial del humor que ofrece) como es la comedia negra.
Es un film muy famoso, como apunté antes, y teniendo en cuenta además que en la historia del medio es todavía bastante joven no creo necesario el añadir más (todos/as la tenemos muy presente aún a pesar del ninguneo crítico del que "goza").

A FAVOR: los dos protas que están como nunca y la brillantez con la que está narrada que logra que no decaiga el ritmo en ningún momento. Y, por qué no, por ser un sanísimo ejercicio de mala leche que sabe basarse en las bajezas del ser humano sin tirar de sanguinolentos efectismos ni violencia gratuita (a lo "Very bad things" o las ensaladas de tiros a lo Tarantino/Rodriguez, para entendernos) que es lo más fácil.
EN CONTRA: dejando de lado que, por conocida que sea, es de cajón que está claramente infravalorada por la historia. Hablando sobre la peli en si, es un proyecto que quiere ser tan sencillo y crudo que lo acaba logrando demasiado. Lo segundo me parece de coña pero, al abusar de lo primero se echa en falta aquello "intangible" (que dicen algunos) que convierte un film notable, y muy recomendable, en excelente.
GUZZTOMETRO: 8/10

lunes, 3 de agosto de 2009

LOLITA (1962)

SINOPSIS: Humbert Humbert, un profesor cuarentón, acaba de instalarse en Ramsdale, New Hampshire. Allí se enamora perdidamente de una niña de once años, tanto que concibe un plan maestro: se casará con su madre, Charlotte Haze, para poder estar siempre cerca del objeto de sus afectos: la alegre adolescente, la irresistible nínfula de nombre encantador, lírico y melodioso: Lolita.

Estoy de acuerdo con la sentencia esa que dicta que el "Moby Dick" de Melville es posiblemente el relato literario o no que más o/y mejor sintetiza lo que es la "obsesión" (se recomienda encarecidamente por enésima vez la revisión de la versión de Huston con Peck al frente -y si alguno tuerce el gesto con el tema fx por la edad que ya tiene el film que le den pues no es eso de lo que trata la cosa-). Dicho eso, y puestos a hacer el juego, es perfectamente lícito hacer un paralelismo analógico con el "deseo" y la "Lolita" de Nabokov (que como es bien sabido guionizó también la peli mano a mano con el propio Kubrick -aunque éste último no figure como guionista del film-). En cualquier caso la lectura visual de esa historia "prohibida" que hace Kubrick es igualmente parte de la historia, como mínimo en la misma medida que la célebre novela del reputado escritor ruso.
No es de extrañar que sabiendo como acabó, o mejor dicho hasta donde acabó, Kubrick de Douglas y su productora tras el faraónico -y enfermizo- rodaje de "Espartaco" (que por otro lado no deja de ser extraordinaria y, sin duda, el mejor largometraje del subgénero del cine de aventuras al que pertenece), se refugiara en algo completamente opuesto para su siguiente proyecto. "Lolita", el film, es una cosa absolutamente catárquica en muchos sentidos, toda una liberacion para el genial cineasta pero, particularmente hablando en primera persona, es el film que cierra mi póker de ases favorito del insigne tipo...Para mí Kubrick es Kubrick no por el monolito, no por los párpados abiertos de McDowell, ni la cara de loco de Jack, ni la iluminación sin electricidad de la otra o tampoco los devaneos del recluta Patoso y cía (la última ni la menciono)...Stanley Kubrick es para mí un genio por rodar seguidas en ocho años "Atraco perfecto", "Senderos de gloria", "Lolita" y "Dr. Strangelove...". Todo ello con el superproyecto con Douglas padre de por medio. No dudo que en su obra posterior tenemos al menos tres obras maestras de las gordas de esas que proclaman la mayoría de críticos a los cuatro vientos pero, aún pareciéndome ese cine posterior a "Teléfono rojo..." igualmente reseñable y hasta básico en la historia del medio, lo que es aquí al menda ya no le parece tan sublime como en las cuatro pelis destacadas. Es como el equipo de cualquier deporte que gana de inercia, por el enorme talento de sus jugadores, totalmente desproporcionado con el resto de lo que existe (tipo el Dreamteam de Jordan, Magic y cía en el 92), pero cuya "hambre" se estima ya, desgraciadamente, innecesaria. De "2001" inclusive en adelante el cine de Kubrick sigue siendo del más alto octanaje siempre (corramos un tupido velo con la del cienciólogo que me callo lo que me parece pa no liarla) pero algo cambia, se convierte en un "artista pop" decidido a demostrar desde el primer segundo de cada film que la estrella es él mismo tras la cámara...se gana en planos memorables, encuadres para enmarcar y todo el cine en general da unos saltos técnicos que a saber lo que hubieran tardado en aparecer de no haber existido el insigne barbas pero, también, la pulsión narrativa de las historias se van un poco para abajo en comparación (el tipo es tan bueno en lo suyo que las pelis apenas se resienten pero, insisto, la narración en términos generales se va algo para abajo). En definitiva entiendo que da igual, son todas pelis excelentes, básicas -repito-, y se limita todo a una cuestión de gustos...yo prefiero esas cuatro que van a caballo entre los últimos 50 y los primeros 60, aunque me parece innegable que la historia del cine no se entiende, es de cajón, sin el hueso que se convierte en nave espacial, el asalto con pene gigante de cerámica, los hachazos de Nicholson, el duelo de Lyndon o la niña vietnamita disparando en slow motion. Para acabar este apartado, decir que entiendo que este tipo es un maestro y tal pero (aún sabiéndome como fan del susodicho) con lo que no comulgo es con lo de "la filmografía entera de Kubrick es una obra maestra"...Para mí las cuatro que pongo son obras maestras (con perdón por la pontificación gratuita), eso está claro, sobre el resto (de matrícula, excelentes o notables -nunca menos, salvo quizá la primera "Fear and desire" cuya idea supera a lo expuesto en pantalla y one more time, desde luego, la última-) estoy dispuesto a debatir, que no a discutir (excepto muy posiblemente en el caso de "El resplandor" que, a pesar de ser una novela del hacedor de best sellers de aeropuerto en serie más famoso, es "mi quinta en discordia" y ya me convenzo yo solito...)
Vamos ya con la peli (no me arrepiento por cierto del superpárrafo anterior...es lo bueno de hablar de Kubrick, como casi todo el mundo que le guste el cine se sabe sus pelis de memoria uno se puede poner a dar rodeos con impunidad).
Es una opinión muy particular pero creo que tras rodar en calzones a Kirk Douglas y Tony Curtis haciendo el indio en "Spartacus" (aunque los dos demostraron en no pocas ocasiones lo actorazos -no solo estrellas- que fueron...ver por ejemplo "Cautivos del mal" o "El gran carnaval" del primero o "Chantaje en Broadway" y "El estrangulador de Boston" del segundo) teniendo un casting con nada menos que Laughton, Olivier y Ustinov, no es de extrañar que al cineasta le apeteciera rodar un film basado por encima de nada en el desarrollo de personajes...Y claro, siendo Kubrick, como más cambiantes, desesperados o retorcidos mejor. En eso me centraré (hablar de las bondades en la labor técnica del cine de este hombre es subrayar lo obvio...aparte de genial ya de por si era el mayor tocacojones del universo en esas cosas -era su costumbre, por decir una, en todos los rodajes pasar en numerosos momentos de los actores para refocilarse en inagotables conversaciones con cámaras y directores de fotografía para orgullo de estos y chascamenta de los otros-). Pero antes un apunte sobre el guión-novela...Lolita en la novela original tiene 11 años, demasie para los mogigatos de joligú pensaría Stanley. Por eso en la peli pasa a aparentar 14, de otra manera en vez de tener que irse a vivir a tierras británicas hasta el fin de sus días, para que no le tocasen más lo que no suena, hubiera acabado contra el paredón o poco menos. De cualquier manera la historia, que es lo que cuenta, no se edulcora y logra en definitiva recrear la cruda obsesión de un hombre ya granadete por su prohíbido objeto de deseo: la nínfula -que pone la sinopsis- púber del título, que es de eso de lo que va todo el asunto. Valiéndose básicamente de cuatro personajes (ahora si) que van de la desesperación (Mason, prota absoluto del artefacto), a la desgracia (Winters), pasando por el calentapollismo (Lyon) para aterrizar finalmente en la hijoputez (Sellers)...Vamos que no se trata de envilecer ningún rol, son un auténtico cuarteto de campanillas a la hora de encarnar las bajezas humanas en diversas de sus múltiples formas.
No es posible (yendo ya de cabeza a los artistas) imaginar a otra Lolita que no sea Sue Lyon es perder el tiempo (intenten ver el remake de los 90 si tienen estomago). Si es verdad que el realizar este film le supuso un estancamiento del que jamás pudo escapar (un poco como a McDowell tras la "naranja" ya que estamos) y todo lo más que logró a posteriori es aparecer poco después en el famoso casting de "La noche de la iguana" de Huston o en "7 mujeres" de Ford, pero ya en un rol menos memorable..."Lolita" se había comido a la actriz desde el minuto uno de su estreno y el precio a pagar de la Lyon por esa "inmortalidad" fílmica fue una carrera que oscila, con las contadas excepciones ya señaladas, entre lo muy discreto y lo más que regulero. Todo lo contrario para el gran Peter Sellers (tipo de temperamento "cambiante", por ser educado, y quizá uno de los pocos actores que congenió siempre con el foribundo Kubrick -lo del hambre y las ganas de comer, no tiene más-). El retorcido Quilty de "Lolita" fue el trampolín definitivo para el actor (al año siguiente se juntaría con Edwards para "no se qué que jerigonza con un detective francés"...y el resto es historia), pero aún hoy existe quien afirma que su papel es "demasiado excesivo" o que el director "debiera haberlo atado más en corto"...No quedaría muy descontento Kubrick con Sellers viendo que dos años después para la inimitable y única "Dr.Strangelove" le "castigaría" con tres papeles en un mismo film (y cuenta la leyenda que de hecho Kubrick llegó a proponerle que interpretará él todos los roles de la peli...). Gran papel el de Sellers para mí (como siempre), su Quilty incorpora el aura de misterio que el personaje demanda y viendo como van las cosas uno acaba la peli pensando: ¿quieres decir que no está vivo tras el cuadro a pesar de los disparos?. La madre de Lolita es Shelley Winters...cincuenta largos años en la profesión que le dieron para todo a la expresiva y temperamental actriz. Bordándolo con "grandes maestros" o haciendo paripés televisivos la Winters nunca dejó de currar...fuera dirigida por Cukor o en una peli con Chuck Norris, lo suyo era interpretar y punto. Mucho se lo curró y ya tuvo en vida el gran reconocimiento que merece como una de las grandes actrices que ha dado el mundillo este del cine. No era de "las más grandes" (Davies, Crawford, Baxter...) ni de las más guapas (aquí no acabaríamos) pero Kubrick vio en su fuerza y expresividad la combinación perfecta que el muy poco amable papel de la madre de la niña requería y, una vez más, le salió de puta madre. Más grande aún es James Mason. Perteneciente a ese exclusivo grupo de grandes, grandiosos, actores británicos (superado, para mí, solo por Olivier y Laughton, y empatando con gente del calibre de Niven o Guinness) realiza aquí para más inri la interpretación de su carrera (¿le dice Stan a Kirk: "esto es actuar mamarracho"?...mmm). Ver como la flema inglesa va desapareciendo y degradándose cada vez más y más durante las dos horas y media del metraje para acabar convertido en una concha vacía, un conato de ser humano sin voluntad es todo un libro de estilo de lo que debe ser una interpretación intachable. El desarrollo que Nabokov y Kubrick dan a este Profesor Humbert es devastador y el denuedo de Mason al enfrentarse a él imborrable (la escena donde empieza a aflojarle pasta a una Lolita casada y embarazada ya al final de la peli seguirá rajando el alma del más insensible hasta el fin de los tiempos) .
El resto de aportaciones que realiza el gran Kubrick en este film, en el que no pasa nada pero no paran de suceder cosas, dan para hacer otro megapost solo para ello. Me quedo con el detalle de empezar la peli con la resolución final de la historia reforzando así la sensación final de pequeño/gran cuento basado en evolución de personajes por encima de cualquier otro elemento.
A FAVOR: todas las cosas...hasta el póster es historia.
EN CONTRA: por mencionar algo, el reiterar lo de la suerte que corrió la carrera de la Lyon tras esto pero...siendo honestos, ¿cuantos niños-adolescentes actores lo consiguen después?. No me parece que la mujer tuviera nada que reprocharle a Kubrick (más bien al contrario), le puso un resorte dorado en los pies y la muchacha saltó para atrás...que hi farem.
GUZZTOMETRO: 10/10

sábado, 1 de agosto de 2009

REGUZZPECTER: JAMES MASON (1909-1984)

En mayo del presente el grandioso e inolvidable actor británico James Mason hubiera cumplido el siglo de vida. Además, el lunes pasado se cumplió el vigésimoquinto aniversario de su muerte. Dicho esto y como, yo al menos, no tengo conocimiento de que se haya recordado en medio televisivo alguno (ni una cosa ni la otra), vaya mi humilde recuerdo para este monstruo interpretativo. Y, por supuesto, que la siguiente peli a comentar en el blog será la de la foto.