lunes, 1 de noviembre de 2010

THE RUTLES, ALL YOU NEED IS CASH (1978)

Me viene rodado poner esto tras finalizar la (ahora) penúltima entrada con el compadreo que se llevaban el Pyhton Eric Idle y el Beatle George Harrison...

Segundo lustro setentero aprox. O, para la ocasión, el intervalo de tiempo que va desde el momento en que los Monty Python se van cada uno por su lado tras su particular quest del Santo Grial hasta que, obvio, caen en la cuenta de que juntos les va a ir "algo" mejor... En el 79 llegará Brian, después "The meaning of life", la descacharrante actuación del Hollywood Bowl por en medio... En la segunda mitad de los ochenta dejan de trabajar todos juntos de nuevo al completo, y como es bien sabido, pero si lo hacen en pequeñas sociedades (las pelis de Gilliam, Wanda, Erik, ...) lo que de alguna manera siempre dejó la puerta abierta a una nueva astracanada conjunta a su mayor gloria (si es posible)... En fin, Chapman (el mejor cómico a la hora de cambiar de género jamás habido) fallece en el 89 y esa esperanza se va al garete (a no ser que nos creamos que esa tentativa de Jones de reunirlos de nuevo a todos en un futuro próximo va de verdad y en "serio" -ojalá qué si y aunque tengan un millón de años entre todos-).

Recuerdo, llegados a este punto, que los Python son una de mis debilidades más sentías... el irme por los cerros, si ya se me da bien de mena, es en esto peaje inevitable... trataré de ir al meollo a pesar de ello.

Tras las andanzas de los de la Mesa Cuadrada a Idle (auténtico prota del post) le da por ir a hacerse las Américas. No tarda en hacerse su hueco en el Saturday Night Live y en hacerse colega de una serie de futuros referentes de la comedia yanqui más alocada de los 80's (Murray, Belushi, Aykroyd...). Su contribución -que no sé si tiene otra- será una serie de pequeños sketchs que reproducía la leyenda (pretérita pero aún vigente) de una banda de rock de Liverpool que revolucionó no solo el ámbito musical de los 60's sino a toda la sociedad del mundo mundial en general... Me estoy refiriendo, claro está, a: The Rutles.

Tal era/és la (famosa) obsesión de Idle con los Fab-4 que la reproducción de los distintos momentos archiconocidos y documentados de Lennon y cia. es el descojone inmediato para los millones de fans que asolamos el planeta... Tanto material (e ideas) existían que, por narices, se tenía que acabar haciendo algo que no se limitara a pequeñas cápsulas semanales para el SNL. De esta forma, el autor de "Always look...", se asocia con Gary Weis (al que conociera en el doblemente mencionado programa y en cuyo haber se encuentran ya, por ejemplo, algunos documentos sobre Hendrix o los Beach Boys en los 60) y se curran en formato Tv-Movie un documental sobre las andanzas (vida, muerte y milagros) de esos Rutles... Que si te gustan los Python o los Beatles lo tienes que ver por narices (y si te gustan las dos formaciones ya ni te cuento Romerales).



Eric Idle se reserva a Macca/Dirk McQuickly, da a Neil Innes (escritor y músico británico de claras tendencias cómicas) el rol de Lennon/Ron Nasty, dejando a los más anónimos (que el anterior ya le sonará de cara a más de uno -ya tiene alguna colaboración anterior con los Python-) John Halsey y Ricky Fattar -músico de estudio de origen hindú, lo que huele a broma descubierta para con su gran amigo George y sus "iluminaciones" pasadas- para Ringo/Barry Wom y Harrison/Stig O'Hara, respectivamente.

No quiero extenderme demasiado porque es de esas cosas que el seguidor de la mítica formación musical agradecerá (por el factor sorpresa y eso), pero de todas formas lo de la (previsible) cera que se llevan Epstein y "la china" (los eternos malos del folletín no podían dejar de serlo aquí) es canela en rama... Recordemos que por entonces todos los integrantes de la banda "real" estaban vivitos y coleando, y no sé como le sentaría al Lennon auténtico verse en la pantalla del brazo de una nazi ataviada como tal... El propio Harrison haciendo de entrevistador con Michael Palin (el jefe de la célebre corporación creativa cuyo ícono pasa de manzana a plátano en esta ocasión), la complicidad de Simon o Jagger entre otros para con la payasada, ese Wood de macarra squater, las fugaces apariciones de los cómicos del SNL antes vistos entre paréntesis (impagable lo de Aykroyd), y muchas otras verbenas que, insisto, prefiero no chafar al futuro espectador. La guinda del asunto se encuentra, además, en que la música es "original" de los Rutles (ellos tocaban los instrumentos -amén de imitar todos los movimientos y tics originales tan reconocibles, ni qué decir tiene-)... Puede eso si, se admite y para terminar, que algunas melodías recuerden "ligeramente" a las canciones de los Beatles (además de las letras cambia algún arreglo e incluso un par de acordes en alguna ocasión...).

Existe una (especie de) secuela del 2002 donde otra nueva retahíla de famosetes vuelven a hacer el indio rememorando el impacto que The Rutles supuso y, quien además tenga una clara inclinación a lo bizarro, puede hacerse con el elepé existente del mismo 1978... En cualquier caso su mensaje, universal como pocos ("todo lo que necesitas es pasta"), ahí queda pa los restos... Lástima, como único punto negro, que la crítica fue muy injusta con "Tragical history tour", no lo entendieron los muy ceporros...



"I never said we're greater than God, I said that we're greater than Rod... Rod Stewart !"

miércoles, 27 de octubre de 2010

LOS CABALLEROS DE LA MESA CUADRADA (Y SUS LOCOS SEGUIDORES) (1975)

SINOPSIS. Segunda película de los Monty Python, donde abordan la historia del rey Arturo y sus caballeros que van a la búsqueda del santo grial.



Qué mejor para hoy, en el septuagésimo primer cumpleaños del enorme Sr. Cleese, que esto... Antes de seguir leyendo (aviso para navegantes) conviene aclarar que soy, no ya meramente fan, sino un auténtico enfermo de los Python. Es por ello que me disculpo de antemano ante la imposibilidad, por mi parte, de tratar únicamente y de forma exclusiva el film de cabecera en esta entrada (que es de lo que se trataría la cosa si este espacio fuese mínimamente serio). Y es que este enjambre de tarugos británicos (incluyendo a un galés y a un inmigrante yanqui amante de los dibujitos en stop motion) son junto a Groucho (que no "los Marx" en general) lo único que me resulta infalible de siempre, sea en el medio audiovisual que sea, a la hora de descojonarme lo que no está escrito (y hablo, claro está, de "tipos de humor", no de referencias concretas).

Como siempre digo/opino/escribo a mí parecer quien quiera conocer la auténtica "esencia pythoniana" debe remitirse -so pena de muerte, tras tortura con un cojín mullido- a las cuatro temporadas (o tres y media, según cuentas) de los Flying Circus televisivos (finales de los 60/principios de los 70). Fuera de eso, lo que mejor sintetiza al grupúsculo en cuestión sería aquella representación en el Hollywood Bowl de los primeros 80 (fácilmente ubicable en la red y obligatorio también). Pero vayamos a las pelis...

"Se armó la gorda" (la primera) es infalible ya que no es sino un pout-pourri de la serie televisiva. Después está la controversia de considerar como de los Python a "La bestia del reino" donde a Gilliam se la va la pinza (y todo el tenderero detrás)... si así se hace pues nada, lo peor que tienen con diferencia, si no (que es lo que toca, por la ausencia del 50% de la banda), se queda en una de las peores pelis del (tan) particular director (seguramente la peor, de hecho). La archifamosa "La vida de Brian" -ya comentada en el bloj, creo recordar- no creo que merezca mayor explicación (para mi, eso si -que si no lo pongo reviento-, tiene el mejor final de la historia del cine y por goleada) y, a su vez, "El sentido de la vida" me parece igual de buena y vendría a ocupar la plaza de la "infravalorada" del ramillete. Mucho antes llegó el film de hoy y a ello (finalmente) es a lo que voy.

Cuenta la leyenda que lo de los cocos imitando el galopar de los caballos es porque realmente no tenían presupuesto para caballos... no sé yo si a Geoffrey de Mounmouth le hubiera entusiasmado mucho la cosa... En cualquier caso (realidad exacta o ligera exageración) sirve para hacerse una idea de la tremenda austeridad de medios de los que se dispuso (para más información existen varios documentos al respective -el mejor, tanto para socavar información del film como del grupo en general, ese "Almost the truth", documental televisivo en seis entregas del año pasado y que celebraba el cuarenta aniversario de los camándulas-).

Dirigida a cuatro manos, de forma sucesiva que no simultánea, por los dos Terry, Gilliam y Jones, acaba cayendo en el caos de forma frecuente... Por lo visto Gilliam quería hacer cuarenta contratomas distintas de cada segundo de metraje y Jones pretendía terminar el largometraje en media hora (se puede explicar mejor seguramente pero ello es razón inequívoca de esa sensación de "a tirones" que empapa el resultado final).

Seguramente también, y a pesar de su fama, es la menos brillante o redonda de las cuatro pelis (y recordemos que la primera tiene trampa). Algunos gags no funcionan todo lo bien que debería, hasta los más "enfermos" debemos claudicar en la evidencia, pero claro... El film se acaba, se hace recuento, y cuidadín con la de cosas que hemos visto: vacas lanzadas desde un castillo para evitar un asedio, a un Cleese haciendo de Merlín apocalíptico, a un conejo asesino ("la Bestia") que puede con la mesa redonda/cuadrada al completo ("retiradaaa"), a un Caballero Negro reducido en el suelo sin extremidades con ganas de jarana, a Cleese de nuevo al rescate de "la doncella", el "conejo de Troya", o ese final súbito con la pasma haciendo una redada en directo... Esto es, ¿irregular?, sin duda y de narices, ¿recomendable?, pues también porque sin llegar a los mayores niveles cómicos de M.P., si integra algunos gags de lo más mondante solo por ellos reproducibles.

A FAVOR: son los putos Monty Python !

EN CONTRA: son los putos Monty Python... sin un chavo. Quizá si Idle le hubiera pedido pasta a su colega George Harrison como en Brian... (como mola, en "Almost the truth", cuando el beatle explica que "La vida..." se hizo porque: "sencillamente, era una peli que tenía que ver...", y después sale Eric Idle diciendo: "Y aún hoy, es la entrada más cara que nadie ha pagado jamás por ver un film")

GUZZTÓMETRO: 8/10

lunes, 25 de octubre de 2010

THE LOVELY BONES (2009)

SINOPSIS. Basada en la novela "Desde mi cielo" de Alice Sebold, trata sobre una niña de 14 años llamada Susie Salmon (Saoirse Ronan, "Expiación") que es asesinada, y que ve desde el cielo cómo la vida de su familia y amigos cambia tras el terrible suceso. Un detective intentará resolver el caso, mientras el asesino borra todas las pistas y se prepara para volver a matar.



Será por el síndrome post-vacional ese supongo que no me apetece mucho meterme en el tema bloj últimamente... Voy mejorando (o menos es nada, según se mire) aunque de momento, en este octubre, todo se limita de momento a cuestiones rocanroleras... o hasta ahora... y por desgracia...

A Peter Jackson le debemos gratitud todos los fans de la famosa novela de Tolkien. Pienso que hay tantas pelis posibles como trillones de acérrimos tiene la trilogía -que en verdad es "hexalogía", pero ese es otro tema-, así que a pesar de las virtudes y carencias (y el si la cosa se decanta para un lado u otro) que hay en la saga pepetrada por el neozelandés, no queda otra que tragar... ver a Gollum y cia on screen resulta, y se debe admitir, bastante impagable (siempre desde la perspectiva del seguidor del libro, reitero). Tiene además el tipo un par de referencias de gore cachondeoísta (las conocidas "Bad taste" y "Braindead"), de hace aprox. un par de décadas, que han ascendido a íconos freakies pa los restos... Si me apuras, hasta la astracanada de "The Frighteners" (traducida aquí -que ya es tenerlos gordos- como "Agárrame esos fantasmas") tenía un cierto reverso cómico que, aún siendo innegable su condición de payasada total, la exoneraba (o podría llegar a hacerlo, al menos) de alguna manera. El problema de Jackson (según yo lo veo) és, "sencillamente", todo lo demás... O, si somos benévolos, las otras tres pelis que ha dirigido.

A "Criaturas celestiales" ya le dí pal pelo, en este mismo espacio, tiempo a (resumen: peli repelente e insufrible tan necesaria como una pedrada en la zona genital y con una protagonista a la que matarías con tus propias manos del asco que llega a dar que, para más cojones, pretende pasar -la peli- por un deleite de fantasía y sensibilidad... pota asegurada, vamos). Lo del remake de "King Kong" no le va a la zaga (lo que darían supongo la Watts y el Brody para que esto desapareciera por arte de magia): pastelazo de grandes proporciones que promete emoción a tutiplén y solo genera violencia a raudales para con el espectador, por la gratuita pérdida de tiempo vital que genera... Y ahora, o el año pasado mejor, completa el (vomitivo) hat-trick con esta "The lovely bones" que no hay por dónde agarrar.



El reparto no está mal. Y nadie lo hace mal (o desarrolla mal su oficio si se prefiere), de hecho: Wahlberg y la Weisz como los sufridos padres resultan la mar de resultones, la Sarandon a pesar de lo absolutamente gratuito (para la trama) de su personaje le da una cierta sangre a la cosa con su acelerado proceder, Tucci (lo mejor) como el malo maloso queda de coña y hasta sale nada menos que Michael Imperioli (el sobrinísimo de los Soprano) que tan de narices me cae haga lo que haga y haciendo -como no- de poli (que parece que tras la perla más brillante de HBO se está especializando en ello el cabrito). Además la niña-prota del folletín, Saoirse Ronan (vista en la bastante entretenida "City of Ember"), tiene la virtud de vender inocencia sin resultar cargante ni insufrible (nada que ver con la hija de la gran puta de la "Juno" -relevo generacional en la vertiente "yanqui pija zampabollos repelente hasta la extenuación"de la también abyecta, para mí, Portman a la que odio por igual sino más, y ni que decir tiene-). Dicho todo ello, y retomando la primera frase del párrafo, toca decir que da lo mismo... No sirve para nada. El film es sobreedulcorado, plano y falto de enjundia se mire por donde uno quiera...



Jackson se limita a vender planos oníricos que al principio resultan sugerentes pero que acaban rallando lo indecible (un poco como aquella "Más allá de los sueños", de hace más o menos una década, con el nefasto Robin Williams), por el desbordamiento de azúcar y babosería en el que se acaba metiendo el barbas.

Hay, además, una serie de cosas concretas (tanto en la manera de explicar la historia como en la susodicha propiamente -que esto, aprovecho para señalar, viene de una novela que ya digo que se la va a leer el Tato-) que apestan a rebajas, a saldo "topiquero" de lo más evitable y que (muy) maldita la gracia. Ejemplos: la machacona, cursi y persistente narración por parte de la niña-prota (en off o no -que la cuestión es "taladrar" al personal-); la pareja compuesta por la "gótica veo muertos" y el chaval (atención al pelucón a lo Boney M) que agradaba a la niña fiambre antes de su asesinato; la resolución del personaje de Tucci (forzado, cutre, torpe, desafortunado... y todo -siempre malo- lo que se quiera mentar)... Y estaríamos un rato, pero me detengo que lo suyo es irla olvidando cuanto antes y no al revés (no fotem).

En resumen: un pastel de aquí te espero que pretende ser "fantástico" y de "suspense" al alimón, pero que se queda en "horror"... y no, por desgracia, es de tipo de género de lo que hablo. Solo para fans de anuncios de compresas o/y seguros de vida.

Por último: ¿me lo parece a mí o, tras los ochenta kg que ha perdido el tipo, Jackson parece directamente un clon del tito Espilbé?... si es que diox los cría y... y más vale que el Hobbit te salga bien, Peter, o (lamentándolo en parte por lo de ESDLA -que a mí las otras fricadas como que me la pelan bastante, siendo honesto-) pasarás a la lista negra de este espacio sin remisión y aunque me envies a casa a los Nazgul vestidos de bailarinas del can-can...

A FAVOR: los actores que hacen lo que les toca y no tienen la culpa (más allá de lo evidente de "pensar con la cartera", claro), y que la peli empezar, se admite, empieza bien... lástima que a la media hora o así se traba y de moverse hacía alguna parte ya solo lo hace hacia peor y hasta el fin (que resulta una enorme alegría, eso si, aunque no por lo acertado sino por lo que supone como espectador, está claro).

EN CONTRA: blandengue, ñoña, bastante tonta y, además, sumamente pesada... todo un señor ladrillo, en realidad.

GUZZTÓMETRO: 3/10 (un punto para Tucci, otro para el resto del elenco -menos para Boney M- y el que queda por algunas fotos/paisajes innegablemente bonitas -y "evocadoras", que pondría un crítico de los que cobran- por mucho croma que medie y aunque al hombre se le acabe yendo tantísimo la castaña en su afán)

martes, 14 de septiembre de 2010

LOS GOONIES (1985)

SINOPSIS: Mikey es un muchacho de trece años que, junto con su hermano mayor y sus amigos, que se hacen llamar "Los Goonies", deciden subir a jugar al desván de su casa, donde su padre guarda antigüedades. Allí encuentran el mapa de un tesoro perdido que data de los tiempos de los piratas...



Por (famosos) motivos de hernia y tal el pasado año me perdí la siempre bienvenida visita anual a tierras asturianas que vengo acometiendo desde que hace un lustro o así mi cuñada favorita (que tengo tres -soy como Hommer, si-) se fuera a habitar el cojonudo, en no pocos aspectos precisamente, Principado. De esta forma, y durante los próximos siete días en que recuperaré la añorada tradición, deberé beber sidra, comer fabada, escalopines al cabrales y otros "sacrificios" gastronómicos, y excursionear by the monte (o no) el equivalente a dos visitas en una sola... Oigh, qué "martirio". En resumen: que aunque este no sea el bloj más prolífico en entradas de la blogosfera (por decirlo softly) hasta de aquí una semana y media, al menos, no aparecerá nada nuevo.

Para no dejar demasiado "traumatizado" al personal ya que el impacto por ausencia puede ser fatal, aprovecho la jerigonza esa de "pelis ochenteras míticas de nuestra niñez" (que me vengo trayendo entre manos últimamente) y dejo como post de cabecera a nada menos que a los putos "Goonies"... que si bien lo de "la mejor" del lote sería algo que iría a gustos, de ser una de las tres (o cinco, pero menos nunca) más representativas y/o recordadas no la libra nadie.

Esto va a ir rápido (se la conoce todo cristo). El ubicuo "Espielber" tenía la historieta en mente a brochazos gordos y sin definir por lo que alquila la pluma de Chris Columbus, otro de su club de "hacedores de blockbusters archimillonarios para toda la familia" (especializado además en "pelis con niños" -ver historial, que todas las más famosas en ciernes son suyas-) y ficha igualmente a Richard Donner (otro que tal calza: "Superman", "Lady Halcón", la saga "Arma Letal", etc... -aunque también es el de "La profecía", al loro-) para dirigirla... Por lo demás, una banda sonora propia de la época supeditada siempre a la aparición de la inolvidable cancioneta de la Lauper y unas localizaciones, con o sin "cartón-piedra" de por medio, como bastante inolvidables (se puede discutir la pericia real del "tito Esteban" hasta el fin de los días, y discutir mucho además, pero sería muy poco realista negar la evidencia de que a la hora de montar decorados y buscar localizaciones el mamón es infalible).

Los críos, que tan distinta suerte han corrido con sus aventuras posteriores (paso de ir uno a uno que sería un no acabar), lo hacen muy bien todos en su papel y, a su vez, los "malosos" casi que hasta mejor (a destacar a la sra. Anne Ramsey, la que cosía a guantás al pobre DeVito en aquello de "Tira a mamá del tren"). Quizá, por otra parte, lo más controvertido de todo sería la figura de Sloth... El favorito de los niños que aún les queda para alcanzar el borreguismo propio (e innegociable) de la adolescencia y lo más flojeras para los ya adolescentes (de pleno) que encuentran en esos "hey, chicos", y demás, lo más abiertamente infantiloide de la peli. Qué lo és, claro. Pero a esos, por otro lado, les diría que no se preocupen demasiado, los años pasan, se te va quitando (en la medida de lo posible y según casos) parte de ese "borreguismo" y se cae en la cuenta de que sin Sloth la peli de los muchachos de la bahía de Goon no existiría. O no como la conocemos (más allá de lo evidente).

Sea como sea, lo suyo es centrarse en lo más y mejor logrado del tema: el concepto de aventura (y por pro-menores/teenagers que sea el asunto). Ahí es donde los Mikey, Data y cia se convierten en eternos ganadores y donde cualquier oposición/crítica tocacojones y avinagrada se va, e irá siempre, a paseo. "Goonies" no se puede críticar como si fuera una peli más, por supuesto, es algo que juega con todos los triunfos por lo absolutamente generacional de su condición y que tendrá, por defecto, a trillones de seguidores afines dispuestos a romperse los morros por ella cada vez que algún "culo-estrecho" al uso le de por echarle mierda encima. Es como darle una patada en la cabeza con botas de alpinista a una cría de oso panda porque se ha meado en la moqueta... "pero, ¿qué haces hijo/a de puta?!", sería (con razón) la reacción natural de cualquier ser humano digno de denominarse así que se encuentre en el lugar..

Lo dicho, estamos ante una peli que define el espíritu ochentero como bien pocas cosas y que además para incontables personas (como el menda) vive anclada en el top-1 de la camada donde se endilga de forma ad eternum (solo Indy, Marty y Doc pueden toser algo aquí)... No acabaré con lo de "no te la pierdas" o "recupérala por choporrocienta vez" porque prácticamente nadie lo ha hecho o dejado de hacer, claro, pero si aplaudo a los que, como a mí me ocurre, ven las aventuras de los chavalines estos como algo más que una "peli para críos" de tantas... Porque sin duda que és infantil, si, pero ese no tratar a los críos como "medio gilipollas", como era (y es) costumbre, es algo que siempre deberemos agradecer al "Tito Esteban" y asociados (y por mal que pueda/n caer). Imprescindible a todas luces, ni que sea por unas diez veces en la vida...

A FAVOR: Data y Gordi que son insuperables, la canción, las cuevas, la búsqueda, los malos...

EN CONTRA: tiene unos de los últimos cinco minutos de peli más abiertamente babosos de la historia del cine pero, por todo lo antes descrito, como que te la pela bastante...

GUZZTÓMETRO: 9/10

(como curiosidad, ya muy manida pero me da lo mismo, decir que ese "lo peor fue el pulpo" que suelta Data en la playa es porque para casi al final, y en el barco pirata, se había rodado una escena donde dos goonies eran atacados por lo que pretendía ser un pulpo gigante... Por suerte la cosa se cayó en el montaje definitivo ya que entre el propio pulpo -que parecía la oferta de la semana en la sección peluches del Toys'r'us-, y la forma en que es eliminado -Data le mete por el gaznate uno de esos radiocassetes de una sola pletina de la época, lo que marea al bicho...-, el tema era como bastante bochornoso... Lo aprovecharon para algunos de los trailers y, creo recordar, también para el videoclip de "The goonies 'r' good enough", eso si).



Pd: en cuanto a los anteriormente mentados "culo-estrechos al uso" dispuestos a ningunear pomposamente a nuestros estimados protas del post:

viernes, 10 de septiembre de 2010

GRANUJAS A TODO RITMO (THE BLUES BROTHERS) (1980)

SINOPSIS: Tras pasar años en la cárcel por robo a mano armada, Jake Blues es puesto en libertad por buen comportamiento. Sale de prisión vestido de la misma forma en la que entró: traje y sombrero negro y gafas oscuras. En la puerta le espera su hermano Elwood vestido de idéntica manera. Ahora, el único hogar que conocieron está en peligro. El orfelinato de Santa Elena necesita una gran cantidad de dinero. Los hermanos se ponen manos a la obra.



John Landis no pasará a la historia esa del cine en la que tanto gustan de rebozarse y regodearse (en su pedantería) críticos o/y historiadores de cine al uso. Y, mira, como hasta que se entiende la cosa en esta ocasión... ¿o quizá no?. Lo cierto es que si quitamos "Un lobo hombre americano en Londres" (altamente recomendable, por supuesto) todas sus referencias más recordadas son comedias de desmadre y tentetieso. Que es justo lo que conviene esperar de un director que tiene en sus actores fetiche a Dan Aykroyd y Eddie Murphy, por otro lado. La lista, sino especialmente larga, no anda falta de cosas harto conocidas: "Desmadre a la americana", "Entre pillos anda el juego", "El principe de Zamunda", "Superdetective en Hollywood" o aquella crutanga (que diría áquel) esperpéntica de los "Tres amigos" ... Y algunas que otras más, si, pero todas ellas supeditadas al (incaducable) impacto de la peli de cabecera de hoy: The Blues Brothers.

Escrita por Aykroyd (cómo no) y el propio Landis al alimón sigue siendo hoy tan de putísima madre como lo era hace las tres décadas que se estrenó. El propio Landis se escupió a si mismo con aquella horrenda secuela de hace unos pocos años, de acuerdo, pero el film original queda inamovible, en remanente, como una de las mejores comedias de su decenio... y en posición más que destacada, sino en el podio.

Hay que ir a "peasos", claro, pero conviene advertir que según lo que consideremos al film (en cuanto a subgénero dentro de la comedia) la cosa no varia en absoluto: si es una comedia musical (siendo ese un subgénero que no me agrada especialmente) es de las mejores; si es una comedia de desmadre, también es de las que nunca fallan, faltaría (es de esos casos, no tan abundantes como pareciera, que lo mismo sirven para después de comer como para la "peli del día" de antes de acostarse); si la consideramos como "comedia" a secas y dentro de la historia... de acuerdo que no és "Con faldas y a lo loco" o "Una noche en la ópera", pero concho, su hueco se lo podemos buscar entre las primeras veinticinco o así...

No da tregua la puñetera. El ritmo pasa de rápido a frenético y de frenético a esquizoide... y por en medio: James Brown, Ray Charles, Aretha Franklin, Cab Calloway... Obviando a la propia Blues Brother Band (indagad, indagad en la historia de cada uno de esos pájaros y fliparéis en colores de quien es cada uno, y con quien ha trabajado, de no saberlo ya... Me parece que Alan Rubin, por ejemplo, tocó la trompeta hasta con San Pedro). Todo ello, por supuesto, envolviendo a Jake (John Belushi) y su hermano Elwood (Dan Aykroyd) que se despendolan que da gusto (des-)controlando el cotarro. También aparecen por ahí la mismísima Princesa Leia (Carrie Fisher) tratando de vengarse sin descanso de su ex (Jake) o el también muy conocido Henry Gibson (poned su nombre en google que sin duda no lo habéis visto "nunca"), finado ahora hace una año.

Es obvio que la querencia por la peli va de la mano con la que cada uno/a tenga del mundillo del R'n'r. Si no os va el tema, no preocuparse, es amena de narices y os divertiréis igual, si os va, por otro lado, no tenéis perdón de dios, el vecino y su cuñado (y ya sé que la habéis visto pero, ni que sea por la música, es de esas cosas que se deben tener siempre más o menos "frescas")... Además, para los del segundo caso, cuenta (que es de cajón) con una de las Soundtracks que hay que tener si o si de la historia del cine (yo la tengo en vinilo desde los tiempos del humus -aprovecho para vacilar y eso-) .

Y es qué es cojonuda, no hay tu tía. A mí que las carreras de coches me dan una pereza del copón y aquí, con la carrera interminable (los últimos veinte minutos de peli, o casi) del final, disfruto como un enano...

Nada más que decir, como todas (o prácticamente todas) estas pelis de los 80 que me propongo tratar en las siguientes semanas/meses en el bloj, nos la conocemos todos/as. Para mí los Blues Brothers son como la verdura o el ponerse betún en los zapatos: "una vez al año...". La diferencia es que con ella me lo paso (absolutamente siempre) de narices.

A FAVOR: Rocanrol !

EN CONTRA: que el mojigato punto de vista del erudito (o peor, de el que se lo cree) haga arrugar la nariz repelentemente ante una cosa que es inefablemente única por chorras y excesiva que pueda parecer, o ser (que lo és... y que Chuck Berry la bendiga por ello).

GUZZTÓMETRO: 9/10 (y si no mola, a quien sea, todo el tema rocanrolístico pues 8/10, en cualquier caso de recomendable no baja... tun tun-tun tun tun tun-tun tun tún...)



Pd: suerte con esa "Burke & Hare" de inminente estreno Mr. Landis que, aunque después sea un truño (ojalá que no), ni que sea por reparto y argumento la cosa promete (así, por encima, se vende el tema: "oscura comedia sobre dos ladrones de tumbas del siglo XIX que descubren un negocio lucrativo en proporcionar cadáveres a la escuela médica de Edinburgh"... Ahí queda eso).

martes, 7 de septiembre de 2010

CAZAFANTASMAS (1984)

SINOPSIS: Los Drs. Venkman, Stantz y Epengler, son tres doctores en parapsicología que se quedan sin empleo tras quedar excluidos de una beca universitaria de investigación. Entonces deciden formar la empresa "Los Cazafantasmas", dedicada a limpiar Nueva York de ectoplasmas. El aumento repentino de apariciones espectrales en la Gran Manzana será el presagio de la llegada de un peligroso y poderoso demonio.



El regulero director Ivan Reitman ya se hizo colega de Murray (su actor fetiche por aquellos tiempos -después lo fue Chuarchi-) y Ramis durante el rodaje de "El pelotón chiflado" recién estrenados los 80. Después el segundo le presentó un guión completamente ido de la olla, firmado en comándita con otro del club de la avellana -Aykroyd-, y a partir de ahí solo quedó engañar a la cazadora de aliens más famosa del hiperespacio y reclutar al inefable Moranis para la causa. Resultado: Ghostbusters, una gran familia de freakies haciendo el chorras lo que no está escrito (ole).

Vista hoy puede parece algo salido de madre, para la muchachada actual, que este film fuera todo un pelotazo a la hora de vender merchandising de todo tipo (con el inolvidable "prohibido fantasmas" por montera e ícono estrella), hasta el punto de rivalizar con el Tito Lucas, y su todopoderosa "Star wars", que había estrenado "El retorno del Jedi" hacía no demasiados meses. Series de dibujos, cómics, camisetas, toallas, pastelitos, chicles y hasta tapones para los oidos supongo que habría... eso por no hablar de la puñetera cancioneta de Ray Parker Jr. (repasar el Guzzbox de la derecha para más señas). Si, por increíble que parezca, aquello fue una maldita invasión en toda regla. Pero no hay problema. Aquello fue una invasión "simpática". Por su falta de ínfulas total y honestidad cutre como principales estandartes.

Bill Murray haciendo de Bill Murray (con ese aire de "ausencia total" que le caracteriza), Ramis diciendo paridas que pretendían pasar por "científicas" y Aykroyd cuarto y mitad de cada... después se suma el otro tio, si, pero tampoco lo destaco (está ahí como saco de boxeo para las payasadas del trio maravilla). Weaver se suma sin problema al festival como objeto de deseo (poseído o no) del hoy revalorizado prota de "Rushmore" y demás y, por mucho que hagan y por supuesto, Moranis se lleva todas las manos en las que aparece sin esforzarse siquiera (es lo que tiene haber nacido justo para el tipo de cosas que a uno le pide que hagan)... ¿Como olvidar su mítica: "La portera se va a cabrear", en el tejado y tras todo el berenjenal final?.

Por lo demás, efectos especiales de fosforito y tentetieso ("no crucéis los rayos" -y por no hablar del mítico a su manera "fantasma de los mocos"-) y estética ochentera de la muerte ahí donde miremos. Tan cutre como original y tan canalla en planteamiento como inocente en presentación , se zampó medio mundo de medio bocado y aún le sobró para hacer una secuela como bastante horrible un lustro más tarde y permitir incluso, por la onda expansiva del éxito económico a gran escala que hasta nuestros días llega, que en menos de dos años estemos viendo la tercera con el mismo director, los tres cretinos y la Sigourney (como no podía ser de otra manera) presidiendo el evento... Miedo me da(n).

A FAVOR: es una auténtica payasada de cabo a rabo, faltaría, pero está tan ufana de serlo (y sin disimule que valga) que no pierde un ápice de "entrañabilidad".

EN CONTRA: que no me alcance la objetividad para darle la caña que merece, que pronto no acabaríamos desde luego... Cosa que ya veo será toda una constante en el "chorrorevival" este en el que me he metido yo solito. Siempre me quedará el árdid ese de "valorar las cosas por lo que son" (no creo que nadie espere ver "La noche del cazador" cuando compra un boleto para entrar al cine a ver algo que se llama "Los cazafantasmas")... Y si de acuerdo, es trampa guarra, pero me la trae floja... Porque en verdad, dime: ¿a quién vas a llamar?.

GUZZTÓMETRO: 7/10

miércoles, 21 de julio de 2010

FURIA DE TITANES (2010)

SINOPSIS: Adaptación libre de la leyenda mitológica de Perseo, hijo de Zeus, padre de los dioses griegos. Perseo y su madre, Dánae, son encerrados en un cofre por Acrisio, su abuelo, y arrojados al mar. Arrastrados por la corriente llegan a la isla de Sérifos, donde Perseo alcanza la madurez. Allí tendrá conocimiento de la misión de su vida y emprenderá un viaje alucinante, en el que tendrá que ir superando duras pruebas... Remake del clásico de Desmond Davis de 1981.



... A ver, sres del Filmaffinity: "clásico", "clásico", lo que se dice "clásico", la otra tampoco vendría siéndolo, pero bueno. Tiene al gran Harryhausen y sus "stop-motions" con sus entrañables plastelinas frikis. Además es de las pocas pelis que toca todo el tema de la mitología griega/romana (que incomprensiblemente apenas ha sido explotado en el mundo del cine -con la vertiente culebron que integra, parece mentira-). Y también es verdad que aparecían monstruos del calibre de Burguess Meredith o Maggie Smith (entre otros) en roles secundarios, por no hablar del mismísimo Laurence Olivier, es de cajón. Ahora bien, la parejita protagonista era como mínimo regulera de la hostia, la historia tenía más claroscuros que la calva un bizco y el guión, en definitiva, perdía agua por todos lados. Además los exteriores, en buena medida, parecían un video doméstico grabado en Ibiza por la tia Antonia curtida a sangría lo que no está visto... Es decir, "clásico" como que más bien no (a no ser que, de buena fe, se añada la coletilla "friqui" o la variante a disponer). Ya comenté esa versión original de los 80 hace la tira en el blog, y creo recordar que al final señalaba que es de esas cosas que es mejor guardar con más/menos cariño en la memoria porque al repescarla... Bueno, póngamos que no huele precisamente a rosas el engrudo.

Y ahora a por el remake... VAYA AUTÉNTICA PUTA MIERDA !!!!!!!!!!!!! (vaya eso por delante y para ahorrar tiempo a los impacientes). Que si, que vale. Que se veía venir de un millón de millas. Da lo mismo: supera todas las expectativas. Podéis pensar a priori que es horrible, lo peor, lo que se quiera... Va más allá. Es una bazofia cuyo epíteto en pos de una valoración (más o menos sintética) aún queda por inventar. ¿Habéis visto "El Padrino" -la 1 o la 2 que da igual- ? pues es justo el contrario... Y hasta eso se me hace corto, ahora que la medio recuerdo, qué cojones. Es mucho más mala el "Furia de titanes" este que buena lo pueda ser cualquier gran peli que se quiera mencionar. Desde ese punto de vista, infracultural, casi que hasta sería insaltable su visionado.

Particularmente la ví (hará un par de meses) porque ya de pequeño que me molan las historietas de la mitología griega (volvemos a la vertiente "culebrón" esa que ponía antes) y porque quería ver como enfocaban todo el tema de los Dioses más allá de las andanzas de Perseo. Y si, aún sabiendo que iba a resultar una mierda de padre y muy señor mío (ya el trailer no da mucho espacio a confusiones). Es como lo del tópicazo de "no mires abajo" y, obvio, ya se sabe que es lo siguiente que toca... Pues es eso en consonancia a ser uno (definitivamente) más tonto que Pichote lo que me llevo a videar el pastel éste de hoy. Al menos, cabe decir (que tampoco es defensa alguna), que ya me la puse a la hora de la siesta de cara a quedarme sobado en los títulos de crédito iniciales si se daba el caso...Pero no. Es imposible. Por lo horrible... te pasas todo el film pensando cosas del tipo: "hala, la puta de a bastos, ¿y ahora que harán?". De verdad, cuando parece que se ha tocado fondo... pues no !. Todavía puede ser peor, y/o mucho peor.

Como esto tampoco merece rebozarse mucho en el tema, procedo a valorar algunas de las partes que integran un film avezado a "esto" (que Zeus me libre de llamar película):

ACTORES: apestan todos. Y los más famosos los primeros... bueno tampoco, que el chico/prota del folletín tiene solo dos registros (despierto o dormido). Fiennes más que Hades parece el batería de los Jethro Tull en horas bajas y Neeson lleva un rollo locaza a lo semifinalista de imitadores de Ziggy de Villagorrinos que te caes de culo.

GUIÓN: ah... ¿pero tiene?.

FOTOGRAFÍA: similar a la del God of War para Playstation pero lo del videojuego igual no tiene tanto croma, para ser justos (y según como entretiene, que en eso también se diferencian).

BANDA SONORA: no lo sé... lo mismo es de puta madre.... Como no se oye nada entre tanto efecto a 7000 watios y tanto "argh", "urgh" y "yejaaa"...

DIRECCIÓN DE ACTORES: hay que admitir que los "actores" casi siempre salen en el encuadre.

DISEÑO DE PRODUCCIÓN: se han gastado los cuartos y se han hecho con la última Nvidia Geforce los mamones. Los bosses finales, o monstruos, son tan abiertamente irreales que se nota el interés en demostrar que tienen el pecé al día.

DISEÑO DE VESTUARIO: muy logrado. Parecen los Manowar.



... bueno y así con lo que sea que se quiera tratar. Y ese es quizá el gran logro del film. No hay nada, NADA, a lo que agarrarse. Es tan brutalmente asquerosa, hija de puta y deleznable que hasta parece enorgullecerse de ello.



A FAVOR: se intuye que la tipa que hace de Medusa puede estar bastante buena tras la tonelada de maquillaje (y perdón si a alguien le parece un poco machista la cosa, pero invito a todo el mundo a que vean el film y si alguien es capaz de ver algo mínimamente positivo me lo diga, please)

EN CONTRA: el chasco que te llevas al querer hacer de forma instintiva lo del ctrl+alt+supr.

GUZZTÓMETRO: 0/10

viernes, 9 de julio de 2010

MICMACS, UN GRAN FOLLÓN (2009)

("Micmacs à tire-larigot") Sinopsis: La trama sigue la vida de un hombre (Danny Boon) que se salva tras recibir un disparo en la cabeza, pero que queda con la incertidumbre de cuándo va a morir. A partir de ese momento decide tomar una nueva filosofía de vida en la que disfrutará cada instante como si fuera el último... literalmente.



Ay Jeunet, Jeunet, porque te conozco que si no...

"Delicatessen" y "La ciudad ..." son dos de mis pelis favoritas de los 90 (sobre todo la primera). La "Amelia" se resentía un poco de la pérdida de Caro por el camino pero, y a pesar de lo azucarada y "naifista" que es hasta la extenuación, se acabó convirtiendo en film de referencia por su simpatía (presunta o real, que va a gustos y épocas) y frescura (y pese a quien pese y empezando por mi, que tengo una extraña historia amor/odio con esa peli que, en cualquier caso, del "recomendable" no baja). Después presentó ese (en mi opinión injustamente ninguneado) "Largo domingo de noviazgo", ya bien entrados los "dosmiles", que a pesar de la infinita menor fama que su predecesora directa le limpia la cara un poco a la susodicha (siempre en mi opinión, recalco).

Y tras un lustro de ausencia, regresa con la peli de hoy...

... Y se ha precipitado, creo yo. ¿Mala?, ¿bazofia?. A ver, tampoco nos pasemos. Sencillamente, para resumir de entrada y ahorrar tiempo a los impacientes, lo que sucede es que un tipo que hasta ahora no me (¿nos?) había bajado del notable ofrece un producto de los de "psché, está bien". Sin más (pero tampoco menos, insisto en lo de no pasarse).

Los actores no están mal, tampoco memorables, de acuerdo, pero es que nada aquí parece parido para perdurar en la memoria colectiva como sucede en obras pasadas de Jeunet (omitiendo su primer film del 81 que es el único que no he visto y por tanto ni opino ni meto en la saca). La razón principal, pienso, es que la historia, el argumento, no engancha, no atrae tanto... Y no es que "Amelie" tenga una profundidad de significado bestial precisamente (ya me adelanto), pero el mimo sobre la protagonista (y gran parte del resto/mayoría de papeles) daban una dimensión al asunto que en "Micmacs" no encontraremos. Una pena.

Y eso hace que por un lado quizá veamos a la otra peli con nuevos ojos y la apreciemos más que antes (o todavía más), pero por otro castiga sin remisión a esta nueva entrega. Lo que antes parecía ingenio, detallismo bien entendido y pericia narrativa y visual (hasta el punto de perdonar las digitalizaciones gratuitas de rigor), ahora huele a croqueta con aceite de hace dos días... A "ya visto", a innecesario o reiterativo (anotarán incluso los más crueles). Y eso cobra mayor enjundia si pensamos que, hasta el momento, me limito a compararla con su film más famoso... no con el más bueno. De acuerdo que cada cosa es lo que és y que las comparaciones son siempre gratuitas según se mire pero, creedme, en este caso os resultará bastante imposible no caer en ello.

La cosa arranca bien, promete. Pero es innegable que va de más a menos sin remisión. Ahí está el gran Pinon, algún chascarrillo creativo marca de la casa, alguna secuencia capaz de arrancarte una sonrisa por el "buenrollismo" que proyecta... pero es siempre eso: "algún/alguna". Valorado de una pieza este "Micmacs" se queda en film de media tarde con el que puedes vencer el gusano de la siesta o no, según te pille. El magnetismo de lo anteriormente mentado se ha ido a otra parte. A qué negarlo.

En resumen: una peli excelente como ópera prima para un director novel y con alguna "postal" digna de encuadre por mucho tufo a megabyte que medie (eso es lo único que no varia), pero que se queda en la manida "obra menor" a tenor del nombre propio firmante. Lo dicho, si os pilla en la hora sugerida adelante, si queréis entrecotte a la pimienta mejor revidear "Delicatessen", especialmente, o cualquiera de las otras tres ya puestos.

A FAVOR: los "gags", sean chascarrillos o secuencias de facto, y encuadres que nos rememoran a mayores batallas de no hace tanto.

EN CONTRA: este chiste ya te lo sabes y antes te hacía más gracia... y era mejor. Eso y que la gente, presumo, será demasiado injusta con ella... hay más cine en el primer minuto de esto que en diez mil "Kick-ass", "Tropic thunders", "Resacones en Las Vegas", "Supersalidos" o la americanada de turno de reciente factura, dentro de la comedia del tipo apuntado, que se quiera mentar (y no lo digo para defenderla metiendo cera a otras cosas, que las dos últimas a mi me entretuvieron bastante, es por insistir en el concepto "tampoco nos pasemos" que ponía antes).

GUZZTÓMETRO: 6/10

Pd: por cierto que no puse nada de la cuarta de Alien en el recuento de films de Jeunet... Creo que se sobreentiende que eso es un rollo muy distinto, supongo.

PROPUESTA CHUNGA DEL MES

Nueva sección que promete en el bloj. "Propuesta..." no es sino un órdago que lanzo tanto al sufrido lector, fiel u ocasional, como a mi mismo en forma de film o disco que, siendo completamente desconocido -al menos para aquí el nene-, tiene toda la pinta (y cuanta más mejor) de ser una auténtica bazofia de la más baja estofa... Para empezar a abrir boca:
("In the Land of Milk and Money", Susan Emswhiller -USA, 2004-) Sinopsis: Una poderosa corporación láctea decide invertir grandes sumas de dinero en diseñar una raza de súper-vacas a partir de la manipulación genética. Peter Cochran está al frente del proyecto y, con su equipo descubre una hormona que permitirá incrementar la producción de leche de las reses. La compañía lanza el producto al mercado sin comprobar con demasiado rigor los efectos que estas alteraciones tienen en la salud humana...



Y ahora jovenzuel@s que diox nos pille confesaos a todos y... a echarle narices !

Pd: No hay dolor.

domingo, 4 de julio de 2010

LA VIDA PRIVADA DE SHERLOCK HOLMES (1970)

Sinopsis: Sherlock Holmes (Robert Stephens) y el Dr. Warson (Colin Blakely) parten hacia Escocia a instancias de una bella mujer cuyo amado esposo ha desaparecido. Allí, para su sorpresa, descubren una intriga que involucra a una sociedad secreta, al Servicio Secreto de su Majestad y... ¡al monstruo del lago Ness! Pero, antes de que pueda aplicar sus poderosas dotes de deducción para hacer que todo resulte elemental, Holmes comete un error que podría poner en peligro la seguridad de Gran Bretaña y arruinar la reputación del detective.



Que si los grandes maestros del Neorrealismo y la Nouvelle Vague, que si Kurosawa, Hitchcock o hasta Kubrick y la madre que los parió a todos, etc... que si, vale, lo que se quiera. Para mí, siempre desde la modestia y al que le moleste que le den mucho, se limita la cosa a Lang y Wilder, y desde ahí (a partir de ese par), empezamos a hablar sobre quien sigue después (en la lejanía muy lejana, eso si). Será el agua del Danubio, el espíritu de Mozart Y Freud o los caramelos Pez, pero este par (cada uno a su manera) no admiten (siempre para el nene) comparación que valga. Y no es que no tengan sus "reguleces" (que las tienen, y más de una en sendos casos), es que las "buenas" de estos es, con perdón, lo más grande que ha parido madre. Hoy, en cualquier caso, nos quedamos con Mr. Wilder.

Quien quiera ningunear al maestro con lo de que desde "Testigo de cargo" (327 sobre 10 en el Guzztómetro) se dedicó por entero (o casi) a la comedia, como si ello fuera fácil o algo a restar, allá él/ella (el mendrugo/a, en cuestión). Sin embargo, la peli de hoy es un "pájaro raro" en el (largo) opus del tipo. Nada que ver con sus colegas Lemmon y Matthau, y las correrías del estilo que practicara con ellos.

"La vida privada de S.H." es lo que se viene a denominar una parábola (y de las buenas, en este caso), escrita a cuatro manos con su fiel I.A.L. Diamond sobre el famoso detective de Doyle (cuya defunción cumplirá su ochenta aniversario en tres días -de ahí la motivación para esta entrada, por cierto-).

Para ello se sirvió de dos actores británicos (ver sinopsis) no muy famosos pero si con bastantes/muchas tablas (y que aquí están de muy puta madre en su rol uno y otro), de esos que nos podemos hartar de ver en papeles secundarios de diversa índole en el cine de según que décadas. Una recreación de la Inglaterra victoriana que te caes de culo y una retahíla de secundarios que arropan sin mácula que valga al par de protas (a destacar el eterno Sr. Lee con su Mycroft Holmes -con la vitola de "ocultismo", que el personaje siempre requiere, a cuestas-).

En el "debe" nos encontramos, únicamente, a algunos momentos puntuales donde el metraje parece detenerse (insisto en lo de "puntuales" que esto de ladrillo tiene bien poco). Por lo visto la cosa fue que al pequeño/gran cineasta le pegaron alguna que otra "tijerada" de las cabronas (también se puede leer en más de un sitio que el guión original sigue latente y esperando, entre los viejos archivos de la U.A., ver la luz en algún momento de la historia). Y ello no presenta contrasentido alguno. Me explico... No es que el film se haga largo (no está en la totalidad del metraje -unas dos horas- el presunto problema), es en la repartición de escenas en el último tercio donde está el meollo. Hay momentos donde parece que insistir en determinada secuencia para la trama se torna algo machacón y, por contra, la resolución o pequeños detalles del desarrollo se ventilan de forma algo acelerada... como si faltara algo en medio. No pasa nada porque este tio era el puto amo, claro, y al final el film te da esa sensación de "tiempo bien invertido" que siempre se destila del trabajo bien hecho (por palos y palotes que se le metan en las ruedas). Los que, como a mi, les parezca una pena que un film que apunta a "masterpiece" se quede en "recomendable" pueden ponerse en contacto conmigo para tirar tomates a los "recortadores" de los cojones que aún queden con vida (nos podemos hacer una camiseta y todo).

Pero, cuidadín, que deje lo mejor para el final... A pesar de que para mí el mejor Holmes es el televisivo Sr.Brett (bendita sobreactuación lo de este tipo), estamos ante la obra audiovisual que (posiblemente) mejor recrea la mitología propia de tan conocido personaje... De verdad que no falta casi nada (y si parece que falta algo al repasar la peli veréis que, como mínimo, se menciona aunque sea de pasada en la mayoría de los casos). Es pues un film que cobra una nueva dimensión para los que somos fans de la más famosa creación de Doyle. Wilder se regodea y reboza con la mentada mitología imaginada por el escritor y hace pasar eso incluso por encima del propio argumento central del film... Y muchos que nos alegramos, aunque los que esperen ver un misterio al uso con varios sospechosos y una resolución a lo Poirot de esas de "tirad todos pal salón que os voy a peinar la calva" se puedan llevar un chasco (que algo de eso siempre habrá, ni que sea en formato de "vaciladas deductivas", pero no es lo que prima aquí desde luego).

En definitiva, otra buena peli de Billy Wilder más que, para la ocasión, se hace extrañamente recomendable para mitómanos varios y buscadores de rarezas (aún a pesar de la fama, que la tiene y no poca, del film) de a granel.

A FAVOR: interpretaciones y contextos (interiores o no) en su totalidad y un respeto a la creación literaria más que conseguida... Y que a pesar del aire puntual de pseudocomedia que incorpora (y que pueda despistar a fanáticos de la facción más intransigente) o lo descrito (reiterado) a continuación ("en contra") no deja de ser otra buena aventura del tipo la boina de la calle Baker y su fiel "socio y colega".

EN CONTRA: algún síncope poco claro en el ritmo que, sea culpa del maestro o de los hijoputas de turno, ahí quedan en remanente.

GUZZTÓMETRO: 8/10

lunes, 21 de junio de 2010

FANTASTIC MR. FOX (2009)

SINOPSIS: La historia se centra en un astuto zorro llamado Fox, que parece llevar un vida idílica con la señora Fox y su hijo Ash. Pero por las noches, el señor Fox roba las gallinas, los patos y los pavos de los granjeros Boggis, Bunce y Bean. Cansados de esta situación, los granjeros deciden poner remedio al asunto y cazar a Mr. Fox para que no les siga robando...



Parece que alguna alarma despertó el "Darjeeling limited" en la cabeza de Wes Anderson. Y ha sido para bien.

La carrera del cineasta fue un cohete hasta su tercer film (sobre todo por ese tercer film, y poniendo en el limbo la inicial "Bottle Rocket" cuya función -conseguida- fue meramente el ponerle en el mapa y poco más). Forma parte de esa camada de "nuevos directores que prometen" que se hicieran un nombre en algún momento del segundo lustro noventero (con los Mendes, Jonze, Payne o el "otro Anderson"). Esas gentes debían pasar por el relevo generacional de los que hicieran lo propio en los ochenta (siempre aprox.), los Jarsmuch, Coen, Lynch y algunos que otros más (quien quiera añadir ahí al posterior "Guarrantino" allá él/ella... para mí el traje le queda demasiado grande por mucho que su única peli realmente grande lo sea sin duda, y bastante). Más de una década después "los niños" se han hecho mayores y ya se creó una perspectiva que invita a posicionarlos (y posicionarnos al respective) en un grado u otro. Hoy toca Wes Anderson (sigamos) del que, confieso, pienso es el más interesante de todos ellos (ahora que Jonze ha perdido la chaveta sobre todo, y aunque todos tengan al menos un par de pelis de aquí te espero).

Tras esas tres primeras pelis el tío se descolgó con la peculiar "Life Aquatic". Y aunque coló más o menos por la (siempre innegociable) banda sonora cojonuda de turno y, especialmente, por el tremebundo solo de guitarra interpretativo del fiel Murray, la sensación de "paso atrás" se hizo notar por vez primera en la carrera del director. Eso empeoró, para muchos, con la posterior "Viaje a Darjeeling" de la que bastantes pensamos ya en terminos de "decepción" puta y dura... La intro (la de verdad la del film) con Murray pateando en balde en pos del tren que perderá al son de "This time tomorrow" de los Davies, la aparición casi al final de la Huston y el magistral montaje -también al agonizar el metraje- con el interior del tren no pesa lo suficiente para mantener el total restante. Y lo peor es la sensación acuciante de que esto parece más firmado por la tontorrona Coppola, con su gélido estilo "megacool" propio de catálogo de Ikea, que al ilusionador genio emergente de las fantásticas "Rushmore" y la que le sigue (sobre todo la que le sigue). Y así estaban (para mí entre tantos al menos) las cosas antes de la peli de cabecera de hoy.

El "reset" le ha sentado bien (se insiste) al canalla. Y más por salir por donde bien pocos podían sospechar previamente: el cine de animación. "Fantastic Mr. Fox", cuento de Roald Dahl (el de "Charlie y la fábrica de chocolate" o "James y el melocotón gigante" entre otras), es un sumamente entretenido film del género mentado a base de stop-motion (a lo Harryhausen -su creador- pero con muñequitos -a lo "Dark Crystal"- en vez de plastelina plasmada en pantalla y tentetieso -puto croma, con lo que molaba descojonarse del actor que, era evidente, luchaba contra el aire generando cuadros de lo más choteables...-).

Lo menos satisfactorio de la peli sería para mí ese tono que cambia efervescencia por el, ya esperado por otro lado, carrusel de moralejas bien intencionadas y moralinas tocahuevos varias que arranca en algún momento de la segunda mitad del film. Tampoco empaña del todo y se entiende que (obvio) es un film de animación ("para todos los púbicos") a fin de cuentas y que hay que llevar a la canallada al cine (que ahí están los cuartos, leñe). El resto hace honor al título. Es más, incluso se llega a pensar que el "mejor W.A." está por volver... Y ello no por servirse, en las voces de los bichos, de su retahíla de actores y actrices fetiche acostumbrados (más el Clooney y la Streep, en esta ocasión), sino por el ritmo narrativo sin tregua que (al fin, de nuevo) integra. A sumar la selección de canciones que es como siempre impresionante (el tipo es definitivamente la leche en este apartado) y nos regala algún (nuevo) momento puntual a recordar por mucho tiempo (la pateada campestre del zorro al son de "Street fighting man" o ese final con la festiva "Let her dance" de Bobby Fuller Four -que se puede escuchar desde el Guzzbox del lateral del blog-). Particularmente lo que más me ha gustado, además, es esa manera de presentar las imágenes desde planos frontales (como si fuera una casa de muñecas y metiendo a veces muchos personajes a la vez), que da una impresión de cercanía en su manufactura muy superior a cualquier digitalización por la curra que se pudiera haber urdido. Bastante recomendable, y es bueno ver que hay vida en el cine de animación tras Miyazaki o la puntual virguería ("Coraline"o "Vals con Bashir", por ej.) que pueda aparecer de higos a brevas (la Pixar, con permiso de Wall-E y los "Toy Story" -que todo debe admitirse-, se la regalo sras. y sres.).

A FAVOR: a la tercera va la vencida y para la ocasión Wes Anderson vuelve a reunir sus activos más celebrados en un solo film (con la "recuperación" del ritmo de narración, que algunos ya veíamos peligrar, por montera). Y, si desde luego, la zarigüella que es la repanocha.

EN CONTRA: las puntuales pero notorias claudicaciones hacia los tópicos políticamente correctos del género (que no "des-recomiendan" el asunto pero ahí están).

GUZZTÓMETRO: 8/10

Pd. Nikochan says:  http://nikochanisland.blogspot.com/2010/04/fantastic-mr-fox.html

sábado, 12 de junio de 2010

TWIN PEAKS (RELOADED)

Sigo con Twin Peaks...Why?: es hora de dejar claro porque es la mejor serie jamás vista en Tv de una vez por todas (pardiez !).

La mejor solución u opción para encuadrar la cosa es (directamente) explicar de que va realmente (siempre en la medida de lo posible) el folletín. No ha sido fácil. Me ha costado cinco visualizaciones de la serie, respescar la peli del propio Lynch (posterior a lo visto en Tv aunque sea una precuela -y que paradójicamente tiene que verse siempre "después de"-), y finalmente, arrebuscar por la web como un loco en busca de cualquier tipo de declaración de sus creadores al respective, así como rastrear todos los blogs y páginas especializados habidos y por haber del mundo este. Como resumen, en castellano, de toda la historia del tema recomiendo el documento de texto facturado por el tal "Makaveli6" (fácilmente ubicable -tanto como poner "twin peaks makaveli6" en google- y francamente currado -gran trabajo, si señor-).
Por mi parte, intentaré ceñirme a las cosas que (por lo leído y visto) fueron concebidas así desde su origen y tratar de diferenciarlas de las "interpretaciones abiertas" (aunque en algunos casos es poco menos que imposible -hay cosicas por ahí en las que coinciden catorce de cada diez acérrimos/fanáticos, y por algo será-).
Antes de empezar, debe explicarse fugazmente una cosa del contexto histórico-social de las emisiones (que como bien apuntaba el tipo cuyo texto copie en el blog en el post de hace pocos días -y a colación del vigésimo aniversario-: "Twin Peaks era como Lost con la diferencia que Twin Peaks si la veía REALMENTE todo el mundo"). Y esto va, básicamente, para los que viven convencidos de que el asunto va "de más a menos" sin haber horadado previamente en la materia. Lynch había concebido Twin Peaks como una trama coral pero EN SU ESTILO. Es decir, debe entenderse todo el tema como algo más parecido a esas pelis del mejor Altman (con dos mil roles distintos bailando cada uno a su bola y que van acercándose de alguna manera a un contexto/argumento común sin prisa ni pausa que medie) pero, repito, en "clave Lynch" (terror, humor absurdo, simbolismos triperos y demás jerigonzas). Ahora debe añadirse que el hombre acabo un poco hasta los cojones de los directivos de ABC con todo el show de "¿quién mató a...?". Le forzaron a desentrañar el asunto antes de lo que el pretendía (y además para el cineasta eso era importante, desde luego, pero a su vez "solo una cosa más", y le molestaba -y mucho- que se focalizara y reduciera todo a eso de cara a vender la burra). Eso fue un poco el motivo estrella a la hora de sembrar la discordia entre el artista y la cadena televisiva (que explica esas tan reiteradas apariciones/desapariciones de Lynch durante todo el periplo -amén de que estaba con lo del "Corazón salvaje" al unísono-). Pero no es lo único. La serie tiene en total una treintena de capítulos (con el mítico "piloto" inclusive), y los ocho de la primera temporada (los cabrones dejaron varios meses a Coop tiroteado en el suelo y al mundo en ascuas y comiendo donuts) se emitían en USA los jueves. Y lo veía hasta el gato. A partir del capítulo noveno algunos directivos de la cadena tuvieron la "magistral" idea de pasarlo a los sábados y bueno... aún seguía dando caña pero, lástima, ya no era la devoción global de unos pocos meses antes (pretender que las gentes dejen de quedar para ver el partido, salir a cenar, o dedicarse a lo que se les salga de donde te dije la noche que -por lo general- pueden hacerlo sin miramientos, fue una ínfula de lo más estúpida por parte de los mentados directivos y, posiblemente, uno de los errores de cálculo más brutales de la historia del catódico medio). Y doble lástima si atendemos a que, como muchos opinamos, la "juerga" empieza ahí realmente. De cualquier modo, Lynch tuvo que mostrarnos (por convenio directivo-divino) al asesino de la Palmer en el capítulo 14 y como la cadena se había dedicado de manera enfermiza a realizar sus promos -a nivel mundial- con la consabida frasecita, parece que lo que sigue sea un mero "añadido". Error fatal, si se quiere exprimir lo más que se pueda el universo Twin Peaks. Su genialidad solo se evidencia al entender su argumento y razón de ser real. Su auténtico significado, al menos hasta donde su genial/esquizoide creador nos deja ver (cosa que he conseguido -ni que sea a medias- tras largos años y búsquedas varias... y si yo he podido no será todo tan "difícil" ni "raro" -menos endilgarle etiquetas "snobistas" por la curra, pues-). Y antes de seguir con el resumen por puntos, a caballo de todo lo anterior, se tiene que dejar patente que a pesar de todo, de que nueve de cada diez seguidores de la serie (y eso ciñéndonos a los que la aprecian y no tratan de ningunearla en modo alguno para más inri) se han enterado de la misa un cuarto -y con suerte-, ha quedado para los restos como una de las mejores series televisivas nunca vistas (frecuentemente "la mejor" de hecho). Al tema:
(Si nunca se ha visto la serie, que de todo hay, sería mejor no seguir leyendo...)

1. La premisa central de la historia no es "¿quién mató a Laura Palmer?" ni mucho menos... Son los personajes de Bob y Mike, y todo el asunto de la Logia Negra (y la Blanca).
2. Las llamadas "logias" (o "casas") en la serie son la encarnación del infierno y el cielo según toque. Por esa regla de tres los espíritus "buenos" al cascar van a la Logia Blanca y los hijoputas a la otra.
3. Ambos lugares quedan separados por la llamada "habitación roja" ("un espacio entre dos mundos"). Suerte de "purgatorio/sala de espera" donde además , todo indica, pueden acceder los habitantes de ambas "casas".
4. Más sobre la "logia blanca". El personaje que ahí habita más recordado es "el gigante" que va ayudando a Cooper en sus pesquisas. El final del periplo de Laura (ese plano interminable del final del film con la tipa llorando delante de un ángel) es ni más ni menos que su entrada a la "Logia Blanca/Cielo" (vamos que, al final del todo, la cosa acaba bien para tan famoso personaje... aunque eso si, mal para el pobre Dale que, todo indica, pasa a tomar su lugar).
5. Más sobre la Logia Negra. Primordial controlar esto para disfrutar el capítulo final de la serie como merece... Cuando vemos a un personaje con los ojos en blanco y cara de cabrón/a es porque su alma/espíritu ha pasado a formar parte de esta "Casa Negra". Es lo que Lynch llama "el doppelganger malvado"... Así en el último capítulo, cuando tenemos a Cooper corriendo como un loco perseguido por si mismo, básicamente, vemos como está luchando/huyendo por su ingreso en el cielo o el infierno... con los conocidos resultados. Por lo visto los espíritus malignos de la Logia Negra tiene algún tipo de ascendencia o se pueden servir de estos "doppelgangers" (no hay más que mirar la wikipédia de las narices donde te dejan claro que es un término alemán para recrear el mito de "el gemelo malvado") de alguna manera, lo que nos lleva de cabeza a Bob y Mike.
6. Bob y Mike son sendos espíritus malignos que habitan en la Logia Negra. Durante largo tiempo se han dedicado a las mil y una putadas para con la especie a fin extraer el alimento o substancia que requieren para subsistir (la llamada "garmonbozia" que se menta en algún que otro pasaje onírico -y que, en efecto como pone Makaveli en su tremebundo dossier, todo indica que se simboliza con el maiz-) y que nace directamente del dolor de los humanos.
7. En el mundo "real", Bob (el famoso cabrón greñudo) se mueve con el aspecto del Sr.Palmer (el personaje más triste y realmente trágico de Twin Peaks -amén del favorito de muchos-) y Mike (el enano) hace lo propio como Gerard (el manco... o futuro manco, mejor).
8. Leland Palmer/ Bob. Como sabemos a mitad de serie, Leland fue "poseído" por Bob ya de niño. Y como Bob: asesina, tortura, viola, y lo que por ahí se le pasa, a la desdichada Laura. Esto nos da la pista para entender mejor la disoluta y extraña forma de vida que lleva la muchacha (dos novios del cole, reparte comida para el bar de Norma, ejerce de meretriz en Jack el Tuerto, se pasa la vida con el tontopollas agorafóbico ese de las flores -Harold-, contándole sus penas al pirado del Jacobi o lo que sea, en definitiva, con tal de no pasar por casa donde le espera su "candoroso papaito"). Por cierto, que lo de las letras en las uñas (que esto ya es más conocido pero se me había pasado) de las diversas víctimas es para ir formando la palabra "Robert" cuyo diminutivo hace la cosa bastante obvia.
9. Gerard "el manco"/Mike "el enano". Por algún tipo de epifanía Mike deja un buen día de ser tan malvado como su socio Bob. Su "avatar" en el mundo real se corta un brazo (para dejar de hacer el mal -recordemos que tenía un tatuaje en dicho brazo que dictaba el conocido "Fuego camina conmigo" y es fácil realizar la analogía con ese fuego y el infierno, más con algunas sentencias a recordar de Bob por medio-) y queda confinado en su Logia (y/o en la Habitación Roja cuando le apetece marcarse un "zapateao" ). No me queda nada claro que, como se asegura en algún sitio, Mike ayude abiertamente -junto al gigante- a Cooper, me parece que este más bien va a su bola (sigue necesitando la "garbanzofobia" esa en definitiva) y solo le interesa controlar a su antiguo socio para que no rompa el acuerdo pactado...
10 "El pacto". Cuidado que ESTO es lo más parecido al "detonador real" del asunto, la idea madre sobre la que gira todo ("¿quién mato a...?", inclusive). Por lo visto Mike tiene, o cree tener, algún tipo de poder sobre Bob. Así, cuando se vuelve "menos malo" (cuando decide acabar con alguien solo cuando lo necesite realmente para poder seguir existiendo -y de paso romper el equilibrio de convivencia hijoputesca que tiene con el greñas-), se llega al siguiente acuerdo: cuando Bob mate a alguien que tenga en su poder un determinado anillo, la esencia vital será para él (para Mike). Obviamente Bob le pega el pirulón, lo que crea esa divergencia entre ambos... Bob se desmadra, y al ser la parte digamos "menos cerebral" y salvaje de la antigua sociedad sus pasos empiezan a resultar "perseguibles" y más notorios (por lo brutal). El que de eso quiera extraer que Mike es "bueno" o "ayuda al Agente Cooper" está en su derecho, faltaría, pero por mi parte creo que es ser un tanto demasiado benigno con el bailongo personaje.


Y hay muchas otras cosas, of course. Que las lechuzas (que "no son lo que parecen") son un sistema de transporte para Bob (o los espíritus en general si se quiere) en su forma no-humana queda bastante evidente. Lo que no veo nada claro es lo de que también sirva para ese fin la electricidad. Mejor pinta tiene la teoría de que los espíritus quedan capturados al morir en la madera (por lo menos a las primeras de cambio)... La muerte de Yosi es la mejor y más clara pista, pero también tenemos a la inolvidable Lady Leño que asegura tener a su marido (o a su alma) en el susodicho peazo tronco que lleva a todas partes (también se nos recuerda en varios sitios que la primera aparición de Cooper en la serie termina con éste confesando su admiración por los "fantásticos árboles" de la zona a su estimada Diane... y alguna que otra cosa -ver apartado "Los Chalfond/ Tremond" en el dossier ya triplemente mencionado... ya puestos no dejar de leer tampoco lo del "caballo blanco" que me parece tremendo-). También tenemos lo de los extraños temblores de manos de algunos personajes en los últimos coletazos de la serie, y en eso si que me muestro afín a los que piensan que se trata de algún tipo de premonición malsana (los que lo sufren van a morir en medio telediario y menos). Que el personaje de Laura, con perdón porque es salirse de los temas mayormente argumentales, tiene ese nombre por la mítica peli de Preminger también puede ser (esa facilidad para que todo cristo le coma en la palma de la mano es común a sendas tocayas)... Y aquí lo dejo (que si me lio con otros hechos, teorías y elucubraciones varias la cosa se eternizaba lo que no está escrito -casi cada personaje tiene algún tipo de mitología, normal o paranormal -o subnormal ya puestos-, a cuestas). Lo señalado en los puntos es más que suficiente para volver a mirarse el tema con "otros ojos", y ver como cosas que pasan en el capítulo "x" no tenían sentido hasta ahora, o no todo el que realmente se le otorgaba, es motivo de "honda satisfacción". De verdad que esto no tendría fin (hay gente muy pirada con esta serie en este mundo y entre las conclusiones propias -erróneas o no- y lo leído en los últimos tiempos por los "puestus" -ídem de lo anterior- es como para pillar la madre de todas las embolias al cubo), pero para acabar de aclarar lo que viene a pretender esta humilde entrada es que, a estas alturas de la comedia, la próxima vez que os regaléis ver ésta serie se tenga en cuenta que (si se quiere sintetizar al máximo) la auténtica misión de Cooper es salvar el alma de Laura no solo el descubrir quién la mató... no es eso lo que impulsó a Lynch a crear todo el circo, si se prefiere. Entenderla del todo es imposible (no creo que ni el propio autor sea capaz) pero desde luego no es todo tan difuso como se quiere hacer ver por algunas gentes o se pueda oir por ahí, parte de una idea más concreta y definida de lo que (yo al menos así lo creía hasta hace no demasiado) se pensaba.



Pd. De todas las ingestiones de olla al respective que me vengo pegando de varios días para hoy, destaca últimamente lo de que, en uno de los sueños, Laura le diga a Coopie: "¿Nos veremos dentro de veinticinco años?"... es una de tantas, eso si, porque si a algún seguidor de (la infinitamente inferior) Lost le molesta eso de que por cada respuesta se planteen cinco preguntas nuevas, mejor que no se acerque mucho -y para nada- a los picos gemelos... anda mira, "gemelos"... el doppelganger ese... ¿un pico es la muerte y el otro la vida?. Riéte tú del monolito, si es que esto es un nunca acabar (viva la madre que parió a Lynch y Frost).

LAURA CAMINA CONMIGO (TWIN PEAKS, 20 ANNIVERSARY)

(Texto extraido de EL PERIODICO -18/04/10- hasta la segunda foto del post que es cuando entro yo en danza)
Un policía irrumpe en un aula del instituto de Twin Peaks buscando a Bobby Briggs. La profesora contesta que Briggs es de otra clase. El agente le transmite una noticia en voz baja. Una chica corre gritando a través del patio. La joven Donna observa el asiento vacío de su amiga Laura y hace la terrible conexión. James, amigo de ambas, rompe su lápiz en dos con una sola mano.
Esta última imagen es historia de la televisión, como tantos otros momentos de Twin Peaks, ese clásico estrenado en Estados Unidos en abril de 1990, ahora hace 20 años. En un gesto parecido al de James, el director David Lynch (autor de febriles y estilizadas pesadillas como Corazón salvaje o Carretera perdida) y Mark Frost (antiguo guionista de Canción triste de Hill Street) hicieron crujir el concepto de teleserie al crear este culebrón surrealista con misterio criminal al fondo.
Lynch y Frost partieron el modelo en dos y lo volvieron a juntar con una fórmula nada común: ritmo lento, personajes como salidos del frenopático, una alternancia constante entre el humor surrealista y una tensión terrorífica, desdén absoluto por cualquier clase de coherencia. Puro David Lynch. De hecho, podríamos decir que Twin Peaks es la serie más de autor que haya producido nunca una gran cadena televisiva.
En ella encontramos a un cineasta único trasladando su visión a la pequeña pantalla sin filtros de ninguna clase. En una entrevista concedida a The Guardian, su aliado Mark Frost decía: «nos pasaban notas pero creo que no prestamos atención a una sola de ellas». Ellos preferían dejarse llevar por la intuición, en una apuesta por el todo vale después aumentada por Perdidos en el juego con las coordenadas espacio-temporales.
Todavía hoy sorprende que algo tan extraño como Twin Peaks fuera emitido en horario de máxima audiencia. Era demasiado rara, demasiado personal, demasiado… buena.
Y pese a todo, gustó. Más que eso: fascinó y enloqueció al personal. La serie llegó a ser una de las más vistas de los 90, además de la niña mimada de la crítica. Esta especie de Objeto Visual No Identificado era objeto de rituales de visionado y tema agitado de conversación al día siguiente en la oficina, un poco como ahora Perdidos, con la diferencia de que Twin Peaks la veía realmente todo el mundo. Toda clase de público, de los acólitos del mundo Lynch a quienes solo buscan en la tele una diversión sin complicación.
Todo el mundo amaba a Dale Cooper (Kyle McLachlan), el agente especial del FBI pegado a una grabadora con nombre de mujer: Diane. Todos los hombres soñaban con las chicas Twin Peaks, de la misteriosa Laura Palmer –suma de todas las mujeres: díscola, mártir, beatífica– a la solo en apariencia angelical Donna Hayward (Lara Flynn Boyle), pasando, por supuesto, por esa perversa pero tierna Audrey Horne (Sherilyn Fenn) que anudaba rabitos de cereza con la lengua.
Todo el mundo quería saber dónde encontrar una tarta de cereza como la del Doble R, donde, por cierto, trabajaban otras chicas realmente seductoras, Shelly (Mädchen Amick) y Norma (Peggy Lipton), antigua Miss Twin Peaks. Todo el mundo tenía el disco de la banda sonora compuesta por Angelo Badalamenti; la versión del tema principal cantada por Julee Cruise, la maravillosa Falling, fue un gran éxito en las listas; en Australia llegó al número uno.
Y, por supuesto, todos queríamos saber quién diablos mató a Laura Palmer. Llegada la segunda temporada, los bajos índices de audiencia en EEUU –culpen a una mala situación en parrilla o a la guerra del Golfo– llevaron a la cadena ABC a insistir a los creadores de la serie para que revelasen la identidad del asesino. Al final se supo y, con ello, la serie perdió la excusa de todas sus diferentes tramas, derrapando en callejones sin salida pero recuperando fuelle en un plano final llamado a hacer historia.
Puede que su tramo final fuera algo resbaladizo, pero Twin Peaks ya había oficiado su magia; sería difícil de olvidar y fácil perdonar sus pecados...
¿LA MEJOR SERIE? (... ¿será coña, no?)
Aviso: todas las opiniones vertidas a continuación parten de una premisa completamente personal que se puede compartir, ignorar, denunciar o lo que toque.



A pesar de mi predilección (compartida con tantas gentes y gentuzas) por las comedias inglesas de años a, no me cabe duda que aquello fue (es) otro rollo. O me lo parece a mí cuando se trata de recordar o tratar de enumerar "las mejores series televisivas" nunca habidas. En cualquier caso, vaya mi punto para el "Flying Circus" como mejor entretenimiento del medio jamás parido... en cuanto a series puras y duras, que es lo que trata el post, afirmo sin rubor que valga que "Twin Peaks" sigue reinando hoy día (en su vigésimo aniversario) sin problemas, bostezando y sin sudar.

Pero voy por partes. Hace algo menos de una década la cosa estaba igual en mi chorro-Top particular por lo que toca al "namber uan" (entonces, como hoy y otros diez años antes), pero la segunda plaza la ocupaban Fleshman, Maurice y cia... Después venia todo lo demás. Y entonces llegó HBO y, sobre todo, Tony Soprano. La famosa serie sobre la familia mafioseta de New Jersey llevaría al buen Dr. a ocupar la tercera posición del podium con una facilidad que hasta acojona (como al descuido y sin querer). Pero, caray, no acabaron ahí las penurias en el "Guzzitop" para "Northern Exposure"... "The wire" le canjearía el bronce por diploma, y tras "Lost" (que a su vez hará lo propio con McNulty y demás a poco que no la caguen en la conclusión), cae a la quinta y última posición de para las que mi son las cinco mejores series que me haya echado alguna vez a los morros. Vamos que (salvo que "Lost" alcance visos de pura estafa en su resolución) al fin la cosa queda en un debate abierto por la tercera posición entre "The wire" y "Perdidos" con clara ventaja por la segunda en base a mis gustos (y a pesar que la otra tiene el capítulo final -hasta día presente- más de mi agrado que atesore cualquier serie a excepción de la de los donuts -obviously-, y de largo), y en una "Doctor en Alaska" bien asentada en la última posición hasta que me demuestren lo contrario. De cualquier manera, "The Sopranos" está bien tranquilica en su puesto número 2. Que no os la cuelen... las otras tres juntas no valen un mal pedo de Gandolfini y asociados en su peor momento. ¿Razón?. Para mí, tanto "sopranos" como "tuinpics" respiran una calidad cinematográfica que no encuentro en las otras tres (que también me parecen muy buenas, no olvidemos que son las cinco series que destaco de tooodas las vistas hasta hoy por mi insigne ser), que me parecen mucho más abiertas a un lenguaje televisivo más tópico y cercano a lo que se espera desde el medio (y por bien hechas que estén). Dicho todo eso, ahora viene cuando le doy otra vuelta al hula hoop y también afirmo (sin cortarme pelo alguno de nuevo) que "The Sopranos" no tiene nada que rascar ante "Twin Peaks", al menos en mis querencias personales.
Nunca faltarán cantamañanas que acusarán a los que así pensamos de que nos gusta tanto porque "va de rara" o "diferente"... y tiene sus cojones la cosa. "Twin Peaks" no debe analizarse como una serie más, de acuerdo vale, es "diferente"... que no es para nada lo mismo de "ir de...", ya puestos. Pero una vez se entiende que es un tema que gira más en torno a la idea de "cuento de hadas/brujas clásico" que de preceptos "abstractos" y tantas jerigonzas varias (y absurdas) sentenciadas por la crítica de medio mundo, todo resulta tan evidente (su superioridad manifiesta) que te caes de culo todas las veces que lo mediopiensas. ¿Qué "mola mucho decir que te gusta por Lynch" y tal?... A ver, Lynch a hecho auténticas maravillas como auténticas putas mierdas casi al fifty-fifty (y creo que hasta sus fans más militantes lo aceptarán)... o sea, que el tema devoción por la mera autoría (o la mitad de ella) ya se va a paseo. ¿Qué "es más fácil por ser una serie de apenas 30 capítulos"?. Esta todavía es más cazurra... Hay discos que cambian la historia del Rock (por buscar un ejemplo cercano) con apenas media hora de duración y hay auténticos rollos patateros infumables que alcanzan las dos horas (y al revés, faltaría), de la misma forma que (por buscar un ejemplo menos cercano, o no tanto de forma evidente) hay cuadros considerados "masterpieces" por consenso total con un tamaño afín a un palmo cuadrado y murales de cuarenta metros que solo mirarlos crean epilepsia terminal (y al revés nuevamente -por aquello que "la belleza está en los ojos del que contempla" que se dice siempre-)... y los ejemplos son poco menos que infinitos, vamos que el asunto "duración en relación a la calidad" también apesta cosa mala y se sostiene tan mal como lo otro, sino peor.
Aquí el nene solo encuentra un punto negro para "Twin Peaks" en el relativamente notorio protagonismo de los personajes de Donna (especialmente) y James (y casi todo lo que con ellos tiene que ver). Son los personajes más cansinos y, en definitiva, los que más te la pelan... siempre me han parecido como muy gratuitos en relación a la candela que se imprime mediante el resto del reparto (incluido el triangulo amoroso alrededor de Lucy que te acaba ganando por su patetismo entrañable, o "absurdo" bien entendido).
Por lo demás, todo lo que la hace grande, inmensa, la mejor en resumen... Vamos al turrón: ¿banda sonora?, la mejor de largo; ¿mejor capítulo?, nada se acerca -ni en la misma galaxia- a su episodio piloto; ¿protagonista?, a Coops no le tose ni diox; ¿secundarios?, desde el sheriff Truman hasta Lady Leño pasando por Leo, Bobby o la familia Horne, y con las excepciones antes mentadas, elijan uds. mismos; ¿argumento?, la historia central es brutal ("¿quién mató a Laura Palmer?", es la frase de la historia de todas las series) y la historia real es aún mejor para quien tenga paciencia o muestre interés; ¿localizaciones? ay, que me da la risa... Y así se puede pasar la tarde entera uno. Para rematar, señalo que no existe ninguna serie que te permita descojonarte de risa, pasar miedo (puto Bob), pena y varias sensaciones más en buen número de sus capítulos... sin olvidarnos de esa posibilidad de hacer cábalas como un poseso o de extraerle cada vez más y más contenidos y detalles a cada visualización (yo voy por la quinta y cada vez que la he videado me ha entusiasmado más que la anterior).
Sintetizando y como fin: si se pretende hablar de series televisivas, sobre cual es la mejor o la peor o la de en medio, primero se aparta "Twin Peaks"... ahora vale, empecemos a hablar... Cuando se trata a Laura Palmer y demás es, en "lenguaje series", aquello de "cuando los mayores hablan, los niños se callan", y quien dice "niños", dice "Los Soprano", "The Wire", "Lost", "Doctor en Alaska" y todo lo que venga en gana u apetezca.
Pd: El peor personaje de Twin Peaks insisto que es la mogigata e insufrible Donna para mi (y de largo lo que se quiera), pero qué se puede alegar cuando "el peor personaje" te regala un diálogo como el que sigue:
James: ¿Desde cuando fumas Donna?

Donna: Fumo muy poco, solo cuando estoy tensa.
James: ¿Y desde cuando estás tensa?

Donna: Desde que empecé a fumar.
... noniaaaanononiaaanoooo !!

MONTY PYTHON: ALMOST THE TRUTH (THE LAWYER'S CUT)



Coincidiendo con el cuarenta aniversario de la primera aparición en pantalla de los Monty Python (figuras recurrentes que es, digamos "poco probable", que sea la única ocasión que aparezcan en este blog -más que fan es que soy un enfermo de estos chalaos-) se lanzó a finales del pasado 2009 la serie de seis documentales anuciada en el título del post, que repasa la biografía (individual y en comándita) de Cleese, Palin, Jones, Idle, Chapman y Gilliam, desde varios frentes. No faltan, por supuesto, los constantes testimonios tanto de los principales implicados como de sus colegas y compañeros de viaje y sin pasar por alto a los numerosos fans famosetes, en mayor o menor medida, del aclamado grupo cómico. Se trata, sin duda, del documental que (al fin) les hace justícia y que todo fan debería (debe) atesorar como oro en paño. Esta todo: desde su infancia hasta su disolución y posteriores andanzas. Vemos como se acusan, perdonan, lisonjean, ningunean, insultan, etc... entre ellos, casi siempre bajo esa capa de humor tan absurdo, ocurrente y no falto de mala leche que les caracteriza. Es la pieza que falta y que nos ayuda finalmente a entender (en la medida de lo posible) su manera de funcionar, el porqué lo hicieron y, por supuesto, todos aquellos condicionantes que los convierten en figuras insaltables en la historia del humor audiovisual (por la parte que me toca, y en base a mis mayores querencias al respective, podría discutir si a nivel individual hay alguno de ellos a la altura de Groucho o Sellers, pero... lo que está claro, es que como grupo no les tose ni el Tato -los putos Beatles del humor son esta gente para mí vamos-). Para no extenderme en exceso, recuerdo por enésima vez que aunque los populares films son tremendamente divertidos la verdadera esencia de los Python la tenemos en la archiconocida serie televisiva "Monty Python's flying circus" y, en menor medida -o versión pack-, en la descacharrante grabación de su mítica actuación en el Hollywood Bowl... a lo que hay que echarle un ojo (y dos) cuantas más veces mejor y sin medida que valga... Albatros !


Pd. Huelga decir que yo no obligaré a nadie, en principio, a chuparme los pezones pero, por pura debilidad, no he podido estarme de poner una de las paranoias de Gilliam...

viernes, 5 de marzo de 2010

SHUTTER ISLAND (2010)

Qué cachondos son los críticos. Sobre "Shutter Island" se puede leer que es "demasiado críptica" o "comercial", que es una "lección de cine" o "una pérdida de tiempo", etc... En fin, como siempre. O casi, ya que por lo que veo el término medio es poco practicado (o menos de lo habitual). Vamos que, generalizando, estamos ante un film que ha encantado o defraudado (maniequismo, que lo llaman). Bueno, bueno, ya veremos...

Aparco de momento la peli (luego iremos al tema). Scorsese es un puto crack. Uno de los "últimos jinetes", de los grandes de verdad, que nos deja la historia del cine (y cuidao que casi no quedan). Yo lo pondría en un poker con Coppola, Polanski y Allen, y lo enfrentaría a otro con Spielberg, Lucas, Cameron y, no sé, Howard, para enseñar a los niños eso de "así si, así no" (independientemente que los primeros tengan sus truños -como todo el mundo-, y los segundos hayan hecho algo interesante de forma puntual). Centrándonos ya en el realizador de... bueno, mejor prescindo de poner toda la retahíla -elijan ustedes mismos-, la cosa sería un poco que tras aproximadamente un cuarto de siglo viviendo entre los mundos de las pelis buenas de narices y las puras "masterpieces", con "Casino" (que algunos veíamos ya como una especie de canto del cisne) el tipo ya había quemado los últimos cartuchos... Desde entonces, films tan impolutamente presentados como de interés a suscitar, como mínimo, opinable (siendo muy amable, si) como "Kundun" o "El aviador", una peli como "Infiltrados" que aún siendo irregular de la muerte -amén de un topicazo de la contrarreostia- parece que gustó (que no es mi caso), un "misterio por resolver" como "Gangs of NY" (que le pegaron una tijerada de aquí te espero y que, dudo mucho, veamos alguna vez el film que el tipo tenía en mente... aunque eso si, ¿qué coño pinta la Diaz ahí en medio?) que jamás podremos valorar en su justa medida si somos algo honestos con el cineasta y, por ahí en medio, un film como "Al límite" que está francamente bien (y que pasó injustamente sin pena ni gloria en mi opinión) pero que, ay, se resiente (resintió) de la torpe elección de protagonista (el cada vez más insufrible sobrino del Sr. Coppola que lleva numeros de parchís... por cada cosa buena o siquiera algo digna te planta veinte mierdazas). Bueno, de alguna manera -eso hay que reconocérselo-, también se ha sabido refugiar (con acierto por lo seleccionado) en el mundo del documental musical que, como es bien sabido, no le és precisamente desconocido. Pero, ay, ¿qué quedaba del mago de "Malas calles", "New York, New York", "Toro salvaje" y tantas otras? A éste no le vale ser puntualmente brillante en un film con una u otra cuestión... Póngamos como ejemplos (yendo más allá de los pasteles que puedan atesorar en su filmografía) a alguien que no me desagrada en absoluto como Burton (y sus impagables diseños de producción en cualquier vertiente), alguien que me agrada bastante como Jarmusch (con esos álbumes de fotos con argumento que se saca de la manga), o unos que me gustan mucho como los Coen (y su particular dominio de la velocidad narrativa)... A Scorsese no le vale con eso, insisto (y aunque cualquiera de los citados tiene al menos un par de pelis o tres a las que lo de "obra maestra" no parece calzarles muy ancho -los Coen alguna más-). El tipo es lo que se reconoce como un "maestro", y se le exijen "obras maestras" (injustamente -no hay más que ver lo que se perpetra desde hace años con Allen... veréis como al final "Manhattan" "no será tan buena" o "Delitos y faltas" estará "sobrevalorada", al tiempo-). No se puede permitir el destacar con detalles esporádicos para buscar el aplauso crítico... de él se espera que cada nueva peli sea como que te atropelle un obus de talento descomunal y que, forzosamente, te va a cambiar la vida porqué si... porque es Scorsese. Una pena, más si pensamos que en mayor o menor grado de eso participamos todos. Supongo que la gracia lo correcto, y pongo el enésimo ejemplo, no es cagarnos en Scott por las infumables "Black Hawk derribado"o "Gladiator" (entre bastantes otras) sino agradecerle "Alien" y "Blade runner" pa los restos, que amén de ser buenas hasta la enfermedad no solo es que nos vayan a sobrevivir a nosotros, sino también a nuestros tataranietos... El tema de intentar tragarse la bilis en favor de la (justa) perspectiva, vaya. Y más, para lo que nos ocupa, cuando tenemos sobre el tapete de debate a un Coppola, un Allen, un Polanski o, desde luego, alguien como el Sr. Scorsese. "¿Por qué?", preguntarán los más chulescos y reaccionarios... Hay varias razones, creo yo, pero las dos más interesantes son: a) el tema de la perspectiva que he mentado y, b) que puede pasar, en efecto, que mengano o fulano se dedique a vivir de glorias pasadas y a seguir currando a un tercio de gas y como pseudohobby (casos de Francis y Woody -si, es que los conozco, qué pasa-) o bien, que te ponga en su sitio todas tus pajas y soberbias mentales con una descarga de talento solo aparentemente a su alcance, como hizo el famoso polaco perseguido por los USA con "El pianista" hace pocos años o, como hace ahora -en menor grado- Scorsese con ésta "Shutter Island"... que no será la maravilla del film de Polanski pero que és, definitivamente, de puta madre (8 sobre 10 en el Guzztómetro y porque no quiero pecar de imprudente hasta que la vea una segunda y tercera vez -una semana a más tardar, en la que subirá a 9 con casi toda probabilidad-). Y en cualquier caso, ¿realmente alguien quiere jugar a poner en una balanza una film notable de un pájaro de este calibre por un lado y el nivel medio de lo que llamamos "cine actual" en el otro?... Como meter al Yeti y a un caniche en un ring y esperar a ver quién gana.



"SHUTTER ISLAND"

(Aviso: no pienso reparar en si meto spoilers o no)

Vamos a palmos, empezando por el plantel actoral. Por manía que se le tenga a DiCaprio (tampoco es mi caso, que tampoco es que sea un fan, al menos de momento) se le debe reconocer que es de lo mejorcito, sino lo mejor, de su generación. Puede costar (que ese si es mi caso) el perdonarle cosas de hace tiempo como su figuración como prota en "lindeces" (entre comillas porque "putas mierdas" queda muy ordinario) del tipo "Titanic" (que asco que me da) o "Romeo+Julieta" (="quiero matar a alguien"). Y no son las únicas, cierto. Tampoco le ayuda al tema credibilidad esa cara niño que tiene, o tenía hasta hace poco (no me acabo de creer que este tio tenga un año más que yo... si parezco su abuelo, joder). Pero, en cualquier caso, el chaval es bueno y, lo más interesante, parece que cada vez mejor. Como si el crecimiento de su curva de aprendizaje hubiera ido de la mano del crecimiento de su curva abdominal... Y aunque no le discuto que ya tuviera "algo dentro" de fábrica, también le habrá ayudado (como en su día ayudó a otro famoso con nombre italoamericano) verse convertido en actor fetiche de Scorsese (que aunque no haya sido en sus mejores films, quieras que no, algo tendrá que contar eso). En "Shutter island", no sé si es porque hacía tiempo que no le veía trabajar o qué, ofrece la mejor interpretación que nunca le haya visto y de largo. Me parece más comedido (ya queda lejos esa sensación de cuando era niño-actor en la que pasaba de la media sonrisa de guaperas para teenagers a la histeria total en medio pestañeo -saberse cabrear gradualmente, de forma natural, es todo un baremo para mí a la hora de valorar a un actor... por eso soy tan fan de Pacino, por ejemplo-) y maduro, con esos kilos de más (donde hay lorza hay alegría) y ese bigotillo (más que perilla) chusquero de la muerte. Vamos que, al fin, me parece realmente creíble en un papel adulto (ya hace años que pienso que es buen actor pero, por lo anteriormente mencionado de su aspecto y hasta ahora, no me lo creía porque se me asemejaba a algo parecido a mi sobrino disfrazado de cobrador del frac). Puede que a alguien le parezca abusivo todo el espacio dedicado a "Leo" pero, diré en mi defensa, se excusa porque es el prota absoluto, y en todo momento, del asunto (cuesta horrores recordar una secuencia en la que no aparezca, si es que la hay de hecho -que diría que no así de memoria-). Y guste más o menos, tanto actor como film, el cabronazo lo borda sin reproche que medie.

Para el resto de actores/secundarios, se nos ofrece toda una gama de colores a elegir. Nadie lo hace mal, añado. Pero tenemos a lo que va desde lo funcional sin más (tanto su compinche -Ruffalo- como su mujer muerta -Michelle Williams- no chirrían en absoluto pero allá él quien los quiera recordar), pasando por algún freakie de mode avezado a papeles "raros" a modo "guest star" (Jackie E. Haley y Elias Koteas, que más que "aparición estelar" lo suyo sería "minuto estelar", por lo breve), y secundarios habituales, de esos pseudofamosetes, para acabar de dar poso al asunto (que también tienen un concurso más bien breve todos ellos): Ted Levine (el Buffalo Bill de "los corderos"), Patricia Clarkson (que lo hace bien como siempre pero que, por alguna razón que se me escapa, siempre me ha caido fatal... y desde "Los intocables" de DePalma que me pasa, y no son los papeles ni las interpretaciones... esta señora tiene algo en la cara que me genera antipatía, que le voy a hacer), John Carrol Lynch (el de "Zodiac" o, mucho mejor, el medio tarado marido de la McDormand en la brutal "Fargo") o Emily Mortimer (actriz inglesa de bastante fama por sus apariciones de los últimos años en films como "Match Point" o "Transsiberian"). Todo ello redondeado por la aparición del "bergmaniano" Max Von Sydow, que aquí subimos lo indecible el pistón, si, pero que conviene aclarar que por lo que toca a la trascendencia en la trama, su papel lo podría haber realizado casi cualquiera sin demasiados problemas (cruelmente exiguo el papel del monstruo sueco... aunque se debe comprender porque la verdad es que ya está muy yayete). Igualmente, ya para acabar con el casting, es un film donde aparece el enorme Ben Kingsley y, aquí cuidado, que de este si que soy fan a matar (uno de los contadísimos actores en activo que me puede arrastar a mirar la mayor mierda solo por el gustazo de verlo trabajar). El secundario con mayor aparición en pantalla junto a Ruffalo que, por supuesto, se lleva todas las escenas donde aparece como quien se rasca donde quiera (ya se espera eso de él. lógico, y -como siempre- eso es justo lo que pasa).

Voy ahora con el argumento. El film es una adaptación de la novela de Dennis Lehane (Mystic River y algunos capítulos de la acojonante serie "The wire", para quien busque credenciales). Y funciona, funciona de puta madre de hecho. Lo mejor de esta historia, para mí, es que va más allá de las valoraciones baratas y con la nariz arrugada que todos podamos hacer tras el visionado, esos: "ya se veía venir", "no tiene misterio alguno", "ya me lo esperaba"... lo que se quiera. Aquí se disfraza un psicodrama de la muerte mundial, con sus dejes violento/paranoicos bien medidos y seleccionados, de "thriller psicológico" al uso para vender la burra y, sin duda, la cosa les ha salido rodada a unos y otros... Así, la gente que espera un "Silencio de los corderos", o incluso un "Seven", se encuentra a algo cuya comparación más directa sería "El resplandor", despojado previamente de su parte "fantástica"... Y eso, en mis cuentas, es salir ganando por mucho. Hay tanta búsqueda de la incertidumbre, de incomodar, del agobio bien entendido, como el de cuadrar una historia "presentación-nudo-desenlace", sino más. Así, lo segundo, si a alguien no le convence por ir demasiado a pecho descubierto o lo que sea, ya se compensa holgadamente con lo primero, que es, en definitiva, lo que te ha tenido dos horas sentado sin abrir la boca. Debe ser el rasgo distintivo de la narrativa de Lehane, y que ya vimos en "Mystic River", donde sobreponía los dramas personales de sus protagonistas al desarrollo póngamos "clásico" de la historia (lo que sería generar "mal rollo" a través de lo que sienten, o intuimos que sienten, los personajes más allá de lo que hagan o dejen de hacer). Y no me desagrada el estilo, todo lo contrario, ya me agrada ese detenerse para nutrir a la historia en base a sensaciones tanto como a actos.

Ya solo quedaría, de entre lo más importante, la banda sonora (puro "suspense de libro") que funciona como un reloj suizo (en palabras del mismísimo Nota) y, por supuesto, lo mejor de todo: el tema fotográfico, la descomunal elección de paisajes y decorados y el como son exprimidos por el realizador... al que por mi ya pueden darle todos los premios del año, aunque solo sea por lo conseguido en este apartado. Las distintas localizaciones de la isla son la muerte por envididia inmediata de Burton (el acantilado, el faro, el cementerio, las montañas, las tomas panorámicas -cuando van en coche se puede intuir un pequeño homenaje a Kubrick en el inicio de -de nuevo- "The shining"-, etc... un considerable "etc"). Todo ello con esa fotografía tan deliberadamente oscura, húmeda y densa, que utiliza nieblas y tormentas como arma anímica tanto como paisajística para con el espectador. Espectacular lo suyo Sr. Scorsese. Y los interiores tampoco se quedan atrás: la cripta, los pabellones (tremendo el momento "intro del Silent Hill" de la visita al pabellón C), los pasillos, el gélido interior del faro o el calor que proyecta la sala de estar de los médicos en la mansión... (otro "considerable etc,", en efecto), Bueno, un festival de imágenes a recordar/atesorar. Sin embargo, como este director es así de cabroncete, no se olvida de darle al evento un ritmo de "menos a más" cojonudo y calzarle el broche, la cereza del pastel (que de pastel esto no tiene nada), con un bonito final que lo acaba por cuadrar todo. Recomendable a ciegas.

En resumen, para mí: no sé si "el gran Scorsese ha vuelto" o no, pero con "Shutter Island" agarra por las solapas a Burton, Jarsmuch o mis queridos Coen (sin olvidarnos de todos los neogenios ensalzados por la crítica de los últimos lustros -con los dos Anderson y Payne a la cabeza-) entre tantos otros, y les pone todos los puntos que se quiera sobre la vocal que prefiráis y de una sola sentada. No es un film de suspense, terror, drama o mera tensión... es un film de Martin Scorsese con todo eso junto, donde aprovecha para marcar la diferencia (como ya hacía demasiado tiempo que no hacía) entre el que se lo sabe y ha estudiado todo sobre arte (y que por eso mismo piensa que puede sentar cátedra o dogmatizar sobre lo que le de la gana sin vergüenza alguna de acto o palabra), y el que puede agarrar un pincel un lienzo en blanco y hacer que se te caigan los gayumbos/bragas al suelo sin prosa que medie. Bravo.



A FAVOR: casi todo, me resulta difiícil de narices encontrarle "peros" a esto...

EN CONTRA: ... mandangas completamente discutibles como el que no se aproveche más a según que actor/rol, o que la primera parte de la historia -la de la investigación de la paciente desaparecida- no se estirara algo -tampoco mucho- más.

GUZZTÓMETRO: 9/10