jueves, 7 de enero de 2010

EL HERMANO MÁS LISTO DE SHERLOCK HOLMES (1975)

SINOPSIS: Tras décadas enteras viviendo a la sombra de su famosísimo hermano Sherlock, el detective Sigerson Holmes (Gene Wilder) se enfrenta a un caso singular que le arrastra por un disparatado laberinto de identidades falsas, documentos robados, códigos secretos... Y traseros al aire. Una farsa llena de pistas falsas con un conocido reparto en el que destacan Madeline Kahn en el papel de una seductora cantante, Marty Feldman como el asistente de ojos saltones, y Dom DeLuise en el papel de una estrella de la Ópera convertido en chantajista.


Pasada la operación de hernia (como echo de menos mis sondas) y en plena rehabilitación llega el momento de iniciar este 2010 en el blog. Ignorando el tema cadencia (ya que me canso), si tengo intención de iniciar el año con potencia y dedicarlo en gran medida a lo más granado del género negro de siempre (mi favorito con diferencia), intercalado con algún que otro estreno que caiga en mis manos, por aquello de estar un poco al día... O ni que sea un mínimo, vaya (aunque cada vez tengo más claro que el esfuerzo no vale la pena -con las sonadas excepciones de rigor claro, que aún a cuentagotas y por suerte siempre las habrá-). Aunque, eso si, a modo vendetta por el poco respeto demostrado por algunas gentes (no hace mucho) hacia la misma, me he decidido por dedicar a "The Adventure of Sherlock Holmes' Smarter Brother" (Gene Wilder, 1975) el primer post del año... Que n'aprenguin !.
Qué las aptitudes cómicas de Gene Wilder son ciertamente debatibles se puede aceptar. Que su pericia como director es como mínimo "discreta" también (de hecho ahí no hay debate que valga, el tipo es un cutre de la ostia consagrada). Que el tipo vive del cuento de haber protagonizado o co-protagonizado los tres titulos (o tres de los cuatro al menos) más recordados del chalado de Mel Brooks, ahí queda... Y así, criticando a los segundos rizos rubios lanudos y masculinos más famosos del cine, se podría pasar uno la tarde entera (y no mento las conocidas astracanadas con Pryor). Pero, a pesar de todo, ¿para qué negarlo?... A mí el tipo (al igual que sucede con su primo negro Ricardo) siempre me entretiene. Y no tengo porque excusarme. Con Wilder desatado y a sus anchas siempre te espera lo mismo: diálogos muy chorras sin venir a cuento, gags rematadamente estupidos y gratuitos y, sobretodo, un recalcitrante monumento a lo absurdo se mire por donde uno quiera. Esa tendencia a lo absurdo es, precisamente, lo que más le reconozco al tipo. Se le puede echar en cara muchas cosas al sujeto pero, cuidado, en su currículo no hay patéticas comedias románticas de a duro la docena, ni festivales de muecas mezclados con escatología a troche moche... Es tontería (sin aditivos) pura y dura lo suyo (y tan importante es admitir lo primero como reconocer lo segundo... lo de "suyo"). Aquí, por otro lado se vuelve a reunir (tras "Young Frankenstein") con Madeline Kahn y Marty "ojasos" Feldman, y se rodea también de su colega DeLuise (más joven y delgado que nunca y tan pasado de vueltas como siempre) y de un actorazo curtido en mil batallas como Leo McKern amén del siempre bienvenido secundario habitual Roy Kinnear (como el más churrigueresco Moriarty de la historia y su impresentable sicario respectivamente)... entre otros (hasta aparece el gran Finney "cameando" que es gerundio).
A partir de ahora destacar lo acertado de las localizaciones y la ambientación (puro Holmes) que nos encontramos de vez en cuando, parece que estaría de más. Aquí todo es cachondeo de principio a fin y aunque se sigue un trama (más o menos), los clímax, los momentos detonadores no son sino la enésima parida al cubo. Y, claro, tratar de defender un film que integra momentos como "el baile del canguro" es harto complicado (aunque quien lo critique haya tenido los santos cojones de ir a ver "Avatar" en megaHD que te chupimueres) pero, muy posiblemente, el asunto (más teniendo en cuenta que la payasada va de menos a más... ¿o sería al revés?) encandilará sin demasiados problemas a los fans de determinadas y alocadas comedias sixties o, especialmente, del zumbadísimo de Brooks sin sudar demasiado... y aún con todas sus chocarrerías a cuestas. Por supuesto que es una chorrada, en resumen, pero entretener, entretiene la puñetera (o puede hacerlo sin reparos al que tenga media luz y sea consciente de lo que va a ver al reparar tanto en el propio título como en los involucrados en el asunto).
A FAVOR: es humor wilder/brookiense con todas sus consecuencias... está a medio camino de los de "-lo que sea- como puedas" y los Python (tirando descaradamente más hacía lo primero, no nos engañemos), y es también por tanto nada más ni menos de lo que te puedes esperar.
EN CONTRA: aunque por algún tipo de inconsistencia mental haya tarugos como el menda al que esto puede entretener puntualmente, el todo global la deja retratada como lo que és... una parida como un castillo, perse. Eso sí, como (casi) siempre hay cosas peores... como Chygrinsky o como ir a ver "Avatar" al cine, por ejemplos...
GUZZTÓMETRO: 6/10

Y, por supuesto:

1 comentario:

  1. La otra noche mi archienemigo Guzz nos puso algún que otro gag de este film, a todo el mundo le pareció infumable, menos a mi, aunque metí zizaña para poder meterme con Guzz y que el ambiente se caldeara. AL final y como consecuencia Guzz nome grabó esta infumable película que de tan mala que es se hace mítica. Así que la estoy consiguiendo por otro lado, y es que antes que acabe el mes tengo que saberme la canción y el baile del canguro.

    PD. Embustera!

    ResponderEliminar