sábado, 9 de enero de 2010

LOS SOBORNADOS (1953)

SINOPSIS: Un policía, Tom Duncan, se suicida dejando una carta en la que confiesa haber pertenecido a una banda de gángsters y la corrupción de ciertos altos funcionarios. Su viuda esconde la misiva con la intención de sacar provecho de ella. Mientras, el sargento Dave Bannion trata de resolver la muerte de Duncan...

A pesar de la gran cantidad de maestros europeos de renombre y algún que otro geniecillo autóctono venido de allende los mares, soy de los que reconocen (a la hora de acometer la estupidez esa de clasificar las cosas por orden de preferencia e importancia según la percepción propia) que la cosa queda entre Wilder y Hitchcock a la hora de rifar el inexistente premio de "mejor director de la historia"... La razón queda clara: son los que tienen la balanza más a su favor en la relación calidad-cantidad y no hay más que añadir. Pero, siguiendo con la percepción propia, los yanquis muy suyos han querido colar -mediante la historia que ellos cuentan- un nombre propio parido en sus tierras a la altura de ese para (algo así como: a ver un exiliado austrohúngaro y un inglesito que se cree la santísima trinidad todo en uno... no hijo no!). Así, se ha pretendido que primero Welles y después (el para mí superior) Kubrick entraran en liza como "duda razonable"... Pues vale, que les aproveche ya que por esta vez pueden tener parte de razón (para mí no llegan al nivel de los otros dos pero dios me libre de criticar a cualquiera de esos dos monstruos -sendos top-10 indebatibles para mí-). Sin embargo, a mí cada vez me queda más cristalino que el manido "tercero en discordia" es sin duda el grandioso Fritz Lang. Y en mi caso es fácil de explicar, mi género favorito es el "cine negro", y el (también) austriaco afincado en Alemania (antes que en USA -creo que ya comenté hace tiempo por qué se tuvo que ir-) firmó a principios de los 30 la ya comentada en el blog "M, el vampiro de Düsseldorf", que si bien por temática se puede debatir en cuanto al aspecto es más que posiblemente el primer film claramente noir de la historia. Después de "cruzar el charco"... Hasta la friolera diecisiete films de género negro (con algún contado western, film bélico de por medio, que queda claro viendo el resto de su obra que responden a "encargos" más que otra cosa), casi nada... más si atendemos a que prácticamente ninguno de esos films baja del notable muy alto si se es fan del género, y si es que no la etiqueta de "recomendable" tampoco está de más. Lo que sería un puto crack el señor este, vamos.
"Los Sobornados" (The big heat, 1953), queda en medio de su segunda andanada de films negros seguidos, justo después de "La gardenia azul" y antes de "Deseos humanos" (otro par -sobretodo ésta última para mí- de las de aquí te espero). Y, para ganar tiempo, es todo un "Sr.10" de cabo a rabo. Magistral de principio a fin, con un magnífico Glenn Ford (junto a Dana Andrews, el gran ninguneado de los actores relacionados con el género por famoso/s que sea/n), que sabe ser rudo y machote sin resultar un armario con traje como Ryan, Cooper o más adelante Heston (entre alguno que otro más). Destacan también un joven (que si, de verdad que también lo fue) Lee Marvin como maloso del folletín (o el más presente de ellos, vaya) y una fiestera Gloria Grahame ejerciendo de una especie de "femme fatale" que en verdad no és... Grandioso cuando le pongo el otro día la peli a mi sra. madre y cuando ve los títulos de crédito exclama: "ah, la Gloria Grahame... aquesta sempre feia de puta o borratxa"... y en efecto, el visionado le dio bastante la razón. Del resto del reparto, más allá de la meramente pseudo-figurante esposa del prota Jocelyn Brando, solo queda destacar al jefe de los malos, el intrigante Alexander Scourby como el capo Mike Lagana y a la chantajista Jeanette Nolan que borda su desdeñable rol carente de escrúpulos.
El argumento no tiene nada de blanco o amable (tremendo como se refleja el tema sobornos de "altos mandos" sociales, por ejemplo), y tiene rasgos que parecen adelantarse en bastante a los tiempos a la hora de relatar la historia. Prefiero no dar detalles... Basta decir que la peli empieza con el suicidio del poli y la llamada de la "sufrida" viuda al capo mafioso y, desde ya, es un no parar (durante la hora y media del metraje) en el que hay tiempo para chantajes, intrigas, investigación, asesinatos, venganza, palizas, amenazas, y más...
Como curiosidad personal, me quedo con las ganas de saber que obsesión tenía el maestro con las escaleras (en muchas de las pelis que le he visto siempre hay al menos un plano fijo -por fugaz que sea- con escaleras de por medio que ven pasar, discutir o pelear -o lo que toque- a los personajes). De hecho en la posterior "Mientras N.Y. duerme" (otra virguería negruzca) hay un plano casi idéntico al de la pelea de Ford antes de entrar al piso donde tiene escondida a su hija. Por otro lado, preguntar alguien si el aspecto visual es bueno o correcto cuando el firmante de esto es el mismo de "M" o "Metrópolis" (o, directamente, el nombre propio más importante del Expresionismo, para resumir), pues como que le delata un poco...
En fin, un "10" incuestionable para los amantes "noirenses" que no baja de la excelencia para los que les guste el buen cine sin más, prescindiendo de géneros.
A FAVOR: entre cualquier otra cosa que se quiera mentar, me quedo con la descomunal síntesis de la historia que no adolece de bajones que valgan de cabo a rabo... y la tremenda lectura que hacía Lang del género (donde otros ponen diálogos insulsos o moralinas gratuitas para arañar minutos, él se dedicaba a atormentar a sus personajes -aquí, por ejemplo, incluso en las escenas más bucólico-familiares asoma de fondo la preocupación del protagonista-... siempre con intención o contenido argumental, el Sr. Fritz Lang era como los impuestos: de gratis nada).
EN CONTRA: sobre el film nada, más allá de él: lo obvio del desconocimiento general de este y otros títulos de un descomunal director de cine que, en definitiva, fue de los mejores (y el más militante) del género negro o, si se es honesto, "de los mejores" y punto... de hecho, en base a mis modestos conocimientos, es el que cierra el sacrosanto podio de los más grandes de cualquier época.
GUZZTÓMETRO: 10/10

1 comentario:

  1. I inclination not acquiesce in on it. I regard as warm-hearted post. Especially the appellation attracted me to read the intact story.

    ResponderEliminar