viernes, 5 de marzo de 2010

SHUTTER ISLAND (2010)

Qué cachondos son los críticos. Sobre "Shutter Island" se puede leer que es "demasiado críptica" o "comercial", que es una "lección de cine" o "una pérdida de tiempo", etc... En fin, como siempre. O casi, ya que por lo que veo el término medio es poco practicado (o menos de lo habitual). Vamos que, generalizando, estamos ante un film que ha encantado o defraudado (maniequismo, que lo llaman). Bueno, bueno, ya veremos...

Aparco de momento la peli (luego iremos al tema). Scorsese es un puto crack. Uno de los "últimos jinetes", de los grandes de verdad, que nos deja la historia del cine (y cuidao que casi no quedan). Yo lo pondría en un poker con Coppola, Polanski y Allen, y lo enfrentaría a otro con Spielberg, Lucas, Cameron y, no sé, Howard, para enseñar a los niños eso de "así si, así no" (independientemente que los primeros tengan sus truños -como todo el mundo-, y los segundos hayan hecho algo interesante de forma puntual). Centrándonos ya en el realizador de... bueno, mejor prescindo de poner toda la retahíla -elijan ustedes mismos-, la cosa sería un poco que tras aproximadamente un cuarto de siglo viviendo entre los mundos de las pelis buenas de narices y las puras "masterpieces", con "Casino" (que algunos veíamos ya como una especie de canto del cisne) el tipo ya había quemado los últimos cartuchos... Desde entonces, films tan impolutamente presentados como de interés a suscitar, como mínimo, opinable (siendo muy amable, si) como "Kundun" o "El aviador", una peli como "Infiltrados" que aún siendo irregular de la muerte -amén de un topicazo de la contrarreostia- parece que gustó (que no es mi caso), un "misterio por resolver" como "Gangs of NY" (que le pegaron una tijerada de aquí te espero y que, dudo mucho, veamos alguna vez el film que el tipo tenía en mente... aunque eso si, ¿qué coño pinta la Diaz ahí en medio?) que jamás podremos valorar en su justa medida si somos algo honestos con el cineasta y, por ahí en medio, un film como "Al límite" que está francamente bien (y que pasó injustamente sin pena ni gloria en mi opinión) pero que, ay, se resiente (resintió) de la torpe elección de protagonista (el cada vez más insufrible sobrino del Sr. Coppola que lleva numeros de parchís... por cada cosa buena o siquiera algo digna te planta veinte mierdazas). Bueno, de alguna manera -eso hay que reconocérselo-, también se ha sabido refugiar (con acierto por lo seleccionado) en el mundo del documental musical que, como es bien sabido, no le és precisamente desconocido. Pero, ay, ¿qué quedaba del mago de "Malas calles", "New York, New York", "Toro salvaje" y tantas otras? A éste no le vale ser puntualmente brillante en un film con una u otra cuestión... Póngamos como ejemplos (yendo más allá de los pasteles que puedan atesorar en su filmografía) a alguien que no me desagrada en absoluto como Burton (y sus impagables diseños de producción en cualquier vertiente), alguien que me agrada bastante como Jarmusch (con esos álbumes de fotos con argumento que se saca de la manga), o unos que me gustan mucho como los Coen (y su particular dominio de la velocidad narrativa)... A Scorsese no le vale con eso, insisto (y aunque cualquiera de los citados tiene al menos un par de pelis o tres a las que lo de "obra maestra" no parece calzarles muy ancho -los Coen alguna más-). El tipo es lo que se reconoce como un "maestro", y se le exijen "obras maestras" (injustamente -no hay más que ver lo que se perpetra desde hace años con Allen... veréis como al final "Manhattan" "no será tan buena" o "Delitos y faltas" estará "sobrevalorada", al tiempo-). No se puede permitir el destacar con detalles esporádicos para buscar el aplauso crítico... de él se espera que cada nueva peli sea como que te atropelle un obus de talento descomunal y que, forzosamente, te va a cambiar la vida porqué si... porque es Scorsese. Una pena, más si pensamos que en mayor o menor grado de eso participamos todos. Supongo que la gracia lo correcto, y pongo el enésimo ejemplo, no es cagarnos en Scott por las infumables "Black Hawk derribado"o "Gladiator" (entre bastantes otras) sino agradecerle "Alien" y "Blade runner" pa los restos, que amén de ser buenas hasta la enfermedad no solo es que nos vayan a sobrevivir a nosotros, sino también a nuestros tataranietos... El tema de intentar tragarse la bilis en favor de la (justa) perspectiva, vaya. Y más, para lo que nos ocupa, cuando tenemos sobre el tapete de debate a un Coppola, un Allen, un Polanski o, desde luego, alguien como el Sr. Scorsese. "¿Por qué?", preguntarán los más chulescos y reaccionarios... Hay varias razones, creo yo, pero las dos más interesantes son: a) el tema de la perspectiva que he mentado y, b) que puede pasar, en efecto, que mengano o fulano se dedique a vivir de glorias pasadas y a seguir currando a un tercio de gas y como pseudohobby (casos de Francis y Woody -si, es que los conozco, qué pasa-) o bien, que te ponga en su sitio todas tus pajas y soberbias mentales con una descarga de talento solo aparentemente a su alcance, como hizo el famoso polaco perseguido por los USA con "El pianista" hace pocos años o, como hace ahora -en menor grado- Scorsese con ésta "Shutter Island"... que no será la maravilla del film de Polanski pero que és, definitivamente, de puta madre (8 sobre 10 en el Guzztómetro y porque no quiero pecar de imprudente hasta que la vea una segunda y tercera vez -una semana a más tardar, en la que subirá a 9 con casi toda probabilidad-). Y en cualquier caso, ¿realmente alguien quiere jugar a poner en una balanza una film notable de un pájaro de este calibre por un lado y el nivel medio de lo que llamamos "cine actual" en el otro?... Como meter al Yeti y a un caniche en un ring y esperar a ver quién gana.



"SHUTTER ISLAND"

(Aviso: no pienso reparar en si meto spoilers o no)

Vamos a palmos, empezando por el plantel actoral. Por manía que se le tenga a DiCaprio (tampoco es mi caso, que tampoco es que sea un fan, al menos de momento) se le debe reconocer que es de lo mejorcito, sino lo mejor, de su generación. Puede costar (que ese si es mi caso) el perdonarle cosas de hace tiempo como su figuración como prota en "lindeces" (entre comillas porque "putas mierdas" queda muy ordinario) del tipo "Titanic" (que asco que me da) o "Romeo+Julieta" (="quiero matar a alguien"). Y no son las únicas, cierto. Tampoco le ayuda al tema credibilidad esa cara niño que tiene, o tenía hasta hace poco (no me acabo de creer que este tio tenga un año más que yo... si parezco su abuelo, joder). Pero, en cualquier caso, el chaval es bueno y, lo más interesante, parece que cada vez mejor. Como si el crecimiento de su curva de aprendizaje hubiera ido de la mano del crecimiento de su curva abdominal... Y aunque no le discuto que ya tuviera "algo dentro" de fábrica, también le habrá ayudado (como en su día ayudó a otro famoso con nombre italoamericano) verse convertido en actor fetiche de Scorsese (que aunque no haya sido en sus mejores films, quieras que no, algo tendrá que contar eso). En "Shutter island", no sé si es porque hacía tiempo que no le veía trabajar o qué, ofrece la mejor interpretación que nunca le haya visto y de largo. Me parece más comedido (ya queda lejos esa sensación de cuando era niño-actor en la que pasaba de la media sonrisa de guaperas para teenagers a la histeria total en medio pestañeo -saberse cabrear gradualmente, de forma natural, es todo un baremo para mí a la hora de valorar a un actor... por eso soy tan fan de Pacino, por ejemplo-) y maduro, con esos kilos de más (donde hay lorza hay alegría) y ese bigotillo (más que perilla) chusquero de la muerte. Vamos que, al fin, me parece realmente creíble en un papel adulto (ya hace años que pienso que es buen actor pero, por lo anteriormente mencionado de su aspecto y hasta ahora, no me lo creía porque se me asemejaba a algo parecido a mi sobrino disfrazado de cobrador del frac). Puede que a alguien le parezca abusivo todo el espacio dedicado a "Leo" pero, diré en mi defensa, se excusa porque es el prota absoluto, y en todo momento, del asunto (cuesta horrores recordar una secuencia en la que no aparezca, si es que la hay de hecho -que diría que no así de memoria-). Y guste más o menos, tanto actor como film, el cabronazo lo borda sin reproche que medie.

Para el resto de actores/secundarios, se nos ofrece toda una gama de colores a elegir. Nadie lo hace mal, añado. Pero tenemos a lo que va desde lo funcional sin más (tanto su compinche -Ruffalo- como su mujer muerta -Michelle Williams- no chirrían en absoluto pero allá él quien los quiera recordar), pasando por algún freakie de mode avezado a papeles "raros" a modo "guest star" (Jackie E. Haley y Elias Koteas, que más que "aparición estelar" lo suyo sería "minuto estelar", por lo breve), y secundarios habituales, de esos pseudofamosetes, para acabar de dar poso al asunto (que también tienen un concurso más bien breve todos ellos): Ted Levine (el Buffalo Bill de "los corderos"), Patricia Clarkson (que lo hace bien como siempre pero que, por alguna razón que se me escapa, siempre me ha caido fatal... y desde "Los intocables" de DePalma que me pasa, y no son los papeles ni las interpretaciones... esta señora tiene algo en la cara que me genera antipatía, que le voy a hacer), John Carrol Lynch (el de "Zodiac" o, mucho mejor, el medio tarado marido de la McDormand en la brutal "Fargo") o Emily Mortimer (actriz inglesa de bastante fama por sus apariciones de los últimos años en films como "Match Point" o "Transsiberian"). Todo ello redondeado por la aparición del "bergmaniano" Max Von Sydow, que aquí subimos lo indecible el pistón, si, pero que conviene aclarar que por lo que toca a la trascendencia en la trama, su papel lo podría haber realizado casi cualquiera sin demasiados problemas (cruelmente exiguo el papel del monstruo sueco... aunque se debe comprender porque la verdad es que ya está muy yayete). Igualmente, ya para acabar con el casting, es un film donde aparece el enorme Ben Kingsley y, aquí cuidado, que de este si que soy fan a matar (uno de los contadísimos actores en activo que me puede arrastar a mirar la mayor mierda solo por el gustazo de verlo trabajar). El secundario con mayor aparición en pantalla junto a Ruffalo que, por supuesto, se lleva todas las escenas donde aparece como quien se rasca donde quiera (ya se espera eso de él. lógico, y -como siempre- eso es justo lo que pasa).

Voy ahora con el argumento. El film es una adaptación de la novela de Dennis Lehane (Mystic River y algunos capítulos de la acojonante serie "The wire", para quien busque credenciales). Y funciona, funciona de puta madre de hecho. Lo mejor de esta historia, para mí, es que va más allá de las valoraciones baratas y con la nariz arrugada que todos podamos hacer tras el visionado, esos: "ya se veía venir", "no tiene misterio alguno", "ya me lo esperaba"... lo que se quiera. Aquí se disfraza un psicodrama de la muerte mundial, con sus dejes violento/paranoicos bien medidos y seleccionados, de "thriller psicológico" al uso para vender la burra y, sin duda, la cosa les ha salido rodada a unos y otros... Así, la gente que espera un "Silencio de los corderos", o incluso un "Seven", se encuentra a algo cuya comparación más directa sería "El resplandor", despojado previamente de su parte "fantástica"... Y eso, en mis cuentas, es salir ganando por mucho. Hay tanta búsqueda de la incertidumbre, de incomodar, del agobio bien entendido, como el de cuadrar una historia "presentación-nudo-desenlace", sino más. Así, lo segundo, si a alguien no le convence por ir demasiado a pecho descubierto o lo que sea, ya se compensa holgadamente con lo primero, que es, en definitiva, lo que te ha tenido dos horas sentado sin abrir la boca. Debe ser el rasgo distintivo de la narrativa de Lehane, y que ya vimos en "Mystic River", donde sobreponía los dramas personales de sus protagonistas al desarrollo póngamos "clásico" de la historia (lo que sería generar "mal rollo" a través de lo que sienten, o intuimos que sienten, los personajes más allá de lo que hagan o dejen de hacer). Y no me desagrada el estilo, todo lo contrario, ya me agrada ese detenerse para nutrir a la historia en base a sensaciones tanto como a actos.

Ya solo quedaría, de entre lo más importante, la banda sonora (puro "suspense de libro") que funciona como un reloj suizo (en palabras del mismísimo Nota) y, por supuesto, lo mejor de todo: el tema fotográfico, la descomunal elección de paisajes y decorados y el como son exprimidos por el realizador... al que por mi ya pueden darle todos los premios del año, aunque solo sea por lo conseguido en este apartado. Las distintas localizaciones de la isla son la muerte por envididia inmediata de Burton (el acantilado, el faro, el cementerio, las montañas, las tomas panorámicas -cuando van en coche se puede intuir un pequeño homenaje a Kubrick en el inicio de -de nuevo- "The shining"-, etc... un considerable "etc"). Todo ello con esa fotografía tan deliberadamente oscura, húmeda y densa, que utiliza nieblas y tormentas como arma anímica tanto como paisajística para con el espectador. Espectacular lo suyo Sr. Scorsese. Y los interiores tampoco se quedan atrás: la cripta, los pabellones (tremendo el momento "intro del Silent Hill" de la visita al pabellón C), los pasillos, el gélido interior del faro o el calor que proyecta la sala de estar de los médicos en la mansión... (otro "considerable etc,", en efecto), Bueno, un festival de imágenes a recordar/atesorar. Sin embargo, como este director es así de cabroncete, no se olvida de darle al evento un ritmo de "menos a más" cojonudo y calzarle el broche, la cereza del pastel (que de pastel esto no tiene nada), con un bonito final que lo acaba por cuadrar todo. Recomendable a ciegas.

En resumen, para mí: no sé si "el gran Scorsese ha vuelto" o no, pero con "Shutter Island" agarra por las solapas a Burton, Jarsmuch o mis queridos Coen (sin olvidarnos de todos los neogenios ensalzados por la crítica de los últimos lustros -con los dos Anderson y Payne a la cabeza-) entre tantos otros, y les pone todos los puntos que se quiera sobre la vocal que prefiráis y de una sola sentada. No es un film de suspense, terror, drama o mera tensión... es un film de Martin Scorsese con todo eso junto, donde aprovecha para marcar la diferencia (como ya hacía demasiado tiempo que no hacía) entre el que se lo sabe y ha estudiado todo sobre arte (y que por eso mismo piensa que puede sentar cátedra o dogmatizar sobre lo que le de la gana sin vergüenza alguna de acto o palabra), y el que puede agarrar un pincel un lienzo en blanco y hacer que se te caigan los gayumbos/bragas al suelo sin prosa que medie. Bravo.



A FAVOR: casi todo, me resulta difiícil de narices encontrarle "peros" a esto...

EN CONTRA: ... mandangas completamente discutibles como el que no se aproveche más a según que actor/rol, o que la primera parte de la historia -la de la investigación de la paciente desaparecida- no se estirara algo -tampoco mucho- más.

GUZZTÓMETRO: 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada