sábado, 12 de junio de 2010

MONTY PYTHON: ALMOST THE TRUTH (THE LAWYER'S CUT)



Coincidiendo con el cuarenta aniversario de la primera aparición en pantalla de los Monty Python (figuras recurrentes que es, digamos "poco probable", que sea la única ocasión que aparezcan en este blog -más que fan es que soy un enfermo de estos chalaos-) se lanzó a finales del pasado 2009 la serie de seis documentales anuciada en el título del post, que repasa la biografía (individual y en comándita) de Cleese, Palin, Jones, Idle, Chapman y Gilliam, desde varios frentes. No faltan, por supuesto, los constantes testimonios tanto de los principales implicados como de sus colegas y compañeros de viaje y sin pasar por alto a los numerosos fans famosetes, en mayor o menor medida, del aclamado grupo cómico. Se trata, sin duda, del documental que (al fin) les hace justícia y que todo fan debería (debe) atesorar como oro en paño. Esta todo: desde su infancia hasta su disolución y posteriores andanzas. Vemos como se acusan, perdonan, lisonjean, ningunean, insultan, etc... entre ellos, casi siempre bajo esa capa de humor tan absurdo, ocurrente y no falto de mala leche que les caracteriza. Es la pieza que falta y que nos ayuda finalmente a entender (en la medida de lo posible) su manera de funcionar, el porqué lo hicieron y, por supuesto, todos aquellos condicionantes que los convierten en figuras insaltables en la historia del humor audiovisual (por la parte que me toca, y en base a mis mayores querencias al respective, podría discutir si a nivel individual hay alguno de ellos a la altura de Groucho o Sellers, pero... lo que está claro, es que como grupo no les tose ni el Tato -los putos Beatles del humor son esta gente para mí vamos-). Para no extenderme en exceso, recuerdo por enésima vez que aunque los populares films son tremendamente divertidos la verdadera esencia de los Python la tenemos en la archiconocida serie televisiva "Monty Python's flying circus" y, en menor medida -o versión pack-, en la descacharrante grabación de su mítica actuación en el Hollywood Bowl... a lo que hay que echarle un ojo (y dos) cuantas más veces mejor y sin medida que valga... Albatros !


Pd. Huelga decir que yo no obligaré a nadie, en principio, a chuparme los pezones pero, por pura debilidad, no he podido estarme de poner una de las paranoias de Gilliam...

1 comentario:

  1. When will you post again ? Been looking forward to this !

    ResponderEliminar