miércoles, 24 de noviembre de 2010

CINE DE LOS 90

NO ES UN RÁNKING DE LAS MEJORES PELIS DE ESA DÉCADA. O no para mí al menos, ni de guasa, y lo pongo así en mayúscula para que el concepto quede bien claro ya de entrada y aunque alguna referencia concreta (o tres para el caso -en mi opinión-) si pudiera habitar en una criba definitiva al respecto. ¿De qué va esto, pues?... Al tema.
Afirmaba el amigo Flush hace unos pocos días, hablando sobre alguno de esos films ochenteros de nuestra infancia (de la infancia de los que nacimos, más o menos -o en todo el medio como es mi caso-, a mediados de los 70) y que ahora no recuerdo, lo siguiente: "eso es una mierda"... Y después, por extensión: "todas aquellas pelis son una mierda" (creo que después cayó en la cuenta de la cacicada y se autocorrigió cambiando ese "todas" por "la mayoría")... Bien, no estoy del todo de acuerdo. La falta de medios estimulaba la imaginación a la hora de desarrollar argumentos -por chorras que fueran- ya que el plasmar en imagenes cualquier cosa por descabellada que resulte pulsando una maldita tecla, como sucede hoy, todavía no era viable. Es decir la digitalización del medio supuso sin duda una serie de posibilidades interesantes (hasta yo -confeso detractor, en general, de la "era digital" impuesta desde hace unos 10-15 años- lo admito) pero a su vez, es de cajón, se cargó de un plumazo una larga (larguísima) tradición de trabajo artesanal/manual (o como coño se quiera llamar) en el cine que afecta desde el tipo que ya no tiene que irse a buscar exteriores al Tíbet, pasando por el extra que ya no tiene que tirarse de un avión en pleno vuelo, hasta un sinfín de artistas u operarios que se reconocen hoy como innecesarios ya que su labor puede ser resuelta cómodamente delante un Pc mientras quien toque se marca un Buscaminas mientras se arrasca el culo... No digo que esas gentes hayan desparecido pero lo que antes hacían diez ahora uno, con la indispensable ayuda del colega "arrascador", se sobra y basta. Por supuesto, antes de cambiar de párrafo aclaro, es de cine abiertamente comercial de lo que estamos hablando de momento (o al menos de cine avezado a la "acción" o a lo "fantástico" en resumen, de diversa índole -también afecta a otros géneros en cierto grado, claro, pero ni que decir que los ámbitos señalados son los más beneficiados-).



Pero, cuidao, puse (volviendo a la afirmación del entrañable contertulio): "no del todo de acuerdo"... que su buena parte de razón tiene. Por cariño que se les pueda albergar es evidente que la calidad cinematográfica de "Loca academia de policía" o "La historia interminable" es, en el mejor de los casos, muy discreta... Hasta se entiende aunque joda, y aunque existan pelis fetiches para cada uno/a por la que nos partiríamos el lomo (en mi caso: "Goonies", "Regreso al futuro", el primer "Ghostbusters" o la irrepetible "Cristal oscuro", entre algunas otras pocas), que con el pasar de los años films como "Lady Halcon", "Willow", "Tron", "Dentro del laberinto" o "Los inmortales" caigan irremediablemente en el olvido... Con todo, lo que le quita veracidad a la anterior afirmación de Flush es que al hablar de "cine de los 80" son justo esos títulos los que te vienen a la cabeza en tropel (esos y otros del estilo -no olvidarse de secuelas de mitos del "cine fantástico" como "Alien" o "Star wars", o cosas concretas como "La cosa", Indianas o Terminators-) y, contrariamente, lo que reafirma a su vez esa sentencia es que, sin duda (o con alguna muy contada excepción), esas pelis no son ni de la más puta de todas las coñas los mejores largometrajes estrenados en esa década...Década que así del tirón, de primeras y de memoria cuenta con referencias como "Toro salvaje", "Blade runner", "El precio del poder", "Amadeus", "El cielo sobre Berlín", "Delitos y faltas", "La chaqueta metálica", "Paris, Texas", "Cinema Paradiso", "Ran" o "El hombre elefante" (entre no precisamente pocas más).

Supongo que cuando estudien "el cine de los 80" de aquí un siglo (y lo hagan, además, gentes que no los han vivido) los títulos a atesorar serán, en definitiva, un pout-pourrí de los "dos lados"... Es decir: "los buenos de verdad y por cojones" y los que han pasado a la historia por clamor popular y puro boca-oreja transgeneracional. Cuestión de perspectiva, vaya.



Soltado todo el planteamiento previo llega la hora de dar sentido al título de cabecera al pasar (toooodo) eso mismo al cine de la siguiente década y percatarme de lo distintas que son mi lista de los films que presumo como "más populares de los 90" de aquella en la que señalaría a los que considero como "los mejores films de los 90"... Tanto que, como escribía mucho antes, solo tres, cuatro a lo sumo, de los títulos tratados -brevemente- a continuación (y que responderían a la primera de las listas sugeridas) serían "susceptibles de" y, en verdad, solo uno de ellos (fácilmente deducible para quien me conozca un mínimo) alcanzaría el rango de Top 10, puestos a sintetizar al máximo. Sin órden ni concierto que van:



EL GRAN LEBOWSKI (98): los Coen se basan en las novelas noir de Chandler para realizar en clave de comedia de enredo (con "el apasionante mundo de los bolos" de fondo omnipresente) el film más devastadoramente divertido de toda la década mientras, cómo no, aprovechan para darle una hostia en los morros a las manera de pensar y proceder de la sociedad yanquiloide de principios de los 90. Tan de culto (vaya por ejemplo que hay encuentros anuales de freaks que se disfrazan como los personajes del film y acuden a la bolera en cuestión a hacer el indio) como absurda en el grado que se quiera... Recuerda que "nobody fucks with the Jesus" pero mirátela las veces que te dé la puta gana te la sepas o no de memoria. (Aco y Des-cojonante -era esta, claro...-).


EL SEXTO SENTIDO (99): el hoy ya descubierto como cutre de lo peor Shyamalan nos la coló por la escuadra en su momento con un producto que bebe de gratis de fuentes remotas (la idea no es nueva -y muy lejos de serlo-) y que parecía algo... Lo "petó" por supuesto, es estúpido negarlo, pero el sanbenito "es para verla una vez y punto" es sin duda lo más certero que se puede decir de ella. Ciñéndonos a esa "única vez", revisionarla es coger dos horas de tu vida y tirarlas al vertedero, es aquello de "engaña al hambre pero no alimenta". Si además odias, por algún motivo que no aciertas a poder explicar del todo, al puto niño ese con cara hamster, como es mi caso, ya ni te cuento... (Pasable y poco más a no ser que seas fan irredento de los "finales-impacto", no admite segundas visitas además).


TOY STORY (95): cualquier film de Miyazaki se le caga encima todo lo que está escrito y lo que no, así como los títeres de "Pesadilla antes..." (que por cierto la idea es de Burton pero no la dirigió como muchos dan por sentado). Sin embargo, el populacho se rindió al humor blanquísimo de programa juvenil de media tarde a ritmo de píxel que proponía... No está mal, era original, la novedad en el entonces agonizante mundo del "cine de animación" comercial (a la Disney ya casi no le quedaban montañitas vitales en el monitor). Y por ello todos le perdonamos su frialdad en pantalla en comparación al "dibujo clásico"... Desde entonces Pixar ha creado un monstruo de inabarcables proporciones dividiendo al mundo entre los que todavía le rien todas las gracias sin cuestionarse nada y los que pensamos que si quebrara mañana el planeta a buen seguro que no se detenía... casi que mejor, de hecho. (Aportó frescura en su momento pero, ya fuera de contexto en el tiempo por lo que supuso entonces como nueva propuesta, todo lo que vino después -por parte de la firma- es siempre la misma mierda con distinto título -excepto "Wall-E", claro, que se admite que más que un escalón por encima del resto del catálogo es que vive en la azotea, lo de la excepción y la regla que se dice-).


FORREST GUMP (94): Zemeckis recluta a su colega Hanks (que venía de recoger el oscar con "Philadelphia") para hacer el mongo y (basándose en una novela de éxito) se marca uno de esos pocos casos donde el cine abiertamente ultracomercial, con todos sus tics onerosos en la chepa, logra que se replanteen cosas hasta en el cabezón del más intransigente y culoprieto de los críticos. No caben prejuicios, da igual si detestas a Hanks, si lees la sinopsis y te crea rechazo inmediato o si reniegas de joligú por principios... La puñetera funciona y lo hace muy bien, aún sin llegar al punto de ser (siempre para el menda) de lo más mejor del decenio (igual, con buena fe, se le encuentra un hueco al final del top-25 o aprox., pero nunca más) . El no-secreto definitivo, claro está, es el tener una de las mejores bandas sonoras jamás habidas para millones de gentes y gentuzas... De lo mejorcito de la listita esta, pese a quien pese. (Muy amena y divertida por momentos y a pesar de su extenso metraje, se puede recuperar sin problemas -muy, eso si- de vez en cuando).


BRAVEHEART (95): el Ben-hur de los 90 (con permiso del otro cacho ególatra del Costner y sus bailes con lobos) corrió a cargo del cabezón aussie Mel Gibson y su dirección, producción e interpretación de las aventuras con faldones recreando la vida del libertador escocés William Wallace (toda una paradoja siendo Mel un facha militante y de cojones). Bastante cansina en posteriores revisiones, como ya suele ocurrir en este tipo de productos, aportó básicamente una preciosa banda sonora original (que eso si que es indebatible) y alguna batalla campal como bastante apañada. El resto, tópico tras tópico y una cierta sensación de que quiere ser tan jodidamente épica y alegórica que se acaba perdiendo a sí misma en algún momento hacia la mitad y que ya no logra remontar ni a tiros... y ese final con Mel autoerigiéndose en martir en busca de la lagrimica fácil y calculada... ufff. Nada, que lo mejor de Gibson siguen siendo las guitarras y sacabó. (Ponte el despertador que la siesta va a ser de las buenas y después, por la noche, verás que risa si toca madrugar...).


SEVEN (95): pasando de puntillas por la horrible interpretación que al final del film se marca Pitt y que Freeman es como Resines (tiene un único rol y lo explota hasta la saciedad), el film de Fincher es la mar de resultón. Recordemos que por entonces los antaño llamados "thriller-psicológicos" no eran moneda corriente y a mediados de los 90 o habías visto "7" o no eras nadie... Por supuesto la fórmula se imitó con los años, tanto en cine como en tv, y la principal carta de la propuesta de "Seven" (ese impactar con los crimenes y felonías escabrosas de un chalado de cuidao -con la consabida fotografía oscura y densa de rigor-) se ha visto relativizada cosa mala. Buen Spacey, eso si, merendándose la peli en menos de diez minutos. (Esta bastante bien pero, se insiste, ha perdido mecha con los años perdiendo su fugaz condición "de culto"... o si se prefiere, su crudeza ya no nos impacta tanto, lo que a su vez -ahora que caigo- podría bien ser un motivo de preocupación...).


AMERICAN BEAUTY (99): buena banda sonora (cojonuda de hecho -tanto la original como la prestada-), enormes Spacey y la Benning (y bien secundados por Gallagher y Cooper), y un ritmo narrativo muy bien medido... Esto es lo mejor del famoso estreno de Mendes. En el debe, todo el ladrillo de los chavales (que acaba cargando, la verdad), pero que al hacer bagaje final, honestamente, poco importa. Muy buen film, Mendes se ponía a la cabeza de una nueva generación de meritorios cineastas, mejores (Wes Anderson o Spike Jonze -por entonces, este segundo-) o peores (P.T. Anderson o Payne) que él -según gustos-, y convertía a Kevin Spacey en el actor de moda con este drama de dejes cómicos (que no "comedia negra", en mi opinón) que por su revitalizante y ágil propuesta consigue colarse, esta si de verdad, entre lo mejorcito de la década a que pertenece. (Diálogos e interpretaciones -de los adultos- defienden esto por si solos... Para atesorar junto a los mejores films de los cineastas antes mentados... justo tras la tercera de Wes A. y el estreno de Jonze).


TRAINSPOTTING (96): todas las pelis de Boyle adolecen de lo mismo para mí... Buenas ideas y presentaciones pero reguleros desarrollos y peores resoluciones. Y éste, su más celebrado film, no es una excepción. Quiere impactar tanto, ser tan original y chupiguay que se acaba pasando de frenada (¿qué coño es eso del bebé muerto o ese forzadísimo final apañao en tres minutos con traficantes de por medio?). Siempre es igual, llegado un cierto momento se le va la pinza, se va a por uvas (con sus "originalidades" mediante) y sacrifica una hasta entonces intachable narrativa por un fin de trayecto que jamás está a la altura. (Como, ¿te encanta?, tranqui que ya cumplirás los 25 o 30 -según casos- y volverás a por naranjas... Que esa es otra, la vendían en las promos como "la nueva Naranja Mecánica" y, aunque ello no sea culpa de Boyle, si es como para descojonarse bastante... mucho, en realidad).


TITANIC (97): todo lo peor, lo que más detesto, de esta "era digital" queda plasmado en el nauseabundo y mesiánico (tele)filme de Cameron. Nada hasta día presente es comparable (ni tan siquiera el zoom de videojuego que se cascó Scott al acercarse al coliseo en "Gladiator"), o al menos nada atendiendo a que NUNCA veré "Avatar" y con la única posible excepción de la última de esta humilde listica... Los personajes no conectan (no crean empatía alguna -ni entre ellos ni para con el espectador-) en un muy subnormaloide folletín triangular digno de "Sensación de vivir" o similares y que parece escrito sobre la marcha. Pero lo peor, claro, la terrible opulencia, el ridículo despliegue de medios que no va a ninguna parte... Y la cancioneta de la tipa aquélla... me cago en todo. En fin, me niego a seguir escribiendo sobre esta puta bazofia... (Ni pal caldo que sirve).


EL SILENCIO DE LOS CORDEROS (91): aunque coincido con Pumares a la hora de detestar a Hopkins y la consideración que se tiene por la Foster es algo que se me escapa, lo cierto es que aquí están muy bien los dos (sobreactuados en la justa medida) ya que Demme les supo atar (sobre todo al Sir) en corto. Y da igual si ya existía un film previo en los 80 (eso solo sirve para hacerse el chulo en "petits comités"), que no desvirtua para nada. Mucho más currada en cualquier término que se quiera mencionar que su futura hermana pequeña ("7" -esta tiene más investigación y diálogo y menos tiros y "efectos chanantes" -que molan la primera vez pero que en verdad son como bastante gratuitos al fin-), merece ser recordada. En su contra el deterioro ocasionado a posteriori por dos secuelas absolutamente horrendas que no hay por donde pillar. Y con lo de "horrendas" pienso que he hecho corto, ya puestos (son una fulaña de cuidao). Pero a la postre "El silencio de los corderos" es indudablemente una peli muy correcta y con unos activos muy logrados y aún vigentes, a pesar de lo sobrevalorada que a cualquiera pueda resultar (que lo está y bastante, por otro lado). (En algún punto intermedio de la "masterpiece" que ven unos y el "globo hinchado por la curra" que ven otros... Recomendable, que ya es mucho, pero sin abusar).


PULP FICTION (94): aunque no sea precisamente fan de Tarantino, ésta, su única película para mí realmente buena lo és y mucho (demasiado)... Por mucho que te lies a cabezazos con el muro el cabrón no va a desaparecer y el que "Pulp fiction" sea recurrentemente mentada como el film referencial de la década es algo que no comparto pero que, sin duda, entiendo y respeto. Siempre me quedará el consuelo de que la estructuración del asunto (lo mejor de la peli), y es de fácil presumir viendo las posteriores "lindezas" de Tarantino, corre a cargo de Avary (co-guionista de la cosa) a la hora de tratar de entender el fenómeno que esto és y supuso... Para mí Quentin tiene más que ver con Rodriguez o Woo (que vaya par de cutres) que con gentes como Lynch, Ferrara, los Coen, Mamet o Jarmusch con los que le he visto, en algún momento, equiparado en tinta impresa... Insultante es poco lo de esas "equiparaciones", pienso yo, obviously. Pero sea como fuere, centrándonos en "Pulp fiction" y dejando a Travolta y el resto del elenco al margen (nadie chirría -aunque a nadie se le demanda demasiado se podría argüir-), estamos ante un film que abarca tanto y de tan distintas formas (sin dejar de ser un "todo") que no queda sino bajarse los pantalones. Enorme Walken zampándose la peli de un zarpazo en apenas tres minutos (lo mejor, con permiso de Keitel claro). (Básica. Da igual si, como yo, recelas del aclamado cineasta... esto es una burrada muy burra que nadie debiera perderse, o recuperar de vez en cuando).


SOSPECHOSOS HABITUALES (95): Singer se salió con este, su segundo film, en que todos los actores están cojonudos .Y eso es, "los actores" precisamente, lo mejor de la peli... De acuerdo que el contar con ese final efectista, como con la de el niño cabrón de "a veces veo muertos" ya tratada, le hace perder comba de cara a visualizaciones posteriores, pero esa calidad que atesora, de "film de actores", logra que el asunto cobre un prestigio que el film de Shyamalan no huele ni de lejos... Brutal el tour de force Spacey-Palmintieri, si, pero el resto no deben envidiarles demasiado (de hecho, particularmente, por empaque y oficio que se dice, me quedo con Byrne de tener que destacar solo uno). Una peli ruda y sin trampa (a pesar de estar, curiosamente, construida sobre una enorme desde su argumento) que aunque integra sus dosis de tiros y explosiones (sin abusar, eso si), no se ve desestructurada ni con bajones de trama en momento alguno. ¿Lo malo?... (cuando mentaba lo de 3 o 4 "susceptibles de" en esta lista, ésta vendría a ser la 4, para entendernos).


MATRIX (99): Pura estética sin chicha. Reeves es un "actor" horrible, la (presumiblemente taaaan original) historia no es sino una amalgama churrigueresca de una serie de tópicazos del copón dentro de la literatura y mitología Sci-fi... (la lista no acabaría nunca). Joder, si hasta los inolvidables fosforitos de Tron tenían más contenido que esto. Es como una de tantas de Sly o el Chuarchi pero además cambiando chulería cazurra (pero honesta) por ínfulas de algo serio... Todo un engañabobos, vaya. Para amantes del tunning, las mancuernas, el tecno y demás superhéroes poligoneros... Lo de las secuelas ya os lo ahorro (de nada). (Su hierática solemnidad y falta de humor -de cualquier clase- la hacen objeto inmediato de choteo... Los Wachowski esos se pensaban que estaban haciendo un nuevo "Blade Runner" pero se quedaron en el último video de "loj Chemical" o "los Prodilli"... cachís).




Y ya estaría la cosa. Siempre más o menos: se entiende que hay quien quitaría alguna de las expuestas para encabir "La lista de Schindler", "El paciente inglés", "Jurassic Park", "Philadelphia", "Sin perdón" o "Bailando con lobos" (por ejemplo y entre otras posibilidades). Pero no cabe engañarse, esos son (generalizando) los títulos reseñables por "clamor popular", y de momento habrá que apechugar... ¿Los mejores?... y una inmensa mierda, desde luego, qué locura...

"Uno de los nuestros", "Noche en la tierra", "Fargo", "Underground", "Delicatessen", "Vidas cruzadas", "Before the rain", "Rompiendo las olas", "Muerte entre las flores", "Drácula de Bram Stoker", "Misterioso asesinato en Manhattan", "Dead man", "El padrino III", "Smoke", "El verano de Kikujiro", "La mirada de Ulises", "El funeral", "Fresh", "Ed Wood", "Corazón salvaje", "La princesa Mononoke", "El juego de Hollywood", "Barton Fink", "Sombras y niebla"... ¿de verdad cal qué siga?...

5 comentarios:

  1. ja,ja,ja,ja... GRACIAS (eres un fanatico del costello)

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo contigo Guzz en todo o casi. No te perdono eso que dices que "Loca academia de policia" es mala, yo mala mala creo que solo hay la 7 aunque a partir de la marcha de Guttenberg (alguien sabe a qué se dedica ahora ese hombre?) todo cae en picado.

    De todas maneras a Flush le hago lo mismo pero con la música. Los 80 sí que dan muchísimo asco y no hay casi nada salvable. Empezando por los Smiths y acabando por Morrissey, vaya truñaco la cosa, y no me hagas hablar de los ochenta en España porque me compro un revolver. Suerte que llegaron los 90 con un buen puñado de grandes films y buena música, entre muchos de sus éxitos está el devolvernos el rock aunque fuese con camisas de leñador y algún que otro suicidio previsto...

    ResponderEliminar
  3. (Fe de descuidos)

    Creo que los tres films que destaco como "algo más que meramente famosos" de la listilla quedan claros... Como también queda claro que "Forrest", "7" y "los corderos" son bastante recomendables (a pesar de habitar para mí algún escalón por debajo, puestos a buscar la excelencia). A medio camino de ambos grupos encontramos esa isla de buen cine negro modernizado que és "Usual suspects", que puedo decantar hacia un lado u otro en función de estados de ánimos... Bien, en esa misma buena categoría intermedia existe otra peli para mí... o pueden existir varias, de hecho -y que se ajustarían al planteamiento-, pero ninguna tan clara como "Cadena Perpetua"... Habrá más descuidos, por supuesto, pero el curro de Robbins en esto creo que también merecía un "destacamiento" especial... y esa banda sonora, está claro.

    ResponderEliminar
  4. la lista de schindler (1993)
    uno de los nuestros (1990)
    sin perdón (1992)
    el club de la lucha (1999)
    reservoir dogs (1992)
    American History X (1998)
    casino (1995)
    Fargo (1996)
    el gran Lebowski (1998)
    en el nombre del padre (1993)
    mejor... imposible (1997)
    el padrino III (1990)
    Heat (1995)
    12 monos (1995)
    Dracula De B. Stoker (1992)
    la delgada linea roja (1998)
    Sleepy Hollow (1999)
    sospechosos habituales (1995)

    ResponderEliminar
  5. mierda!! el gran lebowski esta puesto... je,je,je... sorry

    ResponderEliminar