sábado, 31 de diciembre de 2011

EL GUATEQUE (1968)

INTRO. Se acaba ya éste 2011. Hora de hacer balances y recuentos... para las personas como dios manda. En mi caso, por otro lado, me ha dado por plantearme una serie de cuestiones que, por vueltas que le de, no consigo encajar/entender... Veamos: ¿por qué al cocker de mi madre le encabrona el color azul?, ¿por qué "si todos los tontos tienen suerte" a mí no me toca nunca el Gordo navideño?, ¿por qué mi pareja no deja que le ponga Chrissie Nicks de nombre a mi futura vástaga?, ¿por qué tengo una cuñada que siempre pone espárragos en el primer plato de la comida navideña sabiendo que no hay nada que me de más asco en esta puta vida?, ¿por qué no tienen Murphy’s –mi birra favorita- en los supers cercanos?, ¿por qué aunque tenga antes cuarenta que treinta me siguen entusiasmando los videojuegos con ambientación de terror (“survival horrors” que lo llaman)?, ¿por qué un par de entidades bancarias no me perdonan las deudas con lo majo que soy?, ¿por qué un mísero billete sencillo de bus pasará, de golpe, a costar dos euros (hijos de puta, añado aquí)?, ¿por qué cuando hago un plato de pasta hay días que, pienso, debería salir por la tele de lo puro cojonudo que me queda y otros en que no se los embute ni a presión el anteriormente mentado cocker?, ¿por qué Nikochan me tira los árboles de navidad cuando viene de visita?... En fin, así me estaría un rato y para no hacerlo más cansino mejor nos vamos ya de “party” con Peter y Blakie que, en definitiva, es fin de año sras. y sres. Feliz 2012 (por anticipado y guzzero, obviamente) !



SINOPSIS. Hrundi V. Bakshi es un patoso actor de origen hindú que se encuentra rodando una película en el desierto. Por sus continuas meteduras de pata, es despedido del rodaje. Inesperadamente, recibe una invitación para asistir a una sofisticada fiesta organizada por el productor de su última película. Gracias a Hrundi, en la fiesta se producirán las situaciones más disparatadas.



A FAVOR. Pues su inolvidable efervescencia siempre a más. Es como un film de suspense pero cambiando las intrigas varias por puros cachondeos y desfases… Empieza tranquila (bueno, si nos saltamos la inicial y explosiva secuencia de bienvenida, claro) y con la tan reconocible y elegante (a su manera) exaltación sixtie que caracteriza lo más memorable de Edwards (con un par de sonadas y fantásticas excepciones que ya tocaré otro día) y, poco a poco con pequeñas piedras, acaba todo en un alud de puro despiporre con burbujas por doquier y paquidermos pintados cual furgo lisérgica de Jerry Garcia y asociados. Tenemos a Mancini, por supuesto, y también a Sellers, faltaría, que se desenvuelve como pez entre espumas para el tan recordado prota. Y que, puestos a decirlo todo, pocas veces veremos un film cuyo título (“The party”, mejor que “El guateque” –que tampoco está mal-) se refleje también en el contenido… Y de paso Blakie hizo su escultura definitiva a los ambientes y contextos que más le gustan de la época en que más disfrutó. Y gracias por ello Sr. Edwards.



EN CONTRA. Pues “en contra” propiamente nada, pero por poner algo que el que no la haya visto (si es que queda alguien –que le envidio por otro lado-) y se espere, dado el renombre de la peli, una “comedia maestra” y elaborada desde el argumento, tipo las anteriores en el tiempo “Ser o no ser” o “El apartamento” (por ej.), se puede llevar un chasco (para bien, si tal cosa es posible, pero “chasco” al fin). Y ojo que tampoco es una comedia de “gags contados” precisamente… Insisto aquí, porque de hecho para mí es su gran peculiaridad y baza ganadora, que el degoteo constante y con las gotas cada vez más gordas (hasta liar la catarata padre) es la bandera.



CONCLUSIÓN. Divertido y archipopular film de un Edwards en sus años de máximo auge y acierto creativo con el que, pienso, se puede dar la bienvenida a cualquier año nuevo al uso y sin margen de error. Particularmente me quedo con “la pantera” original, y hasta me hace reír más su primera y mejor secuela (“A shot in the dark”, ya con un Clouseau/Sellers como único e irrepetible protagonista), de hecho (ya metidos), antes ya había firmado “Chantaje contra una mujer” y sobretodo “Días de vino y rosas” (lo mejor que jamás dirigiera en mi modesta opinión el famoso realizador)… Pero ésta “The party” que me cierra el “chorratop-5” de turno es, sin duda, especial (e infalible). “El guateque” es ese/a colega que siempre te caerá de puta madre pero, por razones X, solo aparece una de cada diez o veinte veces que se queda con el personal (y normalmente jamás sabremos cómo y cuando ha llegado exactamente) pero siempre, sin duda, absolutamente siempre és y será bienvenido/a con la misma alegría (y al “factor tiempo” que le den).



GUZZTÓMETRO: 10/10



Lo dicho... Feliz 2012 amigos/as bloggueros/as !!!!



(Pd. Y quitarles las semillas antes es trampa, la uva bien gorda y a chorrear/guarrear, que es lo que procede)

viernes, 30 de diciembre de 2011

LOS TENENBAUMS. UNA FAMILIA DE GENIOS (2001)

(R)



INTRO. Wes Anderson es, más que seguramente, el director surgido en los últimos 10-15 años que más interesante me parece. Y, curioso, tras la peli de hoy (sin duda la mejor del tipo para mí) la cosa fue un poco bastante a menos en mis cuentas... hasta "en picado" según se mire. Le pase el "Life Aquatic" pero, desde luego, que "Darjeeling limited" por mí se podría haber acabado en el minuto cinco con la aparición a la carrera de Brody adelantando a Murray (uno de sus fetiches) y el "this time tomorrow" de los Davies de fondo... Por suerte las impagables marionetas de la socarrona "Fantastic Mr. Fox" me lo devolvieron a primera linea (y de la manera más inesperada). Antes de ésta singular familia con la que enseguida me pongo, y para cerrar el círculo de su obra hasta día presente, Anderson firmó la también recomendable "Rushmore" (y antes, el estreno, la apañaica pero poco más "Bottle rocket"). En fin, vamos ya con estos "Tenenbaums" mi (¿me atreveré a decirlo?) comedia favorita con considerable holgura en lo que llevamos de milenio (vaya, pues si)...y qué viva la pana y las paredes empapeladas !



SINOPSIS. Royal Tenenbaum (Gene Hackman) y su mujer Etheline (Anjelica Huston), después de tener tres hijos, Chas (Ben Stiller), Richie (Luke Wilson) y Margot (Gwyneth Paltrow), se han separado. Chas, que trabaja en el sector inmobiliario, parecía tener un don innato para las finanzas internacionales. Margot fue dramaturga y obtuvo una beca Braverman de 50.000 dólares cuando aún estaba en el instituto...


A FAVOR. El tan coneguido espíritu de decadencia, de monumento a la grandeza venida a menos, conseguido. La soundtrack original y la prestada (nada, futesas, Beatles, Stones, Clash...), que como siempre (con Wes) es de quitarse el sombrero, la chaqueta y hasta las calzas. El buen rollo latente durante todo el viaje que, para mí, superará siempre a la comedia de contadas carcajadas (saludos Mr. Allen). Y, claro está, todos los actores... si si, todos. Hasta Stiller y Wilson (para aquellos que los tengan atravesados) te agradaran aquí. Y aunque aparezcan algunos otros famosetes (Paltrow, Murray, el otro Wilson o Glover) la palma, acaso alguien lo duda viendo el cartel, se la llevan casi sin empezar a sudar los dos titanes: la siempre brutal (señora-a-sus-pies) Anjelica Huston y, por supuesto, un inmenso Hackman (¿por qué cojones no ha hecho usted más comedia pedazo monstruo?) que lo peta cosa fina (hasta se llevo el Globo de Oro el puñetero). Bueno... y la impagable labor de Pagoda, claro está. Gran film cómico con contados giros dramáticos (aunque con truco) que por incluir, hasta incluye una de las secuencias más memorables del cine de los dosmiles con esa trepanación de venas de Luke Wilson al son del "Needle in the Hay" del malogrado y añorado Elliott Smith.


EN CONTRA. Que (curioso) parte de la crítica estatal le dio la espalda... aunque, viendo lo que tantos vemos en este film a nivel de bondades, nos reafirma a algunos que por pomposo y redicho que se sea de la labor de crítico lo único que nos conviene envidiar, realmente, es el hecho de que cobran y dejarse de pajas mentales... al final, si quitamos toda la paja (valga la rebuznancia) todos somos iguales (los que no somos parte activa de un proceso artístico/creativo sino meramente contemplativa, se entiende): me gusta/no me gusta (con toda la escala de grises intermedia, claro está) y punto. Y que nadie, de entre los realmente exigentes, se equivoque por otro lado... esto no és una de esas comedias asépticas tan en alza en la última década, de las  "modernitas de pose 10-contenido 0". Yo, mismamente y aunque me caigan de todos lados por ello, opino que "Lost in traslation" y su formato de catálogo de Ikea es un cagarro de lo peor, que "Juno" es aún más chunga, que en "Flores rotas" no se en qué cojones venía pensando el pedazo de crack de Jarmusch y que, por ejemplo, "Little Miss Sunshine" está ultramegasobrevalorada hasta el infinito y más allá... Por suerte, con esta "familia de genios" (como con "Entre copas", por decir la otra auténtica perla más o menos reciente que encuentro de las de entre formato similar), no encuentro nada (de nada) a reprochar. Todo lo contrario.



CONCLUSIÓN. A mi modo de ver una muy recomendable, agradable y divertida película que, dado el estado de la comedia desde el cambio milenario y hasta hoy donde todo son estupideces de a granel o productos de diseño sin alma para engañar a la exigencia cambiándole estética por talento (resucite ya Mr. Wilder !), alcanza cotas de, prácticamente, imprescindible. Y, se mire por donde se quiera, la dupla Royal Tenenbaum-Pagoda es imparable de todas todas, si.



GUZZTÓMETRO: 9/10



jueves, 29 de diciembre de 2011

LA CALLE SIN NOMBRE (1948)

SINOPSIS. Stiles (Richard Widmark) es un jefe mafioso en alza que lucha por imponerse en el submundo criminal. Los archivos del FBI rebosan de historias sangrientas, pero hay un caso concreto que tiene desconcertado al inspector Briggs (Lloyd Nolan). Se trata de dos asesinatos: un ama de casa y el guardia de seguridad de un banco, abatidos ambos por el mismo arma, pero sin que exista ninguna otra conexión entre ellos. Decidido a llegar hasta el fondo del asunto, Briggs encarga a su mejor agente secreto que se infiltre en la cúpula de la tristemente famosa banda de Stiles...


A FAVOR. Todos los actores están francamente bien (especial mención a Mark Stevens por su co-protagonismo) pero, faltaría, lo del Sr. Widmark es (como siempre) de traca y pañolada blanca de admiración en las gradas. Gran planteamiento de la trama que te sumerge de lleno en la propuesta argumental ya de inicio, por otro lado. Sin embargo, aunque el argumento es más que correcto y sin apenas fisuras, es en el ritmo elegido donde esta calle de padres desconocidos alcanza definitivamente las mejores puntuaciones. En fin, recomendable cinta del hoy bastante desconocido (y "proto-noir", mirar filmografía y los años de algunos films como ha hecho el menda para que cuadren esas comillas) William Keighley del que pareciera que, quizá, sea algo injusto el recordarlo solo por co-dirigir (con Curtiz) el Robin Hood con Flynn. Eso si, de quitarse aquí el sombrero con alguien que no sea el gran Richie nos quedamos (definitivamente) con el pétreo más que sólido guión del tal Harry Kleiner (gran labor... de hecho, permítanme un momento... Diane: nota para posible futuro posteo, "Monumento a los guionistas desconocidos").


EN CONTRA. Pues, básicamente, esas "apenas fisuras" de argumento antes mentadas... ¿por qué narices entra a saco disparando la pasma al final si son tropecientos contra dos o tres?, o también, ¿como puede acertar en el pecho de un tipo (y con un puñal !) un gangster, desde un puesto muy elevado y a unos veinte metros mínimo?... ¿Llevará sangre cheyenne y se revela ello en alguna escena eliminada en los extras del deuvedese?... Y hay alguna otra contada más, si. Pero seamos justos, son las menos y al fin ésta "Street with no name" se mantiene vigente y de un modo mucho más que aceptable.


CONCLUSIÓN. Cine negro gangsteril "old school" que si bien no "maestro" si será apreciado, y fácilmente me atrevo a añadir, por cualquier simpatizante del género que se precie. Recomendable ni que sea por la siempre absorbente aparición del pedazo de monstruo que trato en el siguiente apartado a continuación del innegociable Guzztómetro (tm).


GUZZTÓMETRO: 8/10


Breve panegírico guzzero. Richard Widmark (1914-2008), el malo por antonomasia, el canalla por definición del cine negro (entre otros) yanqui. Pero era mucho más que eso. Tocó varios generos (no solo el noir de marras y por no decir todos), y cuidado que hasta hizo de bueno (como lo oyen), trabajó con algunos de los mayores directores de la historia y (ya que se puso) se pasó por el aro a prácticamente todo "protagonista bueno" ("el chico de la peli") que se le cruzara por delante. Empezó como un cañón con esa maravilla a atesorar forever para todos los amantes del género negro (el favorito del que suscribe sin ir más lejos, como ya he comentado en alguna ocasión) que és "El beso de la muerte" de Hathaway (que hasta le valió desde ya, el km. 0 de su carrera, honores por doquier hasta el punto de llevarse un premio de Cannes tan ricamente), y nunca miró atrás. Curiosa manera de entrar en el mundillo, además... Por lo visto en el rodaje del mentado film nuestro prota hacia las veces de profesor de interpretación, que de eso se ganaba el caldo por entonces y lo visto, y tan exigente y toca cojones era que, al fin, alguien le dijo abiertamente algo similar a: "coño, ¿pues por qué no lo haces tú ?". Y el resto, como tan bien queda a modo remate, es historia (claro está). En definitiva: Robinson, Howard, Raft, Cagney, Bogart, Lorre y tantos otros de los que nos podamos acordar pero, desde luego y nunca se dude en los más mínimo, cualquier recuento de caras míticas on screen del cine negro (y para los que tenemos ahí, insisto, nuestra perdición genérica más sentida ya ni te cuento) se reduce a broma barata de darse la inexcusable ausencia del gran (enorme) Richard Widmark, por el que hoy nos nivelamos el ala del sombrero, nos encendemos un cigarro a la luz una farola y, por supuestísimo, nos servimos uno doble sin hielo y del que rasca. Va por tí Richie.


miércoles, 28 de diciembre de 2011

CICLO Mr. ALLEN: 6. "ANNIE HALL" (1977)

INTRO. Aunque las iniciales más/menos comedias alocadas de Allen siempre son bien recibidas y te solucionan la más tediosa de las tardes con esto de hoy (pienso yo) estamos ante uno de los saltos cualitativos más tremendos e incontestables nunca acometido por cineasta alguno (y de renombre o no). Tal cual. Y qué poco acertado me parece ver, al tomar "prestada" la sinopsis para ahorrar tiempo -como siempre-, lo de "comedia romántica" avezado a este film porque, para mí, "Annie Hall" siempre será la "comedia anti-romántica" por definición (más de hora y media para explicar la historia de una separación) y, en buena medida, ahí me reside una importante parte de su atractivo. Claro que puede ser romántica según se mire y yendo a lo fácil (Poe es romántico, según acepciones del término)  pero habida cuenta del tipo de films que se nos vienen a la cabeza tras pensar en esa etiqueta ("comedia romántica") la historia de Alvy Singer, a pesar de lo cotidiano del formato, no tiene demasiado que ver. Y más por como se nos explica.



SINOPSIS. Alvy Singer, un tipo algo neurótico, trabaja como humorista en clubs nocturnos. A sus 40 años, tras romper con Annie, su última novia, reflexiona sobre su vida, rememorando sus amores, sus matrimonios, pero muy en especial su relación con Annie, a la que conoció en una cancha de tenis. Al final, llega a la conclusión de que son sus manías y obsesiones las que siempre acaban arruinando su relación con las mujeres.



A FAVOR. La famosa y oscarizada transformación de Allen es aún hoy, casi siete lustros después, una de las pelis más frescas, divertidas e inteligentes que tenemos de entre las proyectadas al "mundo de la pareja". Woody como protagonista está genial (que no por obvio debe dejar de destacarse) y además, como escritor, esculpe el desarrollo del personaje de la Keaton con cincel. Y seguimos ya que también, como director, se hace fuerte en algunos de sus tics más reconocibles (entre otras: hablar a cámara directamente, el ataque a lo que denomina "basura pseudointelectual" -enorme lo de la cola del cine-, o esa oda a la neurosis -cómica o no- que empapa el todo resultante). Es decir, la fiesta en "puesta de largo mode" del Woody Allen más querido y aplaudido (¿y añorado?). Pero, atención, aunque Allen gane aquí (o a partir de) "seriedad" los giros cómicos son la panacea igualmente... Y quien no se lo crea que se vaya a dar una rula en coche con el mismísimo hermano de Annie, el Sr. Walken nada menos... "El universo -de Allen-se expande", desde luego.



EN CONTRA. Aquí no se muy bien que poner... ¿Qué no es "Manhattan", cuela?.



CONCLUSIÓN. Con "Annie Hall" Woody Allen arranca la etapa más brillante de su lóngeva carrera que nos llevará, al menos, hasta "Misterioso asesinato...". Y, por supuesto, aún dentro del opus de esa quincena de años de endadenar aciertos a cascoporro (con las contadas y siempre existentes excepciones), la peli de hoy merece un indebatible y meritorio puesto de honor. Y no solo por ser "la primera de este tipo" o ganar oscars de joligú, cuidado. El sionista más famoso de Manhattan tiene una legión de fans en todo el mundo y, sin duda, al citar cualquiera de ellos/nosotros las cinco, seis o diez favoritas a la mayoría se nos aparece "Annie Hall" por ahí en medio (de las primeras al enumerar y casi sin pensárselo además). Allen agarró todas sus neuras y recursos como creador de historias cotidianas y se marcó, con un par de lentes, una ópera que ahí queda "pa los restos"... y lo mejor es que dicha ópera no nace de la opulencia o el esnobismo ni nos obliga a maquearnos como loros o pingüinos. Se puede ver en zapatillas, con una sonrisa continua en los labios y, lo más importante, nos habla directamente (a veces literalmente) que no desde tarima alguna y por ello, claro, nunca nos falla. Una comedia sobre los distintos pasajes de una separación... si este tipo no és un genio, y siempre en mi modesta opinión, creo que tenemos que replantearnos seriamene la historia del medio.


GUZZTÓMETRO: 11/10  (y eso que no és "Manhattan")

martes, 27 de diciembre de 2011

CRISTAL OSCURO (1982)

SINOPSIS. Hace mil años el Cristal Oscuro fue dañado por un Urskeks, comenzando un periodo de caos para todo el planeta. El cristal ha de ser reparado, si no el demonio Skekses se quedará con el control absoluto para el resto de los tiempos. Jen, el último superviviente de los Gelfings, quiere devolverle al cristal su poderoso resplandor, iniciando así el día con la peligrosa búsqueda de una solución para restaurar el orden en el planeta.


A FAVOR. Aquí destaca cual faro guía la tan lograda sensación de aventura que transpira (ayer, hoy y siempre) la muy puñetera. Porque desde luego, merced a esa tripera y desbordante fantasía elegida para la ocasión, su propuesta en imágenes es como bastante potente pero, al loro, es en su tan peculiar argumento (y según lo veo yo) donde se esconde la última y definitva mano ganadora que presenta "Dark Crystal". Y que quien toque me libre de ningunear en lo más mínimo a los sres. Henson y Oz por su titiritera y contextuante labor on screen (que tan chalado no estoy) pero creo que el guión firmado por el tal David Odell y la imaginación de la historia en si (intrínseca, para los amantes del crucigrama), ideada por el propio Henson, merecen al menos la misma consideración (para mí más de hecho). Y, además, ese "no-se-cómo-explicarlo" que me deja siempre... De que es un film bastante más importante de lo que a todos nos parece, por así decirlo (esto lo amplio en la conclusión, mejor... o peor, según lecturas de cada uno/a).



EN CONTRA. Pues que a pesar de su tono, por momentos, abiertamente infantil es ésta una peli que pueden ver los niños pero, atendiendo a lo enrevesado del cuento, no es para niños o no "para los más pequeños" en cualquier caso (y galimatías que te crio y recurrente de narices, si, pero nos entendemos todos). Ah, y no me parece error alguno las limitaciones lógicas en las expresividades y reacciones de los personajes-muñecos que podamos encontrar. De hecho, el esfuerzo por disimular/camuflarlas no deja de ser en parte uno de los activos del film... Hay que ser un poco "puñetitas" (o toca cojones, si se prefiere) para centrarse solo en criticar al pistacho cerrado que cuenta diez cuando te has cruspido nueve de puta madre y, paralelismos de baratillo con frutos secos al margen, la proporción acierto/error de esta bonita historia computa a su favor en lo primero, de calle y por goleada abusiva.


CONCLUSIÓN. Vuelvo sobre eso de que me parece un film que merece (incluso) mayor consideración dentro del medio. Cuando hago la astracanada ésta del Guzztómetro tengo muy claro siempre lo de la  "opinión subjetiva" (maxime porque soy de los que tienen diáfano que aunque al opinar me autorregale "derechos de consumidor" -lícitos y gratuitos a la par en ese consumista aspecto, pero sobretodo lo segundo-, al fin: ¿quién cojones soy yo, por fan "cinero" que sea,  para valorar según qué a según que niveles ?). El dar importancia o tener tan presente ese concepto "subjetivo" me da la explicación (y libertad) de porque le pongo un 9 a un film que, de pretender ser éste un espacio objetivo/serio, jamás le pondría, o también, el ponerle un 6 o 7 a un film que para nueve de cada diez cinéfilos (que no pistachos) es "una puta obra maestra sin discusión que valga, que te rajo si me lo discutes joder (etc)"... Y tras la empanada (he bebido bastante alcohol en las últimas horas, se ruega comprensión) vuelco todo eso en lo de "valorar las pelis por lo que son/ofertan, en su contexto por género y no a granel". Y vuelvo a "Cristal Oscuro".  Y, curioso,  ya que pajas mentales al margen se me encaja todo. Subjetivo: es un film al que le tengo un obvio cariño generacional (tenía siete añitos en el estreno y la ví varias veces en el cine -aún sin enterarme de nada flipaba con los "pajarracos esos"- y a posteriori, en VHS del videoclú, que ya ni te cuento). Objetivo: sencillamente, un film que si entramos a valorar las "pelis con títeres" en la historia del cine no veo como narices se puede bajar del excelente (y por infantiloide que  pueda resultar). En resumen, se puede argüir que "este tipo de cine no me interesa" y ahí nos callamos todos por el derecho a tener los gustos que le salgan de donde proceda a cada uno/a (faltaría), pero escuchar (cosa poco probable, por otro lado) que "Cristal Oscuro es mala" así a saco y sin el matiz antes apuntado, es como para cagarse en algo (un poco como la diferencia entre "a mí los westerns no me van" -y en tú derecho estás, y que te digan misa- y "La de los centauros esos me parece una mierda"-olé, artistaso/a-). Y, ojo ya al cierre, que habrá quien prefiera los nítidos y cantarines diseños de Burton (que tampoco están mal), pero mira, yo me quedo (y por mucho) con mis Uskeks estos que, además y entre otras cosas, son infinitamente más hijos de puta.



GUZZTÓMETRO: 9/10

sábado, 24 de diciembre de 2011

LA MATANZA DE TEXAS (1974)... y MERRY XMAS !!

INTRO. De verdad que estaba ya por empezar a escribir sobre alguna peli con motivos navideños ("Qué bello es vivir" o las titellas burtonianas, por ejemplo) pero después pensé: "bah, qué cojones"... Y ello porque, al recordar mis nochebuenas de cuando era enano, la cosa se resumía en los mayores jugando a las cartas mientras se ponían hasta el culo de priba (y dulces varios), mientras a los niños (por ser fecha señalada) se nos permitía ver alguna/s "pelis de miedo de verdad". En mi familia somos así, qué quieren que les diga. Eso si, de entre todas las posibles, mi prima y el menda teníamos dos pelis fetiche por antonomasia: "El fantasma de la ópera" original (que por lo visto yo me acojonaba cosa mala para regocijo de la mentada prima tres años mayor) y ésta de hoy. ¿Qué no es cine del "maestro", del de infinitos quilates?. Me da igual, tampoco lo son "Los Goonies" o la trilogía -que la cuarta "no existe"- de "Indiana Jones" (al menos para mí y por ejemplo) y bien que me lo paso aún con ellas, qué narices. Además, que para mucha gente las Xmas no son sino un grano en el culo que "cuanto mejor pasen mejor"... No es mi caso exactamente, aunque tampoco es que sea muy navideño de un tiempo a esta parte cabe decir (a ver si el next year con una enana más en la familia recupero la "magia"). En cualquier caso, éste año nos pasamos un poco el espíritu de marras por donde te dije y en plan "autorrevivalista" me quedo con el tan querido Leatherface (al que nuestro señor le mantenga el serrucho sin mellar).



SINOPSIS. Cinco adolescentes visitan la tumba, supuestamente profanada, del abuelo de uno de ellos. Cuando llegan al lugar, donde hay un siniestro matadero, toman una deliciosa carne en una gasolinera. A partir de ese momento, los jóvenes vivirán la peor pesadilla de toda su vida.



A FAVOR. Por de pronto ser poco menos que el manual de estilo de todos los (denominados) slashers de las últimas cuatro décadas. El tufillo a serie B en las imágenes (sobre todo los exteriores, que por momentos parecen un video doméstico de las vacaciones de la tieta Engracia en Menorca) le sienta de narices, y habida cuenta de los paisajes/entornos elegidos. El mal rollo latente que cual Axe infernal no te abandona durante los casi 90' que dura. La familia de chalaos en cuestión destacando, ayer hoy y siempre y cómo no, al gran e inimitable Leatherface... En todas las pelis de este estilo te ponen la musiquita, primero uno o dos sustos fallidos y a la tercera (argh) el "bicho" que toque te sale de repente... Nuestro estimado "caracuero" no, él te pilla por los sobacos sin mediar explicación ni gaitas y te cuelga del gancho charcutero más cercano. Eso es honestidad si señor, psicópata sin duda (obviously), pero honestidad al fin... y menos tontería ya !.



EN CONTRA. Para mí los actores que interpretan a los jovenzuelos son como bastante chuscos, si. Aunque ya me apresuro a decir que no creo yo que sea esto excesivamente importante en base a lo que trata de conseguir esta peli. Tanto como nada, quizá.



CONCLUSIÓN. El estreno de Tobe Hopper ("Poltergeist", "Phantasma II") es sin duda uno de los films de terror más famosos y recurrentes de la historia. Junto a "El exorcista" (y/o alguno más contado) el más recordado del género por muchos/as en el cine de los 70's y hasta hoy. No dudo que vista a día presente pueda haber perdido el sonado impacto de su tiempo de estreno pero, con todo, sigue siendo la bandera slasher definitiva o así lo ve el menda. "Recomendable" como mínimo, si. Habrá quien prefiera los "viernes" o las también populares reseñas de Craven y Carpenter (dejemos a la "Thing" al margen, eso si) pero en IGWT nos quedamos siempre con Leatherface que, de puro majo que és, os desea unas felices (las mejores) navidades... Y yo lo mismo, claro.


GUZZTÓMETRO: 8'5/10

viernes, 23 de diciembre de 2011

VIDEOGUZZ (THE BEATLES)





Y además me lo dedico a mí mismo por motivos obvios y en pleno reboce egocéntrico (hala). Bueno, a mí y al Sr. Vedder, vale... (que también lo parieron tal día como hoy aunque once años antes).



jueves, 22 de diciembre de 2011

EL GRAN SALTO (1994)

(R)



SINOPSIS. Cuando el director de una importante empresa se suicida, todos los accionistas se ponen de acuerdo y elaboran un plan para obtener los mayores beneficios posibles: se trata de poner al frente del consejo de dirección a alguien fácilmente manipulable. Todo parece sencillo hasta que entra en escena Amy Archer.



A FAVOR. La tripleta protagonista: Robbins está francamente bien, Leigh aún mejor y Newman (que cómo no) se los como a los dos crudos con ese pérfido Mussburger. Aunque sería injusto no reparar en la colección de secundarios (magnífico, por ej, Bruce "Ash" Campbell como el reportero fanfarrón que ronda a Amy) y, de hecho, mi escena favorita del film se la lleva el sensacional Charles Durning. Burwell logra, por sus partes, una de sus mejores bso para los hermanísimos (que no sería decir poco). Y, ahora si, ya solo queda maravillarse con la colección de secuencias coenianas a recordar/reivindicar aquí (y mucho ojo al ritmo narrativo -los primeros veinte minutos son pura relojería sin ir más allá-). ¿Qué no es tan negra en aspecto ("Barton Fink"), estilo ("Miller's Crossing") o argumento ("Fargo") como las grandes obras, más cacareadas, de los Coen?. Quizá, pero aunque The Dude sea inalcanzable (al menos para mí) su reverso más cómico no seré yo quien lo relativice en lo más mínimo. Para mí su segunda mejor comedia y con diferencia sobre el pelotón. Homenaje a Fellini y Capra incluidos.



EN CONTRA. Puede, por qué no, que el prota de Robbins sea excesivamente simple o inocente por muy "de Muncie" que sea (aunque yo no tenga problema con eso, de hecho pienso que refuerza mejor su condición en el film de "hombre de paja" pretendido e idóneo para "redirigir" Industrias Hudsucker). Y más allá del film en si... La acepción ramplona a la hora de valorar por parte de la denominada "prensa especializada". No hay en este sentido nada como ver el par de sentencias/pontificaciones gratuitas de Boyero (Cinemanía -que esa revista para mí es una mierda de cuidado, como de hecho cualquier otra que no sea el "Dirigido por" de las habidas en lengua cervantina avezadas al mundo "cinero"-) o Morales (El País -"Divertida, pero poco original"... tócate las napias, y lo que me hace sospechar ipso facto que de puro vago ni siquiera ha visto nunca la peli y le pidió, en su momento, a su cuñado que se la explicara en alguna sobremesa de domingo-). En fin, chorradas. Mejor dejarse de ese tipo de "críticas especializadas" de a granel y disfrutar de ésta dinámica y simpática comedia (en la mejor versión de sendos términos), posiblemente (a su vez) el film más ninguneado de los Coen junto a "El hombre que nunca estuvo allí".





CONCLUSIÓN. Aunque solo el papel de Newman, la música de Burwell y la absolutamente magistral secuencia "hula-hoopera" (you know, for kids) convierten a "The Hudsucker Proxy" en un film altamente recomendable, por suerte, los parabienes y bondades no se terminan ahí ni de coña... Mucho cuidado a su (falsa) ligereza, detras de tan blanca y bonita fábula (perfecta para estas fechas, si se quiere), se encuentran (o yo al menos lo hago) varias de esas secuencias y momentos a atesorar que han convertido a los Coen en los auténticos padrinos del cine indie del último cuarto de siglo. Y esto os lo digo con doble pespunte, descontando el entresuelo y, entre otras, aunque nadie se arrastre en Hudsucker.


GUZZTÓMETRO: 9/10

martes, 20 de diciembre de 2011

EL ÚLTIMO DE LA LISTA (1963)

SINOPSIS. Antes de morir en un accidente aéreo, un hombre entrega a un amigo suyo, agente secreto retirado, una lista en la que figuran los nombres de doce hombres muertos en extrañas circunstancias en los cinco últimos años. El agente descubre que se trata de crímenes perfectos cometidos por un experto en cambios de personalidad.



A FAVOR. Simple pero entretenida, y funcional, intriga dirigida con la agilidad y maestría que debemos esperar de un monstruo como Huston. George C. Scott de prota (me encanta este actor como supongo le ocurre a todos los fans del "Dr. Stangelove"), bien secundado por el francés Jacques Roux y/o entre otros (donde encontramos al mismo y jovencísimo hijo del realizador Tony -futuro guionista de "Los dublineses", por ejemplo y ya puestos-) la mítica Gladys Cooper. La música del maestro Goldsmith (a-co-jo-nan-te, cómo no). Y, vale si, el jueguecito de máscaras de tanto actor famoso disfrazado aunque...



EN CONTRA. (sigamos)... ello pueda condicionar la calidad intrínseca, que se dice, del film. Cuestionada, si se va a mala uva y fácilmente, por parecer esto en algún momento una especie de festival del látex en clave "¿Ande está Wally?" pero con algunos de los actores más famosos jamás habidos que otra cosa. Siempre que la recupero me parece que tanta publicidad ya desde el propio cartel del film o, incluso, desde dentro del mismo (cada vez que aparece uno de los famosos enmascarados parece que se pare el mundo y el resto de la trama no importe demasiado -se le da demasiada importancia, si se entiende mejor así-), lastra el ritmo argumental. Todo son pareceres, aclaro, y (si,desde luego) en cualquier caso Kirk Douglas es la puta caña, como siempre. Aunque, en cualquier caso también, el papel que le toca a la pobre Dana Wynter es el paradigma de lo pánfilo en alguna que otra ocasión.



CONCLUSIÓN. Entretenido film, sin muchas/apenas complicaciones en lo argumental, al que le iba a cascar un más ajustado "7" ("entretenido/interesante" sin llegar a "recomendable" puramente, según los designios del Guzztómetro Tm.) y quedarme tan ancho pero cuya muy buena envoltura (la fantástica bso o el oficio del patriarca Huston -atención a las secuencias de caza o la secuencia con Mitchum y Douglas-) me hace subirle un puntito de más. Y es que a veces soy un fullero de cuidao, si (no se olvide), y aunque (aquí) cualquiera de los nombres propios vinculados con ésta lista de Messenger tenga cosas más memorables a cascoporro... Y que el "¿Ande está Wally?", aunque -repito- pueda "lastrar" según se mire, también tiene lo suyo qué narices... Qué cachondo Burt, canalla.



GUZZTÓMETRO. 8/10

lunes, 19 de diciembre de 2011

EL ABRAZO DE LA MUERTE (1949)

SINOPSIS. Un hombre honrado es arrastrado al sórdido mundo de la corrupción por el influjo de una "femme-fatale", una mujer tan bella como peligrosa. Una de las grandes obras de Siodmak dentro del género del cine negro.


A FAVOR. Su muy interesante uso de la trama, de menos a más (y de forma muy marcada). De Carlo borda su "mujer fatal" (de verdad que dan ganas de acercársele con un cojín en la siesta) y Lancaster, aunque alejado de sus logros con Visconti u otras enormes interpretaciones posteriores ("El fuego y la palabra" o "El hombre de Alcatraz"), deja ya bien claro desde este su primer lustro de carrera que lo que se dice "de paso" no estaría. Bien los secundarios donde destaca, claramente, ese Dan Duryea que posiblemente hizo de malo hasta en el video de su bautizo. De nota como el siempre reivindicable (y para los amantes "noirenses" más) realizador alemán, Robert Siodmak, resuelve pasajes como el del ennublado atraco o la propia y "alegre" conclusión (género negro bombeando hasta saturar máquinas, ahi).


EN CONTRA. Que aún pareciéndome "recomendable" y no tener un metraje especialmente extenso me da la impresión, particular -como siempre-, de que le cuesta un algo "despertar" a ese argumento (que cuando lo hace cuidado y, volviendo al principio de "a favor", es donde se halla -por contrastes y posiblemente- la respuesta al porqué del buen sabor de boca final) .



CONCLUSIÓN. Magnífica muestra de "cine negro" de la década dorada del género por parte del (quizá) algo ninguneado Siodmak. Perfecta para abrir una doble sesión con "Retorno al pasado" de Torneur o la "Laura" de Preminger (entre varias otras muchas posibilidades). Y para cerrar, a modo curiosidad, estén atentos en el principio del film cuando sale Yvonne De Carlo bailando con algunos zagales... Uno de ellos es un jovencísimo Tony Curtis en sus inicios y picando piedra desde el puro y duro figureo.



GUZZTÓMETRO: 8/10

viernes, 16 de diciembre de 2011

ESCENAS GUZZERAS (black label)

.



(Y es que el Nota aguanta hasta a lado de encuadre cambiado el puñetero... y el resto, y el que no lo admita se engaña a si mismo/a, no somos más que una panda de aficionados)

OCHO SENTENCIAS DE MUERTE (1949)

SINOPSIS. Un joven ambicioso y sin escrúpulos (Dennis Price) proyecta vengar la afrenta que la aristocrática familia D'Ascoyne, a la cual pertenece, les ha infligido a él y a su madre. El plan consiste en eliminar a todos los miembros de la familia que le preceden en la sucesión al titulo de Duque (Alec Guinness x 8).



A FAVOR. Comedia negrísima y como bastante recomendable de la factoria británica Ealing ("Whisky Galore", "Oro en barras" o "El quinteto de la muerte", por ej's) en sus años de mayor esplendor. Dennis Price borda con nota a ese "ambicioso por venganza" protagonista (la famosa "flema inglesa" centrifugando a tope aquí, con toda su pompa y elegancia a cuestas) aunque, es de cajón (y omitiendo a secundarios varios, de los que cabe destacar a esa Joan Greenwood, egocéntrica y mezquina hasta el fin), el film es recordado mayormente por los ocho distintos roles que el pedazo de crack que fue el Sr. Guinness desarrolla aquí. Y muy atractiva elección en lo narrativo siendo el tipo de historia que és, si: breve intro y, desde ya, flashback continuo y que te crio explicado y explicando en primera persona. Nada nuevo, vale, pero el guión hace tanto hincapié en las motivaciones y planificaciones varias del retorcido prota que uno se ve muy fácilmente sumergido en su propuesta. Es de esos chistes que, siendo innegablemente buenos, la principal gracia se la encontramos en el como se nos sirve. Y aunque, curiosamente (nadie se confunda con lo de "chistes"), ésta "Ocho sentencias de muerte" es tan sumamente negra que, en no pocas ocasiones, nos puede costar varios riñones el vincularla al género cómico.



EN CONTRA. Particularmente encuentro que algunas de las "sentencias" se resuelven tristemente rápidas en comparación a otras (aunque dicho ello como espectador subjetivo que es uno, eso si, que el ritmo general no se ve afectado en momento alguno). Eso y que todavía no me queda claro si el eterno recurso de la flecha y el globo que aquí se da, en cierto y puntual momento, es una pura genialidad o una auténtica cuchufleta.



CONCLUSIÓN. Entretenido e impecable en las formas film que quedará eclipsado para los restos (y muy injustamente según lo veo) por la sensacional labor de un Sir Alec Guinness sencillamente espectacular... No es de extrañar para nada que el famoso actor sea para la Ealing de los good old times algo así como Mickey para la Disney. Nadie se partirá el pecho con ésta película, y está claro, pero dudo que muchos/as se arrepientan de acercarse (buena y entretenida historia, gran narración y mejores interpretaciones). Y mucho menos (desde luego)  si se tiene un mínimo de estima por el ya mentado término "comedia negra". Que si tuviera casa por cierto, y ya para terminar, ésta se llamaría "Ealing Studios". Nadie lo dude nunca.



GUZZTÓMETRO: 8/10

martes, 13 de diciembre de 2011

EL PRÓXIMO AÑO A LA MISMA HORA (1978)

(R)



SINOPSIS. Un hombre y una mujer se conocen por casualidad en el comedor de un romántico hotel. Aunque ambos están casados, al día siguiente despiertan perplejos en la misma cama preguntándose qué les ha pasado. Sin embargo, se citan para el año siguiente en el mismo hotel y en la misma fecha. Adaptación cinematográfica de un previo éxito de Broadway.



A FAVOR. Burstyn y Alda se salen en esta obra teatral hecha película que, bien seguramente, puede pasar por uno de mis films favoritos vínculados al término "comedia romántica" (que no es que me enloquezca precisamente, lo que me hace aún más querido esto de hoy) de cualquier época. Mulligan ("Matar a un ruiseñor") pone la cámara en ristre y poco más en ésta bonita historia cuyo peso principal a la hora de repartir méritos (centrados al 1000% en los diálogos) se debe atribuir a su escritor original, Bernard Slade, de manera obvia. Con todo, debe admitirse que los miniclips introductorios de cada etapa de la vida de los protas son la repera, si. En fin, hermoso y reivindicable film que encuentra en su naturalidad y simpatía sus mejores bazas. Y yendo más allá del mismísimo adulterio al que, y esto es su principal peculiaridad, pretende y logra "romantizar".



EN CONTRA. Pues cierto tufillo a telefilme que, en según que momentos, se deja notar como un poco bastante de más. Bueno, y los carteles promocionales que son más bien casposines (he optado por "tomar prestado" un póster de la pieza teatral, de hecho).



CONCLUSIÓN. Esta terapia de pareja a base de fin de semana anual adúltero y a través de una vida (o dos, para el caso) conserva su frescura intacta. O en lo argumental al menos, conviene precisar , ignorar sin problemas lo de "en contra" en este sentido de vigencias (que eso solo toca a la elección fotográfica on screen). La original y amena manera de plantear un tema tan eternamente recurrente y cargado de tópicos como es el engaño conyugal, con esa honestidad y desparpajo y sin caer en el afectismo más allá de lo estrictamente necesario, siempre me ha llevado al huerto sin pero que valga. Aquí, más que con engaños (que también, no hay a que negar lo evidente por mucho que se empatice con el par de dos), nos encontramos con toda una vida de "romance dominguero" y en él, gracias a ese buen trabajo actoral de los ya mentados (que de hecho es un film con solo dos actores, el resto no son más que muy ocasionales figureos), se nos ofrece espacio para todo (de la risa a la bronca, del llanto al optimismo). Muy bonita película, repito por última vez y en resumen, que recomiendo sin reservas. Dadle una oportunidad, en serio, y que no os asuste a algunos/as el género ("comedia romántica", recuerdo), que por mucho que lo haga de entrada, y con suerte, llegaréis a la mitad del susto que me producen a mí los films bajo dicha etiqueta  por defecto.



GUZZTÓMETRO: 8/10

lunes, 12 de diciembre de 2011

UNO DE LOS NUESTROS (1990)

INTRO. "Eh, Araña de mierda, gilipollas !".





SINOPSIS. Henry Hill, hijo de padre irlandés y madre siciliana, vive en Brooklyn y se siente fascinado por la vida que llevan los gángsters de su barrio, donde la mayoría de los vecinos son inmigrantes. Paul Cicero, el patriarca de la familia Pauline, es el protector del barrio. A los trece años, Henry, decide abandonar la escuela y entrar a formar parte de la organización mafiosa como chico de los recados; pero muy pronto se gana la confianza de sus jefes, gracias a lo cual irá subiendo de categoría.


A FAVOR. Todo el casting (y que la impagable dupla macarra DeNiro/Pesci no nos haga olvidar nunca el bombástico trabajo de un Ray Liotta que borda su prota de principio a fin, así como la tremenda colección de secundarios). La banda sonora de escándalo (que a ver quién le discute el criterio musical al amigo Martin). El incontrolable carrusel de planos y secuencias para enmarcar. Y, está claro, la narrativa visual de vértigo sobre el guión co-firmado por el propio realizador con el autor de la novela original (Nicholas Pileggi) y que dura del segundo uno del film al mismísimo último... Y, qué narices, que es muy posiblemente mi film favorito de un realizador que, creo nadie lo duda,  tiene más films de puro sobresaliente que botellines el canalla. Seguramente, éste señor Scorsese, uno de los consensos crítica/público más ajustados en el cine de muuuchas décadas hasta día presente.



EN CONTRA. Ronda las dos horas y media pero me la trae floja... Se acaba muy pronto !!



CONCLUSIÓN. Uno de los mejores films de los noventa de calle, idóneo para tirárselo a los morros a ese tipo de cinéfilos que piensan que gente tan desproporcionadamente sobrevalorada (siempre para mí, recuerdo) como Tarantino o Boyle merecen, en verdad, algún tipo de consideración seria de cara a la historia global del medio. La transformación a ritmo de mambo de niño a mafioso de Liotta, el "romance" con una Bracco guapísima y de lujo, las tropelias y delitos varios, los diálogos... joder, los diálogos !. Las escenas en la cárcel, la música (reitero, que no es para menos), las decoraciones de opulencia cutre para dejar claro lo horteras que son todos... Un no parar esto, vaya, y rematado (cual gloriosa guinda postrera) por la maestría de un Scorsese que da un exhibición de movimiento de cámara que a ver quién lo paga esto(ese congelar la imagen con la explosión al principio, cuando el personaje de la Bracco va a pedir explicaciones tras el plantón con ese memorable plano fijo teatrero, el seguimiento a Liotta y cia por los distintos ambientes del restaurante, la aceleración de planos cuando ya el tio está yonko para acrecentar el nerviosismo on screen... y no acabaríamos hoy, no). Brutal todo, por obvio que sea y para resumir. Años después Scorsese repetiría ritmo y estructuras con la notable "Casino" pero, para el menda, "GodFellas" habita infinitamente más cerca del cielo... Y es que, sencillamente y para dejarme de tanta gaita, hay obras/películas contadas donde todos sus ingredientes coinciden a un nivel de acierto imposible (o casi), y esto no és sino uno de esos casos, "uno de los nuestros", si... Magistral Mr. Scorsese, ni qué decir.  


GUZZTÓMETRO: 11/10 (y me consta que de Scorsese hay un porrón de cinéfilos que, aún apreciando ésta peli, suelen sugerir otros títulos a la hora de citar preferencias pero mira... "GodFellas" es mi elegida, no lo puedo evitar y, quede claro, si alguien espera algún tipo de disculpa o argumentación a añadir le recomiendo, encarecidamente y por su propio bienestar, que se haga con un sillón de oreja especialmente cómodo)



viernes, 9 de diciembre de 2011

DEAD MAN (1995)

SINOPSIS. William Blake decide abandonar su puesto de contable en Cleveland (Ohio) después de recibir una oferta de trabajo en Machine, una inhóspita ciudad industrial en el Oeste de los EEUU. Sin embargo, cuando llega, resulta que su puesto lo ocupa otra persona. Charlie Dickinson, el hijo del propietario de la empresa, mata a su mujer cuando la encuentra en la cama con Blake, quien a su vez liquida a Charlie. De este modo, un simple contable de Cleveland se convierte en un "fugitivo" perseguido por tres cazadores de recompensas.


A FAVOR. Por de pronto que es de lo más parecido a un álbum de fotografías en movimiento que se puede ver en el cine de los últimos muchos tiempos... La belleza plástica de éste film no se lo salta ni el Tano, en efecto. Los guitarrazos contextuales del Sr. Young ahí quedan. La historia, aunque obviamente la potencia visual es la bandera, también funciona sin tropiezos. Y, está claro, un casting que da miedo... Más allá de Depp (en su protagonista favorito por mi que le recuerdo de la mano con Ed Wood), el caviar lo tenemos en el descomunal carrusel de secundarios chanantes (Byrne, Bob Thorton, Buscemi, Molina, John Hurt y demás sin olvidar a ese Iggy como asaltador de caminos pseudotravesti), con mención especial al canadiense Gary Farmer como el indio que acompaña a Blake en diversos pasajes del viaje y, faltaría plus, el grandioso Sr. Mitchum (a sus pies maestro hunter) en uno de sus últimos papeles. Sembrado Mr. Jim, chicheñó (que además guioniza tan ricamente el asunto el landrú).


EN CONTRA. Del film propiamente nada. Solo el tema de la publicidad engañosa (mediante trailer existente) que pudiera inducir a error... Esto, con su "peregrino" discurrir por montera en lo narrativo, no es un/otro western convencional al uso (aparquemos las grandes cúspides de género) de los de tensiones emergentes que acaban en socorrida ensalada tiros final (y sanseacabó). Nadie que no lo haya visto debiera reservarlo para "un domingo tarde más a la hora de la siesta"... "Dead man" demanda bastante más aunque, por supuesto, el poso final desde la perspectiva del espectador sea tremendamente superior al del "western medio" si uno/a se acerca como sin duda merece (y por calidad pura y dura).



CONCLUSIÓN. Mi trabajo predilecto de Jarmusch empatando con "Night on Earth" y reparando en que, sin duda, me parece éste uno de los cineastas más interesantes de 80's y 90's (que en base a mis gustos y disgustos se le apagaron un mucho las luces con el cambio de milenio). Aunque queda admitir que, de tener que quedarnos con una y solo una (que vaya estupidez por otro lado, si), yo apostaría antes por ésta, donde la mano del trabajo de un director de calibre (en lo más alto y confianzudo de su carrera) se nota como bastante más (volvemos a lo hipnótico de la propuesta visual que oferta la puñetera). Más que recomendable la re-visita periódica y, ni qué decir, como bastante obligatoria de (cosa poco probable dada su popularidad) no haberse videado nunca. Y, por supuestísimo, si se tiene la oportunidad de echarle ojo en gran pantalla (por azares de la vida y tal) pues nada, de cabeza que vamos.



GUZZTÓMETRO: 10/10

jueves, 8 de diciembre de 2011

EL CASTILLO EN EL CIELO (1986)

INTRO. "Si el cine de animación fuera religión Miyazaki es Dios, Satán y todo lo que queda en medio". (Libro de Guzzest 23.12.75)


SINOPSIS. Una aeronave se desliza sobre un mar de nubes, en una noche de luna llena. Muska, un agente secreto del gobierno, acompaña a una chica llamada Sheeta a la fortaleza de Tedis. Repentinamente la nave es atacada por los piratas que, al igual que el gobierno, buscan el secreto de la piedra mágica de levitación que Sheeta lleva alrededor del cuello. La piedra es la llave que abrirá las puertas de La Fortaleza celeste, una isla flotante en medio del cielo creada por una misteriosa raza que hace mucho tiempo desapareció del planeta. Pazu, un joven muchacho, se hace amigo de Sheeta, le ayuda a escapar de sus seguidores y juntos se disponen a resolver el misterio de la Fortaleza Celeste. Cuando Sheeta y Pazu inician su viaje hacia la Fortaleza Celeste, ponen en marcha una cadena de acontecimientos irreversibles. En este misteriosos lugar encontrarán un tesoro mucho más grande que el poder de gobernar el mundo.


A FAVOR. Básicamente ser mi favorita del que para mí es el mejor cineasta de animación de cualquier tiempo (y si, me las he visto todas -y todas de 10 salvo, y siempre para el menda, el "Clagiostro" y "la bruja" que tampoco son malas en absoluto pero si excesivamente infantiles-). A veces pienso que este hombre se pasó con las drogas en los 60 y vive en un estado de tripeo perpetuo... Esa imaginación, obviando la pericia al plasmarla en imágenes, no es terráquea (fijo). A partir de aquí, volvemos al cine de género concreto con sus fans especializados, algunos podrán aludir en base a su querencia por  las distintas mutaciones del "dibujo animado" que hay dibujos (o píxels) más técnicos y/o conseguidos... Morralla !. La fantasía del inalcanzable Hayao se desayuna aquí, en IGWT, varios miles de Disneys, unos cuantos millones de pixars y otros tantos guiñoles chipirifláuticos del Burton de turno, o similar, antes siquiera de lavarse la cara. Y este castillo de los cielos no es sino, qué duda cabe,  el cojonésimo ejemplo.

EN CONTRA. La culpa, imagino, es de Swift por ponerle ese nombre en su famosa novela aquí homenajeada pero, es de cajón, ponerle Laputa de nombre a una isla... La ídem, si.



CONCLUSIÓN. Releer sinopsis a modo entremés de la tan justamente cacareada inventiva del sujeto... Y no hay porque enredarse mucho más. La historia es sencillamente preciosa y la animación tan lograda como siempre. Añadamos al fin la ingente colección de planos/secuencias imposibles que se te quedan grabados a fuego en el cerebelo (atendiendo, muy importante esto ya que multiplica el mérito lo indecible, que hablamos de animación donde todo es posible) y ya la tenemos fantasbulosamente liada again.
De tenerla controlada fetén, en caso contrario y si se alucinó cosa buena, y por ejemplo, con las también imprescindibles "Porco Rosso" (secuela en el próximo 2012 por cierto), "Chihiros" o "Mononokes"  pues, resumiendo, como que ya tardamos un bastante... Y es que, volviendo sobre el penúltimo paréntesis y ya al cierre, nadie-nunca-jamás ha entendido este género y las posibilidades que ofrece al nivel de Miyazaki. Esto es así. Aquí, en la luna y hasta en la mismísima Laputa... y sea de a bastos o no. 


GUZZTÓMETRO: 10/10

martes, 6 de diciembre de 2011

EL ENIGMA DE OTRO MUNDO (1951)

INTRO. Empiezo con mis sinceras disculpas al tratarse esto de un film fetiche para los amantes del género sci-fi. La peli del ultrapopular remakeo de Carpenter (y que ya se atacará aquí en otra ocasión). Y reincido en los perdones porque, efectivamente, le va a caer alguna que otra chufla. Y no todo se limita al "ha envejecido mal", adelanto ya de entrada...


SINOPSIS. Un visitante hostil de otro planeta es detectado por una estación de radar situada en el ártico. Película de culto dentro del género, todo un clásico con excelentes interpretaciones y un insoportable suspense. ("excelentes interpretaciones y un insoportable suspense"... a ver si me he equivocado yo de peli...)


A FAVOR. Pues que tiene algunos momentos que según como te puedes descojonar cosa buena... y aunque ello, si se analiza fríamente de forma estricta, debiera ir en el apartado siguiente. La sensación de confinación de los personajes antes de que se descubra al "monstruo" (demasiado poco que dura, sin duda). Que Hawks, curioso bagaje y vida lo de este hombre (todo llegará), tuvo el sentido común de poner la pasta pero quedarse en los despachos. Y que, para terminar y es de admitir, la historia pese a todo está muy bien (mucho le debe "Alien" como ejemplo más claro y famoso). Bueno, y el susto de la primera aparición del "coso" éste... que si no por aspecto si impacta un algo por lo "a saco". Después ya, y eso si...



EN CONTRA. Las puestas en escena que parecen confeccionadas en un decorado de la serie aquella de Batman con Adam West en el mejor de los casos o, incluso a veces, "la eliminatoria" de un Un, Dos, Tres (el concurso, nadie se confunda) especialmente chusca. La propia "cosa", que aquí parece un híbrido entre un Frankenstein de baratillo y un campeón intercontinental del Pressing Catch de los 80. Y, para no cebarme (que se podría, cuidao), los diálogos mondantes... Que esto es lo mejor o lo peor según se mire como ya apunté.



CONCLUSIÓN. Le pondré más nota de la que merece, soy consciente, por dos momentos que (cuando la ví hace como un par de semanas a las 3 de la madrugada) me hicieron partirme el alma del puro cachondeo... Una es cuando el científico estándar de turno da una explicación técnica (que mejor no analizar mucho)  de una primera muestra encontrada de la thing y uno de los actores, sin cortarse un pelo, suelta: "vamos, que esto es como una remolacha". Ay, qué hijo de puta... La otra, muy superior incluso, es cuando está toda la expedición encima de la especie de lago helado donde se ha quedado congelado el ovni (y gracias a quien toque porque no salga)... Están como quince tíos en circulo abierto cual sardana de las nieves y uno, señalando para abajo, le suelta al de al lado: "Mira, un marciano".... Si el otro tipo le llega a contestar: "anda coño!", juro que me muero ahí mismo... En fin. Film solo recomendable a ciegas para los muy, pero MUY, fans del género (puede que alguno ya haya salido a la calle machete en mano para dar conmigo) o los incondicionales a todos los niveles del muy posterior film de Carpenter (por temas de "completismo" o similar). Para los que no coincidan con eso, y por mucha buena voluntad que se tenga (que uno/a se predisponga de manera especial a ver la peli teniendo más que presente época y género), esto es como de difícil defender. Todo ello, como siempre, en la humilde opinión de uno pero es que... "mira, un marciano !".


GUZZTÓMETRO: 5/10

lunes, 5 de diciembre de 2011

M.A.S.H. (1970)

SINOPSIS. M.A.S.H. narra las aventuras de dos cirujanos del ejército destinados a una unidad móvil médica en Corea durante la guerra. Tanto ellos como su equipo de enfermeras se toman el trabajo muy en serio pero, en su tiempo libre, las bromas constantes y la ironía hacen más llevadera la situación.



A FAVOR. Lo mejor, claro: Sutherland y Gould derrochando carisma a borbotones. El saber jugar tan bien un semi-primerizo Mr. Altman con un tema tan espinoso como la sátira bélica (y más en esos años en las Burguerlands). Y, finalmente (y lo más importante), que a pesar de sus lagunas (que para mí las hay) sigue siendo divertida y, curiosamente, bastante fresca... Y Radar, y la serie posterior que inspiró, y la agilidad narrativa del mentado realizador y, a la postre, varias otras más de cosas.



EN CONTRA. Las partes dramáticas no le aguantan (en enorme medida) medio sopapo a las cómicas. Y sobre todo cuando éstas últimas exhiben su (acertado) reverso más corrosivo/crítico.



CONCLUSIÓN. Film tan querido por unos como eternamente sobrevalorado para otros... y qué cojones, yo soy del primer grupo (no lo negaré) pero puede que aquí todo el mundo tenga razón. El dinamismo on screen de Altman (ya por entonces) en contraste a los giros menos cómicos pueden dar con algún pasaje donde, por así decirlo, parece que el film quiere masticar más de lo que puede tragar... Es más, dígase todo, tiene algún gag muy señalado que la asemeja más con algo del tipo Porky's que con, por ejemplo, la impagable e inolvidable primera mitad de la "Full metal jacket" kubrickiana (para mí la mejor sátira habida en un film puramente bélico). Pero, o así me pasa a mí (y a muchos), el ritmo argumental, la simpatía y ese (excepto por algún breve momento que ensombrece ya susurrado) huir de lo afectado, la hace claramente recomendable. El caos de Altman no será como el de cierto italiano algo anterior en el tiempo, vale, pero a falta de una nomenclatura más técnica (y reparando que no es ésta, aunque apreciable, una de sus cúspides): también mola, si... Y que sale Donald Sutherland, qué narices.



GUZZTÓMETRO: 8/10

SI SOLO MÚSICA (BSO): "THE MISSION"/1986, Ennio Morricone

domingo, 4 de diciembre de 2011

ASCENSOR PARA EL CADALSO (1957)

INTRO. Puede que entre Wilder, Huston y Lang (sin olvidarnos de Allen) se haya terminado la langosta por esta semana que a su vez también termina pero, ojo, que para hoy todavía nos quedaba un chuletón... Y con nada menos que con el gran outsider de la novelle vague (con la que equívocamente se le puede ver asociado de gratis por mera nacionalidad), a la que se adelanta en el tiempo (por poco) con este film, D. Louise Malle. Generalizar, por defecto, es poco más que otro sinónimo de error pero admito que, por defecto también, el mentado y "videoliterario" movimiento no sería una de mis perdiciones... Aun y así, tanto Truffaut como Chabrol tienen (para mí) pelis de las de cágate lorito. Y además (entre otros que gente más erudita quiera o pueda recordar) está Godard, claro, que por querencias personales ya es para darle un cuenco a parte y que acaba de rematar lo que vengo a referir de las presunciones por la patilla (ese "generalizar" a la brava que mencioné antes). En cualquier caso, para acabar con esta parte, cuando algún cursi pimpollo repelente de los de cuello alto y gafapastas no por necesidad ocular (sino más bien por pura estulticia de a granel), os critique "Ascensor..." aludiendo algo del tipo "la nouvelle vague está claramente sobrevalorada" ya os podéis arremangar para dejarlo como el mastuerzo engreído que en realidad és... Malle coincidio en el tiempo claramente si, pero (por elección propia además) no tuvo nada que ver con aquello.



SINOPSIS. Julien Tavernier, héroe de la guerra de Indochina, trabaja para el industrial Simon Carala, y es el amante de su esposa, Florence. Para poder vivir juntos, los amantes deciden matar al marido de modo que parezca un suicidio, pero ocurre algo que no estaba previsto...


A FAVOR. Para mí lo mejor sin duda es ese desglose tan marcado de la trama (con los distintos frentes tan interrelacionados en el tiempo como separados en el espacio) funcionando a un ritmo tan falsamente (para bien) pausado y que solo al final, al hacer recuento, cae uno en la cantidad de cosas que han pasado en los pelados 90' de metraje que presenta... Tenemos el inicio puro Sir Alfred con ese Tavernier (Ronet), el hechizante deambular por la gran ciudad  de la Moreau  con la música del señor Miles Davis de fondo (que además este film, por ello mismo, es pieza fetichista para muchos amantes del jazz de los de pedigrí), y para postre las andaduras de esa suerte de Bonnie and Clyde de baratillo que tanto parte y descoloca (la mayoría de mis partes favoritas del film salen de aquí). A añadir, finalmente, que la puesta en escena y estilo de Malle es de traca (parece imposible en algunos momentos que esto sea el primer film en solitario de alguien -y aunque se sea una especie de protegido del gran Bresson-). No es un film del todo excelente a lo mejor (o eso me parece a mí a pesar de su relativa fama), pero el mero "recomendable" para mí hace, desde luego, pelín corto.


EN CONTRA. Su resolución algo precipitada y que choca un algo con el tremebundo cocido a fuego lento (aunque insisto en lo de equívoco aquí del tema "lentitudes") que precede y justo en el momento que mejor te lo estás pasando... Eso y que en algún momento, hacia las partes medias del film, ese desglose tan pronunciado (aunque a su vez sea lo que más me atrae y si se me quiere entender) se gira de manera puntual en contra del todo en cuanto a la trama. Pero, cuidao, aclaro que la palabra clave (o más importante) de la anterior frase es "puntual"... y no por poco.


CONCLUSIÓN. Muy buen estreno firmando solateras de Malle en el que se fusionan el suspense del mago con el noir de manual, añadiendo el meritorio esfuerzo del cineasta por dotar al asunto de personalidad propia ("ejercicio de estilo" que dirían algunos/as) huyendo con nota del corta y pega. Funciona francamente bien en los tres frentes abiertos de su argumento y solo le achaco personalmente que, aún a pesar del notable ejemplo de concreción que és y ya descrito, algunos pocos minutos de más no le hubieran caido mal del todo... Recalco para terminar que, si bien el film es recordado por muchísima gente por el "efecto Miles-Moreau", particularmente me quedo con las desventuras del par de jovenzuelos descerebrados... Y por delante incluso de lo que sucede en el dichoso elevador que le da título (que déjalo ir eso también, faltaría).


GUZZTÓMETRO. 8'5/10

sábado, 3 de diciembre de 2011

EL APARTAMENTO (1960)



SINOPSIS. C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto pero ambicioso empleado de una compañía de seguros de Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta ocasionalmente a sus superiores para sus citas amorosas. Tiene la esperanza de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa. Pero la situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de uno de los jefes que usan su apartamento (Fred MacMurray).



A FAVOR. Todo.



EN CONTRA. Nada.



CONCLUSIÓN. Buenas noches.



GUZZTÓMETRO: 11/10





APÉNDICE. Un año después de "Con faldas..." el Sr. Wilder presenta otra de las mejores películas (comedia o no) que se pueden ver desde otro libreto original co-firmado con su fiel I.A.L. Diamond. Nadie podría haber hecho nunca-jamás-mejor el prota de Lemmon y nadie (ni la misma Audrey embadurnada de mirra) podría haber transmitido lo que aquí logra esta guapísima MacLaine. Wilder logró, y a qué extenderse (todo lo que ofrece el film es canela en rama reparando en lo que sea que a uno/a le de por mirar), que este trepa de cuidao y esta buscona de manual hayan quedado como dos de los personajes más queridos de los jamás visionados on screen. Y lo más raro es que, medio siglo superado, todavía no queda del todo claro si "El Apartamento" es una comedia con giros dramáticos o un drama con claros dejes cómicos... Para mí, entre infinitos otros mucho más eruditos en materias cinéfilas, ese misterio lo dejó encerrado a cal y canto el maestro dentro de éste film: su totémico (y sudando de como suene) Apartamento.


APÉNDICE II (la venganza). Es un dato conocido (sale en alguno de los documentales sobre Wilder más emitidos o más fácilmente ubicables) pero por si acaso... En la escena de la reunión con el jefazo, el pérfido MacMurray, en que Lemmon arrasta un resfriado de cojones se le ocurrió al genial actor entre estornudos y moqueos, in situ y sin venir a cuento, apretar el remedio nasal que tenía en la mano coincidiendo con uno de esos ruidosos estornudos haciendo saltar un chorrazo del contenido del potingue en cuestión... A Wilder esto le pareció una genialidad absoluta y se quedó con la toma, claro. Más cuando su colega Fred (uno de sus protas de la no menos inolvidable "Perdición" -ya aquí repasada-) y dios sabrá cómo, logró mantener la compostura siguiendo con la escena como si tal cosa. Por supuesto hay un atisbo de desconcierto en el actor, apenas perceptible si no se está en preaviso, pero para aquellos que no conocieran el dato se ruega estén al loro la próxima vez que se regalen ver el bombástico film.

jueves, 1 de diciembre de 2011

CICLO Mr. ALLEN: 5."LA ÚLTIMA NOCHE DE BORIS GRUSHENKO" (1975)

-"Si un hombre me dice eso le parto la cara".

-"Yo soy un hombre".

-"Ya. Pero yo me refería a un hombre más bajito...".





INTRO. Aprovechando que gracias a la visita al blog de The Black Meeple (toda una panacea para los amantes del mundo del boardgame -que si cae en este antro alguno todo eso que se lleva de no conocerlo ya-) me he enterado que además de su propio cumpleaños (felicidades de nuevo) lo és también del mismísimo Sr. Allen... Setenta y seis que le caen a Mr. Kinsberg, casi nada.

Además esto irá rápido (a priori), dado que ya comenté la peli una soleada (o no, que igual llovió de cojones) mañana de agosto de hace un par de años... Se junta todo: hace tiempo que tengo olvidado este ciclo/homenaje, me permite pasar la peli al formato actual de posteo (habrá algo de "copiar-pegar", si, aunque con las oportunas variaciones), el cumpleaños de nuestro miope protagonista... Y, por supuesto, que "Love and death" (la madre que parió al que "trasladó" el título, desde luego) me ha parecido siempre realmente cachonda. A qué plus.



SINOPSIS. Rusia, principios del siglo XIX. En un pueblo ruso, Boris Grushenko vive obsesionado con la muerte y con su prima Sonia, aunque ella prefiere a Iván, uno de los hermanos de Boris. Pero Iván se casa, y Sonia, por despecho, contrae matrimonio con un rico comerciante de pescado. Obligado por su familia, Boris se alista en el ejército para luchar contra la Francia napoleónica e, inexplicablemente, se convierte en un héroe de guerra. Y, a pesar de ser un pacifista convencido, llegará a tener en sus manos el destino de Europa.



A FAVOR. la ensalada de diálogos y gags inolvidables que integra (no enumero ejemplos que se haría demasiado largo -por poner algo, el memorable momento jarronazos o el velamiento al pescadero moribundo, que son la reoca-) y es que en definitiva esto es meramente, y por encima de todo, una peli muy (pero que MUY) divertida. Parece que dure veinte minutos la puñetera...y ese plano final con Woody triscando por el prado con la misma muerte que es memoria colectiva pura de miles o millones... Ya lo comentaba un contertulio no hace tanto (creo que Mansion -al que felicito o no por ser el blog del mes en esta cochambra desde día presente-): el Allen puramente cómico (sin más -ni menos-) es muy grande también, que no se olvide. Las pequeñas sátiras a costa de los "alegres" y legendarios textos de Tolstoi o Dostoievski ahí quedan y, claro está, la música de Prokofiev lo que se dice "mala mala" no lo sería, no...



EN CONTRA. Mayormente (y de nuevo en estos "primeros pasos" aunque ya a un nivel mucho más nivelado) la sensación de que los gags visuales rallan bastante por debajo de los dialécticos por lo general y, también así y de hecho, algún (muy) contado momento de "baraturas de la comedia" (a lo "Lo-que-sea como puedas") presentados de manera casi exclusiva en la secuencia de la guerra (alternando aciertos con saldos a partes iguales)que han quedado irremediablemente desfasados y que bajan algo el pistón (de manera breve y básicamente esporádica pero lo bajan).



CONCLUSIÓN. La última del Allen "puramente cómico" que se mentaba antes y que, en resumen, es la mejor de ésta primera andanada de films (de la mano con "Sleeper" si se quiere, pero la mejor al fin -o así se opina aquí, más concretamente-). A partir de aquí el hombre empieza a empalmar pelis cuya calidad media daría vértigo al más pintado (por la profusión y cadencia que llega a alcanzar el puñetero) pero tras Gruschenko a no pocos (es de fácil convenir) nos da por pensar que tampoco se hubiera acabado el mundo si a Woody le hubiera dado por hacer un poco más el "gamberro"... Lo más parecido a un film bélico que jamás haya realizado y que, por mucha gaita que yo mismo o cualquier otro iluminado de a duro la docena pueda endilgar "en contra" y de gratis, sigue funcionando francamente bien como la comedia sin mayor ínfula que és. Imagínense que están mirando la enorme "Barry Lyndon" y de pronto aparece Groucho Marx...


GUZZTÓMETRO: 9/10

LOS CONTRABANDISTAS DE MOONFLEET (1955)

SINOPSIS. Gran Bretaña, siglo XVIII. John Mohune es un joven noble pero pobre que es enviado por su madre moribunda a Moonfleet, para mque se ponga bajo la protección de Jeremy Fox. El chico descubre que Fox es, además del antiguo amante de su madre, el jefe de una banda de bucaneros. Entre los dos surgirá una extraña amistad y juntos vivirán apasionantes aventuras.



A FAVOR. Lo primero el tan logrado formato de aventura clásica a lo Stevenson, Verne y demás. Seguimos por un Granger, con su tono hierático habitual, que encaja de miedo en el rol de jefe extraperlista (ese Fox de ira fácil y como bastante fullero) y el niño-actor Jon Whiteley que le da réplica para crear esa relación poco convencional que, realmente y más allá de la trama, ejerce de motor del argumento. A sumar el Sr. Sanders destacando y encabezando una apreciable retahíla de secundarios, un final de lo más memorable (de los de moco colgando) y la tremenda concreción en el metraje que se logra para que la sensación de "film redondo" sea aún más palpable. Lo último por eso es para echar de comer a parte... Es un film del maestro Lang. Y como bastante peculiar en su tan extensa trayectoria. Un film de aventuras nada menos, género por el que parece cogió cierto gusto al final de su carrera (a los pocos años volverá a las alemanias para cerrar su singladura con el díptico de Esnapur, justo antes de dar carpetazo definitivo con una última visita a su querido Mabuse). Y por supuesto alguien que puede presumir de ser un nombre referencial y reverenciado dentro de dos monstruos como son el expresionista y el noir clásico tenía que aportar algo de su bolsillo. Para el caso "Moonfleet" está rodada de manera íntegra en estudio (si si, parece mentira pero es lo que hay -y ruego se recuerde ahora el género que estamos tocando-) lo que logra esa atmosfera tan peculiar de cuento entre neblinas que para si quisiera el mejor Burton multiplicado por cincuenta.



EN CONTRA. Aunque visualmente la película aguanta sin excesivos problemas (volvemos a lo particular de su propuesta visual) y solo algunas caracterizaciones huelen un algo a formol, debe señalarse que quien espere duelos a espada cada cinco minutos se va a llevar un chasco... Es un film de aventuras, si, pero claramente centrado en esa complicada relación paterno-filial entre sus protas antes que cualquier otra cosa. Los fans de los entretenidos films con Flynn o Lancaster, por ej, se quedarán con ganas de gresca. Que ello no es algo puramente "en contra", de hecho hace resaltar aún más lo diferencial y peculiar de "Moonfleet" (que proyecta una "senasación aventuril" mayor que docenas de pelis en las que no paran de sucederse secuencias de acción, espadachinas o no), pero hace de buen aclarar de cara a las expectativas (sean en la dirección que sean) de quien se acerque por vez primera.



CONCLUSIÓN. El enésimo motivo para acercarse a la figura del enorme Lang. Otra colección de planos de todas las clases y ángulos que, para más inri y a pesar de su aparente -y falsa- ligereza, encierra una historia de esas realmente bonitas y de napias (y por no mentar otros apéndices). Aunque solo sea por lo visual, me repito cual morcilla, "Moonfleet" y su puesta en escena es de esas cosas que "et llaman l'atenció".



GUZZTÓMETRO: 9/10

martes, 29 de noviembre de 2011

EL HOMBRE QUE PUDO REINAR (1975)

SINOPSIS. Danny Dravot y Peachy Carnehan son dos aventureros que viajan a la India en 1880 y sobreviven gracias al contrabando de armas y otras mercancías. Un día deciden hacer fortuna en el legendario reino de Kafiristán. Después de un durísimo viaje a través del Himalaya, alcanzan su meta justo a tiempo para hacer uso de su experiencia en el combate y salvar a un pueblo de sus asaltantes.


A FAVOR. Una de las cumbres del cine de aventuras con unos Caine y Connery de lujo protagonizando uno de los relatos de un megacrack de la literatura del género, de cualquier tiempo habido, como fuera Mr. Kipling. John Huston hace nuevo alarde de oficio y diversidad de registros (¿de verdad éste es el mismo director de "El halcón maltés" o "El hombre de MacKintosh"?) hasta el punto que el liarse, ya después de esto, a buscar excusas para negarle su lugar entre los grandes empieza a ser sonrojante. Y, en definitiva, un film cuidado y narrado visualmente digno de enmarcarse... Desde la banda sonora firmada por Maurice Jarre, la elección del siempre solvente Sr. Plummer como el propio Kipling, la más que acertada elección de exteriores y hasta ese tono de cachondeo fino al describir el choque de culturas (los unos serán unos bárbaros, si, pero la extremada altivez británica también se lleva lo suyo), y un considerable etcétera al que por añadir parabienes hasta se puede ir también a buscar la originalidad por ese final tan alejado del tópico (happy end que te crío) en lo que sería el tema "aventuril" en la historia del medio.


EN CONTRA. Es una película muy (justamente a mí entender) querida por cinéfilos de distinto grado y de cualquier parte pero, mpff, no sería del todo sincero si no mentara que en mi opinión hay un leve acomodamiento (se pierde la inolvidable y tan meritoria pulsión narrativa hasta ahí) sobre el inicio del último tercio de film que, sin desmontar para nada el tremebundo todo de la obra en si, sí que se deja notar... No pasa nada, por supuesto, el final lo soluciona todo pero, aunque se disienta, yo siempre lo he visto así.



CONCLUSIÓN. Pues que, a pesar de lo descrito en el anterior párrafo (que tampoco es mucha cosa si se analiza un algo), sería comprensible que de tener que llevarse diez y solo diez pelis de aventuras a una isla desierta más de uno y de un millón se llevaría dos copias de ésta por si acaso (y aunque perdieran derecho a otro film con ello). Se congenie o no con el ya más que mentado género, de verdad que esto se recomienda a cualquier tipo de público y de cualquier edad (otro de los triunfos de Huston aquí, por cierto). Tremendo director (que por cierto co-firmó el guión), tremendos intérpretes y tremenda historia de un tremendo escritor para un film que más que tremendo la verdad es que sencillamente, y a todos los niveles, es de putísima madre. No le meto el puro 10 por esos menos de 20' (en un film que supera las dos horas) que siempre me han fastidiado particularmente pero: amistad y camaradería, grandes viajes, batallas, risas y no risas, exploraciones y fugas con los pies por delante, etc ... de todo lo que sería Aventura (con intencionada mayúscula) aquí te hartas, y para bien.



GUZZTÓMETRO: 9/10

lunes, 28 de noviembre de 2011

TRES DÉCADAS SIN NATALIA NIKOLAYEVNA



Mañana 29 de noviembre hace los treinta años de la triste y famosamente extraña defunción de Natalie Wood, para mí la actriz más guapa que nunca pisara un set de rodaje con permiso de Gene Tierney y con Lee Remick como ilustre tercera en discordia (también hay otras, claro -la misma Cardinale, Briggite o esa MacLaine que supuraba encanto en cada plano la puñetera-, pero ese trio en concreto son el acábose, y cada una en su estilo, para mí). Además, Wood (enésima niña prodigio cuyo primer papel encontramos... a los cuatro años !) tenía el don de la simpatía como prácticamente nadie. Cómo no quedarse colgado de esta tipa en las comedias con Curtis cuando uno es un gañán de unos diez años (en las antípodas de la monjil e insufrible Andrews), u odiar con toda el alma al cabrón que la abofetea en "Rebelde sin causa"... joder, si hasta por su culpa que siempre me han caido terriblemente gordos tanto Dean como Beatty... y por no hablar de Robert Wagner.
Por supuesto que no fue Bette Davis (mi actriz favorita de all the times guapuras al margen) pero, mientras el mundo del "glaomoureo caspo-rosáceo" reabre (de manera harto oportunista -cómo no- dado lo señalado de la efeméride) por incontable ocasión el qué pasó esa noche en ese barco, a muchos  nos queda el amargo y eterno reboce en el recuerdo de ésta "pícara soltera" de tan contagiosa sonrisa y con esos descomunales ojasos que el hacedor tuvo a bien darle.

 Покойся с миром (d.e.p. en ruso, que lo he buscado) Natalie.