martes, 15 de marzo de 2011

BURKE AND HARE (2010)

SINOPSIS. Comedia negra ambientada en el siglo XIX sobre unos profanadores de tumbas que encuentran un lucrativo negocio en proveer de cadáveres a una escuela de medicina de Edimburgo.



"Burke and Hare" es uno de esos films que lo tiene todo de cara para liarla y que acabará pasando de puntillas, sin hacer ruido, y (desgraciadamente) no sin razón.

No es mal film, eso vaya por delante, pero se queda en uno de esos "sanos entretenimientos sin más"... de los que, si se prefiere, si no los ves tampoco pasa absolutamente nada. Y es una pena, de verdad que si, porque los activos a priori eran para frotarse las manos con enjundia. Veamos:

Es una peli de Ealing Studios, la mítica productora inglesa con no pocos títulos/comedias de culto en la historia del medio: "Oro en barras", "Ocho sentencias de muerte", "El quinteto de la muerte" (con un excepcional Guiness -algo así como el actor fetiche de la firma y sirva ello para hacerse una idea de las cotas de calidad alcanzadas- en todas ellas), entre otras.

Cuenta con un recuperado John Landis director de "Granujas a todo ritmo" y la siempre recordada "Un hombre lobo americano en Londres" (y varias comedias ochenteras, entre las que se cuentan varios truños -dígase todo-, más o menos reivindicables), poseedor de un innegable y afinado humor negro cuando esta inspirado (el concepto "humor negro" es importante aquí a tres bandas pues: productora, director e historia -en los dos primeros casos por tradición y en el último porque realizar un film sobre un hecho real -que lo fue- tan desquiciado como el aquí relatado, y que no sea de puro horror, solo puede desembocar en eso: "humor negro"-).

Protagonistas más que acertados (Pegg y Serkis son de ese perfil en el que "sin ser unos genios son siempre bien recibidos" y que destilan buena química entre ellos -vaya voz se gasta el amigo Gollum, por cierto-) envueltos por secundarios de altos vuelos... Se podría destacar aquí al gran Sr. Wilkinson, esa Jessica Hynes en el mejor y muy divertido rol femenino o, faltaría, a un -tristemente desaprovechado- Tim Curry cuya aparición es garantía de puterio asegurado. Pero sería hacer corto, y aún sin contar el cameo del eterno Christopher Lee -o la foto de familia de los Costa-Gavras-, pues tenemos también al fiable Hugh Bonneville (visto, por ejemplo, en "Iris") o a un tremendo Ronnie Corbett como Capitán de la milicia, entre otros.

La ambientación que se presume de la Edimburgo del XIX a todos los niveles es de nota y a la música y/o banda sonora ofertada no se le puede reprochar absolutamente nada.

A sumar, finalmente, un metraje más que ajustado ("demasiado", podría añadir alguien aquí) y determinadas escenas de comicidad muy bien resueltas.

Dicho todo ello, "los activos", veamos por donde patina el asunto...

El puto guión ! (en efecto, era de fácil suponer).

El film es muy ágil en su primera mitad (siempre aprox.), una comedia con marcada mala leche y tema escabroso de fondo, con todo lo anteriormente mencionado funcionando (y sumando) para bien.

Entonces aparece Isla Fisher o, mejor dicho, su papel (que ella tampoco lo hace mal -tampoco especialmente bien, ya puestos, pero ese no es el problema-, amén de estar como quiere la muchacha y sin machismos que medien). Obviamente Burke/Pegg cae de culo cuando la ve y... adivinaron si: "cagado la hemos". La trama pierde toda la tensión, el personaje de Serkis/Hare pasa de protagonista a secundario, a su vez el resto de secundarios y las sub-tramas en curso (por ellos mediante) se presentan aceleradas e inconexas para acabar en un final donde se nos cambia pimienta por azúcar sin pedirlo y cuya resolución de inventario aunque simpática no nos devuelve ni de guasa al buen rato que estábamos pasando hace menos de una hora. Las archifamosas y alegres "500 miles" de los Proclaimers en los créditos ayudan a tragar mejor, tampoco se niega, pero en síntesis lo dicho: la segunda mitad, o el último tercio (según cuentas supeditadas al estado de ánimo y generosidad de cada uno/a), decepciona... Más si, como es mi caso, te habías hecho a la idea de ver un film en la linea de las grandes comedias de la Ealing (actualizado para la ocasión) antes mencionadas o algo parecido -por temática- a la inolvidable "Comedia de los terrores" del maestro Tourneur. Ni lo uno ni lo otro, desde luego.

A FAVOR: todo lo dicho a colación del contexto/presentación de los elementos en la primera parte de la peli (te pasarán de tres cuartos a una hora a toda leche).

EN CONTRA: que las bondades -que "haberlas las haylas" también, no quisiera proyectar tanto fatalismo- de lo que resta de film no está a la altura... y mira que el detallito de las velas o las pesquisas de Corbett -entre alguna que otra cosa- tienen lo suyo pero, en fin: peli de media tarde... sin talla ni fuste para terminar el día.

GUZZTÓMETRO: 6/10

Pd. Por cierto, si alguien ve a John Cleese (que figura en casi todos los castlist de las webs a razón de esto)por alguna parte me lo diga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada