martes, 24 de mayo de 2011

JOHNNY COGIÓ SU FUSIL (1971)

SINOPSIS. Un joven combatiente de la Primera Guerra Mundial despierta totalmente confuso en un hospital, confinado de por vida, ciego, sordomudo y con las piernas y los brazos amputados a causa de una explosión sucedida durante un bombardeo. Al principio no es consciente de lo que le ha sucedido y en qué condiciones está, pero poco a poco comienza a darse cuenta...



Es curioso a veces como un film logra hacerse popular por datos "colaterales", por delante (o antes aún) de meterse nadie en harina con lo que vendría siendo el largometraje en si. De hecho, no ocurre en pocas ocasiones que auténticos "buñuelos" sean o se hagan inmesa e inmerecidamente famosos por ser la primera/última/única peli de tal director u actor, la primera peli acerca del tema que sea, por haber ganado tal premio, ser el lugar donde se conocieron esta y el otro, o hasta incluso por algún hecho, serio o absurdo, sucedido durante el mismo rodaje... Por suerte hoy vamos con una peli que, sin dejar de tener su mitología a cuestas o ser un auténtico ícono en algún que otro aspecto, es de esas que flota por encima de tales martingalas. Despejemos rápido lo de ser la única peli del célebre guionista, y reputado "blacklisted" exiliado de cuando las andanzas del tal MacCarthy años a, Dalton Trumbo (autor del libreto de "Espartaco" o "Papillon", entre muchas otras), o ser también el film que inspiró a Hetfield para escribir el que posiblemente sea el tema más importante (y uno de los mejores) de su carrera rocanrolera. Y ya puestos pasemos, también, por encima de las máximas de catálogo que la envuelven desde el momento en que fuera parida: "una gran historia pero se nota que está mal dirigida porque Trumbo es un enorme guionista pero para nada un director", o también, "el mayor alegato pro-eutanasia jamás habido en la historia del cine"... Y aunque sea verdad esto último (aún hoy). Nadie debiera quedarse solo con eso (o con cualquiera de los otros factores apuntados), ya que "Johnny cogió su fusil" es, ante todo, un film de reputísima madre.

Desde luego que es un film "poco amable" e incluso "incomodo"(o hasta "agónico" como he llegado a leer en algún sitio), si, pero a su vez es extrañamente fascinante y adictivo. No sé si será eso del "canto a la vida" en su vertiente más extrema (jamás visualizada) que algunos proponen como argumento... Puede ser. Aunque ofrece tantas imagenes (y lecturas) pesimistas y frustrantes de forma explícita que uno no puede acabar de darlo por seguro por mucho que se empeñe. Celebras cada pequeño logro de ese desdichado amasijo vivo de carne como si fuera tuyo (cuando nota el calor del sol al abrirse una ventana o cuando a la nueva nurse le da por, en un acto de infinita generosidad, sacarle brillo en donde te dije), pero ese final... Esa "pseudofelicidad" interrumpida cruelmente por el desinterés, por quedar evidente que (en realidad) su suerte no le impòrta una cochina mierda a nadie... Será un "canto a la vida", vale, pero te deja como bastante roto...

No faltará nunca quien se deshaga en elogios por la vertiente lírica u onírica del asunto (ese Sutherland -para el que no hay dinero- en la piel del mismísimo Jesucristo, o papá Jason Robards como maestro de feria en uno de los más desfasados "cuelgues" del protagonista, valgan como claros ejemplos). Para otros su adusta y gris presentación, quizá esperando un film más o menos bélico (o un "dramón" más al uso) y toparse, de buenas a primeras, con la incesante voz en off narradora del malogrado prota (con el mismo plano en pantalla de manera continuada y sumado al implacable b/n de las imagenes) , les supondrá un trago demasiado amargo... Una pena este segundo caso. Pero tampoco hay porque engañar a nadie... El film se recrea y alimenta de ello, justamente: la impotencia llevada hasta el puro delirio y más allá. Así, los recuerdos se funden con las fantasías hasta el punto de no saber nuestro protagonista (Timothy Bottoms) no ya si duerme o está despierto, sino directamente si está vivo o muerto. Tiene esta película, se insiste y en resumen, momentos a atesorar harto interesantes que invitan a lecturas poco agradables (no ya solo por la suerte que aguarda al desgraciado sino por la lectura que Trumbo hace de toda la especie) pero si hábiles y meritorias por parte del autor... El colmo (se insiste con ese cabronísimo final) es cuando te alegras porque parece ("al fin, ahora ya si") que el pobre dejará de sufrir en un final que de "happy" hubiera tenido más bien poco (aunque si de humano), pero...

En definitiva, conviene cuanto antes dejarse de mamonadas de si el film está bien dirigido o no (yo la he visto tres veces y nunca he visto la necesidad de plantearme dicha cuestión), dado que eso es ridículo cosa mala... Durante casi todo el film verás una sábana blanca en plano fijo y oiras la voz del narrador explicándote sus sueños, recuerdos y (especialmente) lo "bien" que se lo viene pasando. Y puede que haya sueños y recuerdos, si, pero os lo garantizo, no necesitamos aquí a Kubrick o Huston para ello. Es este un film, para terminar del todo, que me recuerda a aquello que leí hace años sobre el "Berlin" de Reed: "es oscuro y pesimista pero también precioso... y purga el alma".

A FAVOR: es una película a la que le calza lo de "única" como pocas en el medio. Todo lo que ofrece visualmente bien, y mejor, ofrecido está, pero lo más importante es que si "el mejor cine es aquél que te proyecta emociones y no te deja indiferente", lo de esto alcanza (directamente) cotas incalculables.

EN CONTRA: la casi obligación de verla en VOSE (si es sin el "SE" pos felicidades para quien toque) para apreciar mejor las "incomodidades" del protagonista... Es taaanta la desdicha que integra la narración que a veces parece hasta exagerada si no se está muy metido en el film (cuando cae en la cuenta el tipo de que no tiene extremidades u otras partes del cuerpo la cosa parece una especie de gag especialmente sardónico de los Python: "un brazo... el otro... no, las piernas no... a ver si me noto los dientes... no tengo lengua... ni boca... no huelo nada... mi nariz... a ver si pestañeo... los ojos..." -se capta la idea, supongo-). Y esa es otra, que en principio no veo el defecto pero como no lo advertí antes pues aquí se queda, demanda atención ab-so-lu-ta y si tenéis que videarla, videarla de verdad, casi que mejor solos/as y sin distracciones.

GUZZTÓMETRO: 9/10

1 comentario:

  1. Des que la veig veure fa anys vaig quedar impressionat per aquesta pel·lícula. Encara que ja l'hàgiu vist, el llibre també val la pena. Per aquesta pel·lícula he arribat i tot a veure Veo7 (el Pumares la va posar un dia).

    ResponderEliminar