sábado, 11 de junio de 2011

LOS CRÍMENES DE OXFORD (2008)

Qué De La Iglesia haya sido director de la Academia es la ilustración definitiva del estado actual del cine español (mejor él que Amenabar o la Coixet claro, pero eso no exonera a nadie)... Sus dos primeras referencias aunque gamberras (si se ven con buen ojos... que con malos la cosa cambia la de dios) tampoco vendrían a ser parada obligatoria para nadie, por decirlo amablemente (hicieron gracia en su momento pero nada más) . Y, entre regulerías y calamidades varias, su mejor y más o menos reivindicable film, "La Comunidad", no deja de ser un "quimérico inquilino" en versión rebajas (o 13 Rue del Percebe, si se prefiere). Vamos, que no me gusta la acepción que tiene el personaje del mundo cinero (y por mucho que sea fan de las novelas de George R.R. Martin). Lo veo como un freakie más bien cutre (a lo Robert Rodríguez) y que, en el mejor de los casos, puede dar con una idea más o menos divertida pero que, a la postre, nunca (jamás) sabe desarrollar con resultados finales a tener realmente en cuenta.

En este enésimo intento le ofrecen los derechos de novela del best-seller de aeopuerto de turno, le dan a la Watling, a Frodo y a ese monstruo interpretativo que es John Hurt (amén de un pastón de aquí te espero) y, one more time, el remanente final es un telefilme siestero a lo "antonia 3" altamente discreto... bueno (seamos honestos), una puta mierda en realidad.

Veamos, "lista de cosas positivas de Los crímenes de Oxford": sale la Watling desnuda... y fin. Y en esas estamos (con perdón si a alguien le parece machista la cosa, pero es que se pone eso o, directamente, la lista se queda para estrenar). Decir obviedades como que los actores no están mal es un poco perder el tiempo: puede que a alguien sorprenda que "Clavija" Wood salga airoso de un papel más maduro (o no-fantasioso) con solvencia (que no debería, el chaval lleva en esto desde el segundo minuto de su vida más o menos), Leonor Watling hace lo que puede con un papel tan absurdo como vacio, el gran Pinon (actor fetiche de Jeunet y por ejemplo) tiene apenas tres frases y es figurante casi más que secundario y, en cuanto a Hurt solo decir que ni su oficio y talento son suficientes para arreglar el desaguisado en momento alguno... Y eso, por cierto, ya debiera dar una idea general bastante acertada de por donde van los tiros. En resumen: que nos importa que los actores no lo hagan mal si lo que se les hace hacer no nos despierta el más mínimo interés... A la presó !.

El argumento es patillero y trillado de la muerte (tópicos de a granel los que quieran), incapaz de atraparte cinco minutos seguidos y que parece sacado de un CSI antes que de una novela cualesquiera. La cosa se vende como una especie de thriller con dósis de suspense y no tiene nada de eso (ni de lo uno ni de lo otro)... Es aburrida, además opulenta (que "va de algo", manda cojones), con menos chispa que lo que se quiera y, sobre todo y sintetizando, mala sino peor hasta el mismísimo sopor. Y no pongo más. Ni me apetece lo de "a favor" y "en contra" que pongo siempre... Coñazo puro, pérdida de tiempo garantizada y abulia total. Le pongo 2 puntos, uno por lo de la Watling ya comentado y otro por el euro que me costó pillarla de la taquilla del ono. Que esa es otra, no me quiero imaginar la violencia que me hubiera sobrevenido de pisar un cine y encontrarme con esto...

GUZZTÓMETRO: 2/10

5 comentarios:

  1. Hola, en primer lugar perdona que irrumpa en tu blog. Quería felicitarte por el trabajo que llevas a cabo, y de paso aprovechar para recomendarte mi blog, Rainy day Music. Si tienes un poquito de tiempo échale un vistazo y si te gusta agrégalo a los enlaces de tu blog. Gracias de antemano y disculpa las molestias. Un abrazo. http://rainymusic.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. He de dir, però, que no entenc el sentit de fer una ressenya d'una pel·li de fa tres anys per dir que és una merda. Deixa-la que caigui en l'oblit!

    ResponderEliminar
  3. Si home, i qué + ... Amb "lo que me gusta a mí de criticar"...

    ResponderEliminar