domingo, 11 de septiembre de 2011

ALTA FIDELIDAD (2000)

SINOPSIS. Rob Gordon (John Cusack) es el propietario de una tienda de discos de Chicago a punto de quebrar y en la que sólo se venden discos de vinilo. Rob comparte su afición por el clásico material con sus dos empleados, Dick (Todd Louiso) y Barry (Jack Black). En la tienda, los tres reflexionan sobre sus relaciones con la música que aman. Pero Rob tiene otro problema: quiere volver con su ex-novia Laura (Iben Hjejle), que está saliendo con otro chico.



Aprovechando que ésta la ha visto todo diox la cosa irá rápida y aprovecho para recomendar, si procede, la también popular novela de Hornby (más cachonda y menos abierta a convencionalismos de la comedia romántica de los que aquí, en la peli, se abusa). Que ese, lo del paréntesis, es el gran lastre y problema que se le encuentra a la peli de Frears. Veterano cineasta éste de un irregular que te caes de culo (lo mismo te cae un ladrillo que un "The grifters") y que aquí se deja llevar, en exceso según lo veo, por esa revisión del guión a varias/demasiadas manos (las del propio Cusack inclusive) que no merecía tanto (tanta "revisión", entiéndase) desde el original. Además, y volviendo a ese original, se nos escamotean varios momentos que no hay derecho... Vaya por ejemplo mi momento favorito de la novela en que el prota responde a un anuncio de "vendo colección de vinilos de segunda mano", o ese top-5 improvisado de mejores canciones de mi mayor ídolo rocanrolero en solitario (Costello -aunque junto a Reed y Bowie, se admite-). Y que no se vea todo como una crítica negativa, como peli entretenida -que lo és- funciona, pero (habiéndose leído o no a Hornby -que no todo se limita a esa madre de todos los tópicos que és lo de "la novela es mejor"-) se hecha en falta algo más de pimienta, de chicha. Tanto rocanrolera (y aunque se nos aparezca el Boss en sueños) como de las vivencias varias de nuestro prota (correctamente interpretado por Cusack). Creo que habiendo dejado clarinete que es lo que me desagrada del total (esto podría haber sido bastante más con algo de mala leche), solo queda disfrutar de los buenos momentos cómicos que vayamos encontrando y, por supuesto, de la música que es de traca.

A FAVOR: el tema rocanrolístico del asunto, los breves cameos-figureos de Robbins (tremendos porqué si), algunos gags resultones a resaltar dentro de un ritmo general que no decae aunque tenga sus claroscuros y, claro, la soundtrack (más allá de la música original de Shore) con Velvets, 13th floors elevators o el mismo Dylan entre otros.

EN CONTRA: ese derivar, sin prisa pero sin pausa, hacia la comedia romántica al uso y un Jack Black con licencia para excederse (si te pilla de buenas la primera vez aún puede colar, en siguientes visita el tipo carga, y no poco... y a pesar de la imitación -"niquelá" que le sale- de Marvin que cierra el chiringuito). Eso y que, sin ser una mala revisión, pierde por varios (¿demasiados?) momentos el tono más canalla de la novela (por esa "derivación" hacia la edulcoración ya mentada).

GUZZTÓMETRO: 7/10 (y a pesar de las collejas que le meto, si).

(Pd. Quizá sea ser "tiquismiquis" en exceso pero hay algo de esta peli que me jode sobremanera... ¿Por qué una peli con director inglés basada en una novela de un novelista inglés y que acontece en una ciudad inglesa nos la llevamos de fiesta a Chicago?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada