martes, 6 de septiembre de 2011

EDUARDO MANOSTIJERAS (1990)

SINOPSIS. Durante una noche de Navidad, una anciana le cuenta a su nieta la historia de Eduardo Manostijeras (Johnny Depp), un muchacho creado por un extravagante inventor (Vincent Price) que no pudo acabar su obra, dejando al joven con cuchillas en lugar de dedos.



La carrera de Burton, tan fácilmente collejeable a día presente (y es que ha puesto demasiado de su parte el tipo para que ello suceda), arrancó con una frescura que no veo yo, por otro lado, que tenga porqué ningunearse a la brava como tanto gusta a algunos/as. El Burton de ésta, de la para mí superior "Bitelchus", de los batmanes y, especialmente, de Ed Wood (su mejor film de largo y de manera abusiva en mi humilde opinión) merece cierta consideración. A partir de ahí lo que quieran (y aunque te pueda gustar alguna suelta -en mi caso "Pesadilla..." o la del jinete sin corbatas-), que ya nada será lo mismo. Como soy un poco cabrón, eso si, me decidí hoy por la que menos me ha convencido siempre (y aún sin dejar de gustarme hasta cierto punto) de esas referencias de su, póngamos, "edad dorada": "Eduardo Manostijeras". Suerte de Frankenstein bizarro a lo Waters, aunque azucarado hasta el infinito y más allá.

En su haber, ya de forma inmediata, la belleza visual (tan comúnmente asociada al cineasta -y que es verdad, que Burton tiene bastante mierda en su cuenta pero eso no se lo quita nadie-) y el tono de cuento de hadas en el que nuestro despeinado protagonista se siente (o se cree sentir, según pareceres) tan cómodo. En el debe, por otro lado, un humor blanco (imperial) que se aleja de los momentos más memorables e ingeniosos de lo mostrado anteriormente en "Bitelchus", un protagonista tan caracterizado que aún hoy no sabemos si realiza aquí su mejor interpretación o, por otro lado, su trabajo lo podría haber realizado un buzón de correos sin demasiados problemas y, finalmente, una sensación de que se está buscando demasiadas veces, durante el trayecto del film, la necesidad de "conmover" de forma algo forzada y anquilosada... No es por ser pesado con la peli anterior, pero ahí donde en la peli con Keaton (que no son los batmans) se nos explicaba una historia "tal como fluye", aquí se nos lleva de la manita, tratando de imponernos (no siempre, puntualizo, pero si en diversas ocasiones) lo que se tiene que sentir en no pocas escenas. Y que tampoco se equivoque nadie, "Eduardo" me parece un film de bien alto o notable bajo, según me pille. Una fantasía, en síntesis, muy blanca repito pero también -es mezquino negarlo- diferente. Le encuentro cierto punto de valentía en ese sentido que me la hace apreciable, y sin mácula o soplapollez a añadir. El gran "pero", según lo veo, es cuando se quiere encontrar ese "algo más" que hace que un film alcance para uno la tarima de lo "recomendable" (en este blog del 8 para arriba en el Guzztómetro final como ya saben los fieles) y en eso amigo Tim, si dejamos al Sr. Wood al margen, usted y yo casi siempre nos encontramos con el mismo problema... Y aunque me ponga a mi idolatrado Vincent Price de por medio. Bonita y entretenida, y dejémoslo ahí que no es poco (aunque tampoco sea más).

A FAVOR: ambientación (por encima de todo), la música (supongo que será de Elfman como siempre pero ahora me da palo buscarlo), y el tono desenfadado general (excepto, como ya apunté, cuando se nos quiere sugestionar en una u otra dirección de forma tan evidente)... Bueno, y también el plantel de secundarios, sería injusto omitirlo, en el vecindario donde acontece la acción (que los intérpretes son buenos -si sale hasta la Sra. West, joderd- y de roles hay para todos los gustos).

EN CONTRA: en su afán de ser original y tratar de hechizar al espectador (lo logra visualmente, pero patina a veces -sobre todo hacia el final- por exceso de tópicos en lo argumental) pierde la mala leche que tan (pero "tan") bien le haría. Burton para mí, y finalmente, peca por lo general de gastar toda su osadía en el planteamiento inicial para perderlo en el desarrollo, y esto, aunque bonito y ameno de mirar -no se dude-, se me antoja uno de tanto ejemplos.

GUZZTÓMETRO: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada