viernes, 9 de septiembre de 2011

NOSFERATU (1922)

SINOPSIS. Año 1838. En la ciudad de Wisborg viven felices el joven Hutter y su mujer Ellen, hasta que el oscuro agente inmobiliario Knock decide enviar a Hutter a Transilvania para cerrar un negocio con el conde Orlok. Se trata de la venta de una finca de Wisborg, que linda con la casa de Hutter. Durante el largo viaje, Hutter pernocta en una posada, donde ojea un viejo tratado sobre vampiros que encuentra en su habitación. Una vez en el castillo, es recibido por el siniestro conde. Al día siguiente, Hutter amanece con dos pequeñas marcas en el cuello, que interpreta como picaduras de mosquito. Una vez firmado el contrato, descubre que el conde es, en realidad, un vampiro. Al verle partir hacia su nuevo hogar, Hutter teme por Ellen.



Y tras la sinopsis, en crítica sita en el propio Filmaffinity, un tal Daniel Andreas la clava lo que no está escrito: "No sólo pasa por ser uno de los films de terror más poéticos de todos los tiempos, es que además... ¡da verdadero miedo!". Se puede decir más alto, o dar rodeos sin cesar para alargar el concepto pero, en síntesis, es eso ni más ni menos.

Una de las dos grandes obras maestras, por consenso, del reconocido genio expresionista Murnau (la otra es "Fausto" que también caerá por aquí tarde o temprano -y que nadie piense un segundo que voy de erudito que, así de memoria, soy incapaz de decir otra del cineasta-) y, sin duda, la más popular. Deudora de los géneros y/o época a la que pertenece a todos los niveles, es un perfecto ejemplo de lo mejor dentro del cine de terror, el cine mudo o el cine expresionista. A colación de esto último es donde debe pedirse mayor comprensión, o no (que yo en eso veo un plus, precisamente), con el tema interpretaciones ya que, a veces, debido a la brutal fuerza visual que define el movimiento por encima de cualquier otra cosa, a veces te dan más miedo lo personajes "normales" que el famoso vampiro inmortalizado por el actor Max Schreck. Volviendo al extracto de la crítica del Sr. Andreas, con la que coincido plenamente, el gran logro que siempre atesorará este film es que, pase el tiempo que pase, si la ves solateras, de noche, y sin elementos de distracción la puñetera (efectiviwonder) sigue acojonando... Que se deje todo el mundo de gaitas. "Nosferatu" ("una sinfonía en horror") no admite poses, no se dice que gusta por ir de nada, por ser del año que és, ni por representar lo que representa. Como ocurre con "El gabinete..." de Wiene, o "Garras humanas" de Browning, es un film tremendamente hipnótico, de los que más en verdad, independientemente de ser mudo, en B/N o expresionista. No me pienso meter en un jardín que no me conozco tanto como me gustaría, pero bien sea por esa elección de planos tan enfermiza (o gótica que diría alguno/a) y cambiante, esa música de canción de cuna macabra o, evidente, la mítica historia en si, la obra de Murnau traspasa décadas y pareceres de toda índole como quien se sacude una mosca del plato. Las inabarcables influencias de todol tipo, y no solo a nivel de remakes o recreaciones mil de la narración de Stoker en si sino en general dentro del género fantástico, salpican en toda la historia y hasta hoy. Incluso hay algún caso que riza el rizo como es "La sombra del vampiro" de hace unos años, pseudocomedia (más negra que lo que se quiera) con Dafoe como el propio Nosferatu y Malkovich como Murnau... Esto és: el rodaje sobre un rodaje que además es una película sobre una película que existió de verdad (ya la comentaré en algún otro momento, claro). También tenemos el remake con la eterna -y disfuncional a veces- dupla Herzog/Kinski o, en el mismísimo "Drácula" de Coppola una presencia intangible y constante de este film del 1922 (y no me refiero a lo evidente de que, obvio, cogen el mismo libro como punto de partida... no lo haré más largo pero los que hayan visto sendos films en más de una ocasión saben sin duda lo que pretendo referir). Y aquí que lo dejo con lo que sigue: en menos de una docena de años el "Nosferatu" de Murnau alcanzará el siglo de vida y si, desde luego, sigue siendo el mejor film de vampiros que existe así como una de las mejores versiones filmadas de una novela que quien sea se puede echar a los morros. Este Nosferatu no es tan guapo como los vampiros de diseño de "true bloods" y "crepúsculos" (entre tantas otras mierdas que hacen perder el sentío a la muchachada actual), pero sin duda, cumple mejor que ningún otro... este si es "inmortal" de verdad.

A FAVOR: todo, de esta me gusta hasta el póster.

EN CONTRA: otro caso de "baile de versiones"... Se conoce que las diferencias, de encontrarse, son irrisorias pero, con todo, se admite que jode un algo que tantos miles de fans cineros tengan la incertidumbre a la hora de saber, a ciencia cierta, si se está venerando lo mismo de forma exacta... Aunque al menos, magro consuelo eso si, tenemos una explicación (ver Pd.).

GUZZTÓMETRO: 11/10

Pd. A modo curiosidad de despedida, y puestos a "tomar prestado" del Filmaffinity -que ya no viene de aquí-, ahí queda este dato: "Nosferatu" fue una libre adaptación de la novela de Bram Stoker ”Drácula” a la que se cambió el nombre para no tener que pagar derechos de autor. La viuda de Stoker logró que se reconociese la autoría, y obtuvo una orden judicial para destruir los negativos y todas las copias de la película. Las copias distribuidas en el resto del mundo impidieron su total desaparición.

3 comentarios:

  1. ¡Me encanta ésta!.. También le doy diez sobre diez.. Aterradora.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En un estil molt diferent, de Murnau també és imprescindible "Sunrise", ja de la seva època a Hollywood.

    ResponderEliminar
  3. Pos me l'apunto ( "Sunrise" ), ja et diré si es bona de veritat i només t'ho sembla a tú... xD

    ResponderEliminar