domingo, 2 de octubre de 2011

LA TAPADERA (1976)

SINOPSIS. Evocación irónica y amarga de la famosa "caza de brujas" de Hollywood. En esa época, el guionista de televisión Alfred Miller era uno de los escritores condenados al ostracismo por sus ideas de izquierdas. Para poder seguir trabajando, ofreció dinero a Howard Prince, un excompañero del colegio, a cambio de que le permitiera utilizar su nombre para firmar sus textos. No será el único escritor que requiera los servicios de Howard como testaferro. La película fue realizada por profesionales que habían estado en las listas negras: el director Martin Ritt, el guionista Walter Bernstein y algunos actores como Zero Mostel, Lloyd Gough, Herschel Bernardi, etc. Es quizá la primera película de una de las grandes productoras clásicas, la Columbia Pictures, que denunció seriamente este asunto. (Drama/Comedia)



A FAVOR. Tras asumir esa sinopsis, y obviando el buen trabajo de los actores, lo que más me gusta de este film es la mala leche que se destila de la naturalidad y realismo que presenta. Lo que sucede con el personaje de Mostel, por ejemplo, te rompe y ese juicio (o vista) final con Allen es de traca (posiblemente el mejor trabajo en film no-cómico, que yo no veo esa "comedia" que ponen los del filmaffinity, que se le puede ubicar fuera de su propia dirección). A sumar además esa puesta en imágenes típica de los tiempos que corrían en el año de estreno y, por encima de todo (y pasando de puntillas por que varios de los nombres que aquí aparecen se vieron a su pesar inmiscuidos en el penoso tema), lo triste que resulta que te parezca tan creible... lo que delata, a la postre, el buen trabajo de los responsables del film.



EN CONTRA. Puede que alguien vea cierto aroma a tv movie, puesta en imágenes nada abierta a ornamentos o debate (va a degüello con lo que quiere significar y no se detiene a "coger flores" en momento alguno), ya que esa crudeza focalizada en historias concretas de personas concretas impide que la trama se abra más para abarcar esa vergonzosamente histórica "caza de brujas" a niveles más elevados. Es valiente sin duda pero, con todo y de alguna manera, puede hacer "algo corto" según opiniones y puestos a meterse en harina: glorioso y muy reivindicable escupitajo, si, pero no es la patada en los cojones definitiva y necesaria para entender porque, por ejemplo, Nolte y otras personalidades de la industria no se levantaron en el Oscar honorífico a Kazan...



CONCLUSIÓN. Hora y media, muy bien invertida desde la perspectiva de espectador, de preciso drama con sed de sangre por la omnipresente aura de denuncia que lo envuelve. No es, desde luego, una "masterpiece", tampoco un film de excelente pero si, o así lo veo yo, algo pura y realmente "recomendable" por lo humilde, honesto y preciso que se pretende y logra poner en pantalla.



GUZZTÓMETRO: 8/10

1 comentario:

  1. Aunque, en mi opinión, el conjunto falla, es impresionante el plano secuencia del suicidio.

    Saludos.

    ResponderEliminar