domingo, 9 de octubre de 2011

REBELIÓN EN LA GRANJA (1954)

SINOPSIS. Estamos en la Granja Manor, en la Inglaterra de los años cincuenta. Hartos de los maltratos que les da el brutal granjero Jones, todos los animales se unen en una violenta rebelión que excluye a todos los humanos: ha nacido la Granja Animal. Pero el entusiasmo se torna en decepción cuando los cerdos, con el dictatorial Napoleón a la cabeza, asuman el control de la revolución y, amparados por un fanatizado ejército de perros asesinos, instauren la tiranía y el terror en la naciente mini-república. Algunos animales comprenden, demasiado tarde, que sus porcinos líderes son tan o más despóticos que el borracho Jones.



A FAVOR. Por encima de cualquier otra cosa, y en mi opinión, la contundente sencillez con la que sintetiza la tan célebre novela de Orwell (que a su vez, por su relativa brevedad, es todo un ejemplo de concreción) y por ello -obviously- algunas de esas bajezas humanas tan tristemente palpables (y sufridas a diario a distintas escalas) como la ambición, el egocentrismo o, por supuesto, la corrupción. Muy poquito más de una hora para explicarnos algo que no por manido debe dejarse de recuperar de vez en cuando... Y aunque esté orientado a un público mayormente infantil, con su formato de animación clásica de la época por bandera, es (y será siempre) la peli perfecta para ver justo antes de ir a votar hasta por el presidente de la escalera.



EN CONTRA. El oportunista uso (tan válido para las hojas de la novela como para los dibujos animados) un tanto atufante que sectores conservadores, de distintos puntos del orbe occidental -o mayormente-, puedan darle en algún momento para ser utilizado como elemento anti-rojillo/comunista... Orwell no era precisamente un fachenda capitalista (que una cosa es hacer sátira política a costa del deleznablemente histórico yugo stalinista y otra ver esto como un panfleto de cualquier tipo -y especialmente uno en las antípodas de sus ideologías-) y dudo mucho que ello le hubiera gustado... Por suerte, la peli en si (y con su engañosa ligereza) flota por encima de pareceres capciosos de ese tipo y conserva su buen olor desde hace ya más de medio siglo.



CONCLUSIÓN. El enjambre de directores y guionistas firmantes dieron buen uso del precioso material de partida que se tenía entre manos (casi imposible de estropear por otro lado) y supieron orientar el asunto más hacia las miserias humanas/animales que hacia el funcionamiento o no funcionamento de un sistema político. Queda claro (véase así si se prefiere) que si la cosa falla al final es porque (con notables excepciones) los cerdos de la historia son básicamente unos hijos de la gran puta (lo que edifica a los niños y puede divertir según como a los mayores... que no se sentirán así cutre y engañosamente manipulados por los primos del pueblo de Mr. Disney).



GUZZTÓMETRO: 8/10

2 comentarios:

  1. Joder, Rebelion en la Granja...

    Que impacto me causó de niño esta pelicula. Sobre todo, los cerdos...

    Nos la puso en video el profespr de ingles cuando yo tendria unos 9 o 10 años. No se me olvidará nunca. A partir de ahí tuve claro que habia dos tipos de peliculas de dibujos animados.

    Buena entrada amigo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mansion. Supongo me inspiré en el telediario y lo que vienen taladrando los politicastros de cara a las próximas generales. Si algo deja clara la historia de esta peli/novela es que la política es como estar en una habitación sentado con una familia de Aliens: la única duda es quién te va a joder antes... Saludos guzzeros.

    ResponderEliminar