lunes, 17 de octubre de 2011

ROMA, CIUDAD ABIERTA (1945)



SINOPSIS. Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Estando Roma ocupada por los nazis, la temible Gestapo trata de arrestar a Manfredi, el líder del Comité Nacional de Liberación. Annie Marie ofrece refugio en su casa a Manfredi y a algunos de sus camaradas, pero los alemanes descubren su escondrijo y rodean la vivienda; algunos partisanos consiguen escapar por los tejados, pero Manfredi es apresado. (Drama bélico/Neorrealismo)



A FAVOR. Aunque solo sea para atesorar en la retina de por vida a la Magnani corriendo tras el camión o el rol de ese cura bienintencionado bordado por el Sr. Fabrizi la visualización de este monstruo de film ya vendría siendo poco menos que obligatoria. Ya mejor no meterse mucho (por el vértigo que da opinar alevosamente sobre una obra de tal calibre sin parecer algo similar a un primate dando una conferencia sobre Carl Jung), en el titánico esfuerzo -y enormes cojones- de Rosellini (secundado por, entre otros, un jovenzuelo llamado Federico) por salir cámara en mano a filmar historias reales cuando el polvo de las calles de la ciudad todavía no se había desprendido del todo de las botas de la milicia nazi (y con casting por entero amateur salvo en los dos casos mentados -¿acaso, no queríamos neorrealismo?... toma trescientas tazas-). Es (resumiendo y constatando lo obvio) un film duro y triste (reafirmado por esa cruda elección de fotografía más cercana al documental que a otra cosa -todo un mantra en el movimiento-) , sin duda, pero también necesario y único como pocos. Como por otro lado, es de cajón de los gordos, corresponde a una de las dos referencias más reputadas de uno de los movimientos más renombrados y estudiados de la "historia cinera".



EN CONTRA. Que si, según la lectura que siempre más me ha convencido: el neorrealismo italiano consiste en fusionar arte visual y realidad social llevándolo más allá de las últimas consecuencias, con esta película el futuro marido de Mrs. Bergman se paso de bueno. Te hace llorar la hija de puta. Aunque releyendo, claro, bien podría haber dejado lo de "en contra" en blanco...



CONCLUSIÓN. Es el film más representativo del neorrealismo ítalo junto al también primordial "chorizo de bicis" de DeSica. Esto es: pena, llantos, agonía, etc... Pero después, tras saborear ese momento en que te quedas con la cara rota y con la impresión de que te ha arrollado un trolebús de cine, está lo otro (por supuesto): en cualquiera de los dos casos has visto una obra que te replantea toda la historia del medio según la conoces. Las auténticas "masterpieces", como es el caso (y sin pedantería ni pompa que valga), y no las acordadas por los cuatro letrillas talibanes que dogmatizan hasta en los acentos cuando no utilizan vocablos en latín mientras te cuentan la historia como quieren, ya es lo que integran, si. Visto de otra manera: "Roma, città aperta" es ad hoc de cojonus.



GUZZTÓMETRO: 11/10

3 comentarios:

  1. OOOOOOOOOOHHHHHHHHHH!!

    Francesco! Franceeesco!!
    i el final??

    Sr. Flush me la va fer veure un dia, i no li perdonaré mai haver-me ensenyat una peli tan trista i tan preciosa. Sempre ploro tant..

    ResponderEliminar
  2. Imposible quedar impertérrito ante una peli tan, tan emocionante.
    Obra maestra...y punto!!!xD

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. I es que el Sr. Flush en quan a cinema te un gust considerable o, en qualsevol cas, això es el que penso jo (en quan a fútbol o música es un altre tema, clar: Kraftwerk/Bojan=Satán/Belcebú... jeje).

    Tal cual lo dice ud Coops: "Obra maestra...y punto!!!" sin añadiduras a caber.

    ResponderEliminar