miércoles, 23 de noviembre de 2011

AQUÍ, UN AMIGO (1981)

INTRO. De verdad que tenía previsto poner otra película en la siguiente entrada pero, ay, revisando los anivesarios varios descubrí que hoy hace veinte años que murió el señor Klaus Kinski... Otro amante del cine más estricto, por supuestísimo, hubiera echado mano a alguna de las obras con su eterno odiado/amado amigo/enemigo Herzog (y en verdad que "Aguirre..." y, especialmente para mí, "Fitzcarraldo" son la repera al cubo). Pero, qué cosas, siempre recordaré a Kinski, en primer término y de forma mucho más que injusta atendiendo a los logros del nervudo intérprete germano, por este psiquiatra sexual de la última película dirigida por el gran Wilder. Siempre denostada y olvidada en no pocos sectores la peli de hoy pero, qué narices, a mí siempre me hace reír. Y vale, no és comparable ni de lejos a algunas de las enormes comedias del maestro, eso queda claro pero honestamente: ¿cuantas comedias no dirigidas por Billy Wilder son comparables a las mejores comedias dirigidas por Billy Wilder?. Las hay, si, pero aunque parezca muy rimbombante la cosa no se tarda tanto en acabar... de hecho a mí me sobran dedos. "Wilder menor", vale, pero siempre y cuando el balance se realice sobre la obra del mismo genio de "faldas" y "apartamentos", de otra forma yo al menos siempre revisaré "Buddy, Buddy" como la efectiva comedia atemporal que és.



SINOPSIS. Trabucco está a punto de retirarse a una paradisíaca isla, pero antes debe hacer un último trabajo: eliminar a los tres testigos claves en el juicio de un caso federal. Para ello se instala en un hotel estratégicamente situado, pero la situación se complica cuando se instala en el mismo hotel Victor Clooney, un hombre que está muy deprimido porque su mujer lo ha abandonado por un sexólogo. En el preciso momento en que Trabucco se dispone a ejecutar su plan, Victor intenta suicidarse y lo echa todo a perder.



A FAVOR. El último guión desarrollado (sobre comedia teatral ajena), por el maestro y a cuatro manos con su fiel Mr. Diamond, es a su vez el último ejemplo que nos legara de como se tiene que perfilar una comedia de las de alto copete... Siempre adherida al tono y sin sobreponerse nunca del todo, aún admitiendo el "subidón" de alguno que otro gag de los de "ahí queda eso", al argumento. Con Wilder muchos aprendimos que, definitivamente, no es el chiste sino quien lo explica. Si además tienes a Lemmon y Matthau pues ya es un poco el "pero, de qué estamos hablando aquí" por el cariz de obviedad que alcanza el asunto. A destacar el ya mentado rol del hoy aquí recordado Sr. Kinski que succiona, cual aspirador industrial marca acme, cualquier plano por el que asome. Buena resolución por cierto (que imagino que ahí la cosa será de agradecer al hacedor del texto original) y aunque una y mil veces relativizada y ninguneada, estamos ante una buena y más que válida despedida de uno de los mejores cineastas que han dejado la "historia cinera" sin duda ni martingala a caber  (el que más en base a mis modestos gustos y querencias de hecho y siempre ex aequo con el director de la peli con el logo de este espacio).



EN CONTRA. Que no es lícita de considerarse "masterpiece" y que, obvio -repito-, no és "El apartamento"o "Con faldas..." (ni tampoco "Irma" o "Primera plana"). Nada más en contra. Todo el resto de "paramales" son al comparar no al valorar, y éste film (y sobretodo comedia) es al fin muy disfrutable.



CONCLUSIÓN. Wilder dirigiendo a Matthau que es un asesino a sueldo a punto de realizar su último trabajo (escopeta mediante) pero un suicida Lemmon no dejará de hacerle la puñeta... ¿qué puede salir mal de esto?. Detalles como, por ejemplo, el anillo de bodas fundido a colgante del Dr. Kinski o ese empaque de Matthau montando y desmontando su "herramienta" las veces que sean humanamente necesarias tienen su enjundia y es que por mucho que se quiera alargar todo termina en que "Aquí, un amigo" (tócate lo que te toque con la licencia al traducir) es una estupenda comedia. No maestra, estamos, pero estupenda.



GUZZTÓMETRO: 8/10

4 comentarios:

  1. Esta es de 10/10! Bueno todas las de Wilder y las de Lemmon! y las de Lemmon y Matthau.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y es que vaya trio de cracks, si... O cuarteto, que IAL también participo de todos esos filmes, cuidao.
    Abrazo guzzero Tsi.

    ResponderEliminar
  3. No es tan perfecta como otras de Wilder, pero joder, es muy grande. Lástima que significara el (muy lúcido, eso sí) retiro de Billy.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Coincido Möbius. Un más que digno final y eso en cuentas "wilderianas" es, como mínimo, digno a su vez de irse recuperando de vez en cuando.

    Saludos a vos too.

    ResponderEliminar