miércoles, 2 de noviembre de 2011

CICLO Mr. ALLEN: 3. "TODO LO QUE SIEMPRE QUISO SABER SOBRE EL SEXO Y NO SE ATREVIÓ A PREGUNTAR" (1972)

SINOPSIS. Un bufón que trata de conseguir los favores de la reina con un afrodisíaco. Un médico que se enamora perdidamente de una oveja. Una mujer que sólo consigue excitarse en lugares públicos. Un espermatozoide aterrado ante su inminente salida al mundo exterior... A lo largo de siete capítulos, Woody Allen contesta a su manera las preguntas planteadas en el libro de divulgación sexual en el que se apoya la película, abordando de una forma descarada y cómica algunos de los tabúes relativos a la sexualidad humana. Así, los afrodisíacos resultaron ser la clave de un bufón de la corte para llegar al corazón de la reina, pero pronto se da cuenta de que conseguir la llave de su cinturón de castidad podría serle más útil. En otra historia, un buen médico se enamora de una oveja descarriada desencadenando una serie de acontecimientos sobrenaturales y divertidísimos que harán que todo alrededor se vuelva confuso.

En un absurdo programa de televisión llamado “¿Cuál es su perversión?”, Jack Barry presenta 20 preguntas sobre el fetichismo, mientras los sexólogos ven sus teorías fracasadas cuando un científico loco crea un lecho indeseable y monstruoso. El mundo del absurdo llega a su punto más alto cuando Tony Randall, Burt Reynolds y Allen aparecen en el papel de esperma pensando en el futuro incierto que les espera cuando se produzca la eyaculación.



A FAVOR. Los innegables momentos cómicos (aún con todos los excesos a cuestas) que atesora -que elija cada cual sus favoritos-, así como, la entrañable chufla que representa a los pseudoacadémicos libros a colación de la cacareada "revolución sexual"/"sexología" (de esa época y, por extensión -por qué no-, de algunas otras más).



EN CONTRA. Es uno de los films que más separan a los "woodyallenólogos" ´(aún gustando o al menos entreteniendo parcialmente, que el problema es de nivel de querencias más que nada) y, para el caso, yo soy de los que se posicionan en que si bien "Bananas" es un leve paso atrás desde "Toma el dinero...", esto a su vez lo és desde la primera mentada. Quizá consciente de lo caótico de su anterior referencia aquí Allen se va al otro extremo con un film "capitulado" (e hilo referencial concreto para encuadrar el asunto) huyendo del argumento estándar de 90' aprox. No tengo problema alguno con esa estructura de film por defecto quede claro, y sin embargo (aquí) decepciona la sensación de estar (de nuevo, si) visionando "sketches" cómicos más propios de un programa televisivo de variedades que de un largometraje para la gran pantalla en demasiadas ocasiones (sumado a lo, póngamos, "poco funcional" de algunos chistes). Cosa que por cierto también criticaba en el anterior film (de ahí lo "de nuevo") pero en "Todo lo que..." la cosa (dicha "sensación") se duplica y como mínimo, por lo que no me importa repetirme. Para mí lo más flojo de "los alocados inicios allenescos".





CONCLUSIÓN. El punto de partida consistente en Allen mirando la tele en la cama con su pareja de entonces (la Sra. Keaton) y partiéndose de risa a costa de un sexólogo al que se entrevistaba es cuanto menos curioso. Y es pura estulticia gratuita negar que, cómo no, hay momentos divertidos a tener en cuenta. Pero es, me parece (mejor dicho), demasiado irregular y por momentos (muy señalados eso si)  hasta roza lo zafio. Por suerte el "bache" (que el 90 y pico % de directores de la historia del cine quisieran para si, todo sea dicho) se acaba aquí... "El dormilón" y "Gruschenko" que siguen son las mejores "comedias alocadas" de la cole y el paso adelante, aún dentro de lo absurdo, que requiere justo antes de afrontar su (no precisamente corta) etapa dorada.



GUZZTÓMETRO: 6'5/10

8 comentarios:

  1. Por algo habia que empezar. La tengo cariño aunque sea una de sus peores obras.

    Creo que su talento como director y guionista ha ensombrecido lo excelente actor de comedia que es Allen. En esta concretamente, hay momentos en que me parto con el.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo Mansion. Allen siempre ha sido un excepcional actor cómico y las primeras pelis (sobre todo las tres primeras) aunque caóticas por momentos tienen, además de cosas puntuales muy divertidas, el añadido para el fan de ir viendo ya guiños y tics de lo que acabará llegando...
    Guzzers greetings.

    ResponderEliminar
  3. Al igual que la mayoría de films de sketches es irregular pero sólo por el de los espermatozoides vale la pena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Algunas situaciones serán más flojas que otras. Pero el global tamposo es tan desastroso.. te ríes ratos largos.


    Bonico, el ciclo Allen. Para organizar un cine club semana a semana..

    ResponderEliminar
  5. Particularmente, Coops, me quedo con el capítulo del señor travestí de visita a casa de los consuegros... Véase con orinal, directamente.

    Epa, que yo no digo que sea un "desastre" tampoco (un 6'5 es un "psché alto"). Pero si recalco que para mi es la más floja antes de empezar a flojear muuuchos años después. Thanks V, intentaré seguir la cadencia semanal con Mr. Allen.

    Thanks x comentar !

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Cómo me gusta este ciclo, cómo me gusta esta película aunque comparto tu posicionamiento en contra, cómo me gusta Woody Allen. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a mis poderes deductivos solo superados por el Agente Cooper, y quizá Poirot de viejo, me imaginaba su querencia por el gran Woody (el gran del cine, no el musical, Mr. Guthrie) tras ver su careta feisbokera... Thanks x comment Johnny, espero estar mínimamente a la altura del jardín en el que me he metido yo solo (37 pelis que faltan ! -y de momento-) por suerte la obra del alter ego del Sr. Kinsberg es uno de mis motivos de debate cinero predilecto... Y saludos guzzeros, perse.

    ResponderEliminar