lunes, 21 de noviembre de 2011

GATO NEGRO, GATO BLANCO (1998)

INTRO. Me dirijo a la página de donde casi siempre tomo prestada la sinopsis para ganar tiempo y me encuentro que el Sr. Boyero en su crítica "mundial" dijo de éste film que: ""El público en Venecia se partía de risa, pero yo es lo que he visto y oido hasta la saciedad en el cine de Kusturica, y ya no me hace ni puñetera gracia, a pesar de su talento visual"... Tócate los huevos, o lo que te toque, si. Por supuesto el mentado señor ejerce ahí de "crítica especializada" (argh) y la cosa tiene truco... Kusturica por entonces estaba "de moda" (su última referencia era "Underground" que, para no hacerlo largo, es uno de mis films favoritos sin coletilla a añadir... Así como el predilecto para una legión de amantes del cine varios en el opus del cineasta serbio). Y eso, para dichos sectores de la "crítica especializada" es pecado, si. En cualquier caso Kusturica remata aquí lo iniciado con su ilustre hat-trick ochentero y, omitiendo el sopapo de su "aventura americana" y añadiendo la insigne peli antes mencionada, completa con estos gitanos y felinos su "quinteto de la muerte" particular (a sumar la guinda, ya en los 00's, de la magnífica "La vida es un milagro" que ya veremos otro día... y, vale de acuerdo -que no todo son violines-, también esta esa "Prométeme", su último film convencional hasta la fecha y que juntó para mal, por vez primera, a buena parte de crítica y público, aunque les diré un secreto... a mí me gustó, qué narices). Una pena, para terminar la larga intro -más larga que todo lo que sigue lo que no está mal para una "intro", no... está fatal !-, que el Sr. Emir haya cogido tanto gusto por los documentales o le haya vuelto a dar tan fuerte por retomar su carrera musical una vez estrenado el milenio... No somos pocos los que le añoramos. "Underground", "Papá está en viaje de negocios", "¿Te acuerdas de Dolly Bell?" o, la que posiblemente sea la competencia más férrea de la primera en los chorrotops improvisados, "El tiempo de los gitanos", son largometrajes muy (pero que muy) disfrutables, si. Pero, ojo, que "Gato negro, gato blanco" les  aguanta muy bien el envite en cuanto a calidad, con el añadido que (se ruega precaución) se te puede saltar el páncreas por el descojone según te pille... y en general también.



SINOPSIS. Grga Pitic, un mafioso gitano que controla los vertederos de basura, y Zarije, el orgulloso propietario de unas obras de cemento, son amigos desde la infancia. Ahora tienen ochenta años, han sobrevivido juntos a todo tipo de aventuras y se profesan un profundo respeto. Estando Zarije en el hospital, su hijo Matka acude a Grga para pedirle dinero. Él y su socio Dada lo necesitan para hacer un gran negocio vendiendo petróleo en el mercado negro. Pero las cosas salen mal y, entonces, Dada amenaza de muerte a Matka si no consigue que su hijo se case con su única hermana soltera. Pero, naturalmente, el chico está enamorado de otra.



A FAVOR. El ritmo, siempre a más, es la bandera más alta que encontramos enarbolada aquí. De lo peculiar a lo agradable, de lo agradable a lo simpático... y a seguir la cadena hasta llegar a las esquizoides escenas y persecuciones de la parte final (algunos de los planos y escenas más puramente humorísticos del cine de bastante antes y hasta hoy se hallan aquí la mar de vigentes y escondidos los puñeteros). Por supuesto el tan justamente cacareado talento visual del director (acompañado por una música tan bien ajustada como se quiera desear) te lleva de la manita por estos paraísos de ruinas, desperdicios y páramos durante las dos horas de metraje aproximado, pero se insiste, la velocidad y síntesis cómica a medida que la cosa va encarando ya su resolución es de traca y de las gordas... "Hasta los muertos te harán reír"... sin duda. Y el cast... no conozco ni al Tato, no, pero qué de putísima madre todo el mundo aquí !.



EN CONTRA. Por decirlo de alguna manera que si bien "Irma la dulce" no es "El apartamento", "Gato negro..." tampoco es "Underground". A partir de ahí (y dios me libre, en base a mis querencias cineras, de comparar a nadie que no sea el director de "M" con el maestro de "testigos", "perdiciones" y demás), que cada uno eche sus cuentas a la hora de perderse según qué...



CONCLUSIÓN. Divertidísimo film, con todas sus peculiaridades de contexto en la grupa, cuya re/visión se recomienda sin reserva que valga. Además, tras su risible y por momentos canalla propuesta, tenemos una peli la mar de positiva cuyo sabor de boca final es como bastante agradecido... Es decir, si no te conquista por lo "choteable" es bien posible que lo haga por lo meramente bonito (que no es poco tampoco). Seguramente el film más amable y ameno de Kusturica, según se vea al menos, y al echar las sumas y restas finales en el libro de balances. Aunque también puedo dejarme de tanta gaita y finiquitarlo todo con un simple: "como me gustan estas historias de gitanos de Kusturica, la madre que lo parió !".



GUZZTÓMETRO: 9/10

5 comentarios:

  1. Trepidante ritmo también el suyo, mr Guzz. No comento lo que quisiera, lo cual no quita para que le lea con interés y solaz.
    Grande Kusturica. No tengo motivos objetivos para preferir "la vida es un milagro", pero me temo que es hora de volver a ver Gato negro, gato blanco, sorprendente e irreverente como ella sola.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Me enfrento a una mudanza potencialmente horrible a partir del jueves-viernes y durante una semana, más o menos, estimado Mr. Caimán... A sumar los quebraderos propios por la próxima paternidad a estrenar en marzo (¿le suena de algo todo esto compañero?... ánimos socio de taquicardias !), hace que lo del blog sea un bálsamo impagable en estos precisos momentos...
    "La vida es un milagro", ya en harina, es fetén sin duda también, si. Pero mi postura con el cine del serbio es de esas de, y aún asumiendo mi preferencia por "Underground": por qué quedarse con una cuando tengo siete... Un poco como las deudas del banco pero en positivo, jeje...

    Abrazo guzzero !

    ResponderEliminar
  3. Anda! si yo había escrito algo aquí..

    Venía a decir que este no.
    Y que ánimos con la mudanza, que sirven para tirar cosas viejunas, y que esperaba que su sra. no se confundiese y le dejase en la deixalleria, y que ya falta menos para marzo.. pero la primera vez era más divertido. En fin,

    ResponderEliminar
  4. Ve dando ideas tú, puñetera... Y ya puestos: ¿cómo qué "este no"?. La dirección de IGWT respeta todos los gustos y pareceres como espacio de opinión ultrasubjetivo que és pero de ud cabría esperar algún tipo de argumentación... Solo por eso la próxima vez que tengas la suerte de verme in person quiero un pastel de piña (y natural la piña).

    ResponderEliminar
  5. A veces no hay argumentos, y solo es cuestión de filling.

    Marchando un pastel de piña natural.

    ResponderEliminar