martes, 15 de noviembre de 2011

LA CARRERA DEL SIGLO (1965)

SINOPSIS. Aventuras y desventuras de los participantes en una carrera automovilística entre Nueva York y París, a principios del siglo XX. Jack Lemmon y Tony Curtis interpretan a dos excéntricos pilotos entre los que hay una feroz rivalidad. Todo tipo de incidentes y situaciones cómicas se irán sucediendo.



A FAVOR. Tony Curtis y Natalie Wood en sendos papeles en los que encajan lo indecible (y sin entrar siquiera en puntualizar, como sería de ley, lo guapísima que sale la puñetera). Y en el otro lado del ring a un notable Falk, bastante joven -de verdad que no nació con gabardina como alguien pudiera pensar-, dando réplica al auténtico maestro de ceremonias del cotarro: el siempre cojonudo Sr. Lemmon (obviously). Algunos pasajes, más que secuencias, cómicos "cosa seria" y de pañuelos blancos en la grada (el incontestable inicio -puro "Pierre no doy una y Patán"- o, por ejemplo también, esa recreación que parece improvisada sobre la marcha -por la frescura que irradia- del famoso Prisionero de Zenda... o la guerra de tartazos, claro, que algunas cosas nunca fallan). Edwards, al fin, no logra aquí las cotas alcanzadas en las dos primeras panteras o "El guateque" (dejamos los días de vino y lo otro o los chantajes  al margen, que estamos en formato "comedia") , está claro, pero demuestra que puede ocuparse de una "historia grande" con dinámica solvencia...



EN CONTRA. ...Aunque, caray, dos horas y media de comedia por montera dejarán de manera (casi) inefable claroscuros en su narrativa y funcionalidad on screen... Hay lagunas/bajones (sobre todo por la vertiente romanticona del asunto), si. Claro que al fin son los menos y, con todo, nombres como Mancini o los sugeridos anteriormente en "a favor" lo hacen todo más fácil y llevadero.



CONCLUSIÓN. Divertido -y muy famoso-, aunque excesivo por "cuentagotiles" momentos, largometraje de un Blake Edwards en su década de mayor esplendor y acierto. No es uno de sus cinco o seis mejores films quizá, se puede re-precisar sin problemas, pero se nota su estado de gracia y poniendo, como lo hace, todo en manos de su imparable cuarteto protagonista (o terceto +1, y atendiendo especialmente al tipo de argumento que aquí se plantea)... de "recomendable" ni baja ni bajará, si. Se insiste por eso: más síntesis, podando parte de la pompa para que se note "el peaso presupuesto que manejamos", no le hubiera sentado mal pero, tranquilos/as, cada vez que uno empieza a amodorrarse en pos de la pose siestera aparece el grandioso Lemmon al rescate. No problem with Fate (y pronúnciese tal cual, en lengua cervantina y como hicieran al doblar, nada de "feit"... que pierde punch).



GUZZTÓMETRO: 8/10

5 comentarios:

  1. BRUTAl.Y encima con Jack Lemmon , mi actor fetiche! Y Tony!Y Natalie!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. .... esto ya me viene gustando más....

    ResponderEliminar
  3. Una gozada de película, Guzz. Es verdad que las tiene mejores Edwards, pero esta película es especialmente simpática y entrañable.

    Saludos, Guzz, que no paras.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Guzz, le guardo un recuerdo muy cariñoso a esta película, de cuando la pasaban los sábados en la sobremesa en la primera cadena y la veiamos en familia. Pocas cosas como ver una peli de risa con los amigos o la familia.

    Te acuerdas de la lúgubre musiquilla que sonaba en cuanto aparecía el profesor Fate en pantalla? jajaj

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Tsi. La sra Wood me tiene loco perdido como casi ninguna otra actriz... A finales de este noviembre se cumple el aniversario del óbito e intentaré homenajearla alguna otra vez durante el mes... Me han hablado de una de Ford, con Wayne... jeje.

    Nikochan. Si claro, me tildas de "clasicón" y tal hasta que aparece una que te mola, canalla (¿dónde están tus chanzas cuando tu estimado Bogart asoma por el tugurio que no las leo?).

    Gonzalo. Infalible y entretenida para los restos. Y como todo el mundo me está con que voy a morir en primavera por mi próxima paternidad (ceniza es la people) y tal no puedo parar de postear... Terapia de garrafa que es lo mio, si.

    Ned. En mi casa pasaba lo mismo con ella. Para mí es de esas pelis/cosas que unen y hacen bueno el redicho término "puente generacional"... Y siii, la musiquita y todo lo que envuelve a Fate es inolvidable (¿te acuerdas que, también al principio, cuando sale Curtis todo es blanco y claro y cuando sale Lemmon todo es oscuro a más no poder?)

    Gracias guzzeras a todos por comentar !

    ResponderEliminar