miércoles, 9 de noviembre de 2011

A MÍ ME GUSTA EL PIPIRIBIPIPIIÍ...

Ay el bebercio, qué pernicioso puede resultar. Se empieza tonteando de bien jovencito , antes -o mucho antes, según casos- de los veinte (sin resacas cualquiera, hijos de la gran !) y acaba unos pocos años/lustros más adelante. Cuando ya el carajillo de la cena estaba "demasiado cargado", o empiezan a ser recurrentes frases del tipo "yo es que de esa boda no me acuerdo mucho, no...". Y eso sin mentar las tronchas esporádicas de fines de año u otras fechas señaladas (de facto o "apañadas") que acaban con unas resacas de dos días del cagar y maldiciéndose uno a si mismo ("joder, quiero morir, si yo odiaba los gin-tonics hace quince años..."), ni mentar tampoco el tema "cóctels" ("la virgen que bien entra, que dulzón, ponme otro !" -después te levantas, cuando la naturaleza llame, y parecerá que en la antepenúltima entrada del blog el Sr. Stewart es un funambulista del Cirqué du soleil de las narices... pero esa es otra-). Sin embargo, como en todo, hay gente que abusa, que se niega a sucumbir. Son los profesionales de la botella (y el botellón). Mártires abnegados que han jurado amor eterno al alpiste sin importarles un pimiento lo que destruyan a su alrededor... Son, en definitiva, casos muy tristes de autodestrucción que la persona con un mínimo de autoestima y querencia por sus seres amados debiera evitar... Vamos ya con un pequeño muestrario cinero para aprender, si fuera menester, a reconocer estos casos cuanto antes a fin de separar la simpática borrachera ocasional del problema grave y real. Como siempre, y en este caso ni te cuento, hay mil ejemplos posibles pero al final se quedaron:





1. "Cogorza fracasada" (Días sin huella / Wilder, 1945). Cuando eres una persona que se gana la vida con algo del tipo creativo, novelista por ejemplo (y aunque tengas la percha del gran Ray Milland) es factible que, tras un breve periodo de éxito, no seas capaz de encajar los varapalos a los que te condena la crítica (hijos de puta !)... Empiezas a beber por despecho, claro, y acabas haciendo sufrir hasta a la mismísima Angela Chaning. El punto culminante es cuando ves roedores y murciélagos en el salón de tu casa ya que, ten muy presente, eso no es del mal estado de la mahonesa... Solución: complicada, se cae en una espiral de odio malsano y antes de diez años querrás cargarte hasta a Grace Kelly pero ojo, hay luz donde te dije, que la Wyman es mucha Chaning...





2. "Toña pendenciera" (El borracho / Schroeder, 1987). Cuando eres una persona que se gana la vida con algo del tipo creativo, otro novelista por ejemplo (y aunque te hayas beneficiado a la Basinger y a la Bonet en tus anteriores films inmediatos ) va a dar un poco igual que seas un personaje fetiche de Bukowski si empiezas a darle al drinking de manera desmedida... Si además a la Dunaway le da por acompañarte en tus visitas al bar pues nada, ya la tienes liada. Por supuesto siempre te puedes liar a lechuzas con el barman, que tiene una mala folla importante, a modo terapia pero a la postre...

you are jodido, si. Solución: un poco más de hielo para rebajar y apuntarse a full-contact de ese.



3. "Merluza familiar" (Días de vino y rosas / Edwards, 1962). Lemmon (hijo de puta) eso no se le hace a mi admirada y guapísima Lee Remick !. A partir de aquí... Hombre, si eres un beodo y en tus momentos de lucidez te consta no te cases con alguien de carácter débil ni tengas descendencia que con uno que se vaya a la mierda ya estaríamos, ¿no?. Mira que hay cosas bonitas para compartir en pareja en el transcurso de una vida pero, centrarse en los "whiskises" (y demás) de manera especializada es ser cafre, leñe. Para más inri, además, tendrás los santos cojones de curarte tú y echar de la casa a tu empimplada compañera para quedarte con el pisito de neo-soltero (y además con el bebé para enternecer a las zagalas en el parque... listo, qué eres un listo). Solución: lo dicho, Lemmon hijo de puta.



4. "Chufa suicida" (Leaving Las Vegas / Figgis, 1995). Mira que te ganabas muy bien los cuartos como guionista de "joligú" (sobrevalorado de cojones porque tu tío es una celebridad y tal, que siempre ayuda, pero bueno). Pero, ojo, ay que te despiden. Sin familiares, amigos ni nada, en un momento dado (inmediatamente posterior) decides irte a Las Vegas para "emborracharte hasta morir"... Hombre, como objetivo está focalizado y ahí queda, pero no sé yo... Si vale, te lias con la novia de Karate Kid pero eso (habida cuenta del ramo laboral que desarrolla en estos momentos) no tiene excesivo mérito. Solución: es una cogorza que no está mal, hasta te darán premios y todo, pero honestamente (con confianza) está también algo sobrevalorada, si... mucho mejor la primera, la anterior o la que sigue de la lista, dónde vas a parar).



5. "Turca on stage" (La noche de la iguana / Huston, 1964). Esta es definitiva. Te juntan con Lolita, Huston, Richard Burton y la Gardner para ayudarte en tus afanes botelliles... Para ni que sea por pasar el rato te proponen, además -ya que estás en un sitio desolado de narices y se aburren hasta las chumberas-, ensayar unas escenas de Tennessee Williams pero, argh, estás tan borracho interpretando dichas escenas como en la vida real y al final, lógico, no distingues una mierda (además el realizador es el peor de todos !). Solución: que llegué la Taylor cuanto antes y así hacemos un strip-parchís a seis. Y a todo esto... ¿qué coño hace la santurrona de Deborah Kerr aquí en medio?... Hic, si me apuras.





BONUS (THE LAST FOR THE ROAD): "Melopea pythoniana" (El rey pescador / Gilliam, 1991). Se resume rápido ya que además no hay solución que medie (y aunque la peli es la mar de chula, si): por jodido, por tocado, por hundido que te halles en el fango y chuzo que me seas no hay excusa real ni posible, ni aquí ni en ningún rincón -conocido o no- del multiverso, para irse uno a pasar el día al parque con Robin Williams en pelotas !!

8 comentarios:

  1. Buena entrada, as usual.

    Dias Sin Huella es indiscutible en este sub-genero.

    Dias de Vino y Rosas con un Lemmon antologico y una Lee Remick hermosa hasta el dolor...esa pelicula me marcó. Adoro a Lemmon. El mejor actor comico-dramatico de la historia, punto.

    Y Leaving las Vegas... Joder, me resulta complicado ponerme a verla de nuevo por el asco tremebundo que me ha acabado produciendo Nick Cage (actor). Como se ha perdido ese tipo por el maldito $$$$$$

    ResponderEliminar
  2. Genial, colega, mucho sentido del humor e ironía, ¡Ay el bebercio... el bebercio...!

    Saludos colega. Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. I like new york in june... how about youuuuuuuuuu!!!

    ResponderEliminar
  4. Collons, cuánta verdad en el primer párrafo. Y cuántas castañas se esconden en el cine. Sin desmerecer las otras me quedo con la merluza familiar de los días de vino y rosas. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Evidentemente, cuando hablo de castañas me refiero a cogorzas, toñas, merluzas, chufas, turcas, etc.

    ResponderEliminar
  6. Mansion. Sin duda el Sr. Wilder "algo de cine" sabía. El elegir, en un momento dado, a Lemmon como su gran actor fetiche ya nos lo dice todo, si.

    Alex. Admito que "Leviatán" de nuestro admirado Sr. Auster es algo superior al post pero, para haberlo escrito "borrasho perdio" tampoco está tan mal, jeje...

    Nicho. Por mucho que me insistas no iré al Turó de la Peira contigo el domingo con tus greatest hits de la Streisand...

    Johnny. Esa peli es un mazazo en la almendra a todos aquellos que afirman que "Edwards solo sabía hacer comedia" y, a todo esto, no mencioné la peor borrachera de todas: "La curda guzzera"...

    Gracias a todos por comentar y, lo digo porque a mi me ha funcionado algunas veces, si tu estado te permite acordarte un eferalgan justo antes de acostarte y otro en ayunas puede ayudar bastante...

    ResponderEliminar
  7. Gran entrada... (llego con retraso)... Añadiría como bonus track, "La leyenda del santo bebedor" con un Rutger Hauer inmenso con beatífica cogorza... la tipología usada, para enmarcar, oiga... La "Turca on stage", antológica...

    ResponderEliminar
  8. Me apunto "La leyenda del santo bebedor" que no la he visto (gracias Mr.). Y me emociona ud Caimán... Mi sufrida y embarazada pareja puede dar fe que estaba especialmente orgulloso de lo de "turca on stage" (me llena de cretino orgullo que se destaque de manera ex profesa)... Saludos guzzeros.

    ResponderEliminar