jueves, 10 de noviembre de 2011

SER O NO SER (1942)

INTRO. Esto quizá sea algo gratuito según se mire pero es de esas cosas que, de alguna manera, me ayuda a estructurarme un algo en la almendra la "historia cinera". O por lo menos por lo que toca a la comedia en los "grandes estudios" (cuando realmente merecían esa denominación) y, en cualquier caso, me sirve para significar la importancia de este pedazo de film que tenemos hoy entre manos.

La cosa, según lo veo tras choporrocientos textos, documentales, pelis e información variopinta (quizá demasiada), vendría a ser que tras la ascención del "sonoro" (1927) y tras un breve periodo de aclimatización del "juguete nuevo" (lo que quedaba de los 20 aprox.) entramos de lleno en los 30's... Y con ello a la década de oro del musical. Ello desplaza a Keatons, Chaplins y demás en las querencias populares y las salas se abarrotan para ver la misma peli con diferente título de Astaire y la Rogers, o similares, una y otra vez (no me gustan "mucho" los musicales, acertaron). 

Es decir el musical desplaza a la comedia clásica, o casi... Ahí estaba Groucho (a sus pies) y cia. para salvar al mundo (y por suerte). Pero sigamos para llegar a lo bueno. A finales de los 30's, lógico, el musical empieza a oler a rancio (la oferta empìeza a colapsar a la menguante demanda) y es justo ahí cuando se empieza a girar la omelette. Más adelante, sin ser "gran estudio" y a pesar de su condición british, la Ealing Studios inglesa nos servirá de puente a muchos mientras se espera, mediados de los 50 ya, a que el gran Wilder deje de firmar "masterpieces negruzcas" para meterse de lleno en la comedia.

Pero eso ya llegará, volvamos a los 40, a su primer lustro. Y es que ahí, en esos años concretos del folletín, una serie de reputados cineastas empiezan a ponerse "serios" con el tema, así tenemos: "Historias de Filadelfia" (Cukor), "Luna nueva" (Hawks), "Los viajes de Sullivan" (Sturges) o algo poco más adelante "Arsénico por compasión" (Capra), a modo incontestables ejemplos (que habría más, como esa coñona "A través de la noche" de Sherman ya vista tiempo a en el blog) de lo que se viene a referir aquí. Y, por supuesto, de entre todo ese ilustre caldo de cultivo, la peli de hoy que para mí, honestamente, sería la mejor de todo pack posible si nos centramos en género y momento de la historia del medio: "Ser o no ser" de Lubitsch. Casi siete décadas la contemplan y, sin duda, es la que mejor sigue aguantando el paso del tiempo contra viento y marea (..mmm, a ver qué nota le pongo en el Guzztómetro...).







SINOPSIS. Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Varsovia, durante la ocupación alemana. El profesor Siletsky, un espía al servicio de la Gestapo, está a punto de entregar una lista con el nombre de los colaboradores de la Resistencia. Joseph Tura, actor polaco, intérprete de Hamlet y esposo de María Tura, también conocida actriz, intentará evitarlo. Con la ayuda de los actores de su compañía, se hará pasar por el cruel coronel Erhardt y por Siletsky para entrar en el cuartel general de las SS.



A FAVOR. Pues para empezar, está claro, la agilidad narrativa del film (que lo del "maestro Lubitsch" no es baladí de ese) que si, de verdad, dura poco más de hora y media aunque parezca imposible. El guión firmado (y cuadrado de cabo a rabo como bien pocos) por E.J. Meyer ex aequo con el mismo realizador que sigue figurando para los restos como la mejor sátira antinazi habida o por haber (de 1942, recuerdo, estamos hablando). Y obviando la partitura (que ya es obviar) la impagable e intachable puesta en escena (hay secuencias aquí que son fotos obligadas en cualquier enciclopedia del cine que se respete a si misma ni que sea un algo). Finalmente, of course, mentar a "ese gran, gran actor polaco llamado Joseph Tura" inmortalizado por Jack Benny (que después trabajaría en Tv con Groucho -que al final los buenos de verdad siempre se encuentran, si-), como también lo fuera su esposa en el film, la nunca olvidada Carole Lombard, bordando igualmente aquí el papel más recordado e importante de su carrera. Y también los secundarios, a cual mejor. Hay quien preferirá al posterior Eliott Ness televisivo (Stack) o al científico esquirol (Ridges), pero en IGWT nos quedaremos siempre con el Sr. Sig Ruman como el jefe nazi de la zona presto a encajar, religiosamente y una tras otra, las perrerías de este peculiar grupo teatral. Como años atrás hiciera con otro grupo (más peculiar si cabe) en cierta noche de ópera...



EN CONTRA. Al final he conseguido apañar algo pero, caray, me ha costado lo mío encontrar un poster que me convenza para el "poste"...



CONCLUSIÓN. ¿Qué más añadir?. Es una de las comedias más reclamadas por crítica/público encarando ya el siglo de vida en el cine. Se insiste en que sorprende lo bien que "aguanta" la puñetera y en el hecho de poder constatar que antes de Wilder, y sin recurrir a los mitos cómicos remotos que en seguida le vienen a todo el mundo a la cabeza -ya mentados en la entrada-, ya tenemos "obras maestras" vinculadas al género cómico. Y esta, siempre humildemente y para mí, es la mejor de todas ellas.



GUZZTÓMETRO: 11/10



Breve panegírico guzzero.

Mientras buscaba ayer, como puse "en contra", algún cartel digno para el pedazo de film éste, me dio por buscar también  información sobre la inolvidable Carole Lombard. Sabía que había dejado viudo y presa de una depresión equina a su marido, Clark Gable, y que había fallecido joven en accidente de avión. Lo que no sabía, y me ha sorprendido (con esas caracterizaciones de antaño supongo que todo el mundo parecía mucho más mayor pero aún y asi) es que murió con solo treinta y tres años de edad, en plena promo de la peli que hoy nos ocupa y en el momento más álgido de su ya respetable por entonces carrera (que empezara antes del cine sonoro, ya puestos).  Vaya el recuerdo guzzero para la Lombard, la Sra. Tura nada menos.

13 comentarios:

  1. "Vértigo", ahora "Ser o no ser", una obra maestra tras otra, Guzz. Para mí mucho mejor que la de Chaplin sobre el nazismo, "Ser" es de una sutileza exquisita. Es una de las poocas pelis que han sido destripadas en Ragged Glory, por cierto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. http://raggedglory.blogspot.com/2010/04/con-la-venia-de-shakespeare.html (copien y peguen, please)... Leído y disfrutado. Great como era de esperar. Siguiendo con la Lombard me llamó la atención esa anécdota sita en wikipedia que, habida cuenta de lo tristemente ocurrido, explica como la poco afortunada frase que dice su rol en la peli: "¿Que te puede ocurrir en un avión?" fue eliminada del montaje final. Curioso. Y saludos guzzeros Gonzalo, faltaría.

    ResponderEliminar
  3. Obra maestra, no hay duda. Para mí también es la mejor de las que comentas y también coincido en que el resto han envejecido peor, especialmente Luna nueva, a la que el tiempo le pesa como una losa.
    Carole Lombard me tiene loco. ¡Qué mujer!

    ResponderEliminar
  4. Una de mis películas preferidas, divertidísima, sublime, genial... Una obra maestra, más si cabe teniendo en cuenta que se rodó en plena II GM.

    ResponderEliminar
  5. Buff, ahora no sé si la he visto o no. Tengo un vago recuerdo. Voy a la salita a comprobarlo, je,je,je.

    Tiene toda la pinta de ser un súper-clásico como me mola a mí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Porta una setmana molt reconfortant per l'ànima, Sr. Guzzi-luz.
    Thanks&Kisses

    ResponderEliminar
  7. Exquisita, sutil y finalmente demoledora. Pensar en las comedias "de antes" y en lo que se perpetra en nombre del género hoy día...uffff!!!

    Maravillosa Lombard.

    ResponderEliminar
  8. Oh! qué rabia da! La Violenta se hizo seguidora de su blog y del mío no! Ya veo las preferencias.... Estoy indignado!!! Voy a comentar todo esto con mi gato Numa, él siempre me da buenos consejos...

    ResponderEliminar
  9. Muchas y sentidas gracias a todos por comentar menos al último... (al que parece molestar que una vieja amiga -por los años que nos conocemos, aclaro- prefiera Lubitsches a nikotops y siempre anda tocando las napias, cual repelente niño Vicente, cuando ésta pone algún, siempre bienvenido cual sal de la vida para el blog, comentario aquí).

    Saludos guzzeros.

    ResponderEliminar
  10. Sr. Niko, ya debería saber que soy más de cine que de rock&roll.. y sí que comento en su blog. No me sea quejica...

    ResponderEliminar
  11. Y encima me llaman quejica!!!! Qué dolido estoy..... sólo quiere ser amigüita de Guzz.... snff, snff.... Qué tendrá él que no tenga yo? una wallis? un barriga incipiente? una faja vulkan? pelo? Oij! qué rabia. Lo peor es que ya no quiero que se apunte como seguidora del blog. Apa, cada mochuelo a su olivo....

    Pd: creo que Guzz ha optado por las artes oscuras, ya tiene 22 seguidores y va a más.... tendré que hacer algo. Ya sé: saldré desnudo próximamente...

    ResponderEliminar
  12. Veo que va de alemanes la cosa, (bueno Lang era austriaco), como vereis he pasado antes por la ultima entrada y despues por esta.
    Gran comedia del gran Lubits y su toque, viva, muy viva aún hoy en dia. Eso si, yo de Lubits sigo rendido sobre todo a El Bazar de las Sorpresas y El Diablo dijo no, debe ser que soy un romantico.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  13. Con "El Diablo dijo no" me cuesta mucho ser objetivo porque sale Gene Tierney... Más fresca tengo por eso "El bazar de las sorpresas". Con esa teatrera (bien entendido esto, y lo digo por su prácticamente único decorado/ambiente) puesta en escena y su agradecida ligereza (hasta cierto punto, si). Pero, ay, al centrarnos en el opus del Sr. Lubitch me temo que soy de los que piensan que "To be..." es una montaña muy difícil de escalar (por él y por casi todo bicho viviente de hecho, me atrevo a precisar y siempre ciñéndonos al género). En cualquier caso es "uno de los grandes" y, claro, al final todos los amantes del cine tienen que claudicar y admitir que todo se limita al "a mi me gusta más esta que..." ya que su talento, más allá de lo que se quiera, que lo discutan en otra parte... Muchas gracias por comentar Sr. Addison.

    ResponderEliminar