martes, 13 de diciembre de 2011

EL PRÓXIMO AÑO A LA MISMA HORA (1978)

(R)



SINOPSIS. Un hombre y una mujer se conocen por casualidad en el comedor de un romántico hotel. Aunque ambos están casados, al día siguiente despiertan perplejos en la misma cama preguntándose qué les ha pasado. Sin embargo, se citan para el año siguiente en el mismo hotel y en la misma fecha. Adaptación cinematográfica de un previo éxito de Broadway.



A FAVOR. Burstyn y Alda se salen en esta obra teatral hecha película que, bien seguramente, puede pasar por uno de mis films favoritos vínculados al término "comedia romántica" (que no es que me enloquezca precisamente, lo que me hace aún más querido esto de hoy) de cualquier época. Mulligan ("Matar a un ruiseñor") pone la cámara en ristre y poco más en ésta bonita historia cuyo peso principal a la hora de repartir méritos (centrados al 1000% en los diálogos) se debe atribuir a su escritor original, Bernard Slade, de manera obvia. Con todo, debe admitirse que los miniclips introductorios de cada etapa de la vida de los protas son la repera, si. En fin, hermoso y reivindicable film que encuentra en su naturalidad y simpatía sus mejores bazas. Y yendo más allá del mismísimo adulterio al que, y esto es su principal peculiaridad, pretende y logra "romantizar".



EN CONTRA. Pues cierto tufillo a telefilme que, en según que momentos, se deja notar como un poco bastante de más. Bueno, y los carteles promocionales que son más bien casposines (he optado por "tomar prestado" un póster de la pieza teatral, de hecho).



CONCLUSIÓN. Esta terapia de pareja a base de fin de semana anual adúltero y a través de una vida (o dos, para el caso) conserva su frescura intacta. O en lo argumental al menos, conviene precisar , ignorar sin problemas lo de "en contra" en este sentido de vigencias (que eso solo toca a la elección fotográfica on screen). La original y amena manera de plantear un tema tan eternamente recurrente y cargado de tópicos como es el engaño conyugal, con esa honestidad y desparpajo y sin caer en el afectismo más allá de lo estrictamente necesario, siempre me ha llevado al huerto sin pero que valga. Aquí, más que con engaños (que también, no hay a que negar lo evidente por mucho que se empatice con el par de dos), nos encontramos con toda una vida de "romance dominguero" y en él, gracias a ese buen trabajo actoral de los ya mentados (que de hecho es un film con solo dos actores, el resto no son más que muy ocasionales figureos), se nos ofrece espacio para todo (de la risa a la bronca, del llanto al optimismo). Muy bonita película, repito por última vez y en resumen, que recomiendo sin reservas. Dadle una oportunidad, en serio, y que no os asuste a algunos/as el género ("comedia romántica", recuerdo), que por mucho que lo haga de entrada, y con suerte, llegaréis a la mitad del susto que me producen a mí los films bajo dicha etiqueta  por defecto.



GUZZTÓMETRO: 8/10

7 comentarios:

  1. Esta película la vi en un pase televisivo hace ya muchos años y me dejó un buen recuerdo pero nunca más he podido revisionarla. Creo que tuve interés en verla por Alan Alda que por entonces me tenía enganchado en la serie "MASH".

    No puedo pasar por alto algo que me ha hecho gracia de tu post: que no pones el cartel de la película porque es un poco casposillo. La verdad es que no es un cartel muy glamuroso, pero me hizo sonreír al leerte que preferías poner el de la obra teatral que, supongo que te parece que tiene un estilo más adecuado al de tu blog. Que vale, que es más chulo, pero no sé...¡no es de la película!, jejeje

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. He leído acerca de ella, pero nunca la he visto. Aparte de la espléndida "Matar a un ruiseñor", recuerdo una película de Mulligan realmente preciosa, "Verano del 42", de la que beberán innumerables filmes de adolescentes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Saludos Guzz, soy ned, el decibelio está caput. Si por un causual quieres seguir castigándote con mis reseñas y desvarios, este es el nuevo blog:

    http://inguzzwetrust.blogspot.com/

    abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que no la he visto nunca, y voy a darle cancha este fin de semana a ver que tal. Respecto al tufillo a telefilm, si la historia lo vale nunca me ha importado, nos cascamos cada bodrio con empaque de superproducción que pa que las prisas.
    Saludos, in guzz I trust

    ResponderEliminar
  5. Pues me ha picado la curiosidad y me ha recodado al libro que me acabé ayer (84 Charing Cross Road, obra Broadwayera) así que me pondré en búsqueda de ambas. En la adaptación de la que os comento sale Hopkins ochentero preAlice y ultrabritish con Anne Bancroft, habrá que verles.

    Cada loco con su tema, si, jajaja

    ResponderEliminar
  6. Sidhe, 84 Charing Cross Road también tiene una adaptación al cine. Mira en este enlace: http://cdecine.blogspot.com/2010/02/84-charing-cross-road-la-carta-final.html

    ResponderEliminar
  7. Xalons. Sobre el poster... Si, soy un fullero (jeje). Pero es que es muy chungo tio el de la peli (parece una novela de la Danielle Steele).

    Gonzalo. Pues no he visto "Verano del 42"... Gracias por mentarla y ya me pongo en modo búsqueda por la Ragged Glory y la de mi madre también.


    Ned. Todo ok Ned. Primero metís los cafés en el blogroll pero, como por suerte, el Decibelio parece falizmente exhumado pos pa'lante como siempre.

    Sidhe. Hopkins... mmmmm. Bueno, por la Sra. Bancroft lo que sea. Me la apunto.

    Saludos guzzeros a destajo.

    ResponderEliminar