viernes, 16 de diciembre de 2011

OCHO SENTENCIAS DE MUERTE (1949)

SINOPSIS. Un joven ambicioso y sin escrúpulos (Dennis Price) proyecta vengar la afrenta que la aristocrática familia D'Ascoyne, a la cual pertenece, les ha infligido a él y a su madre. El plan consiste en eliminar a todos los miembros de la familia que le preceden en la sucesión al titulo de Duque (Alec Guinness x 8).



A FAVOR. Comedia negrísima y como bastante recomendable de la factoria británica Ealing ("Whisky Galore", "Oro en barras" o "El quinteto de la muerte", por ej's) en sus años de mayor esplendor. Dennis Price borda con nota a ese "ambicioso por venganza" protagonista (la famosa "flema inglesa" centrifugando a tope aquí, con toda su pompa y elegancia a cuestas) aunque, es de cajón (y omitiendo a secundarios varios, de los que cabe destacar a esa Joan Greenwood, egocéntrica y mezquina hasta el fin), el film es recordado mayormente por los ocho distintos roles que el pedazo de crack que fue el Sr. Guinness desarrolla aquí. Y muy atractiva elección en lo narrativo siendo el tipo de historia que és, si: breve intro y, desde ya, flashback continuo y que te crio explicado y explicando en primera persona. Nada nuevo, vale, pero el guión hace tanto hincapié en las motivaciones y planificaciones varias del retorcido prota que uno se ve muy fácilmente sumergido en su propuesta. Es de esos chistes que, siendo innegablemente buenos, la principal gracia se la encontramos en el como se nos sirve. Y aunque, curiosamente (nadie se confunda con lo de "chistes"), ésta "Ocho sentencias de muerte" es tan sumamente negra que, en no pocas ocasiones, nos puede costar varios riñones el vincularla al género cómico.



EN CONTRA. Particularmente encuentro que algunas de las "sentencias" se resuelven tristemente rápidas en comparación a otras (aunque dicho ello como espectador subjetivo que es uno, eso si, que el ritmo general no se ve afectado en momento alguno). Eso y que todavía no me queda claro si el eterno recurso de la flecha y el globo que aquí se da, en cierto y puntual momento, es una pura genialidad o una auténtica cuchufleta.



CONCLUSIÓN. Entretenido e impecable en las formas film que quedará eclipsado para los restos (y muy injustamente según lo veo) por la sensacional labor de un Sir Alec Guinness sencillamente espectacular... No es de extrañar para nada que el famoso actor sea para la Ealing de los good old times algo así como Mickey para la Disney. Nadie se partirá el pecho con ésta película, y está claro, pero dudo que muchos/as se arrepientan de acercarse (buena y entretenida historia, gran narración y mejores interpretaciones). Y mucho menos (desde luego)  si se tiene un mínimo de estima por el ya mentado término "comedia negra". Que si tuviera casa por cierto, y ya para terminar, ésta se llamaría "Ealing Studios". Nadie lo dude nunca.



GUZZTÓMETRO: 8/10

2 comentarios:

  1. Lo de SIR Alec en esta pelicula es milagroso Guzz. Tour The Force total.

    La vi en la Uni en una sala de video, con cascos, solo....y flipé. En version original es acojonante. Una de las mejores actuaciones de la historia.
    El rey camaleon (ni De Niro ni pollas). Top 5 de los mejores ctores ingleses de todos los tiempos junto con Laugthon, Olivier, Gielgud y Caine.

    La de dios, vaya.

    ResponderEliminar
  2. Siempre pienso Mansion que en esto del cine encontramos grandes intérpretes o grandes actores... y, con perdón por la grandilocuencia (me consta, pero es para explicarme rápido/mejor), luego están los puros genios fuera de serie como Guinness y algunos que otros más pocos (como por ej. los que mencionas, están claros). Casi todos británicos en mis cuentas por cierto. Insisto que la peli se defiende por si sola con otros argumentos pero, si además tenemos ese tesoro (x8)... Abrazos guzzeros.

    ResponderEliminar